Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

La vida es así, más o menos...

Él era un Adenilciclasa muy guapo y apuesto que se paseaba tranquilo y galante por el barrio del citosol, el más grande de su ciudad, cerca del extrarradio. Fue allí donde la encontró, una Gα triste y solitaria. «¿Qué te pasa, guapa? ¿Qué haces sola por un barrio tan apartado y peligroso como este?». Valiente mentiroso. Ésta era, concretamente, su estrategia habitual, pasea por el extrarradio donde alguna G de gilipollas se encariñaba con un Adrenalina malote o un Glucagón pasado de rosca, y luego, cuando esos despojos sociales rompían el corazón de G en mil pedazos, se encontraban con el más jugoso de los pedazos y se aprovechaba de la situación. De esta unión, tan ruín e indigna, nacían los pobres AMPc, cuyos padres rechazaban desde el más tierno inicio, condenándolos a vagar sin rumbo hasta que encontraban a alguien. Tristemente, muchas de esas veces, su destino final era un PKA.
Los PKA son unos asaltacunas obsesionados con los pobres AMPc recién abandonados, aunque sujetos a las r…

Presto - Pixar

La gente de Disney que sigue haciendo películas que aún tienen espectadores, desarrollaron un corto, Presto, sobre un ilusionista y su conejo.

En cualquier caso, un video divertidillo y bien hecho. Nada mal para ser domingo.
Presto.
Gracias a Ishilpor el enlace.

Otras obras de Pixar:
— Buscando a Nemo.
— Wall-E.

La invasión de Normandía por LIFE

Hoy, en La Aldea Irreductible, uno de los blogs más interesantes (en mi opinión) en habla hispana, mostraron unas fotografías de LIFE sobre el desembarco de Normandía y creo que todos deberíais verlas.

Impresionantes, la verdad.

La invasión de Normandía.

Y dado que últimamente visito bastante ese blog, lo voy a dejar en la lista de blogs recomendados. Sinceramente, una visita allí suele ser un tiempo de navegación bien ocupado.

Desaparecido

Las vacaciones empiezan a agonizar y el cadáver colosal del curso académico se despereza de su pequeño letargo. Estas navidades me dejan un bonito viaje a A Estrada, una sensación de rencor acrecentada, un juego de estrategia enormemente cambiado, un libro terminado y otro a medias, un trabajo hecho y un poco de esfuerzo estudiantil adelantado.
No han sido unas grandes vacaciones. No demasiado.
Qué pocas ganas de volver a la facultad. ¡Argh!
Y, próximamente, crítica a la sinrazón amalotada.

Cambios...

Generalmente, cuando se hacen cambios la sensación es de pesadez, de agobio, "¿otra vez?" piensa uno mientras empieza a plantearse cómo puede introducir esos cambios sin alterar lo que ya tiene de tal forma que se convierte en un puzzle al que el falten piezas.
No obstante, cuando un par de cambios hacen que todo lo demás se adapte con una facilidad y una versatilidad increíble, es maravilloso. Y es que todo cambia y, muy de vez en cuando, lo hace para mejor (y disgusto de los jugadores que más turnos llevaban).