Google+

jueves, 29 de octubre de 2009

Inocentes - NSR

Inocentes es un juego de rol sobre el terror y la locura. A lo Cthulhu (chulu) vaya. En Inocentes, los jugadores, que son llamados niños, interpretan a un tierno infante azotado por las pesadillas y los temores típicos de su edad: monstruos del saco, del armario, cocos y demás familia. Así que sí, no hay primigenios, ni ángeles sin rostro (a priori, ya que nada te impide meterlos, evidentemente).


Inocentes tiene un sistema de juego bastante original (al menos dentro de lo que yo he visto en juegos de rol) y terriblemente sencillo. Tiene pinta de ser un juego rápido, simple y, diga lo que diga el manual, divertido. El manual, en un tono muy de película de Burton, dice que no hay que pasarlo bien, que hay que pasarlo mal y tener miedo. Personalmente creo que hay que pasarlo bien siempre que se pueda, desde el miedo o desde lo que sea; pero si un juego me hiciese sentir mal, lo mandaría a la mierda (¿a que sí, Doom 3? ^^).


Como rasgos peculiares tenemos:

a) los jugadores narran qué les sucede. Esto va contra la costumbre de "los jugadores hacen cosas, el maestro (que es como llaman al master, narrador o director de juego en Inocentes) relata lo sucedido". No sé qué tal funcionará esto, ya comentaré tras probar una o dos partidas.
b) no hay tiradas. Vade retro, diréis algunos y no sin razón. Me gusta el toque aleatorio que dan las tiradas y sé que en este juego lo echaré de menos. En este juego, la mecánica básica se basa en tabas (contadores de colores, vaya; pero tabas quedaba muy morboso con los pobres cabritillos muertos y tal) y unas acciones requieren que se inviertan unos u otros. Con lo que va disminuyendo la cantidad y tenemos que ir vigilando nuestras acciones. Inocentes premia, mecánicamente, hacer lo que puedes hacer, aceptar los propios límites del personaje. Cabe decir que, al menos en principio, me da la sensación de que hace que muchos jugadores se piensen mejor las cosas y arriesguen menos. Punto para el sistema, aunque sea fan de los dados.


La ficha es sencillamente encantadora, con ese toque tan de niño pequeño que lo cubre todo.


La lectura del manual es bastante entretenida, salpicada de cuentos de terror de corte infantil (casas encantadas, brujas y gigantes tontos), con ejemplos narrativos de casi todo lo que se habla en el manual (como hacen en Mundo de Tinieblas, más o menos) y con constantes referencias a cómo ven los niños el mundo y cómo lo ven los mayores.


En cuanto a la edición, nos encontramos con un libro de tapa blanca, de 112 páginas en blanco y negro por 16,95 €. Nada sorprendente en España, desde luego, donde tenemos unos precios bastante caros en este tipo de material. La letra es grande y cómoda de leer y se dispone en doble columna alternada con dibujos muy deformes e inquietantes que captan muy bien el sentimiento a transmitir, a pesar de lo poco firme del trazo. Todo esto encasillado en unos márgenes en los que se retuercen unos gusanos a rayas.



Puntos en contra: el libro podía estar mejor redactado. Bastantes errores gramaticales como la no correspondencia de géneros o números entre sustantivos y adjetivos y alguna que otra falta de ortografía grave, como "ha" de haber, sin hache.

lunes, 26 de octubre de 2009

Rising Stars - J. Michael Straczynski



Terminado, tanto la serie en sí, como sus spins off.

Rising Stars, del que ya hice un pequeño comentario hace unas semanas, nos cuenta la historia de 113 niños con poderes, cómo se alían o enemistan, a quién venden o no sus lealtades y, en general, cómo utilizan sus poderes. Eso es el centro de Rising Stars.

En España, al menos, la serie está presentada en cinco tomos. Los tres primeros constituyen la serie en sí, y los dos últimos tienen unas historias más o menos desligadas del núcleo original, en la que se ahonda más en determinados personajes: el machote palatinesco, la tipa que mueve cosas pequeñas y el lunático que habla con los muertos, concretamente.

La serie:
Tomo 1: se nos presentan a los personajes y todo parece bastante original (dentro de lo que cabe), divertido, oscuro y más o menos realista (salvando el hecho, claro, de que los críos tengan poderes). Ya se empieza a contar quiénes van a ser buenos y quiénes malos.

Tomo 2: hay una mala malosa y pasan todo el tomo para enfrentarse a ella. Un coñazo, ni más, ni menos. Es al final de este tomo cuando se empieza a inferir de qué va a ir el final de la historia. SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER: los especiales, los críos con poderes, van a intentar hacerse con el dominio político de EE.UU. y cambiar el mundo. Ois, qué bonito.

Tomo 3: los especiales que quedan vivos (unos 60, creo recordar) ya están más aliados entre sí que nunca. Los que eran malos han dejado de serlo porque a base de palabras y toñas les han convencido de que no es lo correcto y ahora los especiales viven una utopía anticapitalista en la que el único mal es el de la estupidez y obcecación estadounidense. Y, poco a poco, van cayendo. Los especiales tendrán poderes, pero tienen un número limitado y pequeño. Humanos hay muchos y siempre es divertido fabricar más, ya me entendéis.

Tomo 4: spin off de lunático que habla con los muertos. Sinceramente, me parece la historia mejor hilada de Rising Stars. No amplía, en absoluto, la trama creada previamente, pero es una historia bonita, conclusa, en la que se presenta de verdad al personaje (cosa que no se hizo antes) y en la que muestra una psicología emocional. El sumun, vaya.




El machote palatinesco.

Tomo 5: spin off del machote palatinesco, super aburrido y de la chica que mueve cosas pequeñas y trabaja como asesina para la C.I.A. Este último relato es bastante ameno e interesante aunque no pude obviar la sensación de que resulta tópico en exceso y, por ello, era bastante previsible. Con todo, está por encima de la media de la serie.

En resumen: una historia aceptable (no más), con unos personajes ligeramente desarrollados (de 113 nos presentarán a 25 o así, y de esos... 3 (quizá 4) tienen algo que llamar psicología (dos de ellos porque les dedican el spin off, que si no, ni eso) y... poco más. Salvo que os gusten mucho este tipo de historias de superhéroes con multitud de personajes, no os toméis la molestia.

jueves, 22 de octubre de 2009

Gothic metal, o cómo explotar a una jamona

Lo cierto es que en los géneros musicales que se acompañan del término "metal" no suelen abundar las caras demasiado bonitas. No es que tengas que ser feo, ni mucho menos; pero desde luego, no es la característica más destacable, en general. Hete aquí, que entonces escuchamos (o nos acercamos) al gothic metal.

El Gothic metal, tal como yo lo entiendo al menos, es una música que juega al contrapunto. Es... como La bella y la bestia. Coño, es exactamente La bella y la bestia. En el gothic metal se alternan una monstruosa voz de barón, sacada de la última capa del infierno, con una dulce voz de ángela maravillosa y, a todas luces, buenorra (y con mucha sombra de ojos, no necesariamente negra). La tía buenorra, desde luego, acostumbra a ser la única tía del grupo. Así es el gothic metal, una música llamativa (que no parece excesivamente difícil de tocar, no sé de componer, aceptaré el criterio de Zabu, si se pasa por aquí), con unas letras algo oscuras y tristes, bastante melodioso para que triunfe entre el público femenino cuasi-medio (es decir, entre el público femenino que se atreva a escuchar algo que acabe en -metal, pero sin llegar a las féminas que escuchan death, black y tal únicamente... o extreme death metal, como cierta conocida) y con una tía lo suficientemente cañón como para atraer al público masculino medio. Sí, habéis supuesto bien, si un tío prefiere Bisbal y compañía, entre en la catalogación público femenino medio. La vida es dura, pero es como es.

Además, podemos incluir como rasgos típicos del estilo: la cantidad inconmensurable de coros, para todo, coros siempre (más que el power metal, incluso), y los trajes de época (que claro, con las ángelas buenorras al frente, lucen todo y más).


Sirva como ejemplo:

Within temptation, aunque ya en su etapa relajada, con la siempre bella Sharon den Adel (qué bien suena su nombre, todo hay que decirlo). Aquí ya no hay voces monstruosas en todo el disco. Estaba claro qué vendía y qué no. Ángela y tetas. Siempre pensé que era tirando a planita hasta que vi este disco, ¿o será photoshop? Bueno, venga, va: un par de ejemplos más:



ejemplo 2:




Épica, con la bella Simone Simmons, que está buenísima incluso siendo pelirroja (o tiñéndose, o lo que sea).









Lacuna coil, con la señorita Scabbia... ¿qué decir?




Nightwish, que tuvieron a la, se supone que, atractiva Tarja Turunen y ahora tienen a una nueva, que creo que le pega más al grupo y, además, está más buena. Aunque no canta tan bien como Tarja... es lo que hay.
Tarja:


Anette



After forever:


Y ya está, creo que sirve de ejemplo.

Es lo que hay,
si quieres vender es lo que hay...


Hale, un guiño questforfoodico.

martes, 20 de octubre de 2009

Bienvenida, coherencia


Hoy, no sé por qué, en mitad de un aburrimiento y apatía inconmensurables, busqué grupos de facebook relacionados con André C. Matos (ex Viper, Angra, Shaman). Había dos, uno proMatos otro antiMatos. Entré en el segundo, el primero estaba en italiano y tenía 80 miembros, una minucia; el segundo estaba en castellano y tenía 7. Eso dejaba claro el poco respaldo, evidentemente, que había tenido dicho grupo, llamado LOS QUE ODIAMOS A ANDRÉ MATOS (EX ANGRA, EX SHAMAN), todo en mayúsculas, que así queda más hoygan.

En el primer comentario que puede leerse en el grupo dice:

"De pana no sé como hay gente que lo ama. Pero quiero dejar claro que en este grupo hay que respetar los gustos de la gente. Si te gusta como canta André Matos no te metas, si no te gusta pues bienvenido!!!."


La gracia, evidentemente, está en su tono completamente irrespetuoso: "André métete un tiro o lánzate a un precipicio manejando una moto, PERO MÁTATE DE UNA VEZ!!!" o "No tuvo más opción que sacar disco en solitario que salió más malo que el coño, y con el se fué el jalabolas de Luis Mariutti". Es decir, la idea no es que haya que respetar los gustos de la gente, sino que haya que respetar los suyos (y, aparentemente, de 6 personas más, aunque estos ni postearon ni nada, meras presencias nominales). Esto me lleva a la típica hipocresía del "todos deberíamos entender todas las posturas" como equivalente de "malditos retrasados, entended mi postura que es la que cuenta".

En fin, qué fácil es criticar y qué difícil, parece, es ser coherente con lo que uno mismo exige. Luego la gente me pregunta porque el heavy medio es considerado como estúpido e intransigente. No sé por qué será... no tengo la menor idea.

lunes, 19 de octubre de 2009

Defying gravity - James D. Parriott


Defying gravity es una serie ambientada en el 2052 sobre una misión espacial tripulada de seis años de duración en la que los protagonistas, los astronautas que viajan en la Antares (una nave de precioso y complicado diseño) se enfrentan a distintos problemas desde una óptica muy personal y extraña que nos deja entrever sus traumas y problemas anteriores.

La serie recurre constantemente a flashbacks en los que se nos muestra a los personajes hace cinco años, durante el entrenamiento y selección de tripulación para el Antares.

Dentro de la nave, los personajes, para evitar ciertos problemas durante la misión, llevan un parche minúsculo, llamado HALO, un inhibidor de la libido. Y, al menos hasta ahora, capítulo 7, parece que funciona bastante bien.

La gracia de la serie, a un nivel de guión, aparte de los flashes, está en las visiones que muchos de ellos tienen de su pasado. Esos grandes traumas que los han marcado, esas escenas oscuras, tétricas, que te revuelven por la noche y te quitan el sueño. Pues de ésas. Además, a otros niveles, la música de la serie encaja maravillosamente con lo que estamos viendo y le da un aire mágico, bonito... y hay escenas que, sencillamente, son hermosas. La palabra no suele ser aplicada a una serie, pero es que las series no suelen currarse tanto la escena como ésta. Increíble. Bella. Impactante y bien contada.

Respecto a series de nueva hornada, mi principal recomendación (aunque aún no avancé tanto con Flash Forward, a la que habrá que darle más oportunidades antes de decidirme completamente).


Edición (4 Nov): publicaron en zona fandom, un blog friki bastante conocido, que Parriott comunicó que habían rescindido los contratos de los actores y que habían echado abajo los decorados. Así pues, supongo que podemos considerar la serie como cancelada salvo compra de última hora y vuelta de inversiones. Aquí la noticia.

jueves, 15 de octubre de 2009

Estúpidos humanos

A veces, solo a veces, uno cree que una especie ya no puede empeorar. Todos lo pensamos antes del holocausto, cuando los humanos se enfrentaron contra todos los que no eran como ellos. Cuando expulsaron a unos y a otros, cuando los mataron a todos. Triste y estúpido, sin lugar a dudas.

Los humanos anteriores al holocausto mintieron, engañaron y asesinaron, sí; y triunfaron. Rompieron las alianzas en los momentos oportunos, resistieron como jabatos cuando todo se puso en contra... y al final lo lograron. Reinaron sobre los demás, con mano férrea y cuando ya no pudieron sacar nada de ellos, los exterminaron. Esos fueron los primeros humanos. Y nosotros, desde nuestra butaca privilegiada, desde nuestra protección natural y mágica, observamos impresionados e indiferentes cómo acababan con todo. Tal vez no fue la mejor de las actitudes, tal vez sí y nos equivoquemos ahora.

Pasaron mil trescientos años desde el holocausto y la situación era similar. Los humanos se imponían, se extendían como un cáncer. Conquistaban, mataban y continuaban. Y nosotros seguíamos observando con tranquilidad. No sé, en realidad, quién fue el primero en levantar la voz, solo sé que un día se dio la orden. Había que rescatar a Lenda, quitarla de las manos del gobernador de Áurea. Aquello desequilibraría la guerra. Sin el apoyo de los elfos continentales, el imperio de los humanos morenos tocaría a su fin, era evidente. Pero era una orden.

Supongo que eso fue lo más destacado que sucedió entre el primer y el segundo holocausto. Cuando una bruja en compañía de unos combatientes isleños sorprendieron al mundo resolviendo la guerra en unas cuantas horas. ¿Cuántas muertes se ahorraron aquel día? ¿Hambre, torturas? ¿Acaso puede ser que no obrásemos correctamente? ¿Neutralidad o evidencia? ¿Quién puede decidir cuál es más justa de las dos?

A veces echo de menos la sencillez de un jardín, las flores, las plantas, el zumbar de los insectos y la caricia de un miaullador en busca de mimos y atenciones. Pero eso ya no existe. Ya no soy aquella hembra, ya no existe aquel jardín. Todo cambia, salvo la estupidez humana.

martes, 13 de octubre de 2009

Malditos bastardos - Quentin Tarantino

La película, aviso ya, se pasa la Historia por el mismo sitio que el papel higiénico. Así que los que esperen ver una película con cierto rigor, que la obvien, no lo es, no pretende serlo y, de hecho, cambian drásticamente muchísimas cosas. Y muy importantes.

Obviado esto. La película está muy bien. Es muy tarantinesca, no usa de grandes efectos especiales, tiene unas grandes actuaciones, un argumento digno (algo raro en las películas de Tarantino, en mi modesta opinión) y las dos horas y media (dos horas y cuarto, quizá; no sé cuánto hubo de trailers) de película se sobrellevan con gracia, incluso en los pasajes más lentos, que son bastante interesantes y bien conseguidos.

Sobre la teórica cutre sobreactuación de Pitt y gran, gran, gran actuación del malvado nazi que ha encadilado a la crítica, (por lo que yo he visto, al menos), he de decir que disiento en todo punto. Pitt actúa bien, muy bien, incluso; puede que en plan ligeramente sobreactuado, pero desde luego no en plan cutre. Sus caras serán muy expresivas y emotivas en todo momento, y, personalmente, creo que esa sobreactuación es parte del personaje, no del actor. Sobre el nazi, si bien hace un papelazo, he de decir que me pareció más sobreactuado que Pitt y que el doblador no le hace demasiada justicia (espero), con una modulación bastante ridícula, en muchos puntos. No obstante tendría que verla también en versión original antes de cargar mucho contra este punto.

La película es divertida, cruda y directa como todo el cine de Tarantino, con un magnífico juego de cámara, luces y combinación audiovisual y, esta vez, como ya he dicho, con un guión a la altura. Me parece bastante recomendable, si no os importa lo que comento al inicio del post.

lunes, 12 de octubre de 2009

Holywater, 11/10/09, La fábrica de Chocolate - Vigo

Hoy, y por tercera vez, he ido a un concierto de este grupo lucense y, por vez primera, el resultado ha sido completamente satisfactorio. Bueno, casi.

Lo cierto es que nunca había puesto un pie en La fábrica de chocolate y, muy probablemente, no vuelva a hacerlo. Nunca, y recalco ese "nunca" vi un portero tan grosero y malencarado, tan borde, y eso que me he pateado Vinos y Churruca (dos zonas de salir en Vigo) de garito en garito, vestido más elegante o más desharrapado y nunca, y nunca he tenido mayores problemas. Hasta hoy, cuando un hombre con apariencia de troll nos indicó de muy malas maneras que no podíamos abandonar el local y luego volver a entrar porque estorbaríamos a la gente que quisiera entrar. Cuando le pregunté "¿y ahora que nadie intenta entrar?" nos respondió de muy malas maneras que no.

Hete aquí que luego pedimos hacer una reclamación, tranquilamente, en la barra, y la encargada (o algo) salió a hablar con él y, con ella delante, además de dejarnos salir, cambió su versión de los hechos. "Les dije que esperasen cinco minutos a que dejase de entrar gente". Cobardía de perro, de trasgo. Es lo que hay.

No obstante, tras una cena (que me debió de sentar mal) fuimos al concierto. El primer grupo, 1st Person, del que quienes lo escucharon no me hablaron demasiado bien, tocó una última canción (la única que pudimos escuchar) y abandonaron el escenario. Escalamos puestos hacia el escenario y salieron Holywater.

Con unas pedaleras igual de aparatosas que siempre, con un batería y un vocalista frenéticos como es habitual, y con una ejecución típicamente correcta, hoy tuve una pequeña sorpresa: el técnico de sonido había hecho bien su trabajo. Puede que no fuese el sonido más exquisito que haya visto en mi vida (no, no lo fue ni de broma), pero hoy el sonido hizo justicia a los intérpretes, sobre todo de Similar en adelante, donde hicieron gala de esas virtudes que suelen lucir: efectos extraños, artificiales, riffs acoplados de bajo y guitarra y una batería bastante rápida, con un sonido de rock experimental muy interesante.

El concierto duró, creo, poco más de una hora y salvo por el orco que vigilaba las puertas y un terrible dolor de estómago, me he llevado una impresión más que buena de un grupo que ya se tenía mi respeto y mi apoyo.

Suerte y que lleguéis lejos.

domingo, 11 de octubre de 2009

Sobre los superhéroes

A decir verdad, cada vez estoy más convencido de que cuando alguien se pone a escribir sobre superhéroes, pierde el norte. Antes de hacerlo, muy probablemente tenga cientos de buenas ideas que podrían hacer de esa historia un hito, que podrían marcar la diferencia y no ofrecer la misma mierda de siempre. Hablo de muchas de las series regulares de Marvel y DC, hablo de Heroes (la serie de gente con poderes que son meras sombras del bueno y del malo, aunque luego todo se complica a extremos absurdos y se vuelve ridícula) y hablo, en concreto, de Rising Stars.

Tengo una serie de ideas para una historia de superhéroes, algunas más interesantes y otras menos. Como todo, supongo. Un tono deshumanizado lleno de personajes monstruosos porque tienen poderes, y los poderes los deshumanizan. Los humanos no tienen poderes, ellos sí. El caso es que tuve dudas de cómo mantener ese tono descarnado, ese aire oscuro permanente y ese toque ácido sin caer en tópicos ridículos del viejo Mundo de Tinieblas, que podrían haber sido desarrollados por cualquier gotiquillo de medio pelo cuando pedí consejo. El consejo, de un amigo y dibujante, fue Rising Stars, de Straczkinsy, el hombre que guionizó (y no sé si dirigió, pero creo que sí, casi toda la serie, al menos) Babylon 5. Y reconozco que el principio estuvo bien, mucho más que bien incluso. Rising Stars planteaba una premisa ridícula, como todas las historias de superhéroes y luego la llevaba con soltura, a pesar de unos cuantos problemas del dibujo (de esa clase de problemas que, en realidad, no suelo valorar lo más mínimo). La historia era interesante y estaba bien contada (no de forma maravillosa, pero sí aceptable), los personajes eran detallados, con cierta profundidad (incluso cuando solo les dedicaban una página a cada uno) y creíbles (dentro de la tónica de la serie).

Y al acabar el primer tomo me sentía satisfecho, Rising Stars estaba muy por encima de Heroes. De la primera temporada de Heroes (la única que vale la pena, y que, con todo, tampoco es precisamente asombrosa), pero luego leí el segundo. La calidad, la originalidad y el detalle de los personajes cayó en picado, se murió. Es la típica historia de superhéroes en grupo que se reúnen para toñar al superhéroe malo que se rebota. Al supervillano. Y ya está.

El tomo 2, (1/5 de la serie) y es un tomo cutre, escrito de forma pobre, dibujado de maneras toscas y... ya está. Y me sabe mal. Parece que hay que irse a Moore, Miller, o en otra categoría a Millar, Ellis y demás panda para leer algo interesante sobre superhéroes.

¿Acaso es tan difícil?

viernes, 9 de octubre de 2009

Wonderwall



Dos personas tocando wonderwall, la mítica canción de Oasis (sí, ese grupo inglés con un insoportable como líder).

Noche, día, noche

La hoguera brillaba con fuerza. Los cottar yacían cerca del fuego intentando combatir el frío exterior que se adhería a la piel y se iba contagiando poco a poco por el cuerpo, como un veneno lento y letal. Tres parejas de cottares, siempre uno cara al río y otro en el lado opuesto, se alternaron haciendo guardias por la noche y la noche pasó, dando paso a una luz tímida.
Mientras muchos aún dormían, Durhum envió a varios de los suyos a buscar, aunque lo cierto es que contando la manipulación mental que todo cottar es capaz de producir en sus objetivos, nadie tenía especial necesidad de alimentarse. Con todo, algunos cottares ingirieron un poco de sangre de unos cuadrúpedos de pequeño tamaño sin causarles daño o quitarles tanta sangre como para suponerles un problema, y se dispusieron a seguir el camino. Pero alguien, no recuerdo bien, dijo: «falta uno – y luego, ante el gesto de duda de los demás, añadió – ayer éramos cien, nos conté cuando empezamos a caminar». Supongo que muchos se vieron en la necesidad de hacer su propia cuenta, yo incluida, y sí, éramos noventa y nueve cottares.
- ¿Alguien sabe quién falta? – preguntó Durhum – ¿alguno de los exploradores tal vez? ¿alguien que haya ido a mear?
Nadie dijo nada.
- ¡Joder! ¿Nadie?
El silencio se volvió incómodo y tenso.
- Deberíamos darnos cada uno un número y que cada uno vigilase a… – dijo, claramente hacia Durhum, la hembra que el día antes había traído a los felinos.
Las voces, cada vez más altas, de los demás callaron la suave y tranquila voz de la hembra. Discutían presas del miedo, del desconocimiento. El mundo cobraba un color más oscuro, más terrorífico ahora que uno de los nuestros había desaparecido sin dejar rastro y ante la vista de dos guardias.
- Tal vez hubiera algún infiltrado en el grupo y la persona que desapareció no fuese de verdad uno de nosotros – dijo alguien.
- O tal vez hayan usado magia y por eso no nos enteramos de que… – había empezado otro.
- Sea lo que sea – empezó Durhum – no ganaremos nada discutiendo sobre vacío. Vamos a… tomar medidas. Para empezar vamos a hacer caso a… ¿cómo te llamas?
- Luna – respondió la muchacha de los felinos.
- Luna, bien, pues vamos a hacerte caso. Vamos a darnos unos números, del uno al noventa y nueve y cada uno vigilará al número siguiente y al anterior al suyo propio, ¿vale? Los que ya se conozcan que se cojan números juntos para facilitar los recuentos y demás, venga... vamos allá.

Yo fui el 21, y Ber, un macho con el que fui recogiendo plantas desconocidas mientras caminábamos la tarde anterior, fue el 22. Ber era quien había dado las órdenes en el río y era con el que más había hablado, aunque a decir verdad no se trataba de alguien en exceso hablador. Así pues, yo vigilaba por él y por un tal Nisit, un macho nervioso y delgado que movía la cabeza de un lado a otro constantemente, como queriendo estar al tanto de todo. Supuse que tenía miedo.

Y así, numerados y vigilados cada uno por otros dos cottares, seguimos caminando siguiendo el río, que caracoleaba a izquierda y derecha aunque, a grandes rasgos, seguía dirigiéndose al oeste. No nos detuvimos hasta que el sol estuvo en lo alto y paramos para alimentarnos, se estaba bastante bien, era una temperatura de atardecer en nuestra región original. Y tras aqueña breve pausa, seguimos caminando hasta que cayó la noche. Por el camino, Ber y yo habíamos seguido cogiendo plantas y esta vez se nos había unido la mujer del traje elegante, que se llamaba Alai. Era una mujer bonita y educada y, al parecer, también sabía algo de plantas. Me sentía cómoda con ella y con Ber, y me alegré mucho de haberlos conocido. Cuando no conoces a nadie, cualquier similitud se recibe con agrado.

Por la noche se prendió otra gran hoguera y se organizaron nuevas guardias. Durhum haría la primera, Alai la segunda y la chica de los felinos, que se llamaba Luna, la tercera.
___________________________________________
Hay bastante más escrito, pero queda para otra ocasión.

jueves, 8 de octubre de 2009

Muse

La música de la locura.

Muse es un grupo de ritmos raros, de música estridente, estresante a veces, difícil de escuchar otras (no se me ocurre una expresión mejor tratándose de música). Muse recoge muchos rasgos terribles y los combina de forma que resulten... en ocasiones mágicos, en ocasiones interesantes pero, en cualquier caso, siempre resultan atractivos.

Para mí son la versión nena de tool, otro grupo que recoge un abanico de rasgos que no deberían originar nada bien sonante, pero ahí están.

Plug in baby


New born:


La genial Bliss:


La sencilla Starlight:


La preciosa Invincible:


La épica y de telón de fondo Knights of Cydonia:


Time is running out:


Unnatural selection:


United states of Eurasia, con ese guiño a queen en 1:17

miércoles, 7 de octubre de 2009

La ciencia española no necesita tijeras

Aunque ya no me coja tan directamente como debería, he de manifestar mi postura totalmente en contra de esa nefasta idea.

España tiene buenos investigadores, quiero recalcar primero. No faltan ideas, ni ganas, ni preparación, ni hostias; aquí falta pasta. Así de simple. Falta pasta y apoyo. En España los investigadores dependen, casi completamente, de las becas y ayudas del estado; no tenemos un mercado científico, no hay una industria científica y eso nos ahoga, nos mata poco a poco.

Me sorprende la ceguera que pueden mostrar quienes, teóricamente, vigilan y dirigen el país. Me sorprende mucho que con esa incapacidad para ver lo evidente hayan llegado allí por segunda vez. Me aterra. Sinceramente, es que me cuesta aceptar que haya quien vea lógico (o lícito, incluso) bajar los presupuestos de I+D+i y subir los destinados al cine. Me incomoda que haya quien prefiera financiar una película (generalmente de dudosa calidad), en vez de poner más fondos contra el SIDA y el cáncer.

Luego es cuando recuerdo la mala opinión que muchas veces tienen en otros países de España y la ilusión del castillo de naipes se cae casi por sí sola. Los otros no se ríen de España, se ríen del eterno chiste que España hace de sí misma. De como persigue su cola en estúpidos y torpes giros, mientras, en algún lugar de su torpe cuerpo, una célula empieza a dividirse sin control, sin mesura.

Pero tranquila, bella España, podrás morir viendo la nueva película de Almodóvar.

El juego de Ender - Orson Scott Card

Acabo de terminar esta clásica novela de la ciencia ficción del estadounidense Orson Scott Card y ganadora de un Nébula y un Hugo.
Varias personas me habían hablado de ella y me habían recomendado su lectura, supongo que necesitaba un empujón más, y llegó. Lo cierto es que la novela ha cumplido, sobradamente, todas mis expectativas, las ha desbordado. El Juego de Ender goza de un ritmo rápido, sin piedad, de una narración esgrimida con soltura, un argumento trabajado con mimo y unos personajes terriblemente humanos.

El Juego de Ender nos sitúa en un futuro contra una especie alienígena a la que se marca como el peligro a batir, a eliminar: los insectores, una especie alienígena que atacó la Tierra un tiempo antes y que solo fue parada por la brillantez estratégica de un viejo héroe de guerra: Mazer Rackham.

A lo largo de las páginas de este libro (hay más libros de Ender), se pondrá a este niño al borde de sus capacidades y de su resistencia, tanto física como mental, intentando conseguir que se defienda por si mismo, sin ayuda externa; que siempre tenga respuesta, acción; que su reacción sea rápida e inclemente. Intentarán convertir a Ender en un nuevo Mazer, en alguien mejor que Mazer y poner fin a los insectores de una vez por todas.

La novela tiene un ritmo bestial y su lectura es increíblemente rápida y amena. He apurado un tercio de la novela hoy (que me quedé sin internet) pero os la recomiendo muy encarecidamente.

martes, 6 de octubre de 2009

Agosto, Septiembre 09

Contando que en agosto apenas escribí nada por aquí y que en septiembre lo aparqué, obviamente no hubo demasiadas visitas; no obstante se mantuvo el ratio de búsquedas extravantes.

Estos resultados, como todas las demás veces, son completamente verídicos:

virgenes follando y sangrando y gritando: increíble el cómo acaban en este blog. En serio.

violin + alergias: los violines, tan poco recomendados a los alérgicos porque un día, su materia fundamental, estuvo cerca de las piezas productoras de polen. Obviamente.

Ahora, del 445 al 440 (búsquedas), son las siguientes, las copio todas seguidas:
videos x de princesas follando en los castillos (típico), videos pornos gratis coños peludos follando (busca en Abril, muchacho), videos pornos de princesas follando con sus doncellas (el blog está lleno, solo hay que saber buscar), videos gratis demaduras follando (lo siento, no nos quedan), videos folladas en los palacios, videos de sucio doctor se aprovecha de las buenas tetas de una paciente (qué exactista). Las 5 siguientes son más o menos iguales, escritas de forma distinta.

sueños seis: pues nada.

sueños moha: ¿medal oh honor airborne? Eso se llama vicio.

cualquier conjugación del verbo soñar + fetos muertos: un clásico.

soñar con muertos que cantan cumpleaños: significa que tras la muerte hay una vida mejor y que la gente sigue cantando. Hay que explicártelo todo.

significados de sueños con muertos que vomitan: no, mira; lo siento, los muertos no vomitan. Tus amigos que te dijeron que se habían muerto te mintieron, seguramente solo estaban borrachos.

robo de almas de niños: por 3000 euros te puedo enviar un tutorial en .doc. Aprovéchate ahora y te envío también una toalla.

putas ruines desnudas videos: ¿tienen que ser ruines? Es que todas las putas de este palacio son muy buena gente, chico, lo siento.

guego de marbo: oh, dios santo, prefiero no pensar si querías escribir juego o huevo.

dos enamorados en mansilla de las mulas: ois.

Por lo demás, ni 700 visitas en dos meses. No os culpo xD.

lunes, 5 de octubre de 2009

domingo, 4 de octubre de 2009

La catástrofe ecológica de Cíes

Hoy, en el blog Ciencias y cosas, el autor (excompañero y amigo) escribe sobre una serie de medidas que se están tomando en este importante parque natural de la costa atlántica gallega.

Sin más:
Las pruebas de la aberración ecológica en Cíes

Billy Joel

Cuando era pequeño conocí a este señor por un disco que tiene una portada maravillosa, increíble, evocadora...




No obstante, para mí era solo parte de esta maravillosa portada. Luego descubrí que conocía canciones suyas sin saberlo, canciones tan famosas como el éxito ochentero Uptown girl, una canción en tono popie super alegre cuyo vídeo descubrí hace unos días por los jocosos comentarios que un amigo hizo sobre él.

Uptown girl
Todas las inserciones de vídeo del clip han sido desactivadas, así que tendréis que clickar en el hipervínculo, se siente.

Y cuál fue mi sorpresa al descubrir que Piano man, una canción que conocía desde hacía mucho tiempo y que no asociaba a nadie en particular, sino a una época, a los 70 sin más, era una canción del tal Billy Joel. Os dejo con la preciosa Piano man.


Piano man