Google+

viernes, 11 de febrero de 2011

The Wire, 5ª temporada - HBO

Llegó el final, cesó el clamor. La magia se desvaneció...
Siempre estás allí, Barón rojo.


Había oído comentarios no demasiado buenos sobre la quinta y última temporada de esta preciosa obra de arte que es The Wire, buque insignia —en mi opinión— de la HBO, la cadena que podría designar, sin exagerar, media docena de buques insignias; uno más, esperemos , con la salida de Juego de Tronos dentro de un mes.



¿Qué decir? Todo infundado. Infamias y calumnias. La quinta temporada de The Wire es cojonuda. Como cabía esperar. El inicio es lento, como siempre, comedido, tímido, insinuado. El principio de The Wire es el sello de la HBO, como siempre. Personajes y situaciones, palabras y palabras, planos largos y estáticos, ritmo lento y un toque oscuro, depresivo, de que el mundo es una mierda; el trágico puntillo de drama.

Esta es la temporada sobre los medios de comunicación. The Wire ya ha pasado por los bajos fondos; por el puerto; por las cúpulas de la policía, estrechamente relacionadas con la política; y por la política en sí. Y ahora caemos en los medios. En el retratado de la verdad, en la capa de pintura que se da cuando interesa hacerlo. Continúan las intrigas, las mentiras, los dobles juegos... El juego sigue siendo el mismo, como dice el lema de la tercera temporada.

La llegada de Carcetti a la alcaldía supone un gran cambio, no obstante, para la situación que conocemos. Movimiento en las altas esferas policiales, el ascenso del hombre de Carcetti y la caída en desgracia de los demás. El dinero corría como nunca y casi se masticaba el aire a país de la piruleta. Nada de esto puede durar, claro. Problemas, problemas; siempre problemas. El dinero desaparece, tiene que ser reasignado a preocupaciones más inmediatas. La obsesión por las cifras y los problemas de dinero se combinan en una espiral catastrófica que amenaza con devorarlo todo. Con devorarlos a todos. McNulty, en un ataque de genialidad o de estupidez —a gusto del consumidor— pondrá un parche al asunto dando comienzo al verdadero eje argumental de la temporada, el más fantasioso y, a la vez, cautivador e intrigante de la serie.

Es cierto que esta temporada pierde un poco de la sobriedad que la caracterizaba, pero no opino, para nada, que eso la haga un peor producto. Es más, considero que es lo que permite darle el grandísimo final que tiene. The Wire es una serie que empieza genial, se desarrolla genial y termina genial. The Wire es un 10. Así de simple.


SPOILER
¿Cómo racanearle ese 10 con ese final? Las cuatro últimas horas son de lo mejor de una de las —sin duda— mejores obras para televisión. Un buen final es importante para una obra; define la sensación con la que te quedas, marca la mirada con que vuelves a verla. The Wire emociona con la muerte de Omar, por la espalda, como a un perro. El héroe, la criatura que parecía descontextualizada, sobrehumanizada... muerta de pronto en una tienducha maloliente a manos de un crío. Tantas horas impresionado con él y de repente, estocada al pecho. Omar muerto, espectador en coma. Por si fuera poco, el parche de McNulty ya es la comidilla de la ciudad, lo envuelve todo y lo arrastra todo con él como un alud. Uno ve qué va a pasar, lo sabe, y asiste a los hechos con intriga nerviosa, con inquietud excitada hasta que las últimas puntadas de la preciosa pieza que nos ha entretenido durante 60 horas muestra su última cortinilla de créditos. Esa sensación es merecedora del 10 sin ningún tipo de recorte o tijeretazo.
FIN SPOILER


Nota de la temporada: 10. El inicio puede parecer un poco por debajo de lo normal, el resto lo compensa con creces.

Nota de la serie: 10. 3 capítulos con ciertas carencia de ritmo, los tres primeros de la primera temporada son todo lo que se podría criticar hasta la quinta, donde nos encontramos con un inicio que puede parecer algo discutible. El resto, unas 52 horas, son pura maravilla. Y aún esas capítulos que comento, a mí me parecieron de lo mejor que he visto. Muchas gracias al equipo que hizo esta obra posible.


¡Hasta la canción se sale especialmente esta temporada!