Google+

martes, 22 de febrero de 2011

Sherlock - BBC

Sherlock es una serie de la BBC, una reimaginación del mítico personaje de Conan Doyle adaptado al mundo contemporáneo, presentada en una temporada de tres capítulos. Eso sí, de 90 minutos cada uno.


Personalmente, considero que la serie hace muchos cambios respecto al original, que más que una adaptación a los tiempos que corren, son una suavización o un alivio cómico. No soy partidario de los parches de nicotina, ni de que Watson sea tan moderno para la edad que tiene. La mayoría de mis conocidos de esa edad no lo son. Pero, en cualquier caso, Sherlock es, sin ninguna duda, una buena serie.

Y queda claro desde el primer minuto. Una grabación de calidad apabullante, con más relación con el cine actual que con el mundo de la televisión. Una grabación llena de luz con una imagen translúcida de fondo uniendo las secuencias y, de pronto, Watson despertándose con cierta oscuridad alterada por un par de suaves lámparas. El contraste entre la luz y la oscuridad. Una intro elegante con una música preciosa y envolvente da paso a una escena común. Si algo destaca en esta serie, es lo bonito que aparece Londres en todas las escenas. Londres aparece bañada por la luz, con los cristales brillantes e inmaculados, los planos muy abiertos en los que se ven los puntos, el big ben, la noria, todo recortada contra un cielo difuminado. Un escenario premeditadamente embellecido, de cartel de agencia de viajes.

La presentación de Sherlock brutalmente efectista, exagerado, arisco, sociópata, frío y analítico. Un buen Sherlock pese a los cambios para la adaptación, que lo hacen parecer más, croe yo, a Sheldon Cooper que al viejo Sherlock, a lo que tal vez contribuya la actuación premeditadamente exagerada y con un punto divertido de Benedict Cumberbatch.

Lo bien introducidas que están las nuevas tecnologías, una de las pocas veces que me parece que se pueda decir tal cosa, le da un aire fresco y conseguido. La muestra en pantalla de los textos de los móviles, casi como bocadillos de cómic es realmente llamativa y, con lo depurado de la imagen, forman un curioso cuadro.

Unos buenos secundarios —como la señora Hudson o Mycroft— y una gran banda sonora cuya canción principal aprovechan hasta la saciedad, concluyen el pastel. Un buen guión, unos grandes personajes, una deliciosa banda sonora y un gran control del ritmo y la tensión narrativa.

No puedo dejar de quejarme, no obstante, del ridículo esperpento que hicieron de Moriarty, sobre todo en el doblaje castellano, donde la voz le hace parecer un payaso con retraso. ¿Ese patán drogado es Moriarty? Pues vaya. En inglés no parece demasiado más imponente, la verdad, pero un poco sí.

Nota: 7. Sherlock es una buena serie, entretenida y muy bien hecha en la que los detalles están cuidados al máximo, contribuyendo a una imagen espectacular en todo momento. Aunque al principio se dijo que iban a ser 3 y sólo 3 capítulos, ante su éxito la BBC ya ha anunciado otra temporada de 3 capítulos.


Otras entradas que pueden interesaros:
Sherlock, segunda temporada de la serie de la BBC.
Sherlock Holmes de Guy Ritchie.
Aventuras de Sherlock Holmes de Conan Doyle.
La vida privada de Sherlock Holmes de Billy Wilder.