Google+

viernes, 25 de febrero de 2011

Extraños en un tren - Alfred Hitchcock

Extraños en un tren es una película de Alfred Hitchcock, inspirada en una novela de Patricia Highsmith, escritora de El talento de mr. Ripley, de la que ya hablé en este blog.



La película está muy bien, tanto como cabe esperar de un genio como Hitchcock. Bruno (un Robert Walker pletórico), se encuentra con Guy (Farley Granger), un famoso tenista en el tren y allí le cuenta su teoría sobre cómo un doble asesinato en el que dos desconocidos se libren de dos personas indeseadas sería muy difícil de investigar, y dejaría a ambos impunes. Bruno se ofrece para matar a la mujer de Guy si este mata al padre del primero.

Ésa es la premisa, llevamos unos minutos de película y ya estamos metidos hasta el cuello. Aunque la traducción es horrible —soy de esa gente horrible que suele ver las películas en castellano, como ya os habréis dado cuenta—, pero horrible, horrible, horrible —horríbile, incluso, que diría Ciri de Cintra—, y el doblaje es bastante lamentable, queda claro desde el más pronto inicio, que los diálogos son ágiles, claros y divertidos.

Los personajes son muy grandes. Bruno es genial y gana puntos durante casi toda la película. Está tan loco, es tan atrevido, está tan convencido de lo que dice, que cautiva en su alocada fantasía asesina. Miriam (Kasey Rogers), la mujer de Guy, que lleva en su útero al hijo de otro pero quiere exprimir a su marido hasta las últimas consecuencias porque es un hombre pudiente, es otro personajazo: duro, artero y terrible. Una. Mala. Zorra. Guy y la mujer por la que quiere dejar a su esposa cumplen. Todos, todos ellos, están perfectamente definidos a través de unos buenos diálogos, concisos e ingeniosos.

La grabación está llena de sombras, sombras por todas partes. A veces, de hecho, los actores aparecen a contraluz, meras siluetas con voces.  Por otra parte, Hitchcock recurre a algunos planos muy, muy largos que le dan solidez y hacen parecer el ritmo ligeramente más relajado que el tempo al que se desarrollan los acontecimientos.

En su contra, no obstante, he de decir que el final no me ha gustado.

Spoiler
Una cutrepelea entre el bien y el mal, casi a nivel conceptual en el que Guy incluso detiene el combate para salvar a un niño en el tiovivo. ¡Por favor! Le falta darle un beso para la foto del periódico. Para más inri, el interrogatorio a bruno es lamentablemente pobre y la policía no quiere ni registrarlo. Con todo, el toque coñón de los últimos minutos suaviza un poco mi mala opinión sobre él.
fin spoiler

Y, por supuesto, esa idea reiterada de que los desconocidos entablan animada conversación mientras viajan en tren, que me parece totalmente forzada y sacada al caso, dado que no es una sola vez la que pasa en la película y a nadie parece sorprenderle. Tal vez hayan cambiado los tiempos, no lo sé.


Nota: 7. Una película entretenida, fantásticamente hecha y con unos personajes magníficos, empañada por problemas como el doblaje, la traducción, ese final extraño y forzado y un par de puntos oscuros.


Otras películas de Hitchcock: