Google+

miércoles, 30 de abril de 2008

Albos 3, pt.8

Nërud y Seda pasean tranquilamente por las calles, sin llamar la atención. El mago camina concentrado, intentando localizar la mente de Albos, con cuidado, para que nadie note qué está haciendo.

- Por aquí - señala al cabo de un rato.

Mantienen su ritmo tranquilo. No hay prisa, atraer atención es lo peor que podrían hacer; así pues, se toman su tiempo. Pronto se acercan al castillo.

- Sigue aquí - murmura Nërud.

- Al menos está vivo - aporta Seda.

- Y libre - prosigue el mago - su mente se mueve. De hecho... está viniendo hacia aquí.

- ¿Qué? ¿Cómo...?

- No lo sé, tal vez sea una trampa. Atento a lo que pase.

Seda no dice nada, permanece tranquilo, las manos cerca del cuerpo, preparadas para desenvainar en cuanto sea necesario. Nërud, expectante y con los ojos cerrados, calibrando la proximidad de Albos. Está muy cerca.

Se escucha la voz de Albos, hablando con el alguien. Es eirense.

- Pensé que no ibas a venir - comenta Albos con amabilidad.

- ¿Y dejar atrás al gran piromante? No, no es mi estilo dejar atrás a la gente útil.

Albos se ríe, en tono jovial.

- ¿Te has decidido? - prosigue la voz eirense.

Siguen transcurriendo los segundos, hasta que se encuentran. Albos los mira, extrañado: dos personas quietas a la salida del castillo, mirándolo. Mira un instante a Rin.

- ¿Pensabas obligarme a ir por las buenas o por las malas? - pregunta confundido - ¿Es ese tu estilo?

- No - dice lacónicamente.


Nërud hace un gesto rápido, Seda desenvaina casi al instante y apoya un cuchillo en el cuello de Rin.

- Calladito, por favor - susurra Nërud. Girándose a Albos prosigue -,hemos venido a sacarte de aquí.

- ¿Qué coño..?

- Soy Nërud, Albos, tranquilo; tu apresamiento ha concluido.

- Soy libre Nërud. He tomado mis propias decisiones.

- ¿Qué quieres decir?

- Que lamento vuestr viaje, que no esperaba rescate de ningún tipo, y que no voy a volver.

- ¡Somos tu gente!

- Eres mi gente. No sé quienes son los demás, Roma no me dice nada.

- No podemos esperar más - dice Nërud con impaciencia.

Rin permanece en silencio, con gesto hastiado.

- He decidido quedarme. Siento que hayáis venido hasta aquí en vano. Lo siento mucho - Albos los mira con cierta tristeza y después mira a Rin - ¿podrías permitir que saliesen de la ciudad sin problemas?

- ¿Has decidido ya?

- Sí, y podrías confirmar mi decisión.

- Son libres de irse - dice con calma, todavía con el arma al cuello.

martes, 29 de abril de 2008

Neil Gaiman - American Gods, reseña

American Gods, del inglés Neil Gaiman, nos transporta a unos Estados Unidos habitados por toda clase de entidades mitológicas como dioses (una larga lista), personificaciones (tanto las nuevas deidades, como las que no son exactamente deidades, como el humanoide con cabeza de búfalo que decora la cubierta española) y djinns.

En el libro se relata la historia de Sombra, un preso a punto de dejar la cárcel para volver a los brazos de su amada esposa y reencontrarse con Robbie Burton y su mujer, su mejor amigo y la mejor amiga de su esposa. Dos días antes de la fecha prevista para su liberación, es puesto en libertad para que pueda asistir al funeral de su esposa, hallada muerta esa misma mañana.

En el avión que lo lleva a casa, un tipo extraño, que es imposible que supiese que Sombra cogería ese avión, ya que ni él mismo lo sabe, le ofrece un trabajo. Ese hombre se hace llamar Wednesday (Miércoles), que viene de Wotan (Odín), según explican antes del inicio de la historia y le ofrece unirse a su bando en los hechos que se avecinan.

La historia es bastante directa: un conflicto entre dioses, entre los viejos dioses y los nuevos. Aquellos dioses de la guerra, el amor, el mal y otros conceptos; y los nuevos dioses, todos mucho más “tangibles”, como Internet, Medios de Comunicación, etc.

El ritmo de la novela es bastante ameno, rápido sin resultar acelerado. El lenguaje sencillo, a menudo directo y, a veces, bruto. Los personajes: manipuladores, crueles, tristes; la atmósfera oscura, inquietante, el argumento cruel; los diálogos representativos, a veces exquisitos, como algunas conversaciones de Wednesday… nada lejos de lo acostumbrado en el autor.

Intercalándose con la historia principal (el escritor suele recurrir a una multitrama a menudo) aparecen pequeños pasajes, como el del djinn, o uno sobre unos gemelos vendidos como esclavos. Las historias son poco más que relatos cortos que muestran entidades o poderes más allá de los involucrados en la trama principal y varios de ellos podrían leerse de forma totalmente independiente.

La edición española es cara y, aparentemente, bien presentada. No obstante, la traducción a veces resulta un tanto inconsistente y parece que a nadie se le dio por releer el libro antes de lanzarse a publicarlo por la ausencia de varias haches en la construcción de tiempos compuestos, innumerables “S” en lugar de “D” y alguna que otra tontería. No es que sea insoportable, ni mucho menos, pero con lo que vale el libro bien podían esmerarse en los detalles.

Una obra de lectura cómoda y argumento interesante y ameno, donde los personajes de la trama principal, por corta que haya sido su aparición, vuelven a aparecer con el transcurrir de las páginas.

A pesar de que la novela me gustó, reconozco que me ha sorprendido que haya ganado el Stocker y el Hugo… si bien no me parece exactamente una historia de ciencia ficción (que yo sepa es a quienes se les da el Hugo), tampoco lo describiría como historia de terror exactamente: fantasía sí, oscura también… pero ciencia ficción o terror… no exactamente.


Hace tiempo puse un link para leer la versión original del libro gratuita y legalmente. Aquí el comentario acerca del libro, aunque yo viví la estafa a manos de Norma Editorial.

lunes, 28 de abril de 2008

Albos 3, pt.7

- ¿Partimos? - pregunta Seda.

- Parece tan buen momento como cualquier otro.

- Hoy es el día, señor Nërud. ¿Se ha despedido de su familia?

Asiente.

- ¿Qué les ha dicho?

- Que volvería pronto.

- ¿No les ha dicho qué se proponía hacer?

Nërud lo mira con seriedad.

- No - contesta secamente -, no quiero que se preocupen.

- ¿Y si...?

- No vamos a morir allí - interrumpe -, por si estabas planteando esa posibilidad. Tan pronto lo encontremos, o nos veamos en peligro, nos iremos.

Seda asiente.

- Si durante el viaje sucede cualquier imprevisto, serás mi esclavo y me dejarás hablar a mí.

- No habrá problema.

- Partamos pues.


El camino se desarrolla sin problemas, salvo la inquietud de ser conscientes de estar introduciéndose en la boca del lobo.


- Impresionante - murmura Seda al llegar a Eirenar -, es inmensa...

Nërud sonríe.

- No resultaron ser los bárbaros que todos tenemos en mente.

- Así nos lo inculcan.

- Es más fácil odiar animales que personas. Es más fácil odiar a una tribu de bárbaros que a un pueblo civilizado.

Nërud sonríe, en silencio. La entrada de la ciudad está cerca.

- Buenos días - dice en eirense.

- Buenos días - responde uno de los guardias - ¿qué os trae a la capital?

- Busco materiales para mis conjuros, y vengo a probar suerte - dice sonriendo.

- ¿Cuántos días esperáis estar?

- Dos o tres días.

- ¿Nombre?

- Unerr Tarr.

- Tengan una buena estancia - dice mientras escribe una serie de anotaciones en un papel.

domingo, 27 de abril de 2008

Albos 3, pt.6

Rin asiente.

- Siempre tengo un plan - deja una pequeña pausa, sonriente, sabiéndose dueño de la situación -: una pequeña ciudad anexa, dirigida por mí, y en la que solo haya gente como yo... o como tú.

- Gente como nosotros, ¿qué quieres decir con eso?.

- Gente capaz de desequilibrar la balanza, elegidos de los dioses.

- ¿Tanto crees que somos?

- Claro - sonríe - sé de qué eres capaz, vi lo que hiciste en el castillo y tengo noticias anteriores de ti.

- ¿Y por qué querrías a alguien como yo en tu ciudad utópica? ¿Qué desempeño entre lo mejor de tu gente?

- Porque eres como ellos, como yo. No eres uno más. No has nacido para morir entre anónimos de un batallón, no has nacido para ser un número en la guerra, sino para ser un líder, para encabezar grupos, para que los anónimos mueran en tu nombre, portando tu bandera, expandiendo tu imperio y tu gloria.

- Tu bandera y tu gloria, quieres decir - sonríe Albos sarcásticamente.

- Nuestra bandera. Seremos una ciudad minúscula, dentro de la misma Eirenar, un pueblo compuesto por los mejores, los más aptos.

- Una aristocracia en toda regla.

- ¿Qué me dices?

- Que no puedo traicionar a Goldar - sonríe Albos - mis manos dependen de ello.

- Tus manos dependen de mí o de Laden. Somos los dos curadores mágicos de la ciudad. Y Laden no discutirá una de mis órdenes.

Albos recorre el lugar con la mirada, incómodo.

- Estoy bien así, tal y como estoy ahora.

- La sed te devorará de aquí a un tiempo y entonces tú mendigarás un encuentro como este.

Sus ojos se cruzan. Albos desvía la mirada unos instantes después.

- Estoy tan seguro de esto que te acabo de decir, que te doy una semana para planteártelo. En ese momento, consideraré tu voluntad como inamovible. Un cambio de opinión posterior... será tardío. Piénsalo bien, Albos, piénsalo bien.

- ¿Volvemos? - pregunta Albos dando por zanjado el tema.

sábado, 26 de abril de 2008

Albos 3, pt.5

- ¿A qué te dedicas? - pregunta Albos. Está a un par de millas de la ciudad, sentado con Rin sobre la hierba. Es media tarde, el Sol hace ligeramente soportable las bajas temperaturas.

- Curo y muto - contesta Rin con una pequeña sonrisa.

- ¿Un curador? - se sorprende Albos.

- No confiáis, parece, en las capacidades de un curador para defenderse. Los hilos que permiten regenerar un par de manos son los mismos que los que permiten que se pudran. Sólo hay que saber hacerlo. Y yo sé.

- ¿Mucha gente es capaz de hacer lo que tú?

- Aquí casi todo el mundo sabe hacer alguna cosilla, no "lo mismo" que yo. Soy la cumbre de mi pueblo en mi especialidad.

- Me encanta tu modestia.

Rin sonríe alegremente.

- No es carencia de modestia reconocer la propia virtud.

Albos asiente con sonrisa irónica.

- Supongo que no - acepta.

- ¿Te sientes a gusto en este lugar? ¿Alejado de los tuyos? ¿De tu hogar? ¿de tus pertenencias? ¿De tu antigua vida?

- No tenía vida allí - dice Albos secamente -, era un paria.

- Según tengo entendido fuiste tú quien se labró a pulso su patético escalón social. Nadie te mandó hacer lo que hiciste.

- Empecé por ambición - confiesa -, luego ya era tarde para parar. Ya estaba en aquel escalón maldito. Mi reputación sólo podía estancarse o ir a peor, y ya que mantenerla estancada no me reportaría ningún tipo de beneficio decidí aumentar mi poder a costa de ella.

- Es una decisión como cualquier otra - acepta Rin.

- Fue mi decisión. Ahora tengo una nueva oportunidad, y creo que ya soy suficientemente poderoso, creo que la aprovecharé.

- ¿Vas a volverte un buen tipo? - pregunta Rin con una sonrisa

Albos sonríe y se recuesta. Su cabello cae lacio sobre la hierba, el Sol baña su rostro. Toma aire.

- ¿Por qué no envejeces? Eres un mago de fuego, deberías hacerlo.

- No lo sé - dice Albos -, regalo de mi maestro, tal vez, ¿unión al mana? No tengo la menor idea...

- Una vez que se inicia una escalada de poder... no se puede volver atrás.

- Qué cambio de conversación - ríe Albos.

- Me preocupo por los pasos que puedas dar de ahora en adelante. Me atañen. Nos atañen a todos. Un elemental de fuego en un sitio adecuado podría ser una catástrofe. Comprenderás mi preocupación.

- Caería muerto segundos después - comenta Albos con tranquilidad - y valoro demasiado mi vida.

- ¿Qué opinas de Goldar? - pregunta Rin tras unos segundos de silencio.

- ¿Del tipo que me torturó cuando estaba dispuesto a confesar? ¿que ordenó cortar mis manos tras obtener la información que me pedía?

- Del tipo que, al fin y al cabo, te ha dado una nueva oportunidad de volver a empezar, a cambio de unos días sin disponer de manos. Ese mismo. Sí.

Albos se incorpora. Mira a Rin con seriedad.

- Opino que sus métodos podían ser mejores.

- ¿Le traicionarías?

- ¿Qué clase de pregunta es esa?

- Mi clase de preguntas - sonríe Rin.

- ¿Le traicionarías tú?

- Contando con los apoyos adecuados sí. No es un mal líder, pero, como bien dices, no tiene los mejores métodos. Un día nos traerá problemas. He vivido mucho tiempo, como tú. Y lo sé perfectamente. No quiero que nuestra ciudad desaparezca. Le debo mucho, le debo todo. Soy tan parte de la ciudad como ella de mí. Y Goldar la echará a perder tan pronto decida atacar Nova Roma directamente.

- ¿Por qué me cuentas esto?

- Porque nadie confiaría en ti por encima de mí - sonríe -. La sinceridad siempre por delante.

- ¿Tienes algún plan?

- Sabía que tu instinto te incitaría a interesarte. La calma no es suficiente para el que siente la Sed - la anteriormente amistosa sonrisa de Rin se transforma en una mueca cruel. Sus ojos brillan.

viernes, 25 de abril de 2008

Albos 3, pt.4

- Hola, Seda. ¿Cómo le va?

- Bien, señor Nërud. Espero que a usted también.

Nërud sonríe ligeramente.

- Claro, de nuevo en casa.

- ¿Y qué le lleva a pasear a estas horas? ¿No debería estar tranquilamente en casa, descansando, tras todo lo sucedido?

- Culpabilidad, Seda, culpabilidad.

Seda baja la vista.

- ¿Piensa hacer algo al respecto?

Nërud sonríe.

- Tal vez... tal vez vaya a buscarlo.

- ¿Cómo? - pregunta Seda sobresaltado - Es un suicidio, y lo sabe. Ha tenido problemas para abandonar el lugar dejándolo atrás, imagínese teniendo que salir ambos.

- Necesito brazos rápidos que velen por mí mientras conjuro, nada más.

Seda traga saliva, incómodo.

- ¿Intenta decirme algo?

- Eres un buen luchador, sería un honor contar contigo.

- Valoro mi vida más que usted, creo.

- No quiero pasar el resto de mis días pensando que dejé morir a alguien que se quedó allí voluntariamente para que pudiese salvarme - dice Nërud en tono malhumorado - no tendría que haber sucedido así.

- Tu misión era dejarlo atrás - replica Seda.

- Sí, pero no a costa de que me salvase la vida. Me siento... en deuda.

Seda se muerde el labio inferior y resopla.

- La maldición del honor.

Nërud asiente.

- No me gusta Albos - prosigue Seda - odio su actitud arrogante, odio que se crea tan claramente superior a los demás, su manía con denotar su violencia y su poder... pero no dejaré que usted vaya solo. Es una pieza clave en la ciudad y... supongo que los míos y yo le debemos la vida.

Mërud sonríe.

- Me alegro de contar con su espada, Seda.

- Me alegro de poder ayudarle, señor Nërud. Pero no dejaré que muramos por él. Si nos mete en problemas, le dejaré atrás. Es una deuda con usted, él no significa nada.

- Lo comprendo - asiente Nërud -, tranquilo, Seda. Trato hecho.

- ¿Cuándo querría partir? Tendría que pedir días al Emperador para ausentarme.

- Querría partir cuanto antes.

- Mañana le diré cuándo podría ser.

Nërud asiente. Se dan la mano y se despiden. Nërud vuelve a su casa. Seda es un hombre predecible, rutinario y siempre pasea recién salido el Sol, es un hombre de honor. Mientras Nërud camina, de vuelta, se siente mal por haberlo engatusado, pero necesitaba su destreza con las armas. Ahora se siente un poco peor, pero confía en estar buscando el bien mayor, a la larga. Se quita las sandalias, suspira y se acerca a la habitación. Helena duerme. La contempla desde el quicio de la puerta.

jueves, 24 de abril de 2008

10 canciones "10" de grupos que no acaban de gustarme...

Estas son una serie de piezas de grupos o intérpretes que aunque no me llaman especialmente, considero que hicieron alguna pieza que goza de todos mis respetos. Antes ustedes, la galería de algunas de mis canciones favoritas.




American Pie, de Don McLean, cuando me da la venada escucho esta canción veces y veces seguidas. Me encanta: el ritmo; la letra, confusa e incoherente; la voz.



El artista estadounidense sí me gusta, pero esta canción, para mí, está muy por encima del espíritu del que suele impregnar sus canciones. El sonido de su grupo no me desagrada, sus letras patrióticas me son indiferentes, el arte no entiende de patriotismo.



Odio Oasis. Odio a los Gallagher. En general no me gustan demasiado los ingleses, pero estos tipos se llevan la palma: me dan asco. Pero esta canción me parece grandiosa. Empecemos una revolución desde nuestras camas.



A partir del Ride The Lightning no los soporto. En tooodos los años que han pasado desde entonces sólo me gusta esta canción y un par más. Perfecta.



Manic Street Preachers y una canción que marcó mis 90. Enorme.



Magistral.



Esta canción, por clásica, y por el video en sí. Siempre me impresionó.



Me parece que una canción tan buena, provocó que las demás no tuviesen la repercusión que merecían. Hoy por hoy esta canción me parece de lo mejor que se pudo hacer en su momento. Sublime. Conozco docenas de detractores, también conozco docenas de estúpidos. En ningún momento he dicho que coincidan, pero lo estáis dando por sentado.



Podría citar Layla o Tears in heaven, pero escogí esta. Adoro a Clapton, me parece un gran intérprete, pero su música nunca acaba de llegarme. Esta canción sí. Me parece perfecta en su simpleza, en su tono tranquilo y cálido.



No me gusta nada los Guns 'n roses, gran parte de su música me repugna, otra gran parte me deja indiferente, sólo tres canciones se salvan. Esta me parece increíble.


Habría otras muchas canciones que podría citar. Pero son una buena lista de grandes canciones de grupos que no acaban de llamarme. Quería meterlas en algún post, y dado que me negaba a abrir un post por cada canción, las apelotono en el mismo, así no me llevan más días.

Sentid la música.

Can the music save your immortal soul? [Don McLean]

miércoles, 23 de abril de 2008

Mago Albino [Roma, pt.5]

Nova Roma, que gran parte de su ciudadanía denominaba Roma a secas, creció hasta extremos impensables. Sus millares de personas deambulaban constantemente por sus anchas y adoquinadas calles, su ejército se convirtió en el pilar de su región. Nadie de los que vivía entonces sabía nada de la vieja Roma, de Césares y griegos, de árabes ni de bárbaros; pero conocían su actual estado, su ciudad, su mundo, sus emperadores y sus enemigos. Bastaba.

La época de Adriano se recordaría como un gran periodo: no había sido un mal líder. Engalanó a Roma con las lustrosas ropas con las que se vestiría de ahí en adelante: una ciudad batalladora, devoradora de culturas, que también sabía cuando no había que plantear un combate, cuando había que rendirse, cuando había que huir o negociar; se les daban bien esas cosas.


La magia se descubrió por accidente, un pueblo que la usaba para potenciar sus capacidades físicas en combate. No eran un pueblo guerrillero, pero todos necesitan defenderse dado el caso. Hasta entonces no habían tenido noticia de esa habilidad para modificar las leyes de lo que en Roma se consideraba lógica.

El contacto con este pueblo dio sus frutos: pronto nació el primer romano capaz de hacer magia: sus rasgos no eran completamente humanos, sino que se aparecían entremezclados con los de su madre, que no lo era. Era un hombre casi sin vello

En aquel momento se veía con recelo, la magia, aunque se sabía de su existencia, daba miedo. El típico temor a lo desconocido, el miedo nacido de la envidia... no fue una vida feliz la del primer mago romano.

Aunque siempre se mantuvo como algo muy extraño e inusual, la magia se fue normalizando. No fue un proceso demasiado largo, pronto se contaron entre los romanos algunas personas capaces de saltarse las normas que les eran impuestas a los demás por causas físicas. Esta gente era mal vista a priori, salvo si desempeñaban un gran papel en favor de todos, que no era lo común.

Según se cuenta, uno de los primeros magos nacidos era un mago albino. Un romano maldito por los dioses, que en la época de Adriano había que denominar "los Nuevos Dioses", que se preocupó de llevar su magia en secreto hasta que no se le pudiera hacer frente sin suponer un grave riesgo. Fue en ese momento cuando comenzó su escalada social. Aquellos que parecían denotar una gran aptitud mágica eran asesinados, supuestamente por él, y se le empezó a llamar Asesino de Magos, aunque no se tenían verdaderas pruebas al respecto.

Han pasado siglos desde entonces. Hoy también hay un mago albino y también es llamado Asesino de Magos. No hay pruebas, no hay nada, no las hubo antes. Pero la gente más vieja de la ciudad dice recordarlo, ya con ese aspecto, con esa edad con la que se le ve hoy en día. ¿Motivos para preocuparse?

martes, 22 de abril de 2008

Festivales de música - 08

El metalway este año tiene un gran cartel: iron maiden, iced earth, avantasia, barón rojo... id a verlo. Contando lo de capa caída que están otros festivales, Viña Rock, no miro para nadie; este enorme y lustroso cartel cumple con creces mis expectativas para este verano xD.

El monsters of rock, sale un poco malparado frente al metalway, en mi opinión; pero Deep Purple y Saxon tiran lo suyo.


Ahí queda, lo mejor que he visto para este año.

lunes, 21 de abril de 2008

Informativos Telecinco



Qué seriedad al decirlo. Los 10 segundos del día.

David Lloyd

David Lloyd

Os dejo la presentación para V de Vendetta que hizo David Lloyd, el dibujante, que está bastante más conseguida que la de Alan Moore, en mi opinión. Espero que os guste.
Hace algunas noches, de camino a casa, entré en un pub y pedí una Guinnes.
No miré el reloj, pero sabía que aún no eran las ocho en punto. Era martes y de fondo podía oír la televisión, que emitía el último episodio de Eastenders, un culebrón sobre el día a día de la desvergonzada y alegre clase obrera de una zona mítica y decadente de Londres.
Me senté en un banco y cogí una copia de un periódico gratuito que alguien había dejado en el asiento de al lado. Ya lo había leído antes. No tenía muchas noticias. Dejé el periódico y decidí sentarme en la barra.
Esa noche no había mucha actividad. A lo lejos podía oírse el murmullo del televisor por encima de la charla de la gente del bar y el sonido de las bolas de billar chocando entre ellas.
Después de Eastenders empezó Porridge, la reposición de una comdia de situación acerca de un desvergonzado y alegre prisionero en una cómoda, decadente y nada opresiva prisión victoriana.
Tras la barra, de un modo casi imperceptible, desde las botellas situadas hacia abajo los licores goteaban. Contemplé como las gotas de whiskey y vodka se unían en su silenciosa caída.
Acabé mi bebida. Levanté la mirada y el camarero me la devolvió, “¿Una Guinnes?”, preguntó, mientras iba ya a por otro vaso helado. Moví la cabeza en señal de afirmación.
La mujer del camarero llegó y comenzó a ayudar con los pedidos de los clientes.
A las 20:30, después de Porridge, empezó A question of Sport, un sencillo concurso con un panel de preguntas con famosos deportistas desvergonzados y alegres que respondían a preguntas sobre otros famosos deportistas tan desvergonzados y alegres como ellos…
La jovialidad reinaba.
“Le diré al barman que las botellas gotean”, pensé.
Las noticias de las nueve siguieron a A question of Sport, al menos durante 40 segundos hasta que apagaron la televisión y una alegre y desvergonzada música pop ocupó su lugar.
Miré de nuevo al barman. “Sólo la mitad esta vez”, le dije.
Mientras me llenaba el vaso, le pregunté con solemnidad por qué habían apagado las noticias. “A mí no me pregunte, ha sido mi señora”, replicó de un modo alegre y desvergonzado, mientras el objeto de sus bromas trajinaba en un rincón del bar.
El goteo de las botellas dejó de importarme.
Acabé mi cerveza y me fui, casi seguro de que la televisión permanecería en silencio el resto de la noche, ya que después de las noticias de las nueve se emitía Los niños del Brasil, una película con muy pocos personajes alegres y desvergonzados en la que un grupo de nazis crea 94 clones de Adolf Hitler.
Tampoco hay muchos personajes alegres y desvergonzados en V DE VENDETTA, que es para las personas que no apagan las noticias.
David Lloyd
14 de Enero de 1990
_____

Llevo un par de días echando un vistazo a mi anterior blog, que dejé abandonado a finales de 2006, y encontré este post. En el momento en que lo lei, me encantó, hoy volvió a hacerlo. Creí que debía figurar también en El Palacio.

Un saludo.

domingo, 20 de abril de 2008

Eutanasia y vida digna

Esta noticia, sacada de El País, me sorprendió por la crudeza del primer párrafo y el desarrollo que tiene. Supongo que juega un poco con los sentimientos que va a despertar en los lectores, pero eso no la hace menos cruda.

Impresionante.

sábado, 19 de abril de 2008

Star Wars, figuritas

En esta página podemos ver como habrían sido los personajes de Star Wars en una estética steampunk.

Personalmente, me encanta esa estética, bastante más que la utilizada en la película, pero es que me encanta esa estética decimonónica llena de válvulas, tubos, relojes, brillos cobrizos y demás.

Quizá postee algo más, pero las figuras de esa página me parecieron dignas de mención, habida cuenta de las personas que conozco que leen este blog.

viernes, 18 de abril de 2008

Albos 3, pt.3

Nërud se revolvía inquieto entre las sábanas.

- ¿Estás bien, querido? - preguntó Helena, su mujer.

- Sí, claro... es solo que... tras todo lo que ha pasado, me cuesta dormir - dice incorporándose.

Helena sonríe con dulzura. Su mirada se posa sobre los ojos de su marido y levanta los brazos para abrazarlo.

- Tranquilo, ahora estás a salvo; estás... estamos en casa.

Nërud sonríe, asiente y vuelve a tumbarse. Piensa en Albos, en el emperador, piensa en Nyrill y en saetas. Se arrebuja entre las mantas y, de espaldas a su mujer, aprieta los dientes y reprime su frustración y los envites de una moral ajada y torturada.


Los primeros rayos de luz lo despiertan casi sin haber dormido. Se levanta sigilosamente, evitando despertar a su mujer. "Te quiero", susurra desde la puerta. Sale de la habitación y abandona la casa, necesita pasear y aire fresco; necesita aclararse, calmarse; olvidar.

Pasea hasta bien entrada la mañana por las calles de la ciudad, nota que la gente lo mira sonriente. Es un hombre conocido, es querido, es la cara en la que todos creen poder confiar: es el curador, el sabio, el consejero, el soldado, es lo que la ciudad ha buscado desde sus inicios, la persona moderada y tranquila, inteligente y capaz. Nadie le conoce, nadie sabe de sus traiciones, de sus mentiras, de sus pequeñas intromisiones en el suceder de las cosas. Es el producto de todas sus palabras, sus artimañas mentales y conocer la psicología de las personas; es una mentira, es llanto tras su máscara sonriente, tras su falso rostro de héroe. Le deprime.


- Buenos días, señor Nërud - dice una voz a su espalda. La conoce: es Seda.

jueves, 17 de abril de 2008

Simon y Garfunkel (y off topic)

¿Alguien creía que exageraba hace semanas con que a veces las cosas son malas si, y sólo si, las hace un varón? Bueno, amago de respuesta aquí.

Que sí, que es EE.UU., que ellos son así, y que no le vamos a pedir maravillas. Pero es impresionante igual. (Quiero comentar que es paradójico que el autor de ese texto se queje del título del informe de los docentes y él redacte mal la entradilla...).


Y bueno, os dejo dos canciones tremendas, volviendo a temas que me gusta más, como la música:




Ambas de Simon y Garfunkel, una dueto estadounidense que animó mucho el panorama musical del siglo pasado, sobre todo en la década de los 60. Unas letras cuidadas, preciosas; unos ritmos y melodías enormemente agradables al oido, y una suave voz caracterizaron a este grupo hasta su disolución en 1970, tras el lanzamiento del disco Bridge over troubled water, del que se vendieron doce millones de copias.

Actualmente sólo se reunen para hacer algún concierto (sus carreras en solitarios nunca disfrutaron del reconocimiento del que hicieron gala juntos). Si bien en la gran mayor de directos que he visto suyos, y en youtube hay un número importante, la interpretación no es demasiado buena, he de decir que, pese a todo, el grupo tenía carisma.

Sí, me gustan y no entro a valorarlos, que en este caso no conozco demasiado de ese estilo folk rock que se supone que tocan (es una catalogación de la wikipedia, conste, nunca se me habría ocurrido decir que son tal cosa).

Un saludo y disfrutad de la música.

miércoles, 16 de abril de 2008

Nuevo comienzo... [Roma, parte 4]

Caminaron durante varios días más, caminaban contra la desesperanza, contra el doloroso vacío; caminaban contra la muerte y la nada. Cada paso era una metáfora: la lucha por la supervivencia, por cambiar el presente; cada árbol dejado atrás era un miedo dejado atrás en el camino por recuperar la voluntad de los dioses. Todo en respetuoso silencio, como en un trance meditabundo.

Cuando llegaron a los límites del bosque más denso, se sorprendieron: un prado verde con matojos y helechos se extendía hasta donde alcanzaba la vista. El grupo se detuvo y miró expectante a Adriano. Sonreía.

- Por fin fuera del bosque. Hay que organizarse - su tono parecía más animado que el de los días anteriores. Haber salido de aquel bosque que parecía extenderse indefinidamente había minado su moral y la de su grupo; volver a ver la luz del Sol, sin el oscurecimiento de la capa de hojas les había devuelto la esperanza - para hacer casas, buscar alimento y empezar de nuevo.

- ¿No vamos a buscar a los nuestros? - preguntó uno de los legionarios.

- No he reconocido, y supongo que vosotros tampoco, el bosque por el que hemos caminado durante los últimos días. No he escuchado el sonido de ninguna persona trabajando, no se ve nada en este prado abandonado a los helechos y las matas. Nuestro imperio se expande imparable por todo el mundo y sin embargo no veo aquí, ni he visto, ni oido, ninguna muestra de nuestra presencia, ni de presencias anteriores a la nuestra. No creo que los dioses hayan abandonado a Roma, creo que estamos en otro lugar, y los dioses aún no nos han encontrado. Pronto, tal vez muy pronto, nos vuelvan a contemplar desde las alturas, no veo motivos para preocuparnos. Por ahora, las cosas no han ido del todo mal.

- Podrían haber ido mejor - murmuró Celso.

- Y podríamos haber muerto todos en el bosque - respondió Adriano en mal tono - pero aquí estamos, vivos todos los que estábamos en el bosque, ¿sí o no? Hemos salido adelante, como dije que haríamos; estamos vivos, hemos encontrado comida abundante todos los días y aquí tenemos cientos... miles de árboles con los que construir nuestras primeras casas. Cuando nos hayamos acomodado ya buscaremos piedra y volveremos a ser dueños de una gran ciudad.

La gente pareció vacilar unos instantes, hasta que uno de los legionarios preguntó:

- ¿Qué hemos de hacer?

- Id a coger leña y a buscar caza.

- ¿Qué harán las mujeres? - preguntó Celso.

- Prepararán una gran hoguera, para la noche y para la cena. Hoy cenaremos en condiciones, cazad bien, soldados.

- Sí, domine - contestaron al unísono.



El pequeño grupo de romanos comenzaba a moverse, a dar sus primeros pasos en aquella tierra desconocida. Desde el cielo, como si fuesen hormigas, se veían moverse frenéticamente en busca de madera y alimento y sentado sobre una roca, la figura de su primer lider, un militar arrojado que había aprovechado su carta para convertirse en el mandamás.

Adriano se inclinó hacia atrás y dejó escapar una risa suave. Era el nuevo Emperador de este pequeño grupo de personas, y los grupos de personas, como bien sabía, crecen. Sería el primer Emperador de Nova Roma. La idea le excitaba. Sobre la roca, con los ojos cerrados, dejó que el viento meciese sus cabellos mientras los legionarios y las mujeres trabajaban. "Parece que la suerte ha cambiado al fin sus vientos", pensó.

martes, 15 de abril de 2008

Genética y debate

Pronto tendré que hacer un debate sobre la manipulación cromosómica, como parte de un trabajo de genética. Así que plantearé una serie de preguntas, que contando que desde la creación del blog me han visitado 170 IP, si todas respondiesen sería la tremenda encuesta. Como de ese hinchado número dudo que me sigan más de 25-35 personas, sería una mediana encuesta. Como dudo que respondan más de 5, será una cutreencuesta. Pero yo, al menos, la haré y me quedaré tan orgulloso de mis cinco respondientes (o menos).

Un saludo.

- ¿Estáis a favor de la manipulación cromosómica de cara a hacer supertomates con los que alimentar al tercer mundo?

- ¿Estáis a favor de la manipulación cromosómica para crear superanimales estériles con los que alimentar a la creciente población humana?

- ¿Estáis a favor de la investigación con células madre para la regeneración de tejidos en quemados y demás atenciones médicas?

- ¿Estáis a favor de la investigación acerca de lineas germinales? Es decir, a favor de hacer alteraciones que se pasen a los hijos, y a los hijos de los hijos, y así hasta el fin de los tiempos.

- ¿Estáis a favor de la creación de superhombres? Es decir, ¿modificar al hombre (y a la mujer, no se me escandalice nadie) para hacer de él/ella una entidad bella, fuerte, saludable y superinteligente?

Lo pondré como encuesta en un lateral, de todos modos.

P.D.: En la encuesta doy por supuesto que una vez que se está a favor de manipular alimentos, se está a favor de usar esta técnica para curar enfermos. Si alguien cree que es lícito manipular tomates, pero no curar enfermos, que me avise por comment o mail y añadiré su opción a la lista, pero que sepa que será con todo mi odio y mi indignación.

lunes, 14 de abril de 2008

Videos



Una interesante canción de Nickelback. En general no me llama demasiado la atención, pero los puñales que lanza contra distintas conductas me han gustado bastante. Cuidado, la sangre salpica.



Un virus para MAC. O eso dicen. Desde luego, es visualmente bello. Es más de lo que se puede decir de los virus para Windows.

domingo, 13 de abril de 2008

Avances contra el alzheimer (ENG)

En esta página.

Dice que si bien no es una recuperación total, sí se perciben recuperaciones notables de la memoria.


Hace unos meses, Terry Pratchett (el autor de Mundodisco) avisaba en la página del dibujante de las portadas de sus libros, que se le había diagnosticado alzheimer precoz. Desde entonces he leido varios artículos sobre esta enfermedad y parece que los avances e investigaciones marchan a buen nivel. Espero que llegue a aprovecharse de todos estos descubrimientos, las horas de entretenimiento que me ha dado con sus libros son cuantiosas y muchas de ellos han sido, sencillamente, magníficas.

sábado, 12 de abril de 2008

Call of duty 4: Modern Warfare

Tras varias referencias en El Palacio de los Sueños a este maravilloso juego del equipo de desarrollo Infinity Ward, he decidido comentar las razones que me han llevado a considerarlo la quintaesencia de los shooters.

La historia nos coloca en la piel de un miembro de los S.A.S. británicos, Soap McTavish; y en la de un miembro de los Marine estadounidenses, Paul Jackson; en la actualidad (primer gran acierto de este juego: ¿quién no está harto de la Segunda Guerra Mundial en cuestión de videojuegos?).

A lo largo del juego nos obligarán a encarar distintos tipos de misiones: más encaradas a la acción y al tiroteo arcade con los Marine; más enfocadas a la infiltración y a la planificación con los S.A.S.

El guión, contra todo pronóstico, habida cuenta de lo malo y pobre que suele ser en este tipo de juegos, es fantástico. La presentación de las misiones, en vista satélite, y el acercamiento hasta la visión primera persona que durará hasta el término de la misión es exquisita. Cómo encajan las tramas de un grupo y otro, cómo evoluciona la historia, cómo empiezas a odiar a algunos personajes mientras otros se granjean cierto aprecio es, sencillamente, magistral.

Creo que muchos desarrolladores de videojuegos, e incluso de películas, tienen bastante que aprender de la limpieza y estilo con que se ha pulido Call of Duty 4.


Analizaría el guión de forma pormenorizada, pero es algo digno de ser descubierto mientras se juega. Sólo comentar que tiene puntos realmente magníficos: como la última misión con el marine, esos lentos, lentos pasos, como el flashback del capitán Price, cuando recuerda sus peripecias como francotirador en la devastada Chernobyl o como cuando estamos en lo alto de un avión brindando apoyo aéreo a las tropas en tierra.






A nivel técnico nos encontramos con un juego impecable: unos gráficos más que cuidados y lucidos: los detalles en las miras, los brillos en las armas, la visión nocturna, la infrarroja (nada que envidiar a ningún otro juego, salvo a Crysis, y aún así, ambos a nivel medio de detalle, ahí andan); una animación perfecta en los movimientos; unas voces conseguidas, sentidas, incluso en su doblaje al español; una gran variedad de armas que reaccionan de forma distinta al dispararse, incluidas las diferencias entre las modernas y carísimas armas americanas y las armas d ela mayoría de enemigos, como los Kalashnikov de toda la vida; unos modos de dificultad realmente bien calibrados que nos permitirán disfrutar de distintos enfoques de juego (en el modo veterano es imposible participar en un tiroteo a lo Doom).


Video inicio del juego


ESTE VIDEO ES ENORMEMENTE SPOILER, es el final del juego, y si lo veis, es bajo vuestra cuenta y riesgo. No digáis que no os he avisado, porque es el típico final que querréis ver por vuestros propios méritos. Lo pongo aquí para que todos aquellos que alguna vez lo han saboreado, puedan volver a hacerlo otra vez. Sencillamente genial.



Puntos positivos: apartado visual precioso: ropa, armas, visión nocturna, infrarroja, modo b/n, modo cine mudo... Ambientación actual. Argumento de calidad. Voces y diálogos, un sonido de calidad. Misiones variadas. Intriga, acción y, en modos de dificultad alto, cierta estrategia.

Puntos negativos: los perros son absurdamente difíciles de matar una vez que te atacan.

Nota: 10; un antes, un después.

Fin de Stratovarius

En un extenso comunicado, el guitarrista y líder de STRATOVARIUS Timo Tolkki explica su decisión de disolver la banda de manera indefinida.

Comunicado de Timo Tolkki

"Ha llegado el momento de romper el silencio y anunciar lo que algunos de vosotros ya habéis estado especulando. STRATOVARIUS se acabó.

El pasado mes de octubre les dije a los chicos que iba a terminar con la banda y les expuse los motivos.

Esta carta está dirigida a los seguidores de STRATOVARIUS, que han apoyado a la banda durante tantos años.

Lo primero que pensé es que escribiría un comunicado muy general, típico del "negocio musical" que en definitiva nunca viene a decir nada. Entonces decidí que merecíais escuchar al menos partes de la verdad que ha estado ocurriendo tras las cortinas y así podréis comprender mi decisión mejor.

Todo el tiempo, desde que Timo Kotipelto y Jörg Michael se unieron al grupo, ha habido tensiones y negatividad alrededor. Esto se ha concentrado en mi, Timo Kotipelto y Jörg.

Los motivos por los que Jari Kainulainen fue despedido hace unos años fueron tan absurdos que ni si quiera voy a tratar de explicarlos aquí. Si algún día escribo un libro, quizá entonces los explicaré.

De cualquier modo, pienso que las semillas se plantaron en aquel entonces, hace doce años. Había muchos enfrentamientos, Jörg se me quejaba sobre Timo Kotipelto y Timo Kotipelto se me quejaba sobre Jörg Michael. Por momentos fue un problema, aunque por supuesto, nunca salió a la luz.

No es mi intención faltar al respeto a Timo Kotipelto y Jörg. En el fondo son buenos chicos. Tan solo que hay veces que ocurren cosas y las relaciones se dirigen a donde no queremos que vayan. Es como un divorcio, nadie quiere que pase pero a veces es lo mejor para que todos puedan seguir sus propias vidas. También quiero contar como han pasado las cosas tras las cortinas. Vosotros siempre veis el lado bueno y realmente no sabéis que es lo que ocurre por dentro.

Hemos pasado años increíbles, 14 álbumes, 6 giras mundiales con unos mil conciertos por todo el mundo, 3 discos de oro, un Grammy en Finlandia y aproximadamente 3 millones de discos vendidos.

Llegué a esta decisión tras pensarlo de una manera cuidadosa, larga y racional durante un año y sé que es lo correcto para mi. Me sentía fatal estando en STRATOVARIUS. Algo estaba fatal y parecía que nadie se preocupaba por ello.

La cuenta atrás comenzó con el último disco en 2005. En ese momento la atmósfera en el grupo estaba muy enrarecida. Me había pasado la mayor parte de 2004 recuperándome de mi ataque nervioso de abril de ese año, cuando fuí hospitalizado. Fue en este momento cuando las cosas empezaron a cambiar. Jens Johansson me apoyó enormemente aquel año con sus llamadas telefónicas. Entonces grabamos "Stratovarius", que pienso que es horrible y fuimos a preparar la gira. En aquel entonces era evidente para mi que las cosas estaban tremendamente mal. A nadie parecía importarle nada. Se me ocurrió poner pantallas de proyección y para eso necesitas realizar algunos gráficos. Los planeé y básicamente también el resto del show. Nadie mostró ningún interés en ello. Parecía la ley del mínimo esfuerzo. El ambiente en los ensayos era malísimo. Lauri Porra, que acababa de unirse a la banda, se preguntaba qué era lo que pasaba con la banda. Jörg Michael había venido directamente desde SAXON para esta gira vistiendo una camiseta de SAXON en la mayoría de conciertos. Su actitud durante la mayoría de conciertos era extremadamente arrogante, mirando por encima del hombro a todos. Pero especialmente conmigo y con Timo Kotipelto. Y la actitud de Kotipelto conmigo era distante y educada, pero podía sentir su hostilidad. Por supuesto, como profesionales hicimos conciertos muy buenos pero debido más por camaradería y profesionalidad que por una gran banda unida tocando directamente desde el corazón.

Creo que Timo Kotipelto estaba resentido porque no podía meter sus canciones y letras en los discos de STRATOVARIUS. Yo no lo entiendo porque él tiene su banda en solitario donde puede hacer lo que quiera. Me llevó años poder decirle que no me gustaba su manera de componer y sus letras y que la diferencia principal entre nosotros dos es que yo escribo canciones que terminan siendo "stratocanciones" mientras que él trata de componer "stratocanciones" que terminan siendo canciones KOTIPELTO, que significa que pertenecen a un disco de KOTIPELTO.

No es fácil decirle a alguien que no te gusta su música. A vosotros no os gusta toda la música, a mí tampoco. Tampoco a Timo Kotipelto.

No soy quien para decir qué música es buena o mala, pero puedo decir que tipo de música me gusta. Y el material de Timo Kotipelto no me gusta.

Debo decir que creo que ha escrito muchas grandes canciones durante su carrera en solitario. Seguramente él piensa lo mismo de mi estilo de componer. Simplemente somos muy distintos. Tiene un sentido del humor muy distinto al mío.

Quizá lo más absurdo en STRATOVARIUS era que nunca fuimos amigos dentro del grupo. Visité a Timo Kotipelto en doce años unas cinco veces. Para mi Jens era el más cercano en la banda y posteriormente Lauri Porra, que es un tío estupendo. Pero ninguno de nosotros éramos auténticos amigos. Quizá os sorprenda pero es la verdad.

La gira siguió adelante y el roadie de Jörg Michael me dijo borracho que Jörg dejaría el grupo después de la gira, pero que ahora seguía porque "el es un hombre de negocios". Supongo que podríais decir que la actitud de Jörg llegó al máximo con lo que me dijo en Seattle en esa gira. Me dijo que pensaba que la banda había terminado. Intentamos grabar, por tercera vez, un DVD en directo en Sao Paulo, pero no pudimos usar las tomas porque habíamos tocado realmente mal. Aunque tocamos para grandes audiencias en esa gira de 120 fechas, la sensación general era muy parecida a "ir al trabajo".

No para mí. No hasta ese punto. Pero sentí que el corazón de los demás no estaba en la banda y que era sólo por el dinero.

La gira continuó, sobrevivimos y Jörg no dejó la banda. Pero fue la gira más extraña que he hecho nunca. Muy exitosa, pero aún así parecía que estaba forzando algo. No era divertido, era triste.

Lo siguiente que tuve en mente era escribir un disco de Power Metal fresco y al viejo estilo, en la onda de "Visions". Sentía que los seguidores lo estaban pidiendo y que era lo correcto. Fue el infame "RR". Las composiciones estaban fluyendo y las canciones sonaban realmente bien, melódicas y del estilo de los viejos STRATOVARIUS. Estaba totalmente bajo mi control por la situación de la banda y me estaba esperando unas difíciles sesiones de grabación.

De cualquier manera a finales de 2006 completamos una demo con 10 temas. No estaba muy contento con la demo, pero servía para su propósito, que era presentar las canciones a la compañía. Reservé 12 días en los estudios Sonic Pump de Helsinki de marzo de 2007. Fue la sesión de grabación más aberrante que nunca he hecho. Jörg estaba siempre hablando de que había que retomar la "ambición de Visions", aunque no pienso que él tuviera realmente esa ambición. Nadie la tenía. La sesión de grabación no se pareció a ninguna de las anteriores. Nadie había ensayado las canciones a fondo y todo sonaba fatal. Probé las pistas de batería durante una semana y lo abandoné. Fue en este momento cuando estaba empezando a pensar el por qué mantener esto con vida cuando era tan complicado.

Recuerdo cuanto tiempo, energía y dinero pusimos en "Elements 1". No había manera de continuar en aquel entonces sin repetir el pasado. Sé que Timo Kotipelto no quedó convencido con aquel álbum, lo que muestra las diferencias entre él y yo. No significa que le tuviera que gustar, desde luego, pero para mi "Elements 1" representa el hito de la evolución de STRATOVARIUS y quizá debí terminar la banda en aquel entonces.

El último año, 2007, fue el punto de inflexión para mí en muchos sentidos. Me sentía mejor, pero en cuanto a STRATOVARIUS me sentía peor. Había peleas por todo, incluso por cosas triviales, lo que me enfadaba bastante. Un montón de peleas. Un montón. Empleaba muchas energías en intentar llevar merchandising a la Stratotienda, que estaba en manos de Jörg y Timo Kotipelto, porque no había merchandising que la gente pudiera pedir aunque todavía se podían encargar cosas ya que los items seguían en la página web.

El certificado SSL probaba que la página era segura había expirado hacía un año, así que traté de arreglarlo, aunque no pude porque no estaba autorizado para hacerlo. Los items más populares de la tienda estaba agotados y Jörg se negó a hacer más. No podía entender a lo que estábamos llegando. A la vez, me lo estaba pasando mejor con mi Ópera Rock "Saana". Mientras lo hacía, me di cuenta de lo que carecía STRATOVARIUS: el entusiasmo, la creatividad y la diversión. No era como en aquellos años.

"Saana" me dió la esperanza de que aún podría aprender algo nuevo a esta edad y me dió un nuevo mundo de posibilidades y así empezar algo nuevo. Además sabía que tenía unas cuantas canciones de Metal en ciernes.

Hicimos 8 festivales en 2007 y fue entonces, sobre el escenario de Wacken, ante 45.000 metaleros, cuando me di cuenta que esta banda estaba acabada. Recuerdo claramente tocar esas viejas canciones que habíamos tocado durante tantos años y decirme a mi mismo "esta banda ya no tiene alma". Miré alrededor y sentí que era parte de una película de la que ya sabía el final o una máquina y que no sucedería nada fresco y excitante nunca más. La banda sonaba horrible, nadie ponía su corazón en ella. Era la misma vieja canción. Jörg trabajaba en estos momentos a tiempo completo en una empresa de producción de artistas haciendo de manager para giras y por lo tanto estaba trabajando en Wacken también. Literalmente vino a tocar desde la oficina de producción y volvió allí después. Todo el mundo fue educado, en las apariencias, pero no había amistad, y podía sentir la tensión de las relaciones que han llegado a su fin.

Sentí durante ese año que la banda existía sólo por una razón y esta razón era el dinero. Pensaba que era la principal motivación que mantenía a Jörg y Timo Kotipelto en la banda en vez a pesar de todas las tensiones. Mientras estaba en el escenario de Wacken, se confirmó que el mayor de mis temores se había hecho realidad. Estaba manteniendo esto con vida por el dinero. Fue entonces cuando decidí terminar con la banda.

Así que fue durante este show cuando decidí que se había terminado. Todavía estaba dándole vueltas a todo pero sentí que para mi futuro era lo único lógico que había que hacer. No quería despedir a Timo Kotipelto ni a Jörg porque han sido tan parte de STRATO como yo y no sería educado de cara a los fans. Así que decidí que era mejor dejar yacer lo que ya estaba muerto. Informé a los chicos por e-mail en octubre de 2007 sobre mi decisión y expliqué en detalle mis razones esperando que pudiesen ver mi punto de vista y aceptar que es real. Sólo Jens y Lauri respondieron Timo Kotipelto y Jörg ni siquiera contestaron. Jens entendió mi decisión, Lauri no. Le entiendo, ha catado lo que es ser parte de una banda exitosa de Rock girando por el mundo. No es fácil de dejar. No pudo ver mi parte de la historia. Que ni Timo Kotipelto ni Jörg comentasen nada, habla por sí miso. Quería terminar la saga de STRATOVARIUS con estilo y de forma inocente, tal y como soy yo, en febrero de 2008 escribí un mail a la banda y propuse que deberíamos decir adiós a los fans con clase y hacer una gira más. No entraré en detalles, pero esta vez sí tuve respuesta de Timo Kotipelto y Jörg. Les deseé que todo les fuera vez y que podía ver que no se haría ningún tour más con esta banda por las reacciones hostiles. Así que fue eso. Me sentí bien sobre mi decisión, pero no fue bueno que fuera de razones legales yo había tenido que esperar mucho para este anuncio.

Luego pensé que si yo tenía grandes canciones en mis manos, quería sacarlas de alguna manera. Así que contacté con algunos amigos y cogimos los temas donde se habían quedado, en la sesión de grabación de STRATO un año antes. Había felicidad. Energía. Las canciones sonaban bien. Mis amigos Michael Kiske y Tobias Sammet accedieron a cantar en el álbum. Decidí formar una nueva banda llamada REVOLUTION RENAISSANCE que continuase el legado de STRATOVARIUS. En este primer disco quería simplemente lanzar las canciones que tenía, así que finalmente no tuve tiempo de buscar una formación permanente. Y aquí estoy ahora, si estáis interesados enviadme un mail.

El disco se pone a la venta el 6 de junio de 2008 con Frontiers Records.

Estoy contento y feliz.. por primera vez en años. Estoy impaciente por ver lo que el destino me depara con mi nueva banda, proyectos, composiciones. Estoy viviendo tiempos muy creativos. Tengo mi compañía de producción y estoy haciendo muchísimas cosas diferentes y no sólo Metal, si no cualquier cosa que me atraiga.

Lo primero que quiero hacer, a pesar de todo, es dar gracias a Jörg, Timo Kotipelto, Jens, Jari, Lauri, Tuomo, Antti y Jyrki por estos 22 años. Fue un buen viaje. Les deseo a Jens, Timo Kotipelto, Jörg y Lauri lo mejor en lo que decidan hacer en sus vidas.

Finalmente, pero más importante, quería agradeceros a vosotros, seguidores de STRATOVARIUS, por vuestro amor y apoyo y por los grandes momentos. Siempre permaneceréis en mi corazón".
___________________________________________

Os dejo el comunicado oficial de Timo Tolkki, exlíder del mítico grupo de power metal finlandés: Stratovarius. He contrastado la información y es cierta. Gracias Abel, de Furia Asgardiana, por pasarme el comunicado, aunque no sé con certeza de quién es la traducción, me pareció leer en Aragón Musical que era de rafabasa.com.

Fueron uno de mis grupos favoritos, y si bien no me gustaba qué hacían ahora, los echaré de menos.

La traducción es bastante mala, pero las ideas quedan claras y no me tengo tiempo de revisar un texto tan largo ahora mismo. Si en otro momento tengo tiempo, lo haré.

viernes, 11 de abril de 2008

El arte de la imagen...

Y hoy, una de páginas de imágenes:

CGSOCIETY: sencillamente, los mejores.

Paisajes naturales: una bonita colección.

Estilo peculiar: un deviant.

Estilo japonés europeizado: otro deviant.

Espero que os gusten. Hoy apenas tenía tiempo, otro día pondré más.

jueves, 10 de abril de 2008

Caza de Sangre [Vampiro, La Mascarada]

Juicio (Julio, 1658)

Con la presente Cámara reunida, formada por los maestros decanos de cada Rego, así como por las más altas posiciones dentro de las distintas capillas del reino de Inglaterra, emitimos nuestro juicio sobre el Vástago Neal Thompson, chiquillo de Sophie McLachan, conjuradora de tercer círculo y sobre las acciones que ha llevado a cabo. Se le acusa de:

- Acto de diablerie.

- Ataque directo contra miembros de la capilla en repetidas ocasiones, de forma premeditada y con ensañamiento.

- Violación de la Mascarada.

- Deserción de la Capilla.


Los miembros del jurado aquí presentes declaran unánimemente que, habida cuenta de los cargos que se le imputan, y habiendo quedada demostrada la veracidad de los mismos, Neal Thompson es condenado, pues, al estado de Caza de Sangre, en las condiciones en que dicho estado suele establecerse.

Que sea cual sea el suelo que pise, se transforme en su Condena.

Que la sangre de Tremère nos guíe y dé fuerza.

Se levanta la sesión número 423 de la Capilla de Manchester con unanimidad total en sus decisiones por la mayor gloria del Clan.

miércoles, 9 de abril de 2008

Medal of honor Airborne

Tras mis felices días con Call of duty 4 y Crysis, he instalado otro juego del estilo a ver si mantenía el tipo.

Medal of honor airborne (moha, siguiendo la nomenclatura clásica) mantiene la línea de sus predecesores: un juego simple, fácil, poco problemático; con argumento tosco, poco trabajado; gráficos pobres, atrasados para su momento de lanzamiento; corto (para acabar en una tarde sin esfuerzo, si uno se pone) y, en general, divertidillo, pero no más.



En esta ocasión encarnamos a un soldado de la brigada de paracaidistas estadounidense en la segunda Guerra Mundial. Las fases comienzan con un salto desde el avión, en el que deberemos intentar caer lo mejor posible para no pasar unos valiosos segundos tirado en el suelo frente al fuego enemigo (menos mal que esto es Medal of Honor y aún se aguantan unos cuantos tiros), tras lo cual deberemos ir cumpliendo todas y cada una de las misiones. Y cuando se acaban, mandan más; y al acabarlas, más; y tras esta segunda ampliación de la fase, generalmente, termina.


Video donde se muestra cómo enfocar el juego desde el lanzamiento en avión; probablemente la parte más vistosa del juego.

Puntos positivos: simple, rápido, asequible para todo tipo de jugadores.
Puntos negativos: corto, tosco, visualmente feo, argumentalmente poco elaborado, doblaje al español pésimo, sprint potencialmente eterno (un paracaidista puede recorrer sicilia como si fuese una carrera de 100 m.), cobertura total detrás de cualquier tablón viejo y cascado (alambre de espino me ha llegado a bloquear balas del rifle de francotirador, sin comentarios...).

Puntuación: 5: Divertido, pero no más.

martes, 8 de abril de 2008

Albos 3, pt.2

Por la mañana, a primera hora, tal como le habían dicho, le despiertan. Está cansado, pero contento con poder salir del castillo. Acompañado de Goldar y de Sael abandona el dormitorio y se dirigen al exterior, a los jardines. Albos contempla la vegetación, cuidada con esmero; el olor a hierba recién cortada impregna el aire. La luz del Sol y el viento en la cara se le antoja algo lejano y perdido, pese a llevar sólo unos días alejado de ellos. Respira profundamente y sonríe: se siente en paz.

- Me alegra verte sonreír - comenta Goldar.

- Hace unos días nadie lo habría dicho - responde Albos con seriedad.

- Tienes razón, pero todo cambia. ¿Cómo es ese dicho de vuestro imperio? ¿Omnia mutantir, nihil interit?

- mutantur - responde el mago.

- Sólo se necesitan situaciones adecuadas, y las situaciones cambian, como todo lo demás.

- Buen día, señor - dice una voz a la espalda de Albos, quien se gira a mirarlo: es un hombre alto, delgado, pálido y rubio, que le devuelve la mirada con sus ojos azules, tranquilos y pacíficos -. Tú debes de ser Albos. Un placer - dice haciendo una ligera reverencia -, he oido maravillas de tus capacidades.

- Los hechos siempre permanecen a nivel más bajo que la leyenda que generan.

- No me cabe duda - sonríe el rubio.

- ¿Qué deseabas, Loss? - pregunta Goldar.

- Todo listo, mi señor - responde Loss.

- ¿Ya? - Goldar entona la pregunta con incredulidad.

- Sí, señor Goldar.

- Oh, pues... bien, Loss, bien. Gracias por la prontitud.

- Si me disculpáis, señores; buen día.

- Buen día - responde Goldar, mientras Sael se inclina en una reverencia.

Albos hace un pequeño gesto con la cabeza.

- ¿Qué es lo que ha hecho tan rápido? - pregunta Albos con curiosidad, pasados unos instantes.

- Ha vuelto con un pequeño batallón desde las montañas - responde Goldar señalando hacia el Este -, se habían perdido en territorio de unas bestias temibles.

- ¿Y lo enviasteis sólo a él? - Albos enarca una ceja.

- Puede que tengas la fama, pero Loss es una de esas personas a las que no te quieres encontrar como enemigo en ninguna circunstancia.

- Todo puede arder bajo la llama adecuada.

Goldar se ríe ligeramente.

- Gracioso comentario, viniendo de un piromante, ¿no crees?

lunes, 7 de abril de 2008

Enfermos...

Cuando veais los videos, el título no podrá ser más aclaratorio:


Teóricamente la fase más difícil de un Mario.



Mario 64 entero en 15 minutos y medio (Aprovechando la mayor cantidad de bugs que vi nunca en un videojuego, bravo Nintendo, que no se diga que el juego no tenía "secretos")



Un flipado acabándose el Tetris



Maniac Mansion en 9 minutos (para muchos la aventura gráfica más difícil de la historia)



Myst en 3 minutos y medio


Disfrutadlos.

domingo, 6 de abril de 2008

Nuevos horizontes [Roma, parte 3]

Caminaron hasta que la oscuridad hizo imposible el avance, por el camino habían abatido algunos animales; hicieron una pequeña fogata en un claro y se sentaron. Pusieron los animales al fuego y esperaron. Adriano estaba sentado sobre una roca, algo apartado del resto.

- ¿Estás bien? - le preguntó Celso que se acababa de acerca a él.

- Claro, sí... es sólo que... - hizo una pausa. Celso enarcó una ceja con preocupación - que hemos caminado todo el día, y no hemos encontrado nada conocido. No sé dónde estamos... y no sé qué hacer.

- No pasará nada mientras estemos juntos: tenemos para comer, la temperatura es agradable... una noche al raso no hará mal a nadie. Tranquilo, Adriano.

Adriano se mesó la barba y, suspirando, asintió.

Empezaron a comer, hablaron animadamente; la comida parecía haber calmado los ánimos. Parecían felices, el calor de la lumbre, la seguridad que ofrecía y una barriga llena parecían contentar a los más escépticos.

Minutos después de acabar la comida, uno de los legionarios dijo:

- Domine, hemos caminado durante todo el día, sin pausa salvo para cazar. Hemos tenido que avanzar 6 ó 7 leugas* y no hemos llegado a ninguna parte. ¿Adónde nos dirigimos?

- No lo sé - admitió Adriano bajando la cabeza. Se quedó en silencio, varias personas empezaron a murmurar. El pilum posterior miró a Celso un instante y comenzó a hablar de nuevo. Pronto sonaba una única voz, la suya - pero no ha parecido haber problemas. Hemos avanzado tranquilamente por el bosque, hemos conseguido comida, y el clima parece benigno. Supongo que los dioses - dijo mientras hacía un gesto hacia el cielo - no nos han olvidado.

Una mujer, de repente, gritó. Estaba nerviosa y miraba al cielo, recorriendo la bóveda de lado a lado. Varias miradas se levantaron y todas comprendieron la razón.

- Los dioses no están - dijo la mujer volviendo sus ojos desencajados a Adriano.

Todos miraron: la configuración celeste era distinta, y no se veía Marte, ni Júpiter, ni nada conocido. Sólo una miríada de puntos blancos dispuestos de cualquier forma en el cielo.

- ¿Qué vamos a hacer? - preguntó otra de las mujeres.

- Nos han abandonado - dijo la primera.

- ¿Por qué? - se lamentaba una tercera - ¿Qué hemos hecho para merecer su renuncia?

Celso miró con preocupación a Adriano, que seguía viendo el cielo con mirada incrédula. Pasó un rato: los legionarios estaban nerviosos, agitados y Adriano parecía poco decidido en sus palabras.

- Bien... mirad, no sé qué ha pasado. No sé qué le pasa al cielo, ni dónde están nuestros enemigos, ni nuestros compañeros... bueno, ni siquiera sé dónde estamos nosotros, pero...

- Te hemos seguido hasta aquí, Adriano, ¡y ahora estamos solos!

Adriano paseó la vista por el grupo, no creía que los dioses les hubiesen abandonado de pronto, ni que lo hubiesen hecho por su decisión.

- Tenéis dos opciones - dijo de pronto, tajantemente - seguirme a mí, que estoy aquí, que me hice cargo de la situación cuando nadie quería hacerlo, que estoy cumpliendo el papel de militar, de sabio, de explorador y de gobernante; o seguir a unos dioses que, en vuestras propias palabras, nos han abandonado. No sé qué pensaréis al respecto, pero yo, al menos, no pienso quedarme de brazos cruzados. Si hay que salir de este bosque, saldremos; si hay que volver a empezar, lo haremos; si hay que ganarse de nuevo el apoyo de los dioses, lo ganaremos. Es posible que no estemos en la mejor posición posible, pero Roma ha estado lejos de ese lugar muchas veces, y siempre ha salido adelante, siempre ha subido a la cumbre y ha visto a los demás por encima del hombro. Somos un pueblo orgulloso, actuemos como tal.

El ambiente parecía calmarse, las palabras patrióticas parecían haber avivado el deseo de supervivencia, de unión y de triunfo. Celso aplaudió, los demás le siguieron; pero no pudo evitar preguntarse qué estaba sucediendo, dónde estaban, y qué había sido de sus dioses. Muchas veces había leido relatos en los que los dioses traicionaban a los mortales, pero siempre habían seguido observando todo desde su intocable bóveda en el cielo. Esto era inconcebible y terrorífico. Sintió un escalofrío recorriendo su espalda, y supo, durante un instante, que estaban solos, que su supervivencia era suya, su desarrollo era suyo, y que cualquier razonamiento de lo sucedido escapaba a sus capacidades.

______________________________
Actualmente leguas. Al parecer, en la época romana se escribía leugas o leucas, según dicen varios artículos distintos de la wikipedia española.

sábado, 5 de abril de 2008

Sí, domine [Roma, parte 2]

Marcus y Celso pasaron casi una hora despertando al resto del grupo: eran veintidos, incluyéndolos a ellos: un centurión de alto rango, pilum posterior; once de sus legionarios asignados, y diez mujeres.

Al primero al que ayudaron a despertarse fue al centurión, Adriano. Se levantó preocupado y se llevó las manos a la cabeza. Apenas quedaba una sexta parte de sus hombres y no reconocía el lugar: era un bosque de hoja perenne, considerablemente denso, los árboles altos y delgados se elevaban hasta formar una capa que bloqueaba gran parte de la luz del Sol. Se puso en pie, bebió del odre que le ofreció Celso y se alejó unos metros para estudiar el terreno. A su vuelta, ayudó a los que seguían inconscientes.



El grupo estaba en pie, estaban nerviosos, asustados, indecisos. Los rumores sobre el tártaro se habían extendido como una plaga, el miedo se contagiaba, saltaba de uno a otro de forma veloz y voraz. Adriano se mostró más calmado, e intentó tranquilizar a los demás:

- Tranquilos, no estamos muertos - comenzó -, si esto fuese el Hades, habríamos atravesado la Estigia. Seguimos vivos.

- ¿Y qué ha sucedido? - preguntó una de las mujeres.

Adriano dudó, pero contestó con seguridad.

- Hubo una incursión de los bárbaros - señaló a las mujeres -, supongo que huisteis para no ser capturadas por ellos. Nosotros seguimos luchando y los obligamos a replegarse hacia los árboles. Allí, caímos en una emboscada. Se llevaron a la gran mayoría de mis hombres como sacrificio a sus dioses, y supongo que, también, a la gran mayoría de las mujeres. Eso es lo que ha pasado.

Los legionarios se miraron entre ellos unos instantes, no recordaban la historia que contaba su centurión.

- Puede que ahora tengáis problemas para recordar lo sucedido - aceptó el centurión - recibimos fuertes golpes en la cabeza. Dentro de unas horas, o de unos días, lo recordaréis todo con más claridad. Os juro que recuerdo la escena perfectamente. Estad tranquilos.

- Sí - dice Celso -, recuerdo el ataque de los bárbaros y cómo nos adentramos en el bosque. Creo que caí antes de darme cuenta de qué sucedía, pero todo encaja.

El grupo parecía más tranquilo tras una confirmación de las palabras de Adriano.

- ¿Y qué vamos a hacer? - preguntó Celso.

- Caminaremos hasta encontrar un punto conocido y volveremos a nuestras tierras.

El grupo parecía más calmado escuchando la voz tranquila y lógica de Adriano trazando sus planes a seguir. Era uno de esos momentos en los que preferían encomendarse a otra persona que cargase con las decisiones, alguien a quien echar la culpa si todo fallaba.

- ¿Alguien tiene alguna duda más? - preguntó el centurión; y, ante el silencio que prosiguió, dijo - caminemos pues; cuanto antes partamos, antes volveremos a casa. Legionarios, prestad atención, no quiero sorpresas. Armas en la mano y formación defensiva ante cualquier señal de peligro, ¿entendido?

- Sí, domine - contestaron los legionarios.

El grupo comenzó a adentrarse lentamente, sin separarse demasiado los unos de los otros, entre los árboles. El ambiente era tenso, la atmósfera agobiante.: cada ruido en el bosque se convertía en motivo de sospecho, cada sombra en peligro. Débiles, heridos, hambrientos, atravesaban la espesura buscando su hogar.

viernes, 4 de abril de 2008

Albos 3, pt.1

Acompañando a Goldar, Albos abandona la estancia de orichalcón. Suben las escaleras por las que descendió hace días. El cansancio se hace patente, cada escalón le supone un gran esfuerzo, pero las ganas de abandonar el lugar de su cautiverio se sobreponen al cansancio.

Los pasillos del castillo, ahora, parecen más vívidos. Los guardias pasan y saludan al joven que camina junto a Albos, poniéndose firmes. Pasillo tras pasillo avanzan hasta llegar a la habitación en la que lo atendieron tras ser atravesado por las flechas.

- Descansa aquí - pide Goldar -, mañana, a primera hora, vendrán a buscarte e iremos a dar una vuelta. Dentro de poco te traerán de comer. Come. Si necesitas cualquier otra cosa, avisa a Isabel.

Albos asiente.

- Gracias - le resulta extraño decir esto a la persona que le arrancó una uña antes de mediar pregunta alguna, y suena forzado.

Goldar sonríe e inclina ligeramente la cabeza. Se aleja. Parece no haberse dado cuenta, o haber ignorado el tono.

Albos abre la puerta entra en la sala y se sienta en la cama, resulta tan mullida en comparación al camastro de la celda que permanece inmóvil durante varios minutos, sentado con los ojos cerrados, aclimatándose a una nueva libertad, a un nuevo concepto de libertad. Ni conjuros, ni amenazas; toda una novedad en la ajetreada vida del mago albino.

Alguien da unos golpecitos en la puerta. Albos abre los ojos y mira: la mujer que veló por él sujeta una bandeja en una mano, la otra mantiene los nudillos apoyados contra la madera.

- Adelante - invita Albos.

- El señor me ha pedido que le traiga algo de comer.

- Claro, claro; gracias, señorita.

La mujer entra y deja la bandeja sobre una pequeña mesa.

- Si necesitas cualquier cosa, avísame. Estaré en la habitación de al lado.

- Claro - Albos sonríe con dulzura sincera.

La mujer abandona la habitación, Albos examina el contenido de la bandeja: rebanadas de pan con alguna sustancia oleosa untada, unas lonchas de carne y una jarra metálica con cerveza. Coge una rebanada y se la lleva a la poca con avidez, el olor es extraño, el sabor le resulta repugnante. Deja la rebanada y coge una de las lonchas de carne que, con algo más de vacilación, lleva a la boca: pese a saber bastante salada, la come; el hambre elimina los pocos reparos que pudiese ponerle. La cerveza baja como ambrosía sabrosa, fragante y amarga, limpiando el horrible sabor de la rebanada.

Tumbado en cama se replantea los pasos que tiene que dar; tras los días en la celda, esto le parece los Campos Elíseos.

jueves, 3 de abril de 2008

Un mundo de mojigatos...

A veces la gente me da asco, y no es ninguna novedad.

Todo esto viene a colación de que según ha llegado a mis oidos, una profesora ha montado un escándalo porque un niño ha llamado "ballena" a una compañera de grandes dimensiones (no se vaya a escandalizar la gente si lee "gorda" en este blog).

Esta sociedad sobreprotectora de forma absurda, esta cultura de la estupidez cobijada, de la ñoñería y de la niñería me repugna: me incomoda que ahora, a los niños, se les eduque de forma estúpida, que los conviertan en niñatos repugnantes y petulantes. Me repugna que ahora se arme un pifostio cuando un niño insulta a otro; cuando otros llevan navajas, otros planean palizas a profesores (y son tan retrasados como para grabarse con el móvil, y tan, tan retrasados como para colgarse en internet; en fin, sin comentarios), y otros violan niñas de su edad. Pero así es la sociedad española actual: prendamos nuestra cólera porque Miguelito llamo "foca" a su compañero Julián, que es gordo. Pues nada, señores; a veces olvido que ustedes vivieron en su burbuja o deprimidos por los insultos de sus compañeros de clase, pero, a decir verdad, creo que todos los niños insultan y son insultados y, sin embargo, hasta ahora, que yo sepa, todos hemos crecido sanos y fuertes, hemos desarrollado la sociedad que ahora intentamos imponer llena de mojigatería y demás.

Cuando el idioma español tiene una de las listas de tacos más profusas del panorama idiomático, creo que es por algo. Es parte de nuestra cultura, de nuestras tendencias a la picaresca y el barriobajerismo y negarlo es negar parte de nuestra historia y nuestro presente.

Y creo que con los problemas que se viven actualmente en la educación, no debería ser el mayor motivo de preocupación de los actuales educadores: profesores con bajas por depresión por vejaciones y golpes, niños apaleados, acuchillados... y ahí está, una profesora escandalizada porque un niño osa llamar "ballena" a una niña gorda que le estaba tirando piedrecitas, empujándolo y tocándole la moral.

Ahí está, señora profesora, ahí está; qué importa que usted sólo conozca una puta versión de la historia, la de la niña que tocando las pelotas a un compañero, se chiva de la actitud de este cuando él toma algún tipo de medida.

Y es que en esas estamos, la época de la mojigatería, la época de patéticos arrogantes capaces de juzgar en una sola frase lo correcto o incorrecto de las hechos. Mi pregunta es, señora profesora, ¿por qué no estudió derecho? Como jueza no tiene precio. Eso sin duda.

En cualquier caso, deseo apuntar que, supongo, en gran parte se debió a esta época de sobreprotección, como decía al principio; realmente, sobreprotección de la mujer: si una niña llama "foca" a un niño, son cosas de niños; si un niño llama "foca" a una niña, es una vejación de su condición. Si una niña da un cachete en el culo a un niño, es un golpecito sin intenciones; si un niño se lo hace a una niña, es abuso sexual. Y en esas estamos: mojigatería y sexismo reprimido; la mujer ha pasado siglos sometida y ahora no busca igualdad, busca sobreprotección, busca victimismo, busca estupidez.

Y comprendo que la mujer se queje de muchas cosas, ojo; comprendo que se queje del maltrato, comprendo que se queje de la desigualdad de sueldos a igualdad de tareas, pero la estupidez que caracteriza ciertas quejas no. La verdad, es que últimamente, la mayor parte de las quejas que se ven me parecen estúpidas: "sin tetas no hay paraíso" es sexista (porque hace referencia a los pechos femeninos), una mirada es acoso sexual (si es de un chico a una chica), y un insulto es vejación (si es de un chico a una chica también).

Y en esas estamos. Disculpad, jovencitas, por lo que se hizo con vuestras madres; disculpad madres, por lo que se hizo con las vuestras; pero una diferenciación del trato entre hombres y mujeres, a decir verdad, juega más en vuestra contra que en vuestro favor. Lástima que este texto no va a llegar a ninguna parte.

Un saludo, mundo de mojigatos y retrasados.

miércoles, 2 de abril de 2008

El despertar [Roma, parte 1]

Estaba tirado en el suelo, dolorido y agarrotado. Tenía la boca reseca y notaba cierto olor a hierro; llevó una mano al occipital y notó el pelo sucio, mechones pegados por la sangre; "de ahí el olor", pensó. Giró la cabeza para ver qué había a su alrededor: vio más cuerpos desperdigados por el suelo, tal vez una veintena, vestidos como él, como legionarios romanos. Intentó incorporarse, pero el dolor se lo impidió.

- ¡Eh! ¿Alguien puede oírme? - gritó tan alto como pudo - ¡¡Eh!! ¿Nadie?

Rebuscó por sus ropas ansiosamente intentando encontrar un odre de agua; comprobó el cinturón, no había nada. "Mierda", pensó, "se habrá caido". Paseó la vista de nuevo, le dolía el cuello y notaba sensación de vacío al mover la cabeza. "Quizá sea la deshidratación, o la pérdida de sangre", pensó. Finalmente lo encontró, a unos dieciocho pies, y suspiró: ¿si apenas se podía mover, cómo se suponía que iba a alcanzar el odre? Decidió hacer tiempo hasta que el instinto de supervivencia tomase las riendas y se moviese a pesar de todas las señales de dolor que recibiese, "con un poco de suerte", pensó, "estaré mejor para entonces".

Dejó pasar el tiempo. Calculó que habían pasado unas cuatro horas en base a la luz que se filtraba desde el cielo cuando escuchó una voz. Se giró hacia ella y vio a uno de sus compañeros incorporándose.

- Marcus, marcus; por favor, ¡ayúdame! - pidió.

El apelado lo miró, dubitativo.

- ¿Dónde estamos? - preguntó.

- No... no lo sé, me... nos... hemos despertado aquí.

- Estábamos luchando..., ¿no?

- Sí, nos habían atacado los bárbaros y...

- ¿Y dónde están? - atajó.

- No lo sé, hemos aparecido aquí y...

- ¿Hemos muerto? ¿Es esto el tártaro? ¿Hemos ido a la morada de Plutón? - preguntó con un ligero temblor en la voz.

- El reino de Plutón también contiene los Campos Elíseos.

- En los Campos no necesitarías mi ayuda...

- No lo sé, no he estado antes - comentó un tanto molesto y en tono sarcástico.

- No provoques la ira de los dioses - dijo poniéndose en pie.

- Ayúdame a levantarme, alcánzame ese odre y no provocaré la ira de nadie, Marcus.

- ¿Crees que los demás están... bien?

- Ayúdame e iremos levantando a los que queden vivos - intentó tranquilizarlo.

Marcus asiente con gesto de duda.

- Claro, Celso - se inclinó y le tendió la mano - coge mi mano y agárrate del brazo.

- Gracias, Marcus.

martes, 1 de abril de 2008

Toma de contacto

Había entrado en el misterioso círculo y ahora estaba perdido. Había visto una gran luz, un fogonazo, y sin mediar transición, había cambiado el paisaje: yermos helados y altas montañas sustituían a los montes en los que me crié. Lo único reconocible era aquel puto círculo que había tras de mí, exactamente igual al anterior. Lo examiné desde todos los ángulos, intentando entender su funcionamiento, volví a entrar en él, a ver si me devolvía a mi casa. Fue en vano. Empezaba a helarme y no había nada con qué taparse. Me di por muerto, pero eché a correr; mantendría el calor hasta caer agotado, luego caería sobre la nieve y moriría congelado, tal era mi feliz destino. Logré correr varios cientos de metros a través de una nieve que cedía a mis pies y a mi peso, que me agotaba de forma indescriptible, y fue ahí cuando los vi. Tardé en descubrir su posición, a pesar de su enorme tamaño: tenían el pelaje blanco, y sólo las cuchillas negras que tenían por garras y el cuerno de su frente, con tintes rosáceos en la mayoría - de sangre seca medio borrada por el agua y la nieve, según descubrí luego -, los permitían separar del medio que los rodeaba. Parecían sorprendidos de encontrarme. Mostré las palmas de las manos y avancé hacia ellos lentamente, el frío empezaba a cortarme la piel y los músculos congelados. Uno de ellos mostró sus palmas, como de oso, negras. Parecían entenderme. Señalé mi cuerpo mal cubierto por pieles, indicando el frío, mi carencia de vello. Uno de ellos se señaló. “Estróm”, dijo, y me señaló. El frío empezaba a ser insoportable y ellos estaban presentándose. Me señalé y di mi nombre: “Braam”. Mi voz se entrecortaba por el frío. Él se señaló y, después, señaló a varios de los suyos terminando con un gesto incluyente: “Groom”. Supuse que era el nombre de su pueblo, o de su especie. Asentí, deseoso de que su gesto de asentimiento fuese similar al nuestro. Pareció entenderme. Se volvió a señalar y, luego, marcó algún punto en el horizonte. Nos marchábamos, supuse, y asentí. Empezamos a caminar, y en algún punto, caí rendido al frío y al cansancio.

Me desperté junto a una hoguera, en el interior de una cueva. Dos de ellos estaban junto a mí y me observaban con lo que, esperé, fuese preocupación y deseos de cuidarme.