Google+

viernes, 30 de marzo de 2012

Palacio Onírico ya tiene grupo en Facebook

¡Buenos días soñadores!

Desde ayer tenéis a vuestra disposición la página Palacio Onírico en Facebook. En ella, os iremos hablando de las películas que vemos, os anunciaremos reseñas, noticias y demás familia. Esperamos veros por allí y que os animéis a participar.

¡Gracias por estar ahí!


Noticias 30 de Marzo

-Parece que realmente hay gente que ya no tiene nada de imaginación; parece que realmente se hace una secuela de "cualquier cosa"... Bueno, en fin, ahí va: parece ser que se confirma la intención de hacer una secuela de Twins, esa película de Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito que llegó a España como Los gemelos golpean dos veces. ¿La idea de la tercera? Pues que son trillizos... y el tercero de marras es Eddie Murphy. Me he asegurado (varias veces) de que hoy no es 1 de Abril; pero no sé... Casi me cuesta aceptarlo. El caso es que por el momente (y por suerte) estos tres cachondos mentales aún no han encontrado guionista o director que tome el proyecto. Os mantendremos informados de otros posibles peliculones como este.

-¿Sabíais que Zack Snyder prepara su versión de Superman? Bueno, pues resulta que ya tienen el logo. A mí Superman no me suele gustar nada (aunque algún cómic es genial, claro. Entre la marea de números que tiene...), pero hay que reconocer que el logo es una pasada. Qué gran diseño.


-Enhorabuena para los fans de Bones. Fox la ha renovado para una octava temporada. Parece que la fórmula sigue teniendo tirón. Al menos, por lo que me han contado, Booth ya ha contado al espectador cómo conoció a la madre, ¿no? Mosby, te toca a ti.

-El domingo Tronos. Nada más que decir. ¡Choquen los reyes! Gracias, HBO.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Fiesta de la Reconquista

Como seguramente ya sabrás, Albos y yo somos orgullosos (casi siempre) habitantes de la ciudad olívica. Hoy celebramos el día de la Reconquista, nuestra segunda fiesta más importante.

Tal día como hoy, hace mucho, mucho tiempo, los vigueses, por alguna extraña razón, decidieron que no querían ser más tiempo una ciudad colonizada por los franceses. Así pues, cogieron sus armas y tras una dura lucha limpiaron las calles de cualquier indicio de gabachos.

Te dejo el programa de las fiestas por si te interesa pasar por ellas. Sí, sé que el día es hoy y que el programa sólo tiene eventos para el sábado y el domingo, pero es lo que tiene la crisis.

martes, 27 de marzo de 2012

Kramer contra Kramer - Robert Benton

Basada en una novela de Avery Corman, Kramer contra Kramer nos cuenta la historia de la familia Kramer y de los problemas del marido de esta, Ted.


La película se articula en dos partes. En la primera Ted Kramer es un hombre que adora a su familia pero que vive bastante absorbido por su trabajo de publicista. Un día, cuando vuelve de trabajar, su mujer, Joanna, lo abandona, dejándolo a cargo de su hijo Billy. Ted tendrá entonces que mantener una ajetreadísima vida reduciendo el tiempo que dedicaba al trabajo y a sus amistades de la oficina para cuidar de su hijo. Así empiezan los problemas de Ted, que llega, parece, a tener de nuevo una vida más o menos normal hasta que da comienzo la segunda parte, en la que la suerte se ceba con él y, de pronto, se encuentra sin trabajo, debido a los problemas que ha tenido para compatibilizar horarios con el cuidado de su hijo, y con una mujer (que dice haber recapacitado) y que le exige el niño de vuelta 15 meses después de abandonarlo. Empieza la contrarreloj.


Él es el protagonista y él es el punto de vista del que el espectador dispone al ver la película. La película busca la empatía del espectador para Ted, Joanna es un personaje que está de fondo y, prácticamente, se saca sus acciones de la manga; de repente ha pasado algo y ya está. No es un verdadero personaje, es una excusa para mostrarnos la evolución de Ted.


Hay que decir que esta película contó con muchas cosas a favor para su éxito. En primer lugar trató un tema de actualidad (es una película del año 79 y el divorcio estaba siendo azuzado con picas en la palestra de un lado y de otro) y lo hizo con una soltura envidiable, unos personajes carismáticos y una mezcla perfecta de ingredientes divertidos y de dramón-del-bueno. En segundo lugar narró la historia desde el punto de vista del padre, que tradicionalmente siempre fue el gran perjudicado en cuanto a los hijos en los temas de divorcio. En tercer lugar, Benton tuvo la suerte de contar (o la buena decisión) con unos Dustin Hoffman y Meryl Streep en estado de gracia.

—Y es que Dustin Hoffman casi resplandece. No es solo que tenga un buen papel y sea fácil empatizar con el personaje, es que el señor Hoffman lo borda. Sus caras y su preocupación parecen reales; todo está ahí. Además, se le ve cómodo con el joven Billy Kramer (Justin Henry, con el que se dice que Hoffman comentaba todas las escenas antes de grabarlas para guiar al chaval).


—Meryl Streep, por su parte, hace de mujer fría, de rostro de estatua en el que una ligera crispación y unos ojos húmedos son toda la concesión a su perfecto rostro pseudoartificial. ¿Su interpretación? Memorable, como siempre. Aparece poco y es odiosa, pero tiene tanta elegancia en pantalla... La escena del juicio, comedida y moderada; los gritos, la discusión en el bar. Meryl lo borda. Como siempre.


—Justin Henry (que tenía 8 añitos cuando se estrenó la película) interpreta a un niño algo cruzado, un trasto, vaya. Pero tiene carisma. El guión se ocupó de que el personaje no fuese absolutamente odioso, solo muy niño. Alterna las fases más insoportables con detallitos adorables y aproxima la película (muchas veces mediante el propio Ted Kramer) al pequeño. Y Justin supo defenderse a pesar de su edad.


Quizá uno de los puntos más destacables de la película es la fotografía de Néstor Almendros, que consigue que todo parezca increíblemente real. Es cercano y cálido sin resultar exagerado. Aunque, me llamó ligeramente la atención, cuando alternan primeros planos de Streep y de Hoffman en el bar, él parece algo más difuminado que ella. No sé si es por mal trabajo restaurando la película para su edición en DVD o a qué se debe, pero genera una sensación algo rara; ella parece ser más sólida que él. Es extraño. Aunque supongo que se puede deber a la luz.


Música:
Solo diré que esta perla fantástica de Vivaldi suena varias veces. A mí ya me ganó con eso. Soy un público fácil. Es lo que hay:

El resto de la música, en mi recuerdo, la verdad, se adueña menos de la escena que esta, pero no desentona con la imagen en ningún momento.


Momentazos:
—Padre e hijo desayunando, con el periódico el primero, con un cómic el segundo. Hay algo costumbrista y adorable ahí que conquista la escena.
—El desnudo de JoBeth Williams y la actitud ante este del pequeño Billy, que es sencillamente hilarante.
—La entrevista de trabajo de Ted. La desesperación es tan palpable que uno podría liarse a golpes con ella.


Curiosidades:
—La escena del helado (cuando están cenando y el niño pasa de la cena y se va directamente a por el helado y su padre lo reprende) fue completamente improvisada por los actores. A Benton le gustó el resultado y decidió dejarla en el metraje final.
—Meryl Streep escribió su propio discurso para el juicio con el consentimiento de Benton porque a ella no le gustaba el del guión de la película.
—Hoffman, que ya había vivido un divorcio, ayudó mucho a la hora de crear momentos para la película. Benton llegó a ofrecerle aparecer a su lado como guionista de la película, pero el actor lo rechazó.
—Ted aparece leyéndole a su hijo El tesoro de Rackham el Rojo. Qué buen gusto. No digo más. Snif.


Premios:
—Oscar: mejor película, mejor director (Benton), mejor guión adaptado (Benton), mejor actor protagonista (Hoffman) y mejor actriz de reparto (Streep).
—Globos de oro: mejor película en género de drama, mejor actor en género de drama, mejor actriz de reparto y mejor guión.
Que sepáis que dejó en la estacada a Apocalypse Now. Ahí lo dejo.


Nota: 8. Kramer contra Kramer apuesta por una fórmula directa y cercana para conseguir un producto emotivo y reflexivo. Y todo lo hace bien. Su gran virtud es esa. No resulta empalagosa, ni cae en el dramón vacío. Todo es comedido. Todo es matiz.

lunes, 26 de marzo de 2012

Venetica

Advertencia de lectura:
Un bug me destrozó la partida al impedirme continuar por la falta de un personaje clave en la historia. La mayoría de lo que se expone en al reseña obvia este hecho. Al final, no obstante, hablo del tema en un epígrafe aparte.



Venetica es un juego que no puede competir en igualdad de condiciones con los titanes que de vez en cuando se dejan caer por ahí. Es un proyecto algo más modesto, no opta a tener unos gráficos de aúpa ni tampoco a tener toda la soltura que mostrarían otros. A cambio, es cierto, Venetica ofrece una serie de virtudes que pueden resultar más o menos interesantes para determinados tipos de jugadores. ¿Mi caso en concreto? Un juego aceptable, con un manejo interesante de algunos de sus recursos pero muy abusivo de otros. Si buscáis un juego al que jugar, y solo queréis buscar un gran juego cualquiera... dejad de leer, Venetica no es ese gran juego.


Supongo que en mi caso, que llevaba años jugando solo bajo recomendación de gente con la que coincido mucho, Venetica es un trago de realidad. Es un juego normal. Me parece que está claro que el estudio intentó desarrollar un juego de aventuras cuidado con una historia que intentase atrapar al jugador y con varias docenas de habilidades y distintas armas cada una con su propia cadena de combos. Expuesto así, puede parecer algo bastante competente, pero la verdad es que termina flaqueando de mala manera.


Argumento.
La idea central es que nuestra joven protagonista es la elegida para detener un desequilbrio de poder que amenaza con llevárselo todo por delante. Encarnamos a la hija de Muerte y tenemos que acabar con 5 muertos vivientes perdidos por la codicia. Para ello tendremos que viajar desde nuestro pueblecito en las montañas hasta la corrupta, sucia y vil ciudad de Venecia, donde se desarrollará prácticamente toda la historia.

¿Tópico? Pues sí, un poco. Malos malosos y nosotros a toñarlos. No tiene más y no lo pretende. Hay muchas misiones secundarias (como en cualquier RPG que se precie) pero no aportan nada, hay una gran ciudad por explorar pero las tramas que en ella se nos enseñan no resultan ni interesantes ni evocadoras; el juego es un pasillo con muchas habitaciones que visitar (o no) en nuestra odisea de exterminio de malvados muertos vivientes.

¿Aburrido? Pues no, tampoco es eso. El juego es disfrutable en cierta medida, siempre que uno no espere grandes sorpresas, ni tramas complicadas, ni una ambientación rica. Es una historia sencilla, de amor y venganza y escalada de poder. Y con muertos vivientes. Y esto, en sí mismo, no es malo, pero produce algunos momentos que, personalmente, creo que son para olvidar. Destaco a este respecto el perpetuo reencuentro entre los amantes en el mundo crepuscular (el mundo de los muertos), que de alguna manera resultan algo risibles, y todas las escenas con el Dux.


Gráficos.
Como ya he dicho, los personajes tienen unos diseños cuidados. Las texturas no son precisamente de lo mejorcito que podamos encontrarnos, a veces miembros solapados desaparecen o se fusionan... o zonas enteras del suelo reflejan como si fuesen espejos; pero los diseños de las calles, de los personajes y de las vestimentas están claramente cuidados. Las expresiones de la protagonista y los movimientos están bastante conseguidos. Puede que la falta de un gran presupuesto mermase un poco este apartado, pero en cualquier caso se nota que lo han trabajado bastante.


Sonido.
Desconozco cómo suena el original inglés. Los efectos de sonido, en cualquier caso, son bastante aceptables. La música tiene poco protagonismo, acompaña sin más. No es mala, pero tampoco logra abrirse hueco hasta el espectador; en mi mente es casi ruido blanco. El doblaje, esto sí que merece una pequeña mención. ¡Es horrible! El malo malísimo tiene un pase (para los que lo conozcáis, tiene la voz de Lord Lucien de Fable II, lo que siempre es un punto a favor) pero es que el resto de personajes, ya lejos de juzgar la calidad de sus voces, resultan, a menudo, tremendamente inapropiados. El «quiero viajar» hipersusurrante de nuestra querida protagonista cada vez que habla con un gondolero ha dado para su propio chiste en mis conversaciones con Laura. Algo falla. A veces los personajes están expresando una emoción en un diálogo y de repente cambian, como si los dobladores hubieran tenido que leer todo eso sin ningún contexto y se la jugasen a todo o nada constantemente. Nada, nada; muy mal, de verdad.


Habilidades.
En todo juego de rol que se precie uno de los subsistemas más importantes es el de habilidades. En Venetica disponemos de medio centenar de habilidades, ordenadas por categorías... pero la verdad es que resultan poca cosa. Se dividen en dos clases: habilidades físicas y habilidades mentales.
-Habilidades físicas: enfocadas a las armas y al daño que se hace con ellas. Golpes añadidos a los combos con las distintas ramas de armas, daño sostenido, daños especiales, etc.
-Habilidades mentales: reflejan nuestro dominio de la Nigromancia. Ver a través de los ojos de los cuervos o que estos hagan daño por nosotros, robar vida de los enemigos...
El caso es que solo podemos tener activas 5 de estas habilidades a la vez. 4 de la cruceta direccional y uno del botón B. Creo que el juego habría ganado mucho aprovechando combinaciones con los gatillos o los frontales para ampliar la variedad. Se puede hacer que las habilidades varíen con el arma equipada, pero a ese sistema no acabé de sacarle el partido previsto. Así que al final tenía 5 habilidades (una para curarme, una para hacer daño a espuertas y 3 de trama para no rallarme a volver a elegirlas cuando me aparecían las opciones pertinentes en el juego). ¿El resto? Me las compraba por gastar los puntos y conseguir logros, que si no, ni eso.


Combate.
Este es el otro pilar, en mi opinión, de un juego de rol actual (bueno, aparte del argumento, donde Venetica no destaca demasiado). Aquí, Venetica se defiende con cierta soltura. No es que tenga un sistema magnífico, pero al menos deja una sensación mejor que el resto de mecánicas del juego. Concatenaciones de golpes que varían con las armas (aunque concatenarlos es demasiado fácil y le quita gracia al sistema. A mí me dio la impresión de que era imposible fallar la cadena... pero hice una prueba súper exagerada y era verdad, ¡se puede!), esquivas y bloqueos. No está mal, es un sistema sólido, aunque le falta gracia. Tristemente, lo que afea este sistema es la programación de los enemigos. Al final, prácticamente, todos los combates se resuelven igual: desenvainas, atacas, mantienes combo hasta que te bloquean, ruedas a un lado porque sabes que te van a contraatacar; ahora que estás en el flanco vuelves a empezar a atacar y a hacer combo hasta que te bloqueen, entonces... En cambio, si es un animal, en cambio, ruedas hasta que no estés de frente, pegas, ruedas, pegas-pegas, ruedas, pegas,pegas, etc. Así que al final... sí, es un peñazo. Quizá controlando más el sistema de habilidades gane de alguna forma el apartado de combate...

Esta imagen está sacada de Juegos de PS3 y se ve un poco rara, la verdad. Lo que comento sobre los gráficos, ceñidlo al juego para 360.

Otros subsistemas:
-Entrar al mundo crepuscular: esta habilidad, en principio, nos permite acceder al mundo crepuscular, donde hay ciertos elementos que no podremos encontrar en el mundo terrenal. Conforme avance el juego, en cambio, empieza a dársele el uso de "evitar combates porque tengo prisa" o "porque este enemigo me da demasiado la lata". Tiene mi aprobado. Todo lo que ayude a reducir el tedio es bueno.
-Forzar cerraduras: con nuestro segundo árbol de Habilidades mentales podemos ver a los muertos, y como ciertos conocidos eran unos expertos revientapuertas, ahí tenemos nuestra puerta (nunca mejor dicho) al interior de casas y cofres. El sistema está bien, es verdad; pero con todo lo que hay que usarlo resulta demasiado lento. Se parece mucho (¡muchísimo!) al sistema de derivación de ME, pero la secuencia a introducir se ve seguida, del tirón, y no tenemos tiempo para hacerla. Y si fallamos podemos volver a intentarla. No, no es que supongo una gran dificultad... solo es aburrido. Malo. Bicho. ¡Buh, buh! Para compensar nuestra paciencia, eso sí, hay un logro por obtener 1200 px abriendo cerraduras.

-El menú conversacional es como una versión medieval del menú de Mass Effect, pero a los diálogos les falta interés y profundidad. Además, las opciones para elegir muchas veces son horribles, o exactamente las mismas que antes, para indicar que se sigue con el tema. No es que esté mal... es solo que queda feo. Aunque hay que destacar que con esto de poder volver de entre los muertos teniendo suficientes almas guardadas permite a uno ser realmente muy sobrado. "¿Que me vais a cortar el cuello? ¿A mí, pringa'illo? Po's ya ves, oiga." y entonces te dejas matar y repartes como un cerdo volviendo misteriosamente del infierno de los degollados. Precioso, ¿verdad?



Mi problema personal con Venetica:
Por si fuera poco, a todo esto que comento hay que añadir una cosilla. Un bug que me echó abajo la partida. Resulta que en la misión Una carta para una dama, en el capítulo III, tenemos que contactar con una tal Loira, una señorita que nos deberíamos encontrar en la Taberna Aplastacráneos. Algo me olió a chamusquina cuando llegué allí y me encontré con dos mujeres y ninguna de ellas era Loira. Algo empezó realmente a apestar cuando hablé con el posadero y me dijo «Es la de esa mesa» y la cámara se dirigió rauda y complaciente y me mostró una mesa vacía. ¡Ay, si hubiera parado ahí! Primero me acerqué a la mesa y pulsé el botón de interacción por todas partes, a lo mejor no aparecía la textura pero el personaje estaba ahí, ¿la fe es lo último que se pierde, no? Como esto no funcionaba hice las quest que tenía de los capítulos I y II sin hacer, porque a lo mejor necesitaba tener algo hecho para que apareciese, y aunque bug, era solventable... tres horas después, con varias misiones nuevas hechas, volví a la taberna de marras. La mujercita no estaba. Aún tuve las ganas, la paciencia y la voluntad(fe) nevcesarias para acercarme al maldito tabernero y preguntarle por la mujerzuela. «Es la de esa mesa», me dijo. La cámara, servil, me mostró la mesa vacía. Me acerqué e intenté interactuar. Guardé la partida (¿por qué no?) y quité el juego. «Adiós, Venetica». Y puse Hunted.


Si eres de los que piensan que los RPG llevan diez años ofreciendo lo mismo, ni te molestes en jugarlo: Venetica no tiene personalidad, es el reflejo de otros juegos, mezclado con agua y cubitos de medievo. Es un Fable Effect de bajo presupuesto, entretenido y efímero como las rosas de El Principito.


Nota: 4. Venetica no es juego horrible, sencillamente... tampoco es un buen juego. Se deja jugar, entretetiene... pero es un pasatiempo completamente vacío y, en muchos momentos, algo tedioso. Esta nota, por si alguien se lo pregunta, es la que tenía antes del bug; es su nota como juego. Viendo en internet que otras personas han tenido problemas muy parecidos con otros personajes y objetos de trama... no aconsejo, ni de coña, su compra. Ni por 5€. Las cosas son así. Nota como producto: 1,5.


Página de El Otro Lado hablando sobre errores parecidos. Una lástima.


Juegos del estilo que pueden interesarte:
Fable II.
Fable III.

viernes, 23 de marzo de 2012

Noticias 23 de Marzo

—Michael Bay prepara un remake de Las Tortugas Ninja, en las que presentará a estos conocidos personajes como una especie extraterrestre que llega a la Tierra. Dejo la cita de 20 minutos porque no tiene desperdicio: «Cuando vean la película, los niños van a creer que esas tortugas realmente existen. Son de una raza alienígena y van a ser duras, incontrolables, divertidas y completamente adorables».
Enlace a la noticia en Entertainment Weekly.


—Hace poco alguien me preguntó por la película de Ender, que finalmente será dirigida por Gavin Hood (el hombre tras Lobezno: los orígenes. Que Dios nos pille confesados...) y protagonizada por el adorable Asa Butterfield. El caso es que acaban de publicar un blog de producción a cargo del productor Roberto Orci (quien tal vez os suene de alguna que otra cosillas, pues es el guionista de Fringe y Hawai 5.0, así como el productor de las nuevas películas de Star Trek).

Dejo aquí un enlace al blog de marras: Ender's Game blog (que es un tumblr, por cierto). Si os fijáis en la foto que es también favicon de la página... sí, Asa Butterfield tiene el toque de curriñez inquietante de Ender. Da mal rollo y todo. Fantástico.


—Fox, relega los próximos dos capítulos de I hate my teenage daughter (la peor serie, sobre todo si obviamos Whitney —con quién podría tener una lucha en el barro en igualdad de condiciones—, que he visto en tiempo y tiempo) para los martes a las 8.30 (supongo que en horario de la costa este). Los siguientes quedan aplazados hasta verano. Espero que esto suponga la silenciosa condena a muerte de esta horrible e insoportable bosta.


Mad Men, ante los comentarios de los críticos que vieron el season premiere, cambia una canción del capítulo porque, en realidad, se publicó seis meses después de los hechos que se retratan en el capítulo. La serie puede que haya perdido en el tema publicitario con el tiempo, pero hay ver cómo miman los detalles. Aunque sea tras la corrección oportuna.


—Parece ser que Ron Howard (del que ya hablamos por su interés en sacar su proyecto de La Torre Oscura adelante) planea sacar también una nueva versión de 1984 acompañado de Brian Grazer. A ver qué sale de ahí, espero que tenga más suerte que con su Torre.


—Parece que Bioware va a hacer DLC para despejar dudas sobre el final de Mass Effect 3 y ver si disminuye un poco el aluvión. A mí no me parece bien que cedan ante la presión de las críticas. Si es el final que querían hacer que tengan el detalle, al menos, de defenderlo. No siempre tiene que llover a gusto de todos. Pero lo que sí me parece mal, horrible, y un nefasto precedente para el futuro es el hecho de «aquí tienes el juego por sus 60 eurazos, sí; pero si quieres el final que no parece hecho a toda prisa y sin cuidado alguno, entonces paga aparte un DLC de marras». ¿En serio? Guau, Electronic Arts, parece que es cierto que en EA tienen un don parecido al del rey Midas; solo que lo que tocan no lo convierten en oro precisamente. En fin...

jueves, 22 de marzo de 2012

Ghost - Jerry Zucker

Sam y Molly son una joven pareja que acaba de mudarse a un moderno loft, situado en la ciudad de Nueva York. Una noche, saliendo del teatro, son atacados por un carterista. Como resultado del atraco, Sam es asesinado. Incapaz de dejar a Molly atrás, se queda en nuestro mundo convertido en un espíritu.


Nos decidimos a ver Ghost porque era la película de la semana en la colección que estamos haciendo. La verdad es que la cogimos sin muchas ganas porque ninguno de los dos la recordaba especialmente buena. Mal hecho, Ghost es una buena película y la única explicación que encuentro para que no llegue al 7 en IMDB y en Filmaffinity son los prejuicios que hay sobre ella. ¡Empecemos con la reseña!

Los personajes:
— Sam (Patrick Swayze): banquero de profesión, acaba de recibir un suculento ascenso. Además, acaba de mudarse con Molly, su novia.
— Molly (Demi Moore): de apariencia sensible y tranquila, Molly es una artista apasionada.
— Carl (Tony Goldwyn): compañero de trabajo de Sam y un gran amigo de la pareja.
— Oda Mae Brown (Whoopi Goldberg): descendiente de un largo linaje de médiums, Oda Mae piensa que no ha recibido el don. Aún así, finge tenerlo para estafar a las personas que desean contactar con sus seres queridos. Todo cambia cuando el fantasma de Sam consigue establecer comunicación con ella.

Los actores:


— la mejor, sin duda, Whoopi Goldberg, con razón le dieron un Oscar. Está perfecta. Demi Moore, tras echarle un ojo a la película en versión original, he de decir que lo hace muy bien. En el doblaje al castellano, dulcifican muchísimo el personaje. En cuanto a Patrick Swayze, me temo que nunca ha llegado a convencerme como actor y Ghost no es una excepción. Cumple sin más, tampoco es que estropee la película, pero creo que un actor con más registro haría un Sam mucho mejor.

El guión:
— mil veces mejor de lo que pensaba. Como Sam muere muy pronto, las escenas de amor se quedan reducidas al inicio y al final de la película, dejando espacio para una buena historia de investigación. Destaco que, hasta el último detalle está bien pensado y atado.
Momentazos:
la muerte de Sam.
la muerte de Willy.
la escena en la que Sam descubre por qué murió realmente.
Oda Mae versus las monjitas.
Sam cantando «Henrique VIII». Me encanta.
El gran punto en contra del guión: el fanservice. Es que es increíblemente descarado. Para empezar, Patrick Swayze se pasa parte de la película sin camiseta. Seguimos con que, si pueden , le enfocan el culo. Da igual lo gratuito que sea, el caso es marcárselo bien con unos ajustadísimos vaqueros. Y para rematar, como no era suficiente con lucir a Patrick, hacen lo mismo, aunque de forma menos descarada, con Tony Goldwyn y Demi Moore.
Y la famosa escena del barro... menuda guarrada. Al menos, podrían haberla hecho con algo comestible... Vale, es rompedora, sobre todo para la época. Pero vamos...



La dirección:
— he disfrutado muchísimo con la dirección de esta película, es una pasada. Nunca hubiese apostado por ello pero es así. La forma en la que enlaza una escena con otra, la posición de las cámaras, los cambios de plano, el uso de las luces y las sombras... no te doy más detalles, dejaré que te sorprenda tanto como a mi.

La música:
— otra sorpresa. Aparte de la pieza famosa (sí, la de la escena terrible de las manchas en la alfombra), la banda sonora está llena de música ambiental con un sorprendente toque experimental. Una buena banda sonora que va mucho más allá de la pieza que suele representarla.

Curiosidades:
— fue Patrick Swayze quien convenció a los productores de contratar a Whoopi Goldberg para el papel de Oda Mae.
— Nicole Kidman y Meg Ryan se presentaron para el papel de Molly.
— tanto Vincent Schiavelli, que interpreta al fantasma del metro, como Patrick Swayze murieron de cáncer con 57 años.

Premios:
— Oscar a la Mejor Actriz de Reparto, para Whoopi Goldberg.
— Oscar al Mejor Guión Original, para  Bruce Joel Rubin.

Nota: un 8. Una gran película que todos deberíamos volver a ver más allá de la adolescencia. Me ha encantado ^^ Te dejo el tráiler en inglés para que puedas escuchar las voces originales:







miércoles, 21 de marzo de 2012

Bayonetta

Los juegos de sajarrajeo puro y duro llevaban bastante sin despertar mi interés. Desde Devil May Cry (el uno), que por cierto pertenece al mismo estudio, Platinum Games. Y es que desde el principio salta a la vista que Bayonetta sigue su estela.

Es la portada japonesa, que conste. Considero que refleja mejor el estilo del juego.

Argumento.
En términos argumentales nos encontramos ante un juego sencillísimo. En un mundo en el que los ángeles y los demonios son una realidad, existen dos organizaciones que se mantienen en perfecto equilibrio: las Brujas de Umbra y los Sabios de Lumen. Bayonetta es una Bruja... aunque su historia tiene ciertos problemillas subyacentes que se van descubriendo a lo largo de los capítulos del juego. La señorita en cuestión ha pasado el último medio siglo durmiendo en el fondo de un lago y se ha despertado con unos grandes vacíos memorísticos; y decidida a volver a rellenarlos, emprende una cruzada por el mundo que la llevará a asesinar ángeles y otras categorías celestiales a diestro y siniestro. A tiros, patadas, espadazos, garrazos y todo lo que sea necesario.

«Pero mira que soy zorr... bruja»

Gráficos.
Bayonetta es una pasada. Las animaciones son de una fluidez impresionante, los movimientos tienden un detalle exquisito, y el abanico de golpes a nuestra disposición (que varían según las armas que se lleven equipadas) resulta casi apabullante. El detalle en el juego alcanza su punto álgido en Paradiso. Allí, aparte de las mencionadas animaciones, nos encontramos con unos paisajes preciosistas, oníricos e increíbles que son, sencillamente, asombrosos. En ellos, casi, la sombra de mariposa que proyecta Bayonetta o los numerosos lepidópteros que alzan el vuelo cuando la Bruja cae de un salto parecen casi normales. Sencillamente precioso.

Ahí la tenéis, con sus Scarborough Fair y sus gafas de bibliotecaria sexy y todo.

Un ejemplo de escenario: la ciudad de Vigrid.

Y aquí un ejemplo del asombroso Paradiso.

En un juego que cuida muchísimo este apartado (sí, vale, muchos juegos cuidan su apartado gráfico; pero opino que aquí, esa máxima, juega a otro nivel), el cuidado visual de las cinemáticas, de la presentación de los enemigos e incluso de las conversaciones, quizá pudiera darse por sentado; pero aquí la gente de Platinum juega una nueva baza: un estilazo increíble. Las cinemáticas, como si fuesen fotogramas de gesto estático y detalles dinámicos; la tienda de Rodin y su obtención de los objetos que adquieres a cambio de los discos que encuentras en tus paseos por Purgatorio y Paradiso; las secuencias de tiroteos y leches que parecen sacadas del sueño más húmedo de John Woo. Todo magnífico. Y lo mejor, la presentación de los ángeles cuando uno de ellos aparece por primera vez, con esa repentina impresión del personaje en un dibujo para el libro de los ángeles. ¿Se os ocurre una presentación mejor?

Tío, molas.

Control.
Lo más increíble de todo es lo cómodo y líquido que resulta, jugar a Bayonetta (hasta que aparece un enemigo que no conocemos y nos mata un par de veces) es una maravilla: saltar entre los enemigos salpicando hostias a un lado y a otro, esquivando en el momento justo para aprovechar al máximo el tiempo-brujo (tiempo bala marca de la casa) y encadenando combos sin parar. Carreras, golpes, transformaciones, esquivas, cambios de arma, objetos... Bayonetta es un juego de acción, sí; y los recursos a nuestra disposición como jugadores lo convierten en una muy grata experiencia; en un mortífero baile en el que damos contundentes pasos de dolor, humillación y sensualidad. Uno detrás de otro.

¡Mata...!

Fases.
La estructura es siempre la misma. Tenemos un punto inicial de fase y un punto final.Y en medio, monstruos. Cuando estos aparecen, el lugar se bloquea, de forma que tenemos que darles matarile antes de seguir nuestro camino. Esto es así siempre (o casi, en realidad hay un par de momentos en los que podemos ignorar tranquilamente a esos aburridos y feos ángeles).

¡Y pavonéate!

Jefes.
Los jefes son enemigos particularmente duros (evidentemente) que aparecen dispuestos a enseñarnos un par de cosas nuevas. Diferentes tipos de ataque, varias barras de vida, grandes cantidades de daño. Son máquinas de matar, menos mal que tenemos a esa pedazo Bruja con nosotros para repartir hostias, porque algunos de esos ángeles son realmente temibles.

Hay que decir que la mayoría de estos jefes son difíciles hasta que conocemos sus movimientos y entonces podemos darles caña hasta que nos duelan los dedos. Cuando nos acercamos al final de sus barras de vida (a veces también en algún momento entre medias, pero es lo menos común) tendremos un momento machaca-botones en el que haremos nuestro ataque de finalización y nos despediremos del Celestial de marras.

¡Hola, pequeñíiin! Pero qué majo es.

Música.
De lo mejorcito. Y punto. Los himnos angelicales (como Fly me to the Moon, Claro de Luna de Bethoven o Fantasie impromptu de Chopin) y algunas creadas para la ocasión, como Misterious destiny o la carismática The gates of Hell, por poner unos ejemplos. La fantástica Fly me to the Moon, además, está versionada de diversas formas y todas ellas se ajustan perfectamente al juego. Un aprovechamiento fantástico de esta maravillosa canción.



Nota: 9. Bayonetta es un juego casi perfecto. Es divertido, bruto, bonito y digno de verse (y no hablo solo del abuso de Bayonetta desnuda, algo tapada por el humo de su demonio-pelo-vestido) y de jugarse. La única pega es la monotonía del sistema, al fin y al cabo este es un juego de avance-a-golpes, pero la perfecta respuesta de su sistema de apaleamiento, la hermosura de música e imagen y los divertidos detalles que salpican todo el juego lo convierten en un must have de su género. Aprende, The force unleashed.

martes, 20 de marzo de 2012

Mass Effect 3

Hoy os dejamos la reseña de un invitado. Supongo que hay mucho interesado actualmente en leer impresiones sobre Mass Effect 3, yo he decidido no comprarlo todavía (sobre todo contando algunas de las cosas que he leído por internet y en esta misma reseña y la sensación de frustración que me dejó algún que otro contenido descargable vil y viperino del 2) y este chico se ofreció a hacerlo tras una semana, supongo, de vicio absoluto. Ahí os queda: una reseña de Nicolás Palanca. ¡Gracias, Nico!

El texto se ha quedado como estaba, así que no hay fotos ni nada, pero lo que dice es, en mi opinión de todavía no jugador de ME3 bastante interesante. ¿El resto de jugadores mantiene la misma opinión? Internet es un hervidero de viñetas sobre el final de la serie, así que supongo que sí; pero bueno, vosotros diréis.




Mass Effect 3.



He sido, desde que jugué al primer Mass Effect, un gran fan. Desde pequeñito me ha gustado la ciencia ficción, y el hecho de poder hacer un personaje y meterte completamente en un universo tan interesante y enorme, con unos personajes tan bien caracterizados y con la posibilidad de desarrollar tu relación con ellos y el resto del universo (Bioware 100%), ha sido una de las mejores experiencias que he tenido con un medio de entretenimiento.


Cuando la fecha definitiva de salida del Mass Effect 3 se anunció, decidí encargarlo. Es más, ya que no me traje el ordenador a Alemania, decidí comprar los dos primeros juegos para la Xbox y hacerme una partida a mi gusto.


Cuento esto para poner en contexto el resto de la reseña, así como para que los que no han jugado al Mass Effect se hagan una idea de lo que entraña ser fan de esto. Juegos comprados por duplicado para tener partidas guardadas que importar, muchas, muchas horas echadas (y disfrutadas) y mucha ilusión por la llegada del 3 y por el hype que la propia Bioware creó alrededor suyo.


Así que empezamos la reseña. Primero lo bueno. Mass Effect 3 es esencialmente una gran carta de amor a los fans y a los otros dos juegos, desde la primera secuencia, donde se ve por fin cómo los Segadores llegan en masa a la Tierra, con Shepard escapando por los pelos para intentar la titánica tarea de unir la galaxia en una guerra contra las Tecnosepias Lovecraftianas, te ves inmerso en una historia donde todas (o casi todas) tus decisiones en los otros dos juegos se ven representadas de una forma u otra, las buenas te dan recompensas en forma de misiones secundarias y “recursos bélicos”, que necesitas acumular para conseguir la victoria. Las malas pueden hacerte perder contenido, o pueden eliminar opciones dentro de las nuevas situaciones en las que te encuentras, esta falta de opciones puede llevar a la muerte de civilizaciones enteras y de personajes muy queridos. Sin embargo si en el pasado hiciste lo correcto y tomas las decisiones correctas ahora, obtienes la recompensa de conseguir cosas que nadie ha conseguido, de conseguir por fin la solución de problemas que llevaban dos juegos plagando la galaxia. Sencillamente impresionante.


Los diálogos han perdido interactividad, pero son igual de buenos, si no mejores, que en anteriores entregas, con el bonus añadido de ver a los NPCs hablando entre ellos, en conversaciones a veces emotivas, a veces graciosas. Las relaciones con ellos se expanden y profundizan, y puedes por fin disfrutar sin trabas de, por ejemplo, la genial relación de viejos camaradas con Garrus (“No hay Shepard sin Vakarian”, dice una línea memorable). Las relaciones amorosas están muy bien llevadas, así como las “casi amorosas”. Este juego incluye también, por fin, la posibilidad de romance homosexual entre hombres, esto ha desatado polémica, por supuesto, pero a mí personalmente me parece muy bien traído, el principal
personaje gay no es para nada estereotípico.


La calidad de los gráficos es por supuesto, impresionante, aunque me he encontrado con algunos problemas con la inestabilidad de la calidad de algunas texturas que estaría bien solucionar con un parche, pero no es algo que afecte demasiado al juego. La música está muy bien traída. A mí me sigue gustando más personalmente la del Mass Effect 1 porque soy amante del sintetizador, pero no se puede negar la calidad de la banda sonora en el 3.


La jugabilidad es mucho mejor que la del 2, para mi gusto. Los árboles de habilidades están más detallados, hay muchas más armas, cada cual con sus méritos y sus defectos, y en vez de no dejarte usar unas u otras en función de la clase, se introduce un sistema de carga que afecta al tiempo de recarga de poderes. Si eres un soldado que resuelve todo con balas, cárgate como un mulo con todo lo que encuentres, si eres un biótico que depende de sus poderes, mejor que viajes ligero, aunque si quieres, y he aquí lo maravilloso, puedes no hacerlo. Es posible modificar las armas con diversos módulos, y aunque no es un sistema
que haya usado mucho (yo me limitaba a alargar los cañones de todo para traer más dolor al mundo), sí que da mucho juego para cambiar las características de las distintas armas.


Hay un modo multijugador que aún no he probado, pero parece divertidillo, y da recursos bélicos para la campaña principal. En él puedes jugar en modo horda de forma colaborativa con otros jugadores, y tienes la posibilidad de usar distintas razas del universo ME. Una adición molona, pero presonalmente preferiría que se hubiesen centrado más en la campaña principal, sobre todo porque como usuario de Xbox tengo que pagar por jugar online.


Ahora lo malo, esta sección estará dividida en dos partes, y la segunda tiene spoilers, muchos spoilers, muchísimos, avisados quedáis.


Lo malo, primera parte. Lo malo, malo, realmente malo de Mass Effect 3 no es el juego en sí, es la actitud con los clientes. Para empezar, la presencia de contenido descargable de pago de día 1. Eso significa que si no tienes la edición de coleccionista o compras el contenido, es decir, te gastas más dinero del que vale el juego inicialmente, tienes el juego incompleto. Esto no es un añadido como otros contenidos descargables, es una parte del juego por la que tienes que pagar un extra, una parte, además, que contiene un personaje PROTEANO (una raza increíblemente importante en el universo ME) que puedes llevar en tu escuadra, y una misión nueva en la que se revelan cosas claves para el universo. Esto es malo, es un precedente horrible el quitar del juego contenido como ese y que haya que pagar más. De forma efectiva lo que hace es subir el precio del juego 10 euros. De hecho, en la versión de PC es posible desbloquear el personaje proteano (pero no la misión) en el disco del juego normal modificando una única línea de código. Muy mal, Bioware, eso no se hace con los clientes.


Otro problema, debido a un bug, la importación de muchas caras desde ME2 no funciona. Esto es bastante importante en un juego que se publicita como “crea tu personaje y vive tu propia historia” y le da muchísima importancia a ese punto. Es también bastante irritante que sea un problema que te encuentras literalmente justo después del menú principal. Esto significa que o en Bioware no probaron adecuadamente algo tan importante, lo cual dice poco de su competencia, o que conocían el problema y pese a ello distribuyeron
el juego así, lo cual es esencialmente un escupitajo en la cara al cliente. Máxime teniendo en cuenta el hecho de que, según las declaraciones de empleados de Bioware, no saben dónde está el bug. Increíble.


Ahora, por último, lo malo, malo, malísimo, lamentable. El final. Gente a la que le importan los spoilers, por favor, no sigan leyendo. Repito, SPOILERS.

Bioware lleva meses, meses y meses diciendo lo cojonudo que iba a ser el Mass Effect 3, los finales tan distintos y geniales que iba a tener, porque no tenían que continuarlo, y cómo el conjunto de los 3 juegos daría un final muy diferente a cada jugador. Hablaba en concreto de 16 finales distintos. Quiero hacer énfasis en esto porque es algo que Bioware anunció, no una paja mental de los fans desquiciados.

Pues bien, cuando llegas al final, después de reunir a los ejércitos, construir un McGuffin proteano que se supone es una superarma que ayudará a destruir a los Segadores, después de asaltar la Ciudadela (ahora orbitando la Tierra) en una misión superépica te encuentras…al Arquitecto de Matrix 3. Sólo que ahora toma la forma de un niño que aparece repetidamente durante el juego (muriendo cual perra al principio, apareciendo en tus sueños después) y que te dice que él es el que creo a los Segadores y quien los controla (¿no eran cada uno “Una Nación”?). Bien, el Niño de las Estrellas te dice que ha estado en la Ciudadela desde siempre (¿para qué cojones hacía falta Soberano, entonces?) y que el destino de toda
civilización avanzada es crear vida artificial que se rebelará contra sus creadores, literalmente “el creado siempre se rebelará contra el creador”(¿No acabo de hacer la paz entre quarianos y geth? Además ¿No acabas de decir que tú creaste a los Segadores? No parecen muy rebeldes). Te dice que los segadores recolectan civilizaciones avanzadas y las preservan en forma de Segador con el fin de evitar que creen vida artificial que, se supone, destruiría toda la vida orgánica porque son así de malos (de lo cual, obviamente, el Niño de las Estrellas no da ninguna evidencia). De esta forma, la vida orgánica se preserva, y nuevas civilizaciones tienen la oportunidad de surgir, florecer y ser horriblemente masacradas y convertidas en
abominaciones orgánico-tecnológicas, precioso.

Después de estos despropósitos, te dice que la presencia del Crisol (el previamente mencionado McGuffin proteano) le ha abierto nuevas opciones, aunque de nuevo no dice por qué, siendo esencialmente Dios, necesita un McGuffin para pensar cosas. Y te da tres opciones. Una, sacrificarte para obtener control de los Segadores (algo que el Hombre Ilusorio intenta hacer durante Mass Effect 3 y que acaba con él estando adoctrinado, al servicio de los Segadores y con su eventual muerte por tu mano) y mandarles que se retiren. Dos, sacrificarte para transformar TODA LA VIDA DE LA GALAXIA (zaca) en una fusión abominable de orgánico y mecánico que, según el niño de los huevos, es la evolución última de la vida. Por un lado eso
mismo quería Saren, el malo del primer juego, y la cosa acabó con su adoctrinación por parte de los Segadores y, finalmente, su muerte por tu mano (¿veis un patrón?). Por último, te ofrece la posibilidad de destruir a los Segadores, la Ciudadela y (por alguna razón) toda la vida sintética de la galaxia. Esta opción es la que yo elegí, puesto que me parecía más razonable y la única forma de convertir Mass Effect en la historia de “cómo los malos tenían razón y el psicópata de Shepard los mató a todos”. Ah, por cierto, en cualquier elección los relés de masa, todos, petan.

Así que este es el maravilloso y épico final con el que a Bioware se le llenaba la boca, en vez de 16 finales, 3, todos convenientemente ofrecidos por un deus ex machina (literalmente) que además invalidan todos tus esfuerzos hasta el momento, todo lo que hayas hecho hasta ahora da igual porque Niño Estelar así lo decreta. Y Shepard le cree, y no pregunta. Estas tres elecciones no sólo son ofrecidas en una secuencia que parece subcontratada a una compañía Koreana de segunda fila en la que nadie conoce el juego, sino que además llevan a secuencias finales totalmente iguales excepto por los colores de las explosiones, y acaban con la Normandía inexplicablemente huyendo de la batalla, cayendo en un planeta selvático y con gente que llevabas en la escuadra y que jurarías acaban de morir al lado tuya en la Tierra saliendo de ella. Ningún sentido. Por último créditos y un abuelo horriblemente doblado por Buzz Aldrin diciéndole a su nieto que esa es la historia de “The Shepard”.

Ah, no, que no es todo, lo siguiente que te sale es un mensaje de texto diciendo “¡eres una leyenda! ¡Compra contendido descargable!”.





FIN DE SPOILERS


Ahora bien, el final, aparte de mal ejecutado, está mal escrito e invalida tres juegos de decisiones que no han valido para nada. Hasta mi novia, sin ser fan o haber jugado otros Mass Effect, dijo que ella pasaba de empezar un juego para que le pusieran esa mierda. Sin embargo cualquier queja sobre esto es recibida con desprecio. Hay muchas opiniones a favor o en contra del final, y muchos argumentos que sugieren que esto no es una tontería de fans frikis, que realmente, dado el nivel de trabajo que se ha puesto en todos los juegos, la única explicación es que el final se hizo en 10 minutos sabiendo que la gente iba a comprar el
juego igual. Como esto es una reseña y ya es bastante larga no voy a ponerme a discutirlos, baste decir que pese a lo genial de Mass Effect 3 el final lo convierte en una experiencia decepcionante, y que no concuerda en absoluto con las promesas que hizo Bioware para convencernos de gastarnos 60 euros (más contenido descargable) en su juego.




Conclusión: Juego hasta los últimos 10 minutos, 9.5 de 10 comparado con el 10/10 de Mass Effect 1.


Juego con los últimos 10 minutos: Aprobado justito, suspenso si has jugado 2 juegos antes de este y esperas un final satisfactorio a la saga, hasta que este problema se solucione no puedo recomendar su compra.

lunes, 19 de marzo de 2012

Voddler

Seguimos con las reseñas de plataformas de streaming. Ante todo, disculpa que me retrasase tanto en la segunda entrega. Como puedes leer aquí, hemos estado de mudanza y me he quedado con poco tiempo libre para dedicarle al blog.
Hoy os hablo sobre la segunda plataforma que he probado: Voddler. Ya te adelanto que, hasta ahora, ha sido mi favorita.




Voddler es un servicio de series, películas y documentales on demand. Llega a tierras españolas tras ser un éxito en su tierra natal:  Escandinavia.
En Voddler no hay tarifa plana, los videos libres, los que no tenemos que alquilar, son gratis. ¿Dónde está el truco? En los tres anuncios que vemos en las películas. Personalmente me parece una gran solución. No tengo que pagar una tarifa plana cada mes y los anuncios no son abusivos. Además, si ya has visto una película, no te los vuelven a poner. 


En cuanto al alquiler, los precios varían entre 1,50 y 5 €. La mayor parte de los títulos están disponibles en versión original subtitulada y en HD. ¡Premio porque esto es justo lo que quería! El precio sube algo más con los documentales, dónde el precio medio es de 2,50€. Nos dan 24 horas para ver la película desde el momento en el que empezamos a verla. ¿Cómo podemos pagar? Tal y como ves en la siguiente imagen.



Tenemos varios puntos a favor en cuanto al visionado: podemos ver las películas off file, en la propia página de la película tenemos una completísima ficha técnica con enlace directo a IMDB y todas las obras se pueden ver sin ningún problema técnico que nos entorpezca. 

El problema de Voddler es el acostumbrado en estas páginas: la falta de novedades. Y me consta que, semana a semana amplían el catálogo pero nos siguen faltando películas de este año. En cuanto a catálogo, otro de los puntos a criticar son las series: se limitan a la temática infantil y también son bastante antiguas. Una pena. 


En cuanto a las plataformas con las que podemos usar Voddler, puede que esta sea una de las plataformas más versátiles del mercado: pc, mac, linux movil, tablets... todo vale. Puedes adquirir la aplicación en la App Store o en Android Market.

A nivel técnico, la única pega que le veo es el reproductor. No va tan bien como me gustaría. Con esto no quiero decir que sea un mal reproductor: puedes avanzar o retroceder sin problemas, puedes cambiar la configuración en cualquier momento y algún que otro detalle más. Pero me temo que es lento, más lento que los reproductores de sus competidores. Ya veremos si se deciden a mejorarlo.

Conclusión:
— como todas, le falta catálogo. El de documentales y películas es pasable pero el de series es claramente lamentable.  Al menos, el contenido que tiene puede ser visto sin ningún tipo de problemas desde cualquier plataforma. 

Nota: 7. Le falta mucho catálogo pero es una buena página. Fácil de usar, adaptada a múltiples plataformas y con una imagen impecable.

Otras plataformas que hemos probado:
youzee


viernes, 16 de marzo de 2012

Noticias 16 de Marzo 2012

CBS renovó 18 series del tirón, así, como unos machotes. Las agraciadas fueron:
2 Broke Girls
The Big Bang Theory
How I Met Your Mother
Mike & Molly
Blue Bloods
Criminal Minds
CSI
The Good Wife
Hawaii Five-0
The Mentalist
NCIS
NCIS: Los Angeles
Person of Interest
48 Hours Mystery
60 Minutes
The Amazing Race
Survivor
Undercover Boss


No me cabe en la cabeza que renovasen esa inmundicia que es 2 broke girls. Creo recordar que TBBT y HIMYM habían renovado por más de una temporada el año pasado, así que no sería exactamente una noticia... y no puedo evitar mi consternación al ver que renuevan CSI y Mentes Criminales, ¿de verdad el público no está hasta las gónadas? En fin, la audiencia manda, supongo. MI enhorabuena a todos los equipos renovados salvo al de 2 broke girls, a quien nunca (nunca digas nunca, que a lo mejor cambian completamente la serie y deja de ser cutrechabacana. Sí, claro...) dirigiré palabras amables o de ánimo.

—A Gillian Anderson (Scully en Expediente X, por si acaso) le habían ofrecido el papel de Lady Grantham en Downton Abbey, ¿os la imagináis?

—HBO cuelga un tráiler de una película que van a sacar próximamente, Hemingway & Gellhorn. ¿Los actores protagonistas? Clive Owen y Nicole Kidman. Zas.
Ahora me resulta imposible ver «Hemingway» y no pensar en el glorioso «Alice, ¿cómo coño estás?» de Medianoche en París. De verdad.

—Martin Scorsese, mi dios de dioses particular del mundo de la dirección, junto con su ya actor habitual Leonardo Di Caprio preparan «The wolf of Wall Street», basada en la vida de Jordan Belfort. Os dejo un enlace al tal Belfort de la wikipedia inglesa. A ver qué se saca el señor Scorsese de la manga.

jueves, 15 de marzo de 2012

Un dios salvaje - Roman Polanski

Me animé a ver esta película por recomendación de diversos amigos. Polanski siempre me da un poco de miedo, y no como se lo puede dar a una menor, Polanski me da el miedo de ser un director consagrado que un día osó perpetrar La novena puerta, que de un libro interesante pasó a película infumable. El caso es que Un dios salvaje parecía dibujarse, entre mis conocidos, como uno de los grandes, grandes estrenos del año pasado; así que finalmente, me decidí a verla. Y he de decir que Un dios salvaje es de lo que más me ha gustado, efectivamente.


Tras una pelea de dos niños en el parque, los padres de ambos se reúnen para hablar civilizadamente sobre lo sucedido. Los padres del agredido, Penelope (Jodie Foster) y Michael Longstreet (John C. Reilly) y los del agresor, Nancy (Kate Winslet) y Alan Cowan (Christopher Waltz) comienzan, pues, a mantener una discusión políticamente correcta en la que solo Penelope Longstreet osa salirse un poco de las reglas establecidas. El caso es que estas pequeñas salidas de tono empiezan a caldear rápidamente los ánimos y entonces... ¡Uy, entonces! La portada de la película capta a la perfección el transcurso de la misma.
 
«Vivimos en Nueva York, no en Kinshasha; con las costumbres de la sociedad occidental así que lo que ocurre en un parque junto al puente de Brooklyn, tiene que ver con los valores occidentales.»


Esta es una película de diálogos. El hecho de que se base en una obra de teatro resulta evidente. Todo transcurre en la misma sala y con los mismos cuatro actores, salvo las breves secuencias, inicial y final, protagonizadas por los niños de marras. En esta sala, el salón de los Longstreet, estos cuatro impresionantes actores (que, en mi opinión, estaban especialmente brillantes durante la grabación) despliegan sus artes. La película ya es interesante en esa charla civilizada que mantienen al principio y que, de forma evidente, destila cierta mordacidad hacia esa actitud estúpida y vacía del buenrollismo llevado a extremos. Tras ello, y ya cuando se empiezan a romper las máscaras, pasamos a una oleada de hostilidad creciente y de cambio de facciones constante en la que nada es lo que parecía al principio y en la que una sola frase hace que el bando cambie y se adapte. Todo en el mismo salón y con los mismos cuatro personajes. Y, eso sí, con el magnífico guión basado en la obra de teatro Le Dieu du carnage de Yasmina Reza; adaptado por la misma Reza y el señor Polanski. Hay películas que son su fotografía, películas que son su dirección o una escena en concreto; Un dios salvaje es su guión, sus afilados diálogos y su firme movimiento psicológico. Una delicia, señores.


El reparto y sus personajes.
Puede parecer un poco injusto, si valoramos el fantástico trabajo de los cuatro protagonistas de Un dios salvaje, decir que la película es su guión. Creo que sí, que es este quien recoge la fuerza de la película, pero Un dios salvaje sería una pálida sombra de lo que es si le restásemos la labor de estos actores, que encarnan a unos personajes complejos y llenos de defectos y les dan vida y volumen en los 80 brevísimos minutos que dura la cinta.
—Penelope Longstreet. El personaje de Jodie Foster es el menos cómodo con la situación de educada y falsa cordialidad entre padres. Incluso bajo la máscara políticamente correcta del principio deja translucir cierta hostilidad disimulada, son sus palabras y su sonrisa torcida las que nos informan de su disconformidad. Foster luce una actuación desquiciada y furiosa llena de sentimiento y, bueno, y ganas de sangre. Mi favorita. Más que merecida su nominación a Mejor actriz de comedia en los Globos de Oro.
—Michael Longstreet. Es el personaje más maleable. Intenta ser pacificador con todos, siendo algo más duro con quien más confianza tiene. Es el personaje que más despreciable me parece. Me repugna y me interesa a partes iguales. ¿Reilly? Absolutamente perfecto.

—Nancy Cowan se toma abiertamente mal los jocoshostiles comentarios de Penelope. Responde, se enfada y acaba con ganas de sangre también. Kate Winslet no suele convencerme mucho como actriz, pero en esta ocasión se marca una actuación lucida y convincente a la vez. También fue nominada a Globo de Oro a la Mejor actriz de comedia por esta película.
—Con Alan Cowan —tal vez debiera decir, mejor, con Christopher Waltz— hablamos de palabras mayores. Os sonará a todos de ese Oscar por su malignísimo nazi de Malditos Bastardos. Admito que, hasta entonces, para mí era un absoluto desconocido; pero anoté rápidamente su nombre. Y qué acierto. Esta vez, todo sea dicho, también es una particularidad del guión; y es que al igual que en la película de Tarantino, en Un dios salvaje, el personaje de Waltz se lleva las mejores frases y los mejores momentos. En cualquier caso, el hecho de que siga resultando gracioso el sonido de su móvil una y otra y otra vez interrumpiendo cualquier posibilidad comunicativa, es mérito del arrollador carisma del actor.


Por lo demás, como ya he dicho, la película se graba casi entera en el mismo salón, así que la forma de dinamizar la película, de conducir al espectador por su trama, cae enteramente sobre el guión y sus diálogos. La película es rápida e impetuosa gracias a unas réplicas afiladas que se intercambian sin piedad durante unos 75 minutos. El tono del humor empieza siendo bastante blanco, casi amable (Penelope aparte), pero acaba cayendo en un negro bastante profundo en el que el director parece sentirse más a gusto y encuentra más formas de explayarse.



El doblaje de la Winslet borracha no me gusta nada, pero bueno... ahí queda el tráiler en castellano.


Nota: 8. Solo su reparto y su sentido del humor son razones más que suficiente para ver esta película, que a su manera bebe más del teatro que del cine al que estamos acostumbrado. Es fresca, es malévola... ¡y divertidísima!

HBO cancela Luck porque...

Reconozco que Luck es una de esas series que abandonamos vilmente. La temática no nos resultaba especialmente interesante ni a Laulau ni a mí. El ritmo tampoco ayudaba, todo sea dicho. Hay que decir que la serie estaba muy bien hecha: la fotografía, las carreras, las actuaciones y todos los aspectos artísticos de la misma. Era uno de los proyectos serios de la HBO y en su forma de hacerse se notaba.


Luck se cancela porque ya se han muerto tres caballos y ni Milch ni Mann ni la HBO quisieron seguir con la serie que, aseguran, se graba con todas las medidas de seguridad posibles; unos protocolos, de hecho, «más estrictos que los de las verdaderas carreras de caballos». La serie ya estaba renovada, pero aún así la cadena ha tomado esa decisión.

PETA, aunque se alegra de esta decisión, ha exigido la investigación de las muertes de los caballos para poder presentar los cargos oportunos.

Lo siento por los fans de la serie. Y por Milch y la cadena, que se ve que tenían fe y ganas de seguir con la serie.


Aquí la publicación al respecto en PETA. Que no es que me parezca una información especialmente fiable, pero bueno. A ver en qué queda todo.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Camino - Javier Fesser

Camino, una niña de once años miembro de una familia perteneciente al Opus Dei, muere en el hospital víctima de un cáncer. Poco a poco, volviendo meses atrás, descubrimos la historia de los últimos meses de Camino.




Camino es, sin duda, lo mejor que he visto de nuestro cine. Es preciosa, original, triste y sobre todo, está bien hecha.

Los personajes:
— Camino (Nerea Camacho): una niña completamente normal. Estudiosa, obediente y muy devota, cierto. Pero también con esa pequeña vena de rebeldía que la lleva a querer hacer teatro, tener pequeños secretos con su padre y a empezar a interesarse por los chicos. Una niña llena de vida y alegría.
— José María (Mariano Venancio): padre de Camino. Un hombre creyente, que quiere para su hija menor una vida diferente a la que ha escogido su hermana, numeraria del Opus. Esto le lleva a ser algo más laxo con Camino de lo que lo es su mujer.
— Gloria (Carme Elías): mujer de fe inquebrantable, intenta llevar a Camino por la senda que considera más adecuada, la marcada por el Opus Dei. Esto la lleva a ser, en ocasiones, demasiado dura con la niña. La verdad es que se trata de la «mala de la película». Por suerte, cerca del final, a través de las confesiones, empezamos a ver a una mujer humana, con dudas, arrepentimientos y sobre todo, a una madre destrozada por la futura muerte de su hija.
— Teté (Manuela Vellés): hermana mayor de Camino, con dieciocho años ingresa como numeraria del Opus. Una vez al mes, visita a su tía acompañada de otra numeraria del Opus. A pesar de las restricciones de su condición, se considera inmensamente feliz.

Un último punto que quería destacar de los personajes son los niños. Me parece todos fantásticos: Jesús, el niño del que se enamora Camino; Begoña, su mejor amiga y, sobre todo, la niña choni. Esa pequeña futura malota que apunta maneras a dependienta de Bershka, mascando chicle y más atenta al móvil que a las estampitas de la virgen.



Los actores:
— la verdad es que estoy muy impresionada por los actores de esta película. Me esperaba mucho menos viendo la media nacional, las cosas como son. Por suerte parece que tenemos una buena cantera esperando a que les den un hueco más allá de comedias familiares y los continuos relevos de Al salir de clase. Los chicos se lo merecen. En cuanto a los adultos, Manuela Vellés me parece fantástica. Sus caras de felicidad tras besar un poster de la Virgen, su aire confuso y avergonzado cuando alguien de la Orden la corrige... desde luego, borda el papel.


El guión:
— uf, el guión tiene mucha miga por comentar, tendré que medirme un poco para no aburrirte.
Para empezar, el gran acierto de este guión es mezclar realidad con ficción. La realidad de Camino, ese duro día a día marcado por sufrimiento y el dolor de su enfermedad, y el mundo de fantasía al que huye, un mundo lleno de luz, color, bailes, cuentos y teatro. Se agradecen estos pequeños momentos de alegría dentro de los triste que es toda la película.
La forma de mostrar el estilo de vida de los numerarios del Opus, las reuniones de las mujeres y la presión sobre cualquier voz discordante están en segundo plano. Muestra el día a día de las numerarias tal y como sabemos que es, vemos los intercambios de dinero y favores, la obsesión por conseguir una santa perteneciente a la obra... no es exagerada, ni miente, ni se centra en este tema. Es una parte de la vida de Camino, como lo es el colegio, el teatro o la vida en familia.

El vestuario:
— dentro de su sencillez, todo un acierto. Claro, podría decir que el vestuario en los sueños de Camino es mucho mejor pero sería mentira. No es mejor, sólo diferente. Más luminoso, más elaborado pero mejor, no, no lo es.

El maquillaje:
— otro punto a favor de la película porque está muy cuidado. Los rostros lavados de las numerarias, la naturalidad en los hombres y los niños, y el declive físico de Camino... bien hecho.

La dirección:
— está muy bien. Mezcla un estilo de dirección completamente comercial para las escenas diarias, con una experimental y mucho más original para las fantásticas. La verdad, es una gozada ver ambos estilos en una película, desarrollados y mezclados con tanto acierto.



La música:
— llena de grandes elecciones, llena de grupos nacionales, música clásica... ¿Mi única queja? Las canciones en inglés deberían estar subtituladas, sobre todo porque cuadran a la perfección con los hechos de cada momento y eso es algo que se pierde.

Curiosidades:
— esta película tiene una nota de 7,3 en filmaffinity. La tiene a pesar de la cantidad de unos y doses que le han dado parte de las críticas, la mayoría de ellas de personas creyentes.
— La familia de Alexia, la niña en la que está basada la historia, pidió al director que omitiese toda referencia a ella. El director no lo hizo.
— Entre otras obras, Javier Fesser también ha dirigido Mortadelo y Filemón.

Premios:
— Ganadora del Goya a: Mejor Película, Mejor Director (Javier Fesser), Mejor Actriz Protagonista (Carme Elías), Mejor Actor de Reparto (Jordi Dauder), Mejor Actriz Revelación (Nerea Camacho) y Mejor Guión Original (Javier Fesser).

Nota: 7,5. Prepara pañuelos de papel para disfrutar de esta gran película. Te dejo el trailer:

martes, 13 de marzo de 2012

Mass Effect 2

El Mass Effect, el primero, es quizá el juego que más me ha interesado. Me embriagó su historia, me sentí cautivado por su mundo y me interesé por sus tramas secundarias. Me encantó su sistema de juego, las subidas de nivel, los objetos y las posibilidades conversacionales. Cuando salió el 2, la verdad es que oí un poco de todo. La presencia de EA me escamaba, su forma de hacer las cosas me repugna un poquillo, el hecho de que dijeron que era menos rolero me echó un poco para atrás... y al final, la verdad, es que lo postergué muchísimo y no me hice con él.

El caso es que un compañero me habló del juego y me lo pintó bien, me interesó por él; el tercero (final de la serie) estaba muy próximo (acaba de salir hace unos días) y finalmente, un compañero de trabajo de Laulau, me lo prestó. ¿Cómo resistirse? Hay que decir que, si lo encuentro a buen precio, me haré con él. El juego me ha gustado. Es un hecho. ¿Tiene fallos? Por supuesto. ¿Es peor que el uno? Lo es. No es discutible.


Pero la pregunta no debería hacerse de forma tan comparativa, sobre todo teniendo en cuento el grado de perfeccionamiento que lució la primera entrega. La pregunta debería ser ¿cómo de bueno es el juego? Y he de decir, en respuesta a esta pregunta, que Mass Effect 2 es un muy buen juego. La trama, aunque más sencilla que en el juego original, es interesante, se desarrolla a buen ritmo e introduce bien al jugador en su desarrollo.


El argumento.
Tened en cuenta que puede variar según las decisiones que el jugador haya tomado durante el primer juego, yo solo he jugado la continuación de mi partida de Mass Effect. Shepard ha triunfado contra Saren y el Soberano pero el mundo ha cambiado dependiendo de las decisiones que el jugador haya tomado. Un día, mientras explora la galaxia en busca de información sobre los recolectores, una nave enorme, desconocida, aparece de repente y con un repentino ataque manda la Normandía al cielo de las naves de batalla. Muchos de los tripulantes huyen en cápsulas de salvamento, Shepard se queda hasta el último momento y entonces...

Y aquí empieza el juego. Cerberus, una asociación prohumana extremista consigue hacerse con los restos del Espectro y comandante de la Normandía y volver a traerlo a la vida. Si alguien puede hacer frente a los recolectores, al fin y al cabo, ¿es Shepard, no? ¡A la carga, señores!

La nueva Normandía, esta vez con las comodidades de una nave civil.

El estilo de juego.
Si Mass Effect era un juego de rol con componente shooter, Mass Effect 2 ya está absolutamente a caballo entre ambos géneros. Los tiros tienen una importancia mucho mayor, y no solo eso, sino que el combate es mucho más intuitivo, los controles reaccionan mejor y la acción es más rápida. Su parte de tiroteo ha sido mejorada a costa de cargarse la parte más táctica del combate, la parte de usar adecuadamente los poderes bióticos, de levantar barreras y de sobrecargar gente. En ME2 es una opción, es verdad, pero no tiene la misma utilidad que en el primero. Ni siquiera la misma variedad de poderes. Supongo que en los niveles más altos de dificultad el jugador requerirá usar las distintas habilidades, pero en el nivel Normal, la variedad de poderes de munición es más que suficiente para hacer frente a cualquier problema.

¿Ha disminuido el componente rolero? Cielos, sí. Las subidas de nivel, ahora, son increíblemente sencillas. Hay más o menos la mitad de habilidades y muchas menos variaciones entre personajes. Ahora, más que personajes, hay roles de personajes; y cada uno, a mayores, tiene una habilidad especial. La sensación al subir niveles es algo pobre, es un hecho. No me parece un gran bache para el juego, pero sí una pequeña mácula.

El tratamiento de la historia se ha vuelto mucho más directo. Es como «esto va de lo que va». No se indaga de la misma manera en las distintas culturas, es todo un poco más arcade. Uno llega y arrampla. Lo que se nos cuenta de las tramas tangenciales carece, prácticamente, de todo detalle.

El carisma hecho turiano.

Los personajes.
Mis favorito fue Thane Krios. Los drell me gustaron bastante conceptualmente. Quizá no la forma en que han aparecido, algo repentinamente, siendo un puñado en toda la galaxia y demás. Pero la frialdad de Thane, su forma de entender el asesinato, el solipsismo... fue el único personaje con el que iba a hablar porque me gustaba la historia que me contaba. Mordin, Garrus, Tali y Grunt también me gustaban, aunque de forma algo más normal. Aunque Mordin con la canción que se marca merece una pequeña mención especial. El resto de personajes, lo admito, me caen gordos. Especialmente Jacob, Jack y Miranda. Samara no me caía mal, pero es que su vestuario y sus tacones... no sé, ¿la gran asesina asari lleva esa ropa de putón esquinero? Espero que no tenga que perseguir mucho a sus víctimas... Sé que, al menos, hay uno más (y creo que podrían añadirse otros dos), uno descargable (no tengo la consola conectada), otro sustituible por uno de los que dije y otro que solo tenía que ir a una habitación de la nave y añadirlo... pero, lo admito, se me olvidó hacerlo.

Sencillamente adorable.

El armamento.
Eché de menos variedad en las armas. Fundamentalmente hay 3 armas de cada tipo (pero solo podemos tener la tercera de uno de ellos para nosotros, aunque para Grunt podemos conseguir la tercera escopeta si hacemos caso de su recomendación para Investigaciones Tecnológicas). A estas armas, que son muy pocas, podemos añadir modificadores en forma de las mencionadas investigaciones, que está bien, no quiero llamar a nadie a engaño, pero no es tan interesante como el increíble abanico de armas y municiones del primero.


Minijuegos.
Derivación y pirateo. La derivación de puertas se hace con un minijuego de emparejamiento de iguales. Hay una serie de simbolitos y tenemos que unirlos con sus iguales. Cuando todos están unidos, la puerta se abre, o el sistema cede. El pirateo de sistemas se basa en la selección de unas secuencias determinadas en una especie de marea de código. Al principio, este último, puede resultar un poco hostil, pero en cuanto se han resuelto un par de ellos y nos hemos acostumbrado a las pequeñas diferencias entre secuencias, es muy muy fácil reconocer unas de otras.

¿Cómo que la misión de Liara es de 'Contenido descargable'? Maldita sea vuestra vil progenie, ejecutivos de EA.


Nota: 8,5. Por jugabilidad y diversión. Le faltan muchas cosas para llegar al 10 que considero que es el primero, pero sigue siendo una gran opción para pasar unas cuantas horas pegado a la pantalla empuñando mando de la 360. ¡No dejes que los recolectores se salgan con la suya!

Entradas relacionadas:
Mass effect.
Redención.
Revelación.
Mass Efect 3.