Google+

jueves, 24 de febrero de 2011

Mad Men (1ª temporada) - AMC

Mad Men es una famosa serie que arrasa año tras año que trata sobre el mundo de la publicidad y el machismo imperante en los 60.



En Mad Men se nos presenta a los trabajos de la agencia de publicidad Sterling-Cooper. El protagonista de la serie, Don Draper, es un hombre casado al que le gusta disfrutar de múltiples y variadas amantes. Su mujer, Betty Draper, un ejemplar precioso de hembra Homo sapiens, culta, inteligente y refinada parece no serle suficiente. Tiene dos niños, un hijo y una hija. Los socios fundadores de la empresa son dos hombres mayores, uno de ellos un vive la vida tipo Don, el otro... todo un señor que tiene un despacho zen, exige a la gente que se descalce, adora el orden y el trabajo... la verdad es que resulta un personaje impactante dentro de la serie. Otros personajes importantes son Orejitas, la otra protagonista de la serie —sobre todo al principio—, una mujer que empieza como secretaria y con ganas e inteligencia va escalando peldaños en el fiero y machista mundo de exagerada competitividad; Joannie, jefa de secretarias y mujer con solución para todo; Salvatore, creativo, uno de mis personajes favoritos, y Pete Campbell... cuya mayor característica es ser imbécil, aunque trabaja de contable.



La serie se ha ganado a pulso muchos de esos premios. Tiene un reparto excelente; Jon Hamm, que hace de Don Draper un personaje memorable; Elisabeth Moss, que consigue un personaje absolutamente creíble y normal; Christina Hendricks, que irradia la seguridad y la confianza que da tener siempre un as en la manga, aunque se adapta a otros registros cuando es necesario —momentos tristes, casi todos ellos—, John Slattery —aunque tal vez influya que Roger Sterling sea uno de mis personajes favoritos—, y quiero destacar la actuación de Bryan Batt, Salvatore Romano.

spoiler
Salvatore Romano es homosexual, pero Batt consigue crear un personaje muy masculino. Un hombrón.  Rasgos que tiene que compatibilizar con su homosexualidad para llenar el personaje. Es una de las actuaciones que más me gustan de la serie.
fin spoiler.





Tiene, además, una gran dirección. El tono es completamente sobrio; aunque la serie es en color, las escenas en las que hay luz natural y colores llamativos... son extrañas y poderosas por su extrañeza. Recuerdo perfectamente un momento, ya no sé si de la primera o de la segunda temporada, en el que, sencillamente, se ve un buzón. Un buzón de color rojo intenso en la parte inferior de la pantalla, y ese buzón, ese pequeño objeto de color fuerte llama la atención de la escena, de la calle a oscuras, de los árboles en sombra. Todo tiene ese toque realista y sombrío al que me ha acostumbrado la HBO.

Una intro algo pobre y, diría, no demasiado elegante es de lo poco que no me gusta de esta fantástica serie.

Nota: 8,5. Draper y compañía se merecen vuestros ojos y oídos atentos a ellos.