Google+

lunes, 30 de junio de 2008

Muere Junio...

A pesar de las cosas buenas, que haber las hubo, desde luego y sin ninguna duda; recordaré este mes como un periodo aciago. Desganado y abatido.

No continué el relato de Albos, pese a varias peticiones (que hasta me hicieron cierta ilusión, en serio) porque tenía que leer muchas páginas para no caer en ninguna incoherencia en caso de seguir la historia, y no era el mes más apropiado para invertir tantas horas en un mero pasatiempo, en un producto del ocio.

Mundo absurdo-Surrelandia parece tomar forma, al comentar detalles (ciertos o supuestos) sobre su concepción, algo que nunca había llevado a la práctica. Seguramente, lleve este proyecto aparte, con página propia y algún colaborador, de hecho, colaboradores indirectos, en algunas ocasiones, de este blog. Este proyecto escindido tendrá su propia página, aunque aún queda por decidir si será en una página propia, en un blogspot, o cómo, pero, confirmado, contará con los dibujos de Daniel Rivera (Danolas, y no viene de Legolas), un deviant de cierta calidad, marcado por los músculos de Batista [salvo en caricaturas, muy apropiadas para Surrelandia-Mundo Absurdo-Aleatoria (el nombre aún no está claro)] . Pero le queremos igual. Debido a la intención de dar coherencia a esta historia, puede que algunos relatos (sobre todo el último: sobre viajes interdimensionales y seriedad en el trabajo en el que se producen varias incoherencias) se modifiquen, con el fin de cohesionar la historia.


Se abre la posibilidad de abrir un blog sobre ciencia y tecnología, sobre descripción de ciencia, no necesariamente de última hora, sino sobre explicación de ciertos procesos para todos los públicos. En principio, debido a mi condición y a la de mis allegados más directos, sería un blog sobre biología; aunque si alguien se compromete a escribir entradas de otras especialidades, con criterio y conocimiento, tiene nuestro beneplácito, aunque se restringe, que quede claro, al ámbito científico o tecnológico: ingenierías varias y arquitectura serían bien recibidas igualmente.


El viaje a Madrid es inminente, el 3 de Julio; el de Zaragoza está muy próximo; el 10, creo; y, luego, el regreso de N. Qué ganas de que llegue ese día.


Ya comentaré sobre Madrid y Zaragoza, sobre el calor, el sudor, el olor y la música... qué sangrada de dinero me espera, pero lo afronto con optimismo.


Tras echar un ojo a D&D 4ªEd. puedo asegurar que es un poco simple de más y que el sistema de habilidad es una mierda, hablando en plata. Otros puntos del nuevo reglamento me parece más lógicos, o al menos más mecánicamente estructurados que en anteriores ediciones. Tras probarlo, comentaré el resultado.


Al final, he decidido alternar La rebelión de las masas con ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Ya, qué poca seriedad por mi parte, pero con el calor y el estrés de los exámenes se me quitaban las ganas de rallarme con el libro de Gasset. Comentaré ambos.


Espero que todos tengáis un buen verano, que Septiembre sea benigno a los universitarios (y demás estudiantes) y que sean unas vacaciones productivas.


Sed buenos.

domingo, 29 de junio de 2008

Y, finalmente, España ganó la eurocopa

Este post iba a llamarse, en inicio "No gracias a Torres", pero justo dos minutos después de que dijésemos eso, llegó el gol y nos chafó el chiste. Bravo, Torres; habrá quien diga que la colocaste como un maestro, yo creo que tuviste una suerte que no te cabe en el pecho, peeero, el fin lo justifica todo: eres el gol de la victoria.

Fue un partido rápido, dentro de lo que cabe, con un claro dominio de España. Aunque dieron a Torres la mención como "mejor jugador", creo que es por dársela a alguien del equipo vencedor, porque, si de mí dependiese, se lo llevaba Lehman (o cómo se escriba): Alemania se comió un gol, pero es que de no ser por él, podrían haber comido tres o cuatro.

El partido tuvo sus puntos graciosos. Por ejemplo, cuando un español tenía a un defensa detrás, y solo Lehman mediaba entre balón y portería, absolutamente todos los jugadores españoles prefirieron intentar un recorte. Sin resultados.

El resto del partido, la verdad, estuvo marcado por las anécdotas.
1.- Los comentaristas del partido, en su típico tono pseudogracioso, dijeron, cuando Alemania se desmoronaba como un edificio hecho con bloques de mantequilla en una calurosa tarde en el Gobi:, que el "panzer alemán" se estaba transformando en X (siendo X algo claramente despectivo).
- ¿Qué ha dicho?
- No sé, ¿en una ordeñadora suiza?
- Sí, en una vaca suiza, no te jode.
- ¿En la señorita Rottenmeier?
- En Heidi...
- No, en Clara
(Risas) Clara era parapléjica, he ahí el chiste, para los que necesitasen explicación.

2.- "El siguiente que, estando solo delante del portero, decida hacer un recorte al defensa que lleva detrás, será ejecutado".

3.- La afición femenina presente en el bar donde mirábamos el partido, gritó eufórica (excitada) al final de la segunda parte: "vengaaa, mételo todooo". Los obvísimos tintes sexuales de la frase no admiten discusión.

4.- Último minuto de partido, tiempo de descuento incluido. El entrenador alemán está cabizbajo, sin prestar atención al partido.
- Está rezando, jajaja.
- Reza a tu dios protestante, hijo de puta.

5.- Durante la entrega de medallas, cuando se acercó Ballack, Platini le dedicó unas palabras; en opinión de uno de nosotros, estas fueron:
- "Tranquilo, Ballack, podría haber sido mucho peor: podrías llevar la ceja rota".

6.- "Tras que Casillas levantase el trofeo, pudo verse la enormemente seria cara de un alemán (por la seriedad, no tenemos pruebas físicas de su nacionalidad, de hecho, podría ser un ruso al que aún le doliese la humillación). No se sabe si era alguno de los jugadores, de los políticos invitados, o un francotirador contratado para eliminar a Casillas al que se le habían olvidado las balas. Bibliografía consultada: Enemigo a las puertas."


Con la colaboración de David Barros.

sábado, 28 de junio de 2008

"... patada en los huevos"

Hace unos días, en una página que no recuerdo y que no anoté (craso error), pude leer un refrán terminado en "... patada en los huevos", del tipo "A quien madruga, patada en los huevos". Esto, me recordó a una coña recurrente que, hace tiempo, era típica en mi círculo cercano: terminar todo refrán con esa frase tan expresiva y carga de ira.

En el momento, y ahora también, me pregunté si otro grupo de gentes sin ningún tipo de vínculo había desarrollado la misma idea estúpida, o si la coña en sí había crecido, había echado novias, y un buen día, casi sin que no diésemos cuenta, hubiera dejado su semilla esparcida por el mundo, como suelen hacer las ideas; promiscuas y fecundas, todas ellas.

¿Alguna idea?

viernes, 27 de junio de 2008

Sobre viajes interdimensionales y seriedad en el trabajo

- Por aquí llegaste tú.
- ¿Y cómo es que no aparecí aquí mismo? - dijo Alberto señalando las paredes que lo rodeaban: la Sala de Recepción de Viajeros Interdimensionales.
Ernest lo miró con gesto sorprendido.
-Te hicimos atravesar universos de distancia y tuvimos un error de posición de solo 300 metros... tus quejas son puro vicio.
- No, no; a ver, me refiero a que parece lógico que aparezca en la Sala de Recepción de Viajeros Interdimensionales, ¿no?
- Bueno, vale, en realidad es que es un nombre antiguo, antes era así; pero los operarios se dedicaban a buscar bellas jovencitas y traerlas aquí: les hacían una fiesta, hacían un poco de violación de la realidad, y acababan... en fin, ya sabes, trabajando poco - dijo Ernest en tono confesional.
Alberto contempló a su interlocutor, valorando la veracidad de sus palabras. No parecía estar mintiendo.
- ¿Y los... jefes?
- ¡Ah! - Ernest pareció comprender el quid de la pregunta - Ya.
- ¿Ya, qué?
- Ellos cogían a dos o tres para ellos solos. ¿No preguntabas por eso?
- Pero... ¡alguien tiene que dirigir esto con cierta seriedad!
- Ah, sí, bueno, en realidad las cosas se autorregulan solas.
- ¿Y cómo se autorreguló esto si los encargados de tal cosas se vendían a la lujuria igual que los trabajadores a su cargo?
- Es fácil.
Alberto lo miró con curiosidad punzante. Ernest prosiguió, sabiéndose dueño de la curiosidad de su compañero.
- Ahora tienen una jefa.
- Pero entonces traerá hombres...
Ernest sonrió, sabiéndose poseedor de unas razones lógicas tan sólidas que, en tiempos, habrían sido utilizadas para alzar pirámides.
- No, amigo, no: los operarios siguen siendo hombres. Así que bajo la atenta mirada de la jefa, trabajan con seriedad y suelen enviar a la gente a los alrededores, salvo si son gente importante que necesita ser recibida con honores y demás. Pero sobra decir que tú no eres de esos.
- ¿Y si la gente que traéis se pierde?
- Siempre la acaba encontrando a alguien, estamos en una gran ciudad. Esas personas la preparan mínimamente, y luego le explican con tranquilidad, que han sido arrancadas de su feliz existencia previa y del calor de sus seres queridos para siempre, para ser traidos a un mundo que los mira como mascotas inocentes y sin amplitud de miras.
- Ahá - Alberto pareció reflexionar un instante sobre lo que acababa de escuchar, algo de ser arracando de su existencia - ¿Perdón?
- No tienes de qué disculparte. La decisión fue nuestra.
- ¿No voy a volver nunca a casa?
- Hombre, tenemos Salas de Recepción de Viajeros Interdimensionales, pero no de Emisión de Viajeros Interdimensionales.
Alberto inspiró con fuerza intentando ser lógico, pero no le valía de nada, no aquí.
- ¿Y la gente que me quería?
- Ehm... pues, se preguntarán un tiempo por ti, te buscarán durante otro tiempo, y finalmente reharán sus vidas sin ti. Claro que... también podemos traerlas aquí, contigo.
La cara de Alberto brilló de alegría durante unos instantes.
- Sí, eso será perfecto. Vamos, traélos.
- Peeero - empezó Ernest - ellos también serán horriblemente arrancados de sus vidas, y cuando les expliquemos calmadamente que fue porque tú preferías alegrar ligeramente tu vida, en vez de dejarles a ellos sus felices vidas, quizá no se lo tomen bien.
- ¡Pero a mí no me preguntásteis!
- Bueno, vamos a ver, no podíamos hacerlo. No desde esta sala, que solo es de recepción. Además, no habrías sabido contestar.
- ¡Oh, Dios; oh, Dios!
- "Dioses", deberías decir "dioses".
- Me habéis despojado de mi existencia...
- Bueno, tampoco era una gran existencia.
Alberto miró a Ernest con un atisbo de furia.
- En términos prácticos, para volver a tu vida previa, deberías ser horriblemente arrancado de tu vida actual. ¿No es esto contribuir al horror de la manipulación planaria?

jueves, 26 de junio de 2008

España finalista

España, con 10 jugadores y Torres contra Rusia con 11 jugadores y Torres, se impone, por 3 - 0 y pasa a la final. Con un par.

3 goles en una semifinal no es algo que se vea todos los días. 7 goles, contra la misma selección, en dos encuentros, tampoco. Rusia ha salido escaldada, y es que rasca más la humillación de ser vilipendiados como han sido hoy, que el horrendo sabor del alcohol más asqueroso, barato y pobre: el vodka, lo que junto a San Petersburgo (que sí mola), es lo único que caracteriza a Rusia.

Pobre Villa que se lesionó, pobre Casillas que se aburrió - de hecho apenas se le vio en el partido -, pobres aficionados rusos, acallados bien por el baño español, bien por los gritos de la hinchada hispana, bien por intoxicación etílica; y pobre del árbitro, al que seguro que le van a poner una bomba en el coche. ¡Joder! ¿cómo puede ser tan malo? El arbitraje de este eurocopa pasará a la historia como el más cutre de la historia de las eurocopas. "No tarjetas, no penalties, que la gente se enfada" y hala a ver patadas, partido tras partido. Psé, árbitros... luego querrán cobrar.

Y bueno, en 3 días la final, donde se decidirá si lo que hizo España ha servido para algo o no, ya que por mucho que los perdedores se suelan amparar en que "lo importante es participar" y que el anuncio de cruzcampo, también de perdedores, diga "no importa ser primero o segundo, sino el camino recorrido", lo importante es ganar. Y si no piensas así, mejor no te dediques a nada donde exista competitividad.

¡Viva España! y a ganar, que no os pagan por ser segundos tras 40 años sin ganar nada.

C'est fini

Aquí, me las doy de culto, diciendo una gilipollez en francés (una de las pocas que sé decir sin equivocarme, sí, acertáis), tras haber terminado los exámenes.

Al menos, me despido con un aprobado, creo; y menos mal, qué mes tan ajetreado para tan pocos resultados. Voy a tener que trabajar más de lo esperado para septiembre, pero tampoco es que me importe demasiado: he estudiado más que nunca (que tiene cojones) y he aprendido más que nunca también; así que nada augura un mal futuro.

Suerte en todas las notas que os queden por saber y espero que hayáis sacado provecho a las horas.

Lecturas recomendadas para el verano:
1984
Un mundo feliz
El señor de las moscas

El jugador
El lobo estepario

Fueron mis lecturas del verano pasado, junto a varios cómics, y supongo que algún libro más que se me olvida; pero si se me olvida, malo. Estos los recuerdo con sumo gusto. Tomad nota.

Se acerca Julio, se acerca Madrid y Zaragoza, se acerca el calor y mi pequeña pausa de descanso antes de volver a ponerme a estudiar.

El verano se avecina interesante, a pesar de la espera hasta la vuelta de N. (no más pastelada, no más pastelada... bueno, solo una: te quiero. Fin) y espero echarle, al fin, un ojo a Ciudadano Kane y a Banderas de nuestros padres (la, posiblemente, escena más conocida de cine bélico). Hm, y a De Profundis, del genio gallego Miguel Anxo Prado.

Y, como con todo, ya comentaré.

Au revoir. (Segunda gilipollez en francés. Francia, siéntete orgullosa).

martes, 24 de junio de 2008

Añado un pequeño blog que he descubierto hoy a mi lista de links:
El señor enviñetado.

Este blog consiste en una serie de tiras cortas sin un gran alarde visual, pero mantiene una cierta calidad media y el estilo me ha gustado. Las publicaciones, al menos las últimas, solo he leido hasta Abril de este año, se muestra en español y en inglés.

Como ejemplos:
Malo - Bad
Mitosis - Mythosis
Relaciones - Relationships

Espero que os gusten.

Odio...

- Los programas del corazón. ¿Acaso no hay nada más interesante con lo que ocupar páginas y programación? ¿La gente no tiene suficiente con su asquerosa vida que necesita comprobar que la mierda de los demás también huele?

- Los anuncios de descargas varias para el móvil: tonos, sonidos reales, fondos de pantalla, programas de violación de la intimidad, etc. ¿No hay nada mejor en lo que gastar el dinero? Llegados al punto de gastar dinero en esa gilipollez, nadie recuerda que existen O.N.G.s?

- A la gente que, mientras España juega la eurocopa o el mundial, gritan con completa alegría "viva España", y el resto del año llaman facha (realmente no, suelen decir "puto facha") cuando escuchan decirlo a otra persona. ¿Qué pasa? ¿Solo puedes sentirte orgulloso de tu país (y, joder, mira que es difícil sentirse orgulloso de este país) mientras duran las competiciones deportivas? ¿Durante ese tiempo no es custión de patriotismo o no, no?

- Que las secciones de deportes ocupen entre un 20% y un 50% de los periódicos serios. ¿Qué pasa, es más importante que un deportista marque un gol de mierda (porque, obviamente, de este 20-50%, un 75% es fútbol, que el resto de los deportes no importan más que a cuatro marginados sociales) al decaimiento de la bolsa, a la situación política de estados unidos, irán, israel, zaire?

- A los periodistas que no saben escribir. Sin más comentarios. ¡Joder, sois la lectura pública por excelencia! ¡Por culpa de que no tengáis puta idea de escribir, muchos dicen las gilipolleces que dicen! ¡Arrepentíos, pecadores!

- A la SGAE, a Ramoncín y a Víctor Manuel. A los primeros, por su inutilidad práctica, por su caida y recaida en violaciones de la ley, sin que nadie se atreva, finalmente, a ponerlos en su sitio; por sus reinvindicaciones teñidas de justicia, a pesar de que este organismo no opera en ningún otro lugar del mundo, y en el resto del mundo la música sobrevive. A Ramoncín por malhablado y maleducado. ¡Ah! Y por feo e inútil musical, pese a la gente que, en su época, lo escuchaba (psche, en aquella época, lo difícil, es encontrar lo que no se escuchaba). A Víctor Manuel, por maleducado también, y por hacerse el rojillo, y luego ser más capitalista que el viejales del Monopoly. Víctor, querido, la hipocresía ya no mola, pasó de moda en el XIX; pero puedes probar en Japón, que aún se sigue llevando.

- A los principales políticos españoles. Por patéticos, ni más ni menos. Por sus debates infantiles, en los que no hablaban entre ellos; si no que manifestaban monólogos planeados de antemano, se preguntasen lo que se preguntasen. Por hacer gráficas de párbulos y por negar la evidencia actual. Por callar al ministro de economía en su momento y darle un animal con la yugular seccionada y decirle "sálvalo, para eso cobras, nazi" (nótese que cuando alguien no piensa lo mismo que el emisor de una frase, es tachado de nazi -facha también vale-, como aprende todo usuario de menéame). Por los celos y envidias de E.A. (siglas para ocultar su identidad), porque Gallardón mola y ella es una vieja antipática que necesita caer en una entrada como "qué hay, troncos?" para resaltar que no tiene 227 años, sino que solo los aparenta.

No están en ningún orden concreto.

lunes, 23 de junio de 2008

Sobre el papeleo

¿Por qué son necesarios los trámites hoy por hoy? ¿Acaso no hay bases de datos que albergan casi todo lo concerniente? ¿Acaso no hay un DNI electrónico que debería poder albergar todos esos datos personales ahorrando todo el papeleo estúpido? ¿Para qué quincemil tarjetas identificativas: crédito, carnet de conducir, etc. cuando podría ser todo desde el DNI?
Ahora bien ¿cuál es la utilidad final del DNIe, si, al final, cuando esto funcione, que por ahora es una quimera, todavía habrá que ir a los edificios de gestión administrativa y operar desde allí? Ahorramos gente en el edificio, sí; pero no ahorramos pasos. No es un avance. Es "circo".

El papeleo, hoy por hoy, es absurdo. Una manera de mantener a todo el ejército de trabajadores que se dedican a ello, nada más; y no digo que eso sea malo, pero para eso nos ahorramos las gilipolleces de DNIs electrónicos, que parece que solo querían para decir: "¡Hey, mirad lo moderna que es España!"

domingo, 22 de junio de 2008

España semifinalista

Y España venció en su partido contra los herederos del Imperio. Y España ganó a los campeones del mundo.

Realmente, el partido fue bastante triste, trepidante, sí, pero triste:
Alguien debería explicarles a los tiradores españoles que los tiros a puerta hay que hacerlos entre los tres palos, que fuera no vale.
Villa estuvo cansado desde el minuto 40, o así, aguantando como un campeón hasta el final, pero cansadillo.
Los italianos se dedicaban a actuar de forma ruín apoyados por un árbitro de los que hacen historias por sus malas decisiones.
Buffon y Casillas, lo mejor del partido, se batieron en duelo singular en los penalties. Los dos teóricos mejores porteros del mundo, algo de interés, por tanto; con obvia victoria del portero madridista, habida cuenta del título del post.

Me alegro por los aficionados de la selección, a los que dedicaré un post bastante agrio el día que pierda la selección, o el día que ganen la eurocopa; pero, al menos hoy, tienen mi enhorabuena, como los chicos de Aragonés.

Cuando la gente se vuelve imbécil...

aparecen más y más aplicaciones para móvil.

Hoy, mientras veía Family Guy, aparecieron un par de anuncios del tipo "descárgate mierda para el móvil" que consistían en:

Anuncio A:
¿No quieres saber dónde está tu pareja en todo momento? Danos un número y te lo mostraremos vía satélite para que puedas verlo a cualquiera hora.

Anuncio B:
¿Quieres saber si está diciendo la verdad o está mintiendo? Esta aplicación interpretará su timbre y la vibración de la voz para informarte de la veracidad de sus palabras o la ausencia de ésta.

Y claro, asustado me quedé. 1984 ya está aquí, ¡y en versión móvil! El gran hermano a solo un mensaje de distancia.

Por si no me creéis, que sería plausible (parece de película cutre), aquí os dejo el link de la página: página de aplicaciones que violan la intimidad de terceros sin consentimiento previo.

Repetid conmigo, "amemos al Gran Hermano".

Bah, gilipolleces para móviles...

sábado, 21 de junio de 2008

Gente para todo...

para absolutamente todo.

Y decían que yo estaba loco... en fin.

El loco de Junio 2008 es...

(redoble de tambores)

...este!

Sin título 6 [Infierno]

Tomo asiento a su lado. Él mantiene su sonrisa y enuncia en tono explicativo, con calma.
- Mi señora ha tenido que marcharse.
- Shiva es tu señora - replico en un tono muy a caballo entre la sorpresa y la duda.
- Yo no la llamo así, pero efectivamente. Me ha enviado a proteger a vuestra reina, pero realmente dudo que haya problemas, dado que...
- ¿Es peligroso fusionarse? - interrumpo.
- Depende - contesta Samael con una mirada incómoda -, si se hace bien, no. Pero no deberías preguntarme esas cosas, tengo deberes con mi señora.

Subidas a la tarima, reparo ahora mismo, hay unas mujeres ataviadas de un blanco inmaculado, virginal que empiezan a cantar. Es una actuación sobria, pero perfecta: todo parece ser como estaba previsto, lo que contrasta notablemente con los arqueros del primer piso y los alabarderos del pasillo. Cuando termina la actuación, el ujier, una criatura verde, escamosa, con pequeños y débiles brazos y con una cola bulbosa ocupa su lugar y empieza a llamar a los asistentes:
- Lisseth Karayazi, reina de Malmo, por favor, suba.
Y Lisseth, tras unos instantes de vacilación, se pone en pie y comienza a acercarse.
- Miembros del triunvirato de Éxior, por favor, suban.

El demonio de la tarima sigue convocando a los presentes, y, desde allí Lisseth me mira un instante, como echando un vistazo a la concurrencia.
"¿Deseáis algo?", pregunto directamente en su cabeza. "Sí. ¿Sabes qué ha sido del guardia?". Vacilo un instante, finalmente decido concentrarme y entrar también en la mente de Ronon.
"No hay noticias de él".

- Con las firmas que se escribirán en este tratado - dice el ujier - quedarán firmadas de forma vinculante nuestras relaciones de paz. Por favor, firmen.

Lisseth se acerca al libro. "¿Tiene esencia la pluma?", pregunta inquieta. "No", le respondo. Coge la pluma y firma. Uno por uno proceden a firmar y hacen que me sienta inquieto, hay algo que chirría en todo lo que ha sucedido: el gobernante de Aerni no está y su gran enemigo está allí, con parte de su ejército, y seguro que no son soldados noveles. Me levanto, mostrándome tan indignado como parece posible, con mi apariencia humana, con todo su odio y su desprecio ya ganado.
- No todos los integrantes del acuerdo de Paz se encuentran aquí para firmar. Eso invalida el tratado, ¡lo convierte en una farsa!
El silencio se hace patente unos instantes, las caras se giran hacia mí. La risa del emperador de Tormekya resuena por toda la sala y grita algo con voz de enfado. Se levanta y corre hacia la tarima, salta y rompe el libro.
- Por fin alguien se toma en serio esta estupidez de reunión, esta falacia - ruge.
- Tú ni siquiera has sido invitado a la misma - dice Lisseth.
- ¡¡Saidrag!! ¡¡Saidrag!! - grita Namuriz, el enorme emperador, tras lo que dice algo en su idioma.

El que llamó a los representantes se acerca al micrófono.
- Marcháos - comunica con tono preocupado - ¡vamos, rápido!

Allí, sobre la tarima, el emperador de Tormekia toma asiento, conformando un trono de tierra y piedra con magia. Grita algo más. Sus guardias abren las puertas y la gente comienza a abandonar el recinto.

- ¿Qué ha dicho? - le pregunto a Samael, quien parece totalmente tranquilo y ajeno a lo que está pasando.
- Nada, que le traigan a Saidrag. No nos atañe, vamos a recoger a tus compañeros y abandonemos este lugar.

En la puerta del lugar nos encontramos al ujier.
- ¿Qué ha sido de nuestro soldado? - le pregunto.
- Está retenido en la casa fortín - contesta con cierto miedo -, eran órdenes. Esperad un momento.

Hace llamar a uno de sus acompañantes y les pide que nos acompañen a buscar a nuestro hombre. Una vez allí compruebo el lamentable estado de nuestro guerrero.
- ¿Qué te ha pasado? - le pregunto.
- Me redujeron, mi señor.
- Traed su equipo - pido con frialdad.
Cuando uno de los guardias se acerca con el equipo, me acerco a él.
- Como imaginarás, habrá represalias por esto. Y no querrás estar en tu lugar actual cuando eso suceda. Te lo aseguro.
El guerrero Aerniense me mira impasible.
- Cumplo órdenes, señor.

Lo sondeo. En su mente simple, carente de los matices de las inteligencias más elaboradas, veo las órdenes de las que me ha hablado: en cuanto entrase el emperador de Tormekya, nadie podría abandonar la sala. Para esto podían reducir o matar a quien lo intentase. Un aviso posterior sería la orden de fuego de los arqueros, pero ésta nunca llegó a producirse.

Abandonamos el edificio. Porto el equipo del malherido, que apenas puede caminar por sí solo. Llegamos a la nave, en ella está toda nuestra comitiva, así como la de Hammaren y la de Sisian. La clase de amistad nacida del miedo, una amistad tan válida como cualquier otra.

viernes, 20 de junio de 2008

Los gatos

En el principio de las cosas, bueno, al principio-principio cuando no había nada, no; hablo de un tiempo más próximo, en el que solo existía lo indispensable: un conjunto de tierras emergidas (que ya estaban, eso no atañe a los creadores) y los elementos esenciales (importados por correo urgente desde los rincos más lejanos y peligrosos del universo como el Infierno de Azufre, o... el Infierno de Oxígeno... o el Hades de Hidrógeno), tras la funesta Hecatombe de los Quelónidos.

Tras esto, el creador desarrolló a los gatos: unos animales poco habladores, suaves, con la suficiencia necesaria para ser capaces de separarse más de cinco minutos de la mano que les da de comer y, su punto importante, capaces de ver entre los espacios y los tiempos.

Durante mucho tiempo, los ojos de los gatos fueron completamente blancos: eran Palantires con los que vislumbraban entre la maraña de hilos que conforman las verdades y las mentiras, los hechos sucedidos y los que algún día sucederán.

Tras la implementación del código de T-E, las razas más avispadas de aquel sistema se dieron cuenta de que los primeros gatos de S-L tenían algo extraño en la mirada, algo que parecía dar a entender que cuando miraban, miraban lo más hondo: los secretos acontecidos y aún no acontecidos, con la indiferencia y la ironía de quien no puede ser sorprendido.

En ese momento, la especie más inteligente de T-E escribió formalmente sus quejas al respecto, expresando cuán indigno les resultaba que un humilde gato indagase en lo más hondo de su alma. El creador, atendiendo amablemente a sus súplicas creó a los perros: animales estúpidos y fieles que controlarían a los gatos e impedirían que observasen las humillantes intimidades de sus aquejados recién llegados.

Tiempo después, tras el abandono mundial del creador, los gatos fueron perdiendo aquel brillo blanco en los ojos, tiñéndose éstos de los más extravagantes y variados colores hasta ser tal y como son hoy. "Perdieron sus palantires", o eso quieren creer todos los ingenuos que albergan a estos espías de lo más oculto en sus casas, que duermen con estos inquisidores de la verdad y la mentira, que dan de comer a estos observadores del creador, tal y como darían de comer a un perro guardaespaldas.

Pero los perros conocen esta triste verdad. Y por eso los perros siempre odiarán a los gatos.

jueves, 19 de junio de 2008

El tigre, para los de magisterio

El tigre, Panthera tigris, pertenece al Regnum Animalia, Phylum Chordata, classis Mammalia, Ordo Carnivora, Genus Panthera, es un animal que se caracteriza por su larga relación con la sexualidad china, lo que ha desembocado en su actual peligro de extinción, debido a la dificultad del tigre a vivir sin sus huesos, ni sus huevos. Y recordamos a profanos en la materia que el tigre no es un animal ovíparo (no vaya a ser); sí, nos referimos a las gónadas.

Contra lo que puede parecer, se trata de un tigre al acecho, los médicos suelen ser bípedos.

Es el más grande de los felinos: una masa de casi 300 kilogramos que desean matarte, a ti, a tus hijos y a los hijos de tus hijos, y no dudarán en alcanzar más de 70 kilómetros por hora para hacerlo. No corras, no merece la pena. Como consejo adicional, cuando tu mujer se ponga de parto, intenta que sea un médico chino – deprededadores naturales del tigre – quien la asiste (una bata de laboratorio no es prueba suficiente, recordemos el trágico suceso del falso médico-tigre, aunque la situación más común, es la de un tigre acechante entre la inmensa vegetación del paritorio – imagen 1) aunque House también nos vale ya que, por razones evidentes, es el único que va a correr más lento que la embarazada.

Los restos más antiguos datan de unos 2 millones de años, aunque la expansión por el territorio se produjo hace solo diez mil años, durante la época en la que el agua cogió gusto a su forma sólida. Como curiosidad, también se han encontrado restos de tigre en Japón, ejemplares que, seguramente, huyeron para proteger huesos y huevos de chinos avariciosos. Estos restos se encontraron junto a balsas primitivas, lo que parece indicar que China atravesará una etapa de reducción de natalidad, ante la carencia de material afrodisíaco.

A diferencia de otros felinos, el tigre se aprovecha de su profundo estudio de la física para abatir a su presa, basándose en el sencillo principio de que Ec= mv2. Tras tumbar a la presa, seguramente del asombro que le produce tal manifestación de conocimiento científico, el tigre la tranquiliza con el firme contacto de sus dientes que le rompen la médula espinal. La tranquiliza para siempre, obviamente. Porque las cosas se hacen o no se hacen. Los tigres no se andan con medias tintas.

- Y sin embargo se mueve - responde el tigre que está tirado en el suelo.

- Que te doy, ¿eh? - amenaza el inquisidor-tigre.

Las PAU

Todos los años, por estas fechas, me pregunto por qué existen las PAU. ¿Cuál es la razón de que exista un examen prueba que supera un 98% de los presentados en sus dos convocatorias?¿Para qué este examen si no te prepara en modo alguno para lo que te vas a encontrar unos meses después?

Todos los años, al ver a los chavales nerviosos y ajetreados a las puertas de las aulas de la facultad, me asaltan esas mismas preguntas.

¿Para qué?

miércoles, 18 de junio de 2008

Firefox 3

Supongo que muchos ya os habréis enterado. Y los que no lo hayáis hecho y leáis este blog, seréis una minucia respecto a la población internauta del globo, pero yo lo posteo igual.

Hoy, a las 19:00 GMT +2, es decir, las 19:00 española, salió la última versión del carismático navegador encargado de convencernos que no hay nada que duela más que Internet Explorer o un tumor mortal, como el de Rudolph.

Además, los Firefoxianos quieren batir el récord Guinnes y ser el programa más descargado en 24 horas, récord que, sin ser Guinnes, ya ostentan ellos por Firefox 2 (gracias N., no llega a tanto mi infofrikismo).

Así que ya sabéis. Descargad cual obsesos de internet, que lo sois, y apoyad a Firefox, que funciona bien, y el logo es precioso.

Firefox

Jerarquías y órdenes

TODO está jerarquizado, todo tiene una categoría inherente, comprensible o no; incluso el azar está jerarquizado: la probabilidad es su jerarquía. Y todo esto entra, miento, debería entrar, en los planes previamente trazado por el actual Dios. Puede parecer, a priori, que el tal Dios debería haber tenido en cuenta muchas más cosas, pero, en realidad; todo se resumen en jerarquías y órdenes.

La cosa funciona, visto de un modo muy simple, de la siguiente manera: Dios se sienta al teclado de su mac (es un pijo, un consumista; le pierde la estética blanca inmaculada, y es capaz de renunciar a la mayoría de videojuegos, solo por saberse poseedor de un mac book air impoluto) y empieza a probar: un par de citosinas por aquí, una caperuza por allá, una replicación masiva por allí, células madre aquí y allí, y... voilà: el primer ser vivo, no durante mucho tiempo. Es un error común de los dioses ir a la parte más visual del asunto de cabeza, ya lo dice el refrán: tiran más dos piernas que un viaje por la sierra.

Es en este punto, tan triste, con el cadáver del pobre ser, animal o vegetal, al lado del Dios abatido, cuando el Creador tiene que ponerse con la parte más engorrosa del asunto: ¿Quiero que el tiempo sea un fenómeno puramente lineal? ¿Quiero que la física y la química sean inalterables? ¿Quiero unas condiciones aerobias o anaerobias? ¿Quiero que la vida esté basada en el carbono? ¿Quiero especies inteligentes o no? ¿Quiero que la especie dominante sea la más bonita, o repartir las virtudes? ¿Quiero delegar en otra persona mis enormes y divinas responsabilidades? ¿Quiero hacer que mis criaturas me vean como la definición de perfección? ¿Quiero que Apple saque un mac book todavía más ligero para que Divinair no me cobre tasas? La clase de cosas que traen de cabeza a los dioses, vaya.

Llegados a este punto, pueden pasar dos cosas, que el Dios en cuestión decida TODO, absolutamente TODO lo que quiere hacer, sin dejarse nada atrás; lo que tampoco es que suponga un gran problema, teniendo toda la eternidad para hacerlo. Para ellos es un pasatiempo: es Los Sims. La otra posibilidad es que lo copie de un sistema que ya funcione y adapte los cambios.


En cualquier caso, centrándome en el tema de este pequeño comentario sobre el hacer de los dioses, tras haber hecho todo esto, hay que darle una jerarquía, pues hasta la criatura más estúpida (la gallina, aceptada unánimemente por el C.V.V. - Comisión de Valoración de la Vida - como el animal más estúpido conseguido hasta ahora por ningún creador) se plantea en algún momento su posición en el orden de las cosas. Esto no trascendería si no fuese un hecho generalizado a todas las formas de vida, que pueden llegar a atosigar a sus creadores con tales preguntas, hasta que estos tienen que escoger: o hacen públicas las clasificaciones, con los celos, las envidias y la rabia que puede suscitar; o se marcha estresado del mundo, o aniquila a toda forma de vida demasiado curiosa (sucesos que, generalmente, se denominan "grandes extinciones").

Este problema se vuelve todavía más peliagudo en Surrelandia, donde para diferenciarlo del código copiado, dotó de consciencia a los seres inertes, como el Granito o la Probabilidad. Aclarado este punto, creo que nadie culpa al Dios de Surrelandia por abandonarlos a su suerte a los dos años de haber dado origen al mundo.

Si es que quién le mandaba...

lunes, 16 de junio de 2008

Terry Pratchett - Voto a bríos

Voto a bríos es la, si no me he saltado ninguna, cuarta entrega de la Guardia de Ankh Morpork.

Un pequeño islote ha asomado entre las tierras de Ankh y las de Klatch, y ambos gobiernos lucharán por añadirlo a su lista de tierras.

La historia gira en torno a la xenofobia, en torno a la tensión entre pueblos y en torno, desde luego, a la guerra y sus problemas. El tono humorístico de Pratchett, como viene siendo habitual, se muestra muy adecuado para dar cierto enfoque agridulce a diversos asuntos que, desde una óptica más seria, serían sencillamente desmoralizantes.

Los ejércitos de Ankh Morpork, liderados por un noble con pocas luces llamado Óxido, se preparan para intentar la invasión en territorio Klatchiano en condiciones numérica; por su parte, Samuel Vimes, armado caballero y con la Guardia suspendida de empleo, forma su propio “ejército” con el que también pisa tierras Klatchianas, con el deseo, tanto de dar cierta coherencia a los pasos atropellados y torpes del ejército de Óxido como a la intención de Vimes (que es “el Poli” pase lo que pase) de averiguar qué sucedió en torno a la muerte del diplomático de Klatch en tierras de Ankh y qué pinta Ahmed Hora 71 en todo esto.

Continúa, de forma muy natural, la evolución del núcleo protagonista: Zanahoria es, cada vez más, el hombre que da fuelle, que impulsa todo a base de carisma y que, con inocencia, ofrece siempre su mano para que todo siga bien. Colon se mantiene en sus trece y continúa siendo el emblema de la prepotencia inculta y del temor infundado, Nobbs acentúa su faceta más estrambótica vestido de mujer y encontrando en ese... cambio... una considerable comodidad y, por su parte, Samuel Vimes, como en todas las historias de la Guardia, se rebela contra lo que se espera de él, manifestándose como una persona con ideales propios que, de una forma u otra, hace lo que tiene que hacer tarde o temprano.

Si bien, en mi opinión, la obra carece del toque maestro que Pratchett imprimió a Pies de Barro, una novela policíaca donde en un puñado de páginas se nos han dado todas las pistas y a veinte del final queda todo resuelto para todos los que, como yo, no hubiesen atado todos los cabos, está por encima de la media de libros que he leído de él. Quizá sea una opinión subjetivada en tanto que estos son los personajes que más conseguidos me parecen de él junto a Muerte, quien en esta ocasión apenas aparece.

domingo, 15 de junio de 2008

Sin título 5 [Infierno]

El representante de Omán está solo, un poco apartado; es un varón, alto y estilizado de facciones finas y modales refinados con sobreactuada altiveza y gesto exageradamente distante, mientras que los representantes de Aerni y Nafni parecen más normales, más humildes y con un porte más común.
El representante de Sisian se comporta como alguien cuyas decisiones más importantes han sido tomadas siempre por terceros: es el representante de un reino que siempre ha vivido a la sombra de un señor más grande; el subproducto plastificado e inocente que origina una actitud de imperialismo ofensivo como el del viejo Durku. Es un varón que habla de forma directa y sincera, sin caer en tratamientos fríos, ni en juegos de palabras que oculten segundas intenciones.
Los representantes de Hammaren, diversos Comerciantes escogidos entre los Príncipes de este reino del comercio, constituyen el grupo más vistoso: ricos y muy bien vestidos y extremadamente habladores. La palabraría del comerciante.

El tiempo continúa pasando, acercándose al momento para el que está prevista la reunión, cuando, sobre el fondo permanente de un centenar de voces, parece ganar terreno el silencio, poco a poco, como una infección malvada y dolorosa. Unos segundos después solo quedan tenues murmullos.
- ¿Qué sucede? - le pregunto a Ronon.
- Ha venido el emperador de Tormekya - contesta con gesto impasible, pero una infinita seriedad en la voz. Está preocupado. Y es lógico.

Los comentarios corren, a su bajo volumen, como regueros de pólvora ardiente: "nosotros no lo hemos invitado", dicen los de Hammaren. "Nosotros tampoco hemos tenido noticias de su advenimiento", dice el representante de Omán mientras se balancea lenta y pausadamente, como las ramas de un árbol mecidas por una suave brisa. Pronto, los representantes, los distintos invitados y demás presentes comienzan un poco disimulado contertulio en el mismo tono murmuriante.

Lisseth se dirige a los representantes de Hammaren, que en su actuación acostumbrada de comerciantes, han recorrido ya, con rapidez y profesionalidad, los distintos grupúsculos que forman los presentes.
- Ha sido el rey de Aerni, Saidrag - informa uno de los Hammareses -. Se empeñó en que la reunión debía ser en su ciudad, discutiéndolo con Omán y Nafni, quienes opinaban que reunirse en una ciudad tan cercana al enemigo imperio de Tormekia era arriesarse innecesariamente, pero él se defendió diciendo que la lucha continuada obligaba a tener a unas defensas permanente preparadas y acostumbradas. Pero vista la entrada sin problemas de Milarupa, emperador de Tormekya, creo que el asunto está bastante claro.

"¡Cuánta razón!" pienso apesadumbrado, "nos ha servido en bandeja de plata".

Ronon me mira y se señala leve y disimuladamente durante un instante. Lo sondeo. Entre distintas sensaciones de angustia, distingo un claro "arqueros en el primer piso". Profundizo: "he enviado a un guardia a la nave, que teleporten gente hasta aquí y soliciten el envío de otras dos naves hacia Aerni". Asiento ligeramente y, entonces, una voz suena, alta y clara, desde el estrado, tras unos sonoros golpes sobre el suelo de madera con un recio cetro.

- Rogamos que vayan tomando asiento - dice la voz con calma.

Poco a poco, la concurrencia va tomando asiento en las butacas destinadas a tal efecto, salvo Milarupa y su séquito, un gran grupo de lanceros, que ocupan el pasillo central.
- Arien, por favor - es la voz de Lisseth, a mi espalda; me giro inmediatamente. Su mirada es suficientemente explicativa.

El interior de su mente es un amasijo de preocupaciones, dudas y temores, y sobre ellas, destaca una imagen, la figura inconfundibla de Shiva, en la otra sección de la sala. Mi sorpresa es tan grande como la suya.
- Mi reina, podría acercarme hasta allí para comprobar si, realmente, se trata de ella.Lisseth duda durante unos instantes. Levantarme será visto con malos ojos por los presentes, una falta total de modales, y mi aspecto, tan humano, no hará sino empeorar las cosas. Finalmente, habida cuenta de la situación, la lógica cede a la más vana cortesía.
- Ve - asiente.

Me levanto y comienzo a dirigirme hacia el pasillo. Siento todas las mirada sobre mí, evaluándome. Todos parecen pensar "lo esperable, con ese aspecto". El demonio que ocupaba el estrado se retira, y yo llego, finalmente, al pasillo; encontrándome con la la línea de piqueros, que cruzan sus armas impidiéndome el paso. Para llegar hasta la otra sección hay que rodear el pasillo, yendo hasta, prácticamente, la tarima. Suspiro, el mal ya está hecho. "Qué más da lo que piensen" intento convencerme.

Camino apuradamente por un lateral del pasillo y llego hasta la altura de Milarupa, que me dedica una mirada. Sonríe. Le saludo de alguna forma a medias entre el respeto y el desafío, y continúo mi camino, volviendo por el otro lado cuando el grupo de piqueros se termina.

Es entonces, cuando distingo una figura conocida entre los demonios de las butacas. Me está mirando y me invita a sentarme. Es un demonio varón, bello, de cabello rubio y ojos dorados y viste elegantes ropas rojas y negras. Sonríe. "¿Qué coño hace Samael aquí?".

sábado, 14 de junio de 2008

La creación, muy resumidamente

- "El mundo es un poco aburrido" dijo la criatura que se haría llamar dios de los mortales, luego dios de la vida, la muerte, la creación y el universo, después dios de dioses y, finalmente, Dios con mayúscula, como todos.

»Todo empezó cuando encontró aquella enorme masa de tierra y agua. "Es un bonito terrario" pensó, "solo le faltan tortugas". Y así, aquella criatura que pronto se haría llamar dios de los mortales, creó a las tortugas y las dispuso por todo el mundo, desde los rincos más desérticos, a los mares más profundos, desde los rincones más gélidos, a los más ardientes. Y las tortugas se murieron. Todas se murieron. Así que aquella criatura anónima, por el momento, se puso a investigar: tenía el poder de crear cualquier cosa, pero, obviamente, tenía que implementar todas sus creaciones en el ciclo natural del planeta o, pasado un tiempo, mayor o menor, sus creaciones morirían o desaparecerían. Así fue como, dando por entendido este punto, decidió que sería una gran idea copiar un sistema del que ya se conociese su funcionamiento, y, busca que busca, acabó por encontrar un planeta cuyo funcionamiento le permitía enfrentarse por sí solo a las adversidades. Había seres de lo más diverso, pero la especie dominante parecía estar hecha de seres bípedos de distintos colores, con un marcado proceso de cefalización y unas manos desarrolladas, al parecer, para tocarse unos a otros en vez de descansar... o eso le pareció entender. Así pues, decidió emular el sistema. Ese fue su primer error.

»Gaia, también conocido como Dios por los habitantes de su planeta (¡qué originales son los creadores de Sistemas de Vida Mortal - SVM - siempre!) demandó a este creador anónimo por copia ilegal de su código base ante la Comisión de Derechos de Creador, quien consideró culpable al creador sin nombre, resumiendo su sentencia en:

- Tú, anónimo - deberías buscarte un nombre, en serio; esto le quita solemnidad al asunto - como claro plagio, ilegal por tanto, del ecosistema conocido como T-E v.1658, deberás: o bien prestar tus servicios a Dios, versión T-E, si este tiene a bien aceptarlos, o bien alterar tu código hasta el punto en que este no se pueda considerar plagio del anteriormente citado. ¿Qué decides?

»Y así, el recién bautizado dios de los mortales de S-L v. 0.1 a, cambió su copia descarada del sistema T-E v.1658 incorporando un alto coeficiente de probabilidades para violar la realidad, tanto por las criaturas vivas como por los fenómenos físicos. Y, para que la situación no se volviese endiabladamente insostenible, creó a sus propios funcionarios, que trabajarían con él hasta el final de los tiempos para salvaguardar el mundo tan original - a él le encantaba pensar que lo era - que él, en su infinita sabiduría, había tenido a bien crear.

»Hoy, Dios, versión S-L v. 2.0 sonríe al ver que sus habitantes han logrado crear, aprovechando esas irregulares de la tenue realidad de S-L, una especie de caminos-túnel a T-E, sin vulnerar ninguna de las normas de la Comisión de Derechos de Creador - el más antiguo de los organismos oficiales, cuyos orígenes se pierden en los inicios del tiempo, cuando solo el tiempo y la nada jugaban con una baraja de cartas, de muy rebatible existencia, en una andrajosa mesa de un bar metafórico al final, en aquel momento "el principio", del universo... aunque hoy se haya replicado en varios universos unidos por finos y frágiles puentes.

- ¿En serio fue así? - preguntó Alberto sorprendido.

- Quizá me haya equivocado con algún número o con alguna sigla, pero sí; más o menos, así fue la creación del universo.

- Y el Big Bang y... ¿todo lo demás?

- Vamos a ver - comenzó Ernest con un suspiro - si antes no había nada, de dónde salió la gran explosión originadora de Todo. No tiene ni pies ni cabeza...

- Pero...

- A ver, si no hubiese creadores, ¿para qué existiría una Comisión de Derechos de Creador? - preguntó Ernest en tono desafiante.

- Ya... el caso es que... ¿y si no existe?

- ¡Oh! - se sorprendió Ernest, abriendo los ojos de forma exagerada - ¿estás diciendo que pones en duda la veracidad de mi información?

- No es eso - intentó disculparse Alberto - es solo que parece todo tan extraño...

viernes, 13 de junio de 2008

Sin titulo 4 [Infierno]

Y los días siguientes se suceden en calma, en completa calma, con normalidad, como si nunca una autodenominada diosa se hubiese presenciado intramuros atravesando todas las barreras y hubiese llevado a cabo una arriesgada petición. Si la situación se hubiese mantenido así más tiempo, tal vez habríamos acabado pensando que, realmente, tal cosa nunca habría sucedido.

Durante este tiempo, la reina de Malmo envía emisarios constantes a los territorios circundantes; a los señores feudales de lo que un día fue el Imperio Durku, repartiéndose las tierras que, en tiempos, habían sido dominadas por la misma mano.

Malmo encabezó la guerra contra Durku, con el apoyo de diversas poblaciones aliadas, como la ciudad de Nori Demian, que envió a sus ingentes huestes humanas a la lucha contra los demonios del Imperio.

Finalmente, tras muchas negociaciones, concesiones, dudas y aclaraciones por carta, varios de los señores del infierno, o sus representantes, como en el caso de los Príncipes Comerciantes de Hammaren, deciden encontrarse en la ciudad de Aerni, una ciudad de la costa oeste de Durku, amurallada, por sus continuos problemas con el vecino reino de Tormekia. Al parecer, según nos explica Lisseth, gran parte del retraso de la reunión consistió en decidir la ciudad en la que debería llevarse a cabo. ¿Una ciudad más defendida pero con mayor posibilidad de ser atacada? ¿Una más apartada de la frontera, menos asediada, pero menos defendida, contando la posibilidad de magias de teleportación? ¿La ciudad que ha causado la división del imperio?

Al menos, parece, las dudas han concluido: la decisión ha sido tomada.

Desplegamos una de nuestras naves, unos armatostes mecánicos que encontramos, por casualidad, en nuestra odisea contra el Leviathan. Realmente, encontramos una en su interior, el resto de las naves, una flota de cuarenta componentes, no son más que réplicas exactas de la primera, aprovechando todos los materiales que había disponibles en el reino. Dada la escasa tendencia del infierno a aprovecharse de la tecnología, suponen una gran ventaja estratégica a tener en cuenta y, en consecuencia, actualmente, nuestras operaciones militares se basan en sacarles el máximo provecho.

Desde el aire, Aerni parece una ciudad sobria, cuadrada; la típica estructura de una ciudad en guerra. Grandes murallas externas y calles exageradamente anchas. Los guardias pasean por la ciudad sin alterar la normalidad de los acontecimientos. El palacio principal es un enorme armatoste cuadrado, a cuyos lados se extienden dos rectángulos enormes.

Solo cinco miembros de la guardia personal de la Reina, dos oteadores y yo salimos de la nave. Unos guardias nos esperan.
- ¿Reina de Malmo, Lisseth Karayazi, por favor? - pregunta uno de ellos en un tono ensayadamente cortés.
- Yo soy - responde Lisseth - y estos hombres vienen conmigo.
El guardia asiente.
- Sígannos pues.


Dentro del castillo, comitivas de distintas regiones del infierno dialogan tranquilamente entre ellas: los representantes de Nori Demian, los de Höör - con quienes, por razones obvias, mantenemos un trato tenso -, los de Sisian - actualmente nuestro territorio -, los distintos representantes de la región del Éxior - un triunvirato formado por los reinos-ciudad de Aerni, Oman y Nafni - y una partida de los Príncipes Comerciantes de Hammaren.

jueves, 12 de junio de 2008

Superman

Nunca ha sido un personaje que me haya hecho demasiada gracia, pero hoy, pasando el tiempo en menéame, me encontré con esto.

¿Lo mejor que ha dado superman de sí? Probablemente.

miércoles, 11 de junio de 2008

César Vidal - El fuego del cielo

El escritor, e historiador, madrileño César Vidal relata en esta novela, con detalle y esmero, con mimo, las vivencias de cuatro personajes que acabarán reunidos en un castra en el limes romano, aunque dedica la primera mitad del libro a presentárnoslos y situarlos en su contexto.


Ficha técnica
Martínez Roca, 2006
Cartoné, 374 págs.
Tamaño: 15x23 cm.
ISBN: 8427032382


Argumento y personajes:
Cornelio es un niño de papá enviado a Roma para conseguir un buen puesto desde el que acceder a senador o cónsul tras un par de campañar en el ejército. Será tribuno de la XII cohorte vexillatio.

Valerio es un legionario bajo las órdenes de Grato, su centurión. La campaña contra los partos, en la que serán capturados, les otorgará una nueva forma de ver las cosas. Los escasos supervivientes del cautiverio sufrirán a la vuelta las consecuencias de la peste, que se desatará por toda Roma. Curado por los cristianos, se convertirá a esta fe (algo penado por la ley, por lo que lo mantendrá oculto) y volverá a la XII cohorte vexillatio como centurión de la misma.

Arnufis es un estafador egipcio que se hace pasar por mago para sacar el oro a los pobres ignorantes de Roma. Se siente muy superios, dada su cultura milenaria, y siente superior a los griegos, mientras que Roma, sus formas y costumbres, le dan asco, pero ve en esa enorme masa de gente estúpida una forma de ganarse una amplia cantidad de dinero. Cuando alguien le acusa de farsante y pone a la gente en su contra, se verá obligado a pedir ayuda para abandonar la ciudad, consiguiendo una recomendación para el castra de la XII cohorte, en el limes (frontera del Imperio).

Rode es una niña abandonada que es comprada para ser prostituida. Tras años pasando por distintos lupanares (prostíbulos) acaba siendo llevada al castra de la XII cohorte para disfrute y relajación de los legionarios. Que no todo va a ser combatir al bárbaro enemigo...

Llegados a este punto (muy, muy spoiler):
Rode se enamorará de Valerio, cristiano, quien se siente atraido por Rode sin atreverse a decírselo. Arnufis, celoso, pues le gusta Rode, denunciará a Valerio por su ateismo (ser cristiano y negar el politeísmo romano, así como la divinidad del césar... era tal cosa) ante Cornelio; sabiendo que la pena por esto es la cruz. Cornelio se negará a ejecutar a Valerio pues, por ahora, lo necesita. La guerra se desencadena y se pone muy mal para Roma. Cuando todo parece perdido, Arnufis está intentando ganarse el favor de los dioses de la región (costumbre romana), y Valerio, de rodillas, se encomienda a su dios. Y el cielo se encapota, comienza a llover; instantes después, cae el fuego del cielo que da título al libro.

Final (muy spoiler):
Arnufis será recordado por la legión como el hombre que consiguió que los dioses intercedieran por ellos y los salvaran. Valerio recibirá una mención de honor y se le permitirá abandonar el ejército como un héroe de guerra, pues Cornelio, quien ha decidido mantener su cargo de tribuno de la XII cohorte, le vio rezar y encomendarse a su dios cristiano justo antes del extraño suceso y ha escrito a Marco Aurelio indicándole que baraja la posibilidad de que haya sido este dios quien haya intercedido. Rode, finalmente, por el rito cristiano, contraerá matrimonio con Valerio, costándole la cuantiosa suma de su retiro prematuro.


Final feliz para todos. Y porqué cuento el final, yo que no suelo hacerlo, bien; para comentar mi libre interpretación de los hechos, que puede coincidir con la del autor o no. Si leyese esto y me contestase, me haría enormemente feliz, pero seré realista: es algo que no va a suceder.

Valerio se nos presenta como un cristiano, en un ambiente donde tal cosa no está, en absoluto, bien vista. Rode, la prostituta, está enamorada de Valerio. Valerio roza la crucifixión porque Arnufis le vende. Finalmente, cabe la posibilidad, de que haya sido él quien desatase el fuego de los cielos (hecho documentado, según cuenta el autor al final del libro, en diversos escritos; aunque yo, en mi visión científica de las cosas, prefiero pensar que había un volcán con una gran presión de gas y piroclastos, y sin el magma suficiente para hacer una riada de lava). Todo esto, con otros nombres, me recuerda horrores a la historia de Jesucristo. Y me pregunto si sugiero algo equivocado, al dar la posibilidad de que Valerio, un poco a su manera, sea un trasunto de Jesucristo.

Opinión:
Un libro de fácil lectura, de contenido ameno y bastante didáctico, bien ambientado, bien presentado (pese a lo polémico que resulta ser el autor), con una descriptiva más que aceptable pero que no llega a saturar al lector y una historia que, sencillamente, se defiende, con un final prácticamente Disney, pero con un desarrollo entretenido, maduro y bien tratado.

martes, 10 de junio de 2008

La EMAMIV

El barco se acercaba a una enorme figura: parecía una ciclópea representación de una mujer de metal y se extendía hasta donde alcanzaba la vista. Tenía las piernas y los brazos abiertos, en cruz; y miraba hacia el oeste, hacia la puesta de sol.
- ¿Qué es eso? - preguntó Alberto.
Ernest miró a su acompañante y replicó con retintín:
- Eso sí es una mujer. De metal, puede ser, pero una mujer.
Alberto lo miró con rabia y sus mejillas se pusieron rojas, de rabia también. No era vergüenza, era rabia que hacía hervir la sangre y ésta, vaporizada desde el pecho, teñía sus mejillas.
- Sé que es una mujer - comentó entre dientes, como mordisqueando un maasdam reblandecido.
- Bueno, dijiste lo mismo la otra vez y...
- ¡Joder! Pero esto es grande. Se ve bien.
- Bueno, bueno, solo te lo aclaraba. No te pongas así.
Y se hizo el silencio. Alberto miró a Ernest intentando rebuscar la respuesta en sus ojos como había leido en tantos libros en los que diversos personajes interactuaban con las miradas de sus interlocutores tal y como harían con un gran baúl de roble lleno de piedrecitas que representaban ideas, ni más ni menos.
- ¿Y bien? - preguntó dándose por vencido y deshechando la idea de que los ojos fuesen puertas al pensamiento.
- Esta estatua es la Explicación-Metálica-Y-Antropomórfica-del-Misterio-Incognoscible- de-la-Vida - contestó Ernest haciendo sonar el curioso nombre como si fuese una sola palabra - la EMAMIV - concluyó con una sonrisa brillante.
- No sois buenos poniendo nombres...
- Sí que lo somos - asintió Ernest con orgullo -, cuando alguien lea o escuche ese nombre, sabrá perfectamente a qué hace referencia. Nombres autoexplicativos, ¿puede haber algo mejor?

El barco seguía su ruta dirigiéndose al enorme hueco formado entre las piernas de la titánica mujer.
- ¿Captas la metáfora? - preguntó Ernest.
- ¿Cómo?
Ernest señaló hacia arriba, hacia lo que debería ser la desnuda entrepierna de la mujer (habida cuenta de que toda ella estaba tal y como había venido al mundo, y no hablo de sucia, llena de sangre y mucosidades y unida a un ente predecesor por un cordón umbilical, sino desnuda), pero allí no había ninguna formación genital; era como una hoquedad insondable, una puerta a una dimensión oscura y atroz.
- ¿Qué coño es eso? - preguntó Alberto sorprendido.
- Debería, si hiciésemos honor a la verdad más obvia, debería ser un coño, o algún tipo de; pero es que aquí, pese a que nuestros nombres sean autoexplicativos, tenemos ricas metáforas. Ese abismo enorme que recorre todo el interior de la mujer representa el misterio de la vida. Todos sabemos que los niños salen... por ahí y que el acto sexual está implicado, de ahí la metáfora de meternos entre sus piernas antes de entrar al puerto (hecho que parte de la base de que la graaan mayoría de marineros son hombres, y de que la primera cosa que hacen al pisar puerto es... en fin, satisfacer sus deseos reprimidos, manualizados u homosexualizados durante su trayecto oceánico); pero ¿qué sucede ahí dentro? ¡Es un misterio! Y de ahí el vacío que se puede apreciar desde aquí: es una visualización del propio vacío del conocimiento. ¿Lo has entendido?
- Sois unas mentes retorcidas y enfermas - musitó Alberto.

lunes, 9 de junio de 2008

Robert E. Howard - Relatos de terror sobrenatural

La editorial Urco ha traducido cuatro de los textos del creador de Conan para esta pequeña recopilación. El enfoque es de un terror fuertemente lovecraftiano, aunque la prosa es mucho más amena y ágil, y la adjetivación mucho más aclaratoria.


Los cuatro relatos son textos cómodos de leer y muy entretenidos, de acción rápida, dotados de una oscuridad y un terror agobiante muy efectista, basado en la aparición de entidades primigenias, poderes que escapan al entendimiento humano, y sucesos y restos anteriores a lo que la lógica establece como posible: típico terror preternatural.

Howard no se anduvo con zarandajas a la hora de describir las imágenes más horrendas, ni crear los ambientes más tétricos. Trata la violencia y las diferencias entre razas (absténganse los paranoicos que gritan "racismo" cuando escuchan "negro" referido a una persona, porque tendrán pesadillas tras leerlo), el heroismo, el sacrificio, la avaricia, el compañerismo: una larga lista de valores y contravalores (desde nuestra perspectiva actual, desde luego) que nos acompañarán por las páginas de estos relatos.

Especial mención para O lume de asshurbanipal (El fuego de Asshurbanipal), donde queda patente lo realmente entretenido e interesante que puede ser un relato de aventuras sni mayor pretensión que la de crear una historia digna que mantenga a la gente interesada. (Spielberg, Lucas, echadle un ojo a esto, por favor, y no volváis a hacer Indiana Jones IV. Consejo personal). Aquí, ell autor relata la aventura de dos busca tesoros (o Indis) que van a buscar una gema a la ciudad del demonio, citada en el Necronomicón.

La traducción parece bastante buena, aunque nunca he visto los originales, me refiero a que parece realmente gallega al que solo se le pueden echar en cara un par de errores taquigráficos sin corregir por 12 €.

Si leéis bien gallego, o tenéis cierta capacidad, me parece una lectura totalmente recomendable. Además, estaréis ayudando a una editorial que no está trayendo bestsellers de mierda, sino libros antiguos, y de calidad, con traducciones bajo licencia creative commons, a un precio razonable.

domingo, 8 de junio de 2008

Sin título 3 [Infierno]

- ¿Y Antaras? – pregunto al salir de la agitada mente de la reina.

- No lo sé –responde un poco nerviosa–. Le he hecho mandar un mensaje.

Se hace el silencio, Rondoc, el general de los ejércitos del aire se aclara la garganta reclamando una atención que, probablemente, le pertenecía antes de mi interrupción.

- ¿Y en qué consiste fusionarse, señora? ¿Lo sabéis?

- No, no lo sé – niega Karayazi.

Los presentes se miran unos a otros durante unos instantes. Nadie parece saber nada del tema y el silencio se vuelve cada vez más denso, más incómodo. Allí, quietos, dando vueltas y más vueltas a lo sucedido, parecemos perros asustados ante un amo con un pesado bastón.

- Si no hay nada más de lo que hablar, me gustaría retirarme a mis aposentos – comunico.

- ¿Te das cuenta de que podrían habernos matado? – pregunta Lisseth Karayazi en tono molesto.

- Sí, y me doy cuenta de que aquí callados no vamos a resolver nada – contesto con seguridad.

- ¡Hay que aumentar los efectivos militares! – replica exaltado el general de los ejércitos de la tierra.

- ¡Sí, sí! ¡Al fin algo de lógica! – lo apoya el general de los ejércitos del agua.

- Personalmente – digo con tono serio, restando importancia a las sugerencias de los militares – opino que Yue puede estar implicado: odia a Antaras y habéis tenido un hijo con él. Por ahora, las piezas encajan.

- Podríamos poner un mago junto a la puerta – aporta Rondoc.

Se vuelve a hacer el silencio. En esencia, nos hemos comportado como niños, haciendo oídos sordos a todas aquellas opiniones que no coincidían directa y claramente con las nuestras. La conversación ha sido vacía, inútil.

- Cuando vuelva Antaras volveremos a reunirnos – informa Karayazi.

- Entonces, si me disculpáis… - digo mientras me levanto.

Ronon, capitán de la guardia personal de la reina, un fuerte y valiente demonio más versado en las artes y las capacidades físicas que en los típicos enrevesamientos de la magia o las habilidades sobrenaturales me mira con seriedad. Sé que mi marcha es descortés, pero no poder aportar nada me frustra, me hace sentir peor; todo ha seguido empeorando desde El Apagón y no parece que las cosas vayan a mejorar en breves.

Llego hacia la puerta, sé que Lisseth me está viendo y está barajando algún sentimiento entre la ira, la duda y la tristeza: yo no soy el mismo, lo sabe, pero ninguno lo es. Ninguno de los que vivimos El Apagón tras ver la Ciudad de Plata hemos vuelto a ser los mismos. Es imposible, sencilla y totalmente imposible.



En aquel tiempo éramos verdaderamente poderosos, recuerdo cómo Karayazi jugaba con los rayos y con el tiempo; como yo podía controlar las mentes de batallones enteros que intentaban cruzar los muros de la Ciudad Dorada; como nuestra Mano Negra, nuestro anónimo asesino, podía desaparecer para reaparecer a voluntad en dónde le apeteciese, instantáneamente; recuerdo a Rodnoc como un brillante pulso de luz superando la máxima velocidad imaginable y utilizando sus plumas como espadas de enormísima calidad. Recuerdo aquellos tiempos en los que ascendimos hacia la Ciudad de Plata donde habitaban los ángeles, recuerdo el dolor por la cercanía de aquellas criaturas de pureza inimaginable, aquellas entidades bendecidas por la luz de los dioses, y pese a todo, pese al dolor y pese a arder en su presencia, entramos en su ciudad manteniendo nuestra salud con un increíble gasto de almas. Allí estábamos, como verdaderos reyes del Infierno, como héroes. Fue una época dichosa. Después sucedió el incidente de la Nada Devoradora. Destino aciago... el maldito incidente.

La puerta se abre, Antaras se sorprende al verme allí.

- Justo a tiempo – comento con ironía.

- Me ha sido imposible llegar antes, obviamente – comenta con voz arrogante.

Me encojo de hombros y vuelvo hacia mi asiento. Antaras toma lugar al lado de Lisseth, quien vuelve a contar la historia.

Antaras es el hijo de Yue, el mago que se volvió tan, tan, tan poderoso que decidió partir su alma en dos y envió una lo suficientemente lejos como para no volver a verla nunca, aunque seguro que ahora, después del Apagón, la echa de menos. Antaras tenía dos personalidades, dos vidas; ahora tiene una sola, Yue lo odia por haber matado a la otra personalidad, a la de su hija. Actualmente es el líder de los magos del reino, el dueño de los Dragones y el esposo de Lisseth, aunque esta lo ha mantenido al margen del poder y de las responsabilidades del gobierno de Malmo. Fue él quien intentó poner solución a la Nada Devoradora, se le podría echar la culpa del Apagón, pero, a decir verdad, sin su ayuda, a estas horas, es posible que el Infierno, tal como lo conocemos, ya no existiese. Habríamos muerto…

- ¿Qué es “fusionarse”? – pregunta Karayazi al terminar su historia.

- No aceptes el trato – contesta Antaras sin andarse por las ramas –. No es seguro. Para hacer una fusión hay que llevar a cabo hechizos de Moldear la materia viva, de Eliminación de recuerdos y de Mente enjambre. Todos tienen que salir a la perfección, el más mínimo error y tu mente podría desaparecer en las insondables complejidades de la mente demoníaca.

- ¿Cómo proteger a la reina entonces? – pregunta Ronon – ¿Cómo proteger su habitación?

- Incrementando las barreras – responde Rodnoc.

- Ya es una gran barrera – informa Antaras.

- No creo que, realmente, haya que preocuparse tanto: hasta comprobar qué hacía la supuesta diosa sin ayuda, es difícil discernir si se trata de tal cosa o no. Recordemos que podía ser un conjuro de ilusión, y no haber atravesado las barreras en cuerpo presente, recordemos que puede haber estado conjurando durante mucho tiempo… o un sinfín de matizaciones más.

- ¿Qué estabas haciendo, Antaras? – pregunta Lisseth – Podría haber muerto.

- Un experimento – informa –, probaba cosas.

- ¿Qué cosas? – pregunta Karayazi frunciendo el ceño.

Antaras ha empezado a hablar cuando me levanto pidiendo disculpas. Ahora sí se ha terminado todo lo que podía aportar a la conversación, seguir presente me resulta fútil. Noto una mirada enfadada de Lisseth, Ronon se levanta hacia mí. Lo miro.

- No estamos haciendo nada. La conversación ha tendido a convertirse en una riña matrimonial y, personalmente, creo que los demás no tenemos mucho que aportar. Es un problema mágico y él es el gran mago del reino. ¿Una solución de profano? Bien: ¿por qué no haces muchas barreras seguidas para que tenga que atravesarlas una por una, Antaras?

- Es posible – acepta Antaras mientras asiente con la cabeza –, no se me había ocurrido nada tan simple, a decir verdad.

Contemplo a todos los reunidos desde la puerta y poso la mirada sobre Lisseth.

- Deberíamos irnos a mi laboratorio… Lisseth, nuestro hijo, Arien y yo – comenta Antaras como si estuviese reflexionando en alto. Unos segundos después me mira y pregunta –: ¿tendrías algún problema con ello?

- Realmente no, nadie me está esperando - contesto con sinceridad.


El laboratorio de Antaras es un lugar apartado, desconocido; nadie nos encontrará allí. La duda gira en torno a qué sucederá dentro de los muros del castillo. El nuevo día nos quita las dudas: nada en absoluto. Un día completamente normal abre sus puertas a los habitantes y trabajadores del castillo de Lund.

sábado, 7 de junio de 2008

D&D 4ª Ed: noticias

Aunque la publicación de los libros estaba prevista para el día 7 de Junio en su versión inglesa, es decir, hoy; se podían encontrar para descargar desde hace varios días por internet.

Esto puede ser tomado por una señal alarmista para todos los que vivían atemorizados con la cada vez mayor similitud entre D&D y un videojuego, o como una buena señal por quienees querian alguna señal de que el rol no estaba de capa caída. En cualquier caso, la noticia es la que es: algún espabilado cuelga los libros que WotC envió a las distintas editoriales traductoras para su publicación en diversos idiomas, o bien algún espabilado de la propia WotC se ha lucido: la piratería más pura llega al papel, de la mano de D&D.

Cuando eche un ojo a los manuales, que salieron hoy; o a su versión española (teóricamente, 20 de Junio) ya comentaré más por la menudo.

viernes, 6 de junio de 2008

Política española y toros

Hoy, mientras comía, hace tan solo un rato, estaban echando Sé lo que hicisteis: un reportaje sobre la fiesta de los toros, a raíz de la imagen de Alaska con unas banderillas clavadas contra una gran faena realizada por Nosequién (un torero famoso, obviamente).

A la salida de la matanza, entrevistaron a varias personas. Una de ellas era Bono (el político, joder, el político) y le preguntaron cómo había visto el asunto. Contestó que había estado muy bien. Y aquí llegó la gran pregunta y la gran respuesta. No puedo asegurar que la transcripción sea exacta, pero, desde luego, el mensaje es el mismo.

- Nosequién ha pasado seis años lejos de los ruedos y ha vuelto pletórico. ¿Debería alejarse algún político español durante 6 años y luego volver?
- En los ruedos es el público quien decide si un torero se queda o se marcha. En la política... también es el público, es decir, los votantes, quienes deciden.

Y, realmente, lo triste es que tiene razón. Y que la política es el chollo de unos pocos que los demás contemplamos desde el burladero. La política es, exactamente, la misma mierda que los toros.

Y, la verdad, me parece un tanto irónico que los "progres" de España vayan a ver, con todo deleite, como se masacra y desangra a un animal. Ja! Eso es progreso y yo soy César. Pf, izquierdosos de pacotilla (que no izquierdistas).

jueves, 5 de junio de 2008

Andy McKee

Andy McKee es un guitarrista del que se pueden encontrar las canciones tocadas por él, en directo, con una cierta calidad de sonido en youtube.

Canciones tan originales como Drifting, de tanta velocidad como Art of Motion, de tanta calidez como For my father o con un sonido tan extraño como The friend I never met, ayudan a definir con su propio sonido la gran habilidad y abanico de sonidos que este guitarrista es capaz de sacar a su instrumento (y al harpa-guitarra).

Llevaba tiempo sin escuchar nada de él, y parece que tiene otro disco entero grabado así, en video, en youtube, con canciones como Nagakawa san, Heather's song o She. El resultado, una vez más, es envidiable.

Un tocar rápido, sentido y original que configuran unas piezas, en gran parte, bellas que hacen de su música un espectáculo sencillamente precioso. De lo mejor que he visto por youtube.

miércoles, 4 de junio de 2008

¿Qué pasaría si...

fuese guionista de una serie española?

Mi relato de Albos seguiría siendo escrito durante 15 años, reuniendo la escalofríante cifra de treinta mil páginas y rivalizando con la cantidad de repeticiones, de absurdos, de estupideces, de vueltas atrás, de giros, de giros de vuelta, como Hospital Central.

Lo terminaría con la muerte del Emperador, prometería, pero después lo seguiría y lo seguiría, al estilo Cuéntame cómo pasó, hasta que los bisnietos del Emperador ingresen en un asilo y repitan una letanía de números, porque, faltos de ideas, decidieron copiar partes de otras series, encajasen bien o no.

Crearía un papel de vieja carismática para poder meter a Amparo Baró y que sus fans incondiciones viesen la serie, fuese esta una mierda o no. ¡El estrellato de la pequeña pantalla!

Haría otro personaje que realizase un crímen original, como ahorcar a la gente con cables USB, por ejemplo; para que Antena 3 se fijase y quisiese relatar los hechos a su manera, con épicos violines de fondo y docenas de cámaras lentas sobreexpuestas.

En fin, y aún habrá quien se pregunte por qué me da asco la televisión española. Sí.

martes, 3 de junio de 2008

Crónicas Fachistas de Albert y Ernest

- Esas "dulces danzarinas" que ves, querido amigo, son hombres - comentó Ernesto con sorna.
La cara de Albert lo dijo todo: enarcó las cejas sorprendido y avergonzado, acompañándola de un mohín preocupado con los labios.

Eran las Fachadas.

Las Fachadas, de los términos españoles fachas (seguidor de movimientos totalitarios) y hadas (seres fantásticos con poderes a los que, en mundo lógico, suelen atribuírseles cuerpos femeninos), bailaban alegremente contoneando sus menudos cuerpos, de hombre, en el aire, mientras aleteaban graciosamente con sus alitas de mariposa.

- Es grotesco - dijo Albert.
- No estabas preparado para esto - dijo Ernesto -, siempre igual. Qué limitados sois los habitantes de las tierras de la Lógica.
- Por favor, visten los colores de las banderas de...
- Igual que sus militares y que sus equipos de fútbol - comentó Ernesto. Prosiguió en tono irónico -, ¡qué grotesco!
- ¡¡Hombres con falda!! - rugió Albert.
- Como los caballeros escoceses - apuntó Ernesto, siempre feliz de colaborar y contribuír a la cultura general de su compañero.
- Realmente grotesco - musitó Albert abatido, rindiéndose.
- Aún no ha llegado lo peor - contestó Ernest con una sonrisa -, espera que vengan a invitarte a bailar.
Algo se rompió en la fragilidad emocional de Albert, su integridad era la misma que la de un espejo roto viniéndose abajo sobre un suelo lleno de piedras afiladas sonriendo a la llegada de las cristales, que es como actúan las piedras que esperan bajo los desafortunados espejos que se rompen viniéndose abajo en Mundoabsurdo.
- No pienso bailar con... eso.
- ¿Le vas a decir que no delante de todas sus amigas?
- No son sus amigas - recalcó irritado Albert -, son sus amigos.
- Pues ya verás cuando sus amigos te rompan las piernas por comunista.
- Pero si yo no soy...
- Ahí viene, ya se lo explicarás a tu manera...

lunes, 2 de junio de 2008

Viejos...

No tengo nada concreto contra las ancianos, salvo que crean tener razón por el hecho de tener una edad superior a la de la población media.

Odio sus constantes quejas: nada está bien. Hoy bajé en frente de unos señores mayores, y señoras en un vitrasa (autobús del monopolio de transportes vigués). Despotricaron, al subir, sobre lo tarde que había llegado el autobús; era cierto, llevaba unos tres minutos de retraso. Seguí concentrado en mi lectura de Rober E. Howard, el creador de Conan; y cuál es mi sorpresa cuando un par de minutos después, cuando el autobús acelera en una calle vacía intentado reestablecer un poco su horario, enuncian en tono severo y despectivo: "conduce como un loco. Estos cabrones hacen lo que les da la gana", realmente "conduce coma un tolo. Estes cabróns fan o que lles da a ghana"

Los miré un poco incómodo, a ellos y a sus putas ganas de criticar al pobre conductor que bastante tiene con soportar sus preguntas sobre rutas, unas rutas especificadas y aclaradas en los carteles de todas las paradas; a los borrachos del Nocturno (búho); a los que pintan y rayan los asientos como energúmenos y a chusma varia, como para que luego, gente a priori respetable, no encuentre otro pasatiempo que quejarse.

¡Joder! Si el transporte público está mejor que nunca en Vigo, muy caro, eso sí; lo único de lo que nos podemos quejar: una puta estafa de transporte público (1,08€ el trayecto), pero quejarse de funcionamiento, mayormente, es quejarse de vicio.

Cualquier tiempo pasado fue mejor, y tal... ya. Y una mierda.

domingo, 1 de junio de 2008

Lost, 4ª temporada

Quizá algún día haga un análisis más pormenorizado de Lost (Perdidos), pero hoy no será ese día. No obstante, me limitaré a dar una pequeña opinión, bastante spoiler, quedáis avisados, sobre la 4ª temporada en relación con las tres anteriores.


Esta semana ha terminado la cuarta temporada de Lost y me ha dejado un muy buen sabor de boca. A grandes rasgos: la primera temporada que ha dado más respuestas que preguntas, aunque no han abordado los temas más escabrosos de la serie de forma exacta (el humo negro) o de forma alguna (los números).

La estructura narrativa típica de la serie, basada en flashbacks que nos mostraban porque los personajes decidían actuar de una forma o de otra, se ve alterada. En esta temporada, solo los recién llegados a la isla, los del carguero; y los que iban a quedarse en la isla (Locke, Sawyer, etc.) tienen flashbacks, mientras que los demás tienen flashforwards (lo que da cierta frescura a la serie), donde se nos muestra el futuro de estos mismos personajes, los Oceanic Six, a su salida de la isla. (La temporada empieza con esto, tranquilos).

Con algunos de los mejores capítulos que ha visto la serie hasta el momento, como The constant o The shape of things to come; la temporada destaca por si sola, a pesar de ese acercamiento progresivo a la sci-fi más dura [The constant, Meet Kevin Johnson, there's no place like home (season finale)] y a pesar de que, en principio, iba a constar de 16 episodios y debido a la huelga de guionistas se quedó en 14.

A ver si la serie mantiene el listón que han marcado en las dos temporadas que quedan y, realmente, demuestran que "todo sucede por una razón". Quizá una razón sci-fi, pero, al menos, una razón.