Google+

viernes, 29 de febrero de 2008

Albos pt.X

Nërud viaja en completo silencio, concentrado en mantener su mente y la de Albos protegidas de forma sutil.

Albos habla, con su acento meridional.

- La frontera sufre una situación agitada - señor Nyrill.

- Mis informadores no me han dicho nada - contesta Nyril escépticamente.

- Supongo que se han visto sumidos en la refriega, mi señor - contesta Albos rápidamente.

"Cuando rompa la protección mental, diré ahora. En ese momento, calcínalo, no tendremos más que unos segundos. Sigue leyéndonos" - suena una voz neutra en su mente. Albos asiente ligeramente, con disimulo, como si estuviese confirmando y enfatizando sus propias palabras.

- Ahá - acepta Nyrill - ¿y ustedes han salido pacíficamente de allí, al contrario que mis informadores que tenían otras órdenes? ¿Eso insinúan?

- Buscábamos materiales para uno de nuestros rituales.

- ¿Para qué ritual? ¿Para el de protección mental? - inquiere Nyrill con una sonrisa irónica en sus labios. Ya de forma más seria, pregunta: - ¿o para lo que sea que os envuelve?

"Ahora" resuena la voz neutra.

Albos dirige sus manos hacia Nyrill y comienza a conjurar: sus manos se mueven más rápido de lo normal, aparentemente concentrado, sus ojos observan la escena y expresan duda, recelo, miedo. "Todo a una carta" piensa según termina el conjuro.

Las llamas se forman voraces, irreales, en sus manos, con una tonalidad anaranjada y vivaz, que brillan portadoras durante un fugaz instante, cuando, a toda velocidad, las llamas cruzan los escasos dos metros que las separan de Nyrill.

Nyrill, con mirada sorprendida, hace un rápido gesto a su alrededor. Las paredes laterales brillan un instante, y finas láminas translúcidas salen de cada una de ellas y cruzan la estancia de lado a lado intentando encontrarse con su homóloga.

Parte del haz de llamas cruza el hueco, que corta la llamarada por la mitad. La parte posterior de la llamarada se expande velozmente por toda la lámina protectora y se disipa casi al instante. Albos se echa hacia atrás. Maldice. Mira a Nërud, que cierra la puerta de la sala a la que acaban de acceder. Pasos acelerados se escuchan resonando en escaleras y pasillos. Gritos y llamadas se acercan.

Nyrill se revuelve frenéticamente envuelto en llamas, prendiendo la mullida alfombra. Las llamas mágicas se contagian rápidamente a muebles y cortinas. Se escuchan golpes en la puerta.

- No aguantará mucho - dice Nërud - tenemos que irnos.

- No sé si está muerto - dice Albos - la llamarada no le alcanzó entera.

- La puerta no aguantará mucho, joder.

- Que abran - sonríe Albos mientras comienza a conjurar de nuevo.

- Maldito psicópata, ¿sabes cuánta gente entra en este castillo? ¿Sabes cuántos soldados, magos...¡ héroes! puede haber ahora mismo en los pasillos colindantes? - Nërud está preocupado. El hechizo que está dirigiendo Albos es lo más complejo que ha visto nunca en círculos de fuego - conjura, nos transformamos y nos vamos. No puedo hacer más.

Albos asiente en completo silencio.

La puerta se abre.

Gritos ahogados tras la imagen oscurecida de un humanoide ígneo.

Nërud contempla la escena sorprendido.

- ¿Cómo...?

- Es una larga historia, vámonos.

El ser ígneo carga por el pasillo, hiriendo con quemaduras graves a todos los que se encuentran en el mismo, y se pierde de vista. Los gritos se extienden ahora por algún pasillo colindante. Ruido de metales, y las pequeñas alteraciones de la claridad y la oscuridad, producto de la conjuración masificada.

Una flecha surca la estancia y se clava en el hombro de Albos. En la puerta, el arquero apresta otra flecha. Nërud conjura tan velozmente como es posible. Transformado en una pequeña ave, utiliza a Albos como cobertura contra el arquero. Él, dándose cuenta, se agacha y coge al pájaro entre las manos. Todavía de espaldas al arquero se gira hacia la ventana.

- Si lo haces, te mataré - gruñe el arquero.

Albos suelta a la pequeña ave, quea abandona el lugar por el hueco. El mago levanta las manos, mostrándolas inmóviles y se da la vuelta lentamente. Mira al tirador: es un hombre moreno, alto, de ojos marrones, bien abiertos; los músculos tensados de los brazos se muestran fibrosos y controlados. La flecha apunta a su pecho.

- No represento mayor peligro en este momento... - dice Albos.

La flecha cruza el espacio que la separaba de su pecho. La punta asoma a escasos centímetros de su columna. Ahogándose en su propia sangre, Albos cae al suelo. La sangre empieza a manchar la alfombra.

jueves, 28 de febrero de 2008

Muere Febrero...

Acaba el mes, y espero terminar mañana, todavía en el reino de Febrero, la última parte de esta primera "entrega" de Albos y compañía.

El mago blanco dio pie a la página, a la dirección de correo a la que podéis escribir desde ella, dio nombre a uno de los materiales más extraños del escenario, y permitió explorar un protagonismo más odioso y más presuntuoso al que, personalmente, yo no estaba acostumbrado.

Quizá, además, reambiente el texto Devir para continuarlo en una ambientación propia que me permita recurrir a lo que necesito (el texto empezó en la ambientación Warcraft). Seguramente, lo reambiente en el mundo de Albos y Nërud, de cara a crear una ambientación con más personajes detallados, que permitan conocer mejor el mundo.

A pesar de lo horrible que pueda haber parecido Albos en esta introducción a su persona, quiero destacar que, desde mi pluma, no hay nadie que sea completamente bueno ni malo. Los conceptos absolutos prefiero que queden a un lado, como ya insinué (si no lo dije directamente, que también es posible, cuando comenté acerca del amor verdadero) lo demasiado épico prefiero que quede a un lado también, así que no esperéis escenas en parajes desolados, oscuros, con un millar de orcos cargando caóticamente contra un mago debilitado que, sobre una piedra, se la juega todo a un último conjuro y entonces... el fuego surge de la tierra devorando como un infierno consumidor a los dispersos orcos. No, eso no va a suceder. En cualquier caso, la magia sí la planteo como capacitada para la "lucha de masas", pero intentaré que no sea nada tan llamativo, no es algo de mi gusto; y si aparece, espero que tenga una buena razón de fondo (si es que tal razón existe).

Espero que haya sido un buen mes para todos.

Un saludo y gracias a todas las personas que me han seguido a menudo, que según el cuentavisitas, han sido bastantes para un blog de nueva creación.

miércoles, 27 de febrero de 2008

Albos pt.IX

Albos agita a Nërud, quien entreabre los ojos con gesto cansado.

- ¿Ya es la hora? - pregunta.

Albos asiente.

- Despiértalo - dice Nërud mientras se levanta apuradamente y se empieza a vestir.

Albos lo agita. El hombre abre los ojos, soñoliento, tarda unos instantes en situarse y mira al hombre de cabello blanco, parece atemorizado.

- ¿Puedo irme ya?

- No - dice Nërud - antes tengo que cubrirme las espaldas.

El hombre lo mira sin comprender. Nërud le devuelve la mirada, sus manos comienzan a moverse rápidamente dibujando complicados diseños en el aire, sus labios murmuran algo por lo bajo.

- ¿Qué va a hacer? - el tono de hombre roza la histeria. Sus ojos están vidriosos.

Nërud se detiene de pronto. Su mirada es seria, cruel.

- Te he puesto un hechizo desencadenante, si desvelas algo sobre nosotros antes de que haya pasado una semana, tus órganos se irán pudriendo uno por uno a ritmo perceptible para ti. Serán las dos horas más agónicas que puedas imaginar.

- No diré nada - gimotea el hombre - por favor...

- Si no dices nada - interrumpe Nërud - no te sucederá nada. Deja de llorar, mantén la compostura, comportate y haz tu vida. No seré yo quien te la quite si cumples lo poco que te pido.

El hombre intenta serenarse y asiente en silencio. Albos lo mira con lástima.

- Vámonos.

Los magos se dirigen a la puerta de la estancia.

- Siento que te hayas visto involucrado en esto - dice Albos desde la puerta - era estrictamente necesario.

El hombre los contempla, todavía sentado en su cama, sin decir una palabra. La puerta se cierra.



Los magos abandonan la posada agitando las alas. Nërud vuela con soltura, sus alas extendidas aprovechando las corrientes de aire; Albos, más torpe, revolotea en círculos, mientras su continuo aleteo le va dejando exhausto a velocidad vertiginosa. El primero marca el camino a seguir, y el segundo intenta mantener ese rumbo con su vuelo maltrecho.

El castillo se recorta imponente y majestuoso, sólido y aparentemente inexpugnable, cuando dos aves entran tranquilamente por una ventana, tras haber merodeado por las distintas estancias. Están en una habitación sobria y elegante. Se destransforman y buscan ropa. Vestidos, abandonan la habitación y comienzan a recorrer los pasillos del castillo.

- Buenos días, señores - saluda una voz masculina a sus espaldas.

- Buenos días - responde automáticamente Nërud girándose. Luego, prosigue con tono servicial - es un placer verle, mi señor, no imagina cuánto urgía hablar con usted.

"Qué suerte" piensa Albos "esto nos ahorra mucho tiempo".

- ¿Tanta urgencia tiene el asunto? - pregunta.

Albos se muestra ligeramente sorprendido.

- Sí, mi señor - responde Nërud - ¿podríamos hablar en privado?

- ¿Hay alguna razón para que vuestra mente esté protegida dentro del castillo?

- Oh, disculpe - dice mostrando las palmas de sus manos - era como medida de protección durante el camino. Camino libre, mi señor.

- Perfecto... Dartz - Nyril comienza a caminar - síganme, por favor.

martes, 26 de febrero de 2008

En el semáforo

El semáforo estaba en rojo, y allí parado, mientras llovía, no podía evitar preguntarse en que momento alguien había concebido la maraña de calles, la circulación de los automóviles, ¿cómo se había extrapolado, normativizado y consensuado el sistema? Contemplar el rastro pronlongado de las luces rojas de las partes traseras de los coches mientras estos pasaban a velocidades endiabladas a unos metros de él, se convertía en algo hipnótico. ¿Cómo sería la interpretación de las señales de tráfico en sus inicios? Ahora su significado estaba claro, implantado en nosotros desde nuestras más tierna infancia; llenas de connotaciones: los símbolos de prohibido, las cruces, el color rojo, el color azul... pero ¿y al principio? Y, allí, en el semáforo en rojo, divagó sobre pequeñas minucias, sobre normas de tráfico y sobre la lógica aplicada, y esperó a que se pusiese en verde.

lunes, 25 de febrero de 2008

William Goldling - El señor de las moscas

En esta breve reseña he evitado hacer spoilers importantes. Hay comentarios sobre los personajes en los párrafos 2 y 3, pero no son detalles demasiado pormenorizados.



La obra de William Goldling nos sitúa en una isla donde unos niños ingleses, alrededor de treinta, caen en un avión accidentado durante la segunda guerra mundial. Si bien al principio mostrarán una conducta plenamente civilizada basada en lo que se les ha inculcado en el seno de su sociedad (leyes, orden, jerarquía, responsabilidad, etc), con el paso del tiempo, cada vez más niños se rendirán a sus instintos más primarios.

Algo más en profundidad, la historia diferencia dos grandes líderes que representan características muy diversas, Ralph, más ordenado y civilizado, más lógico y dispuesto a escuchar; y Jack, más impulsivo, instintivo y creído. La mayor parte del peso de la historia recae sobre estos dos personajes, así como sobre Piggy, que viene a ser la voz sensata de la obra, un tipo inteligente del que todos se ríen por que es gordo y lleva gafas (que utilizan para encender fuegos y son uno de los recursos de los que disponen) y, realmente, dice lo que, a menudo, nadie quiere oír. Simón, ya en un plano algo más secundario, representa un plano místico/religioso y es relacionado con el mito de Platón, como aquel que va la luz y lo comunica.

En un primer momento, Ralph es declarado líder por el grupo de niños, y la historia gira en torno a cómo se organizan para buscar comida, mantener una hoguera encendida para alertar a barcos que puedan navegar por la zona, etc. Y todo funciona más o menos bien hasta que el Miedo hace aparición, primero en los más pequeños y luego, poco a poco, en los mayores: va generando dudas, va corrompiendo la estabilidad del grupo.

A medida que avanza la trama, la historia se vuelve más violenta, más cruda. La "humanidad" se relaja, el orden se altera, la jerarquía se deteriora. Jack, como líder de los cazadores, se independiza con los suyos a otra zona de la isla. Y, al poco, comienzan las disputas entre ellos, que se irán volviendo más y más tensas hasta el mismo final del libro.


El señor de las moscas profundiza en la mente del hombre en un ambiente libre, sin normas, sin castigos; en como bajo determinadas circunstancias se volvería a un comportamiento animal, salvaje. Incide en el miedo, en la violencia que este engendra, en el misticismo y en lo irracional, en la tensión entre mentalidades opuestas, en el sentido común frente al instinto...

La visión de Goldling puede resultar un tanto desencantada y supone, pues, una vuelta a los pasados más reconditos del hombre, cuando nada en absoluto nos diferenciaba del resto de animales.

P.D.: Gracias a Xelai y Goethe de Nación Rolera por las anotaciones pertinentes sobre los personajes.

domingo, 24 de febrero de 2008

Albos pt.VIII

Caminan tranquilamente buscando un callejón apartado, perdido de la vista de la gente, para adoptar formas menos llamativas que las usadas para entrar en la ciudad.

- No sé de cuánto tiempo dispondremos - dice Nërud con voz dubitativa - es posible que las personas cuyos aspectos ocupamos vuelvan mañana... o incluso esta noche. Si hay un cierto control mágico en la ciudad, seguro que han tomado nota de nuestra entrada y de quien se supone que somos.

- Deberemos abandonar la ciudad antes de que lleguen entonces.

Nërud asiente, sus manos se pasean por la cara de Albos remodelándola: ahora mismo podría pasar por un norteño de cabello rubio y facciones angulosas.

- El problema, Albos, es que eso implicaría actuar ahora mismo, y no creo que aguante mucho más de pie: hoy ha sido un día agotador.

Nërud vuelve a conjurar y lleva las manos hacia su propia cara. El resultado es indiscutiblemente bueno; es un mago capaz, pero su aspecto es el de una persona abatida, exhausta.

- Descansaremos esta noche - dice Albos -, lo necesitas. Mañana, a primera hora, entraremos en el castillo y cumpliremos el encargo.

- Mañana podemos tener más difícil huir... - niega Nërud apesadumbrado.

- ¿Y tú te quejas? - pregunta Albos - tú que puedes transformarte en pájaro y huir volando. Imagínate yo, que tengo que empezar a prender fuego a todo cuando intente impedírmelo, ¿cómo debería de estar?

Nërud sonríe. Finalmente, todavía con una sonrisa, comenta:

- Supongo que muy asustado.

- Tu optimismo me alegra el día.


Pasean por pequeñas callejuelas, en espera de que alguien pase solo. Cuando por fin, tras casi una hora, una persona se adentra en solitario por la maraña de callejuelas, lo rodean entre ambos. El hombre se da cuenta de lo que está sucediendo y, tras comprobar que tiene la retirada bloqueada, encara a Albos.

- ¿Qué queréis? - pregunta intentando que su voz no muestre su miedo.

- Danos todo el dinero que lleves encima - pide Albos tranquilamente.

- ¿O si no, qué? - pregunta el hombre. Acto y seguido se dobla sobre si mismo y cae de rodillas al suelo mientras se sujeta el vientre. Gimotea.

- O si no, iré reventando poco a poco el contenido de tu abdomen - dice Nërud indiferentemente.

El hombre los mira con ojos desencajados, echa mano a uno de sus bolsillos y arroja al suelo una pequeña bolsa de cuero cerrada, que mitiga el tintineo de las monedas que han chocado contra el suelo.

- Verás - dice Nërud - necesitamos de tu silencio, así que te voy a proponer un trato sencillo: pasarás la noche con nosotros. Si mañana todo sigue en orden, te irás sano y salvo, curado; si intentas algo extraño, será lo último que intentes nunca. ¿Nos entendemos?


Guiados por el hombre llegan a una posada situada en el barrio de los mercaderes, donde el olor de los talleres y las curtidurías augura unos precios bajos.

El posadero cobra las cinco piezas de plata que pide por la estancia de los tres esa noche y se despide. Ellos suben a su habitación.

Una vez dentro, Nërud mira al hombre: está sentado sobre una de las camas y los mira con profundo terror.

- Tranquilo, no te va a pasar nada - le dice intentando calmarlo - mira, no se puede saber nada de nosotros, y si eso sigue así; no habrá pasado nada en absoluto, salvo la pérdida de cinco monedas de plata. De verdad, ojalá esto sea lo peor que te pasa nunca.

El hombre baja la vista y evita encontrarse con la mirada de sus dos captores. Nërud se levanta y rebusca algo en su mochila: saca una taza y unas hojas. Llena la taza de agua y echa parte de las hojas, remueve todo durante un rato y se acerca a Albos.

- ¿Puedes hervir esto?

Albos toma la taza entre sus manos y entona unas palabras plagadas de chasquidos. Al momento, el agua bulle.

- Bébete eso - le dice Nërud al hombre que han capturado - te ayudará a dormir.

El hombre los mira con desconfianza:

- ¿Qué es eso?

- Un somnífero. No te pasará nada.

El hombre parece dudar un momento. Albos lo mira con crueldad.

- No me obligues a hacer con tu cara lo que he hecho con la taza. Bébelo.

El hombre bebe la infusión. Pasada una media hora los párpados se le empiezan a cerrar, el mundo se le difumina, y pasa a un estado más cercano a la inconsciencia que al sueño.


Amanece. Albos se incopora y contempla a los otros dos, todavía arrebujados entre las sábanas y las mantas. Se viste. Hoy es el gran día.

sábado, 23 de febrero de 2008

Looking for group - video-prelude for Richard

Richard es el simpático-psicópata-sádico-homicida warlock del e-comic Looking for group, ambientado en los reinos de Azeroth (Warcraft).

Este video tiene ya su tiempo, hace unos meses lo veia relativamente a menudo: la animación es bastante buena, la voz es agradable, la letra es violentamente graciosa (si no os gusta el humor violento, no os va a gustar, de hecho) y el dibujo está muy bien para pertenecer a un e-comic.

El link a la página del comic lo tenéis a la derecha, por si el visionado de este maravilloso Slaughter the world os abre el apetito de más aventuras de Richar, Cale, y compañía.



La canción original es de La Sirenita de Walt Disney.

Hellgate London

A finales del 2007 salía el que anunciaban como sucesor de Diablo II, no era para menos la predicción: action-rpg con alta densidad de población demoníaca, lista de habilidades (aptitudes) en árbol, inventario minúsculo, equipaciones varias potencialmente mejorables, ciudades base como "light-points" (es decir, las ciudades son terrenos civilizados y tranquilos rodeados por la oscuridad de las hordas infernales), y mismo desarrollador jefe.

Por orden de descubrimiento:
Vídeo introductorio: habida cuenta de lo trepidante y elaborado del vídeo promocional, este, con casi la mitad del vídeo ocupado por un libro en cuyas páginas se nos muestran cosas, resulta un tanto pobre. El resto del vídeo demuestra, en cualquier caso, un potencial alto y el enfoque que se le dará al juego.

Creación de personajes: donde podremos alterar la altura, la constitución, el peinado, el vello facial y el rostro del personaje, como en casi cualquier rpg y pseudorpg desde hace varios años.
Las clases para escoger: espadachín (sajaraja), guardián (tanque y lucho-contra-las-hordas), evocador (bolas de fuego y novas de hielo, ¿alguien necesita más?), convocador (¿para qué pelear si convocas infernales que lo hacen por ti?), tirador (o cómo resolver las cosas a 50 metros de distancia) e ingeniero (clase relativamente original: crea droides de apoyo -lo que lo acerca al convocador- con diversas piezas que se consiguen al desmontar objetos...).

Gráficos en juego: el motor gráfico del juego es más que aceptable. Texturas sólidas, personajes bien definidos, escenarios relativamente destruibles, animaciones correctas y movimientos -salvo el salto- relativamente realistas. Equipo variado, vistoso, visible; ayuda mucho a mantener la estética medievo-futurista del juego; las armaduras llenas de lucecitas, muy Tier de World of Warcraft.

El inventario resulta, como he dicho antes, muy, muy pequeño, dentro de lo que suele ser este tipo de juego. Aunque claro, es suficientemente grande si nos hacemos a la idea de que el tipo al que controlamos está cargando con TODO eso mientras corre, salta, dispara, conjura, se inyecta curaciones, respira, resopla, cargado con su armadura pesada, sus espadas, su escudo... es que los guardianes son muy machotes...





Los combates, generalmente, del orden de uno contra el mundo, puede ser vistos en tercera persona, donde podemos regular la distancia de la cámara, llegando, como se puede apreciar en la imagen, a visión de FPS. Esta cámara, personalmente, me parece algo incómoda para un juego del estilo, pero supongo que es algo en lo que el factor costumbre juega un papel muy importante.

Ese humillo, ese magma asomante entre el asfalto, esa niebla espectral, esas llamas de fondo, esa oscuridad que lo cubre todo, serán señal identificativa del juego durante todo nuestro avance en el mismo.

La jugabilidad del juego es bastante buena: el manejo del personaje es fácil, relativamente intuitivo, muy intuitivo, de hecho, habiendo jugado antes a otros juegos del estilo.

Detalles en contra:
Los cuadros de diálogo, del tipo "aceptar de frase en frase" están obsoletos, son incómodos y afean un poco la estética de juego, que es, claramente, el aspecto qe más han trabajado. Me sorprende que dejen que un detalle tan simple corra tan en perjuicio del resto del trabajo.

Las esquinas, a veces, buguean al personaje, que se queda detenido obligándonos a salir del juego (la mecánica es Salvar y Salir, como en Diablo II, - este juego no ha pretendido ser original, más allá de su estética futurista, en ningún momento- nos devolverá sanos, salvos y con libertad de movimiento a la última estación de metro: refugios base, cutres, con media docena de personajes que dan quests, un comerciante, un médico y unas maquinitas para optimizar nuestro equipo).

El tratamiento del movimiento es muy limitado, es decir; el vídeo promocional hizo MUCHO hinchapié en el movimiento, saltos, piruetas, carreras, muy del estilo de Bloodrayne, el resultado, como podréis deducir, no recorre esos derroteros, y se enfoca más a shooter + diablo.

A grandes rasgos:
Es un juego correcto, digno, sólido y entretenido que dará horas de juego para todos los fans del estilo Diablo, que maravillará con su estética hipertrabajada y... sinceramente, poco más. No es una maravilla, ni rivalizará entre los mejores juegos del año, eso está más que claro: la mecánica extremadamente repetitiva, el no haber innovado NADA, con mayúsculas, el haber publicado el juego casi en fase-beta para aprovechar el tirón navideño y demás... son factores que, en mi opinión, tiran muy en detrimento del juego:

Puntuación 6.5: digno de ser jugado, horas de entretenimiento; y poco más.

Imágenes pertenecientes a:
www.islabit.com
pcmedia.gamespy.com

viernes, 22 de febrero de 2008

Albos pt.VII

Remontan el camino hacia el norte durante días. Llegados al último pueblo del imperio, el camino adoquinado se detiene: es la entrada en tierra de nadie. Avanzan con precaución y tranquilidad, no hay necesidad de correr, un paso en falso en territorio enemigo, podría ser el último.

Pronto dejan atrás el abandonado terreno fronterizo, no ocupado por acuerdo tácito.

- ¿Cómo entraremos en la ciudad? - pregunta Albos.

- Esperaremos extramuros a que algún mago salga con un esclavo - sugiere Nërud - los materemos y adoptaremos sus formas.

- ¿Crees que los guardias podrán ver si estamos transformados?

- Dudo que puedan concretar tanto los efectos, y si pueden... lo tendremos realmente complicado para entrar. Pero es muy posible que puedan detectar la presencia de magia, en cuyo caso prefiero haber ocupado el cuerpo de un mago local, y decir que es cualquier efecto concreto: protección, sentidos agudizados... en fin, cualquier cosa. Cuando hayamos salido de la ciudad, abandonaremos la región tan velozmente como sea posible.

Las temperaturas se enfrían según se dirigen al norte. La vegetación se vuelve perenne y aciculada. La fauna cambia, atrás quedan los temibles simios armados; aquí todo parece más tranquilo. Los pueblos se suceden en su larga caminata. Las construcciones son más bajas y toscas, las gentes más altas y robustas; el trato es cálido con el que se parece a ellos, y, dentro de lo que cabe, respetuoso con su esclavo.

- ¿Es cómo esperabas? - pregunta Albos por lo bajo. Nërud enarca una ceja, dubitativo - ya sabes: el ambiente, la gente...

- Sí - asiente - supuse que la creencia de que eran poco más que bestias sedientas de sangre no era más que una pintura dispuesta a avivar el odio entre los combatientes.

- ¿Y qué sentido tiene? No parecen tan distintos, incluso podríamos ser aliados...

- Se supone que nuestro Emperador vela por libertades para todos; su sistema es totalmente opuesto, las leyes están muy limitadas, quien las viola muere. No hay juicios, no hay procesos lógicos.

- Un mentalista podría ahorrar todos esos trámites también en el Imperio.

- Entonces se violaría el derecho a la intimidad - niega Nërud - un mentalista que se dedique a indagar las cabezas de sus compatriotas nunca estará bien visto.

- Supongo que ambos sistemas tienen sus errores.

- Puede... también puede que nuestro deseo de libertades sea un error. Esta gente funciona: si hay que pelear, se pelea; pero si no hay que hacerlo, y como la vida les va en ello, no lo hacen. Son... enfoques, supongo.

- No renunciaría a mi libertad por esa seguridad.

- Albos, por Júpiter, hay cientos de personas que si te cogen en el Imperio, te amputarían las manos y luego te torturarían durante meses hasta que no fueses más que una masa informe y ensangrentada, y sabes perfectamente la razón: has obrado mal, has violado leyes; pero eres un tipo listo que ha conseguido que nunca existiesen pruebas concluyentes, y eres lo suficientemente poderoso como para que no se lancen sobre ti a las primeras de cambio. Tu libertad es muy relativa, porque se solapa con otras libertades. Ten cuidado - Nërud mira a Albos a los ojos - tan pronto haya alguien en condiciones de asesinarte, lo intentará. No te quepa duda.

- Intentar no es conseguir - murmura Albos entre dientes, desafiante.

Nërud suspira:

- Ten cuidado, simplemente.



Se suceden los días de viaje hasta que, en lo alto de una loma, se vislumbran los altos y gruesos muros de Eirenar. Dos docenas de torres se vislumbran de este camino, y cientos de figuras armadas con ballestas recorren las murallas monótonamente.

- Enorme fortín - reconoce Albos.

- No tiene nada que envidiar a nuestra capital.

- Pero es un territorio mucho menor, con menos población.

- Se dedican a eso, amigo mío; viven para la guerra.

- Halagüeñas noticias...

- Si me disculpas, me acercaré a la puerta. Espera en esa arboleda. No sé cuanto tardaré, pero no podemos hacer mucho más.

Nërud se mete entre los árboles, con Albos, y se empieza a quitar las ropas. Deja la ropa en el suelo y, sobre ella, distintos anillos y amuletos. Desnudo como está, proclama:

- Cuídalo, quiero verlo en perfectas condiciones cuando vuelva.

Albos asiente. Nërud comienza a disminuir su tamaño y cubrirse de plumas. Pronto se ha convertido en un ave rapaz y alza el vuelo. Se dirige hacia las puertas que han visto a lo lejos, y contempla todo desde la seguridad de la arboleda. Sobre una rama, sin llamar la atención, observa estático, durante horas, el tránsito de gente a través de la puerta hasta que una pareja, digna de ser objetivo, abandona la ciudad. "Es nuestro día de suerte" - piensa Nërud - "se dirigen a nuestra arboleda". Velozmente deshace el camino: Albos, con su apariencia de esclavo del sur, está sentado contra un árbol jugueteando con los anillos de Nërud. El pájaro se posa. Albos lo mira, aunque aparta la vista en medio de la transformación, con gesto asqueado.

- Sí, dicen que es repugnante. La verdad es que nunca he visto una transformación completa en persona - dice Nërud entre risas.

- ¿Y bien? - ataja su compañero.

- Un mago y un esclavo mejorado mágicamente se dirigen hacia aquí. Es perfecto. No tenemos más que hablar con ellos, observarlos bien, y transformados en sus imágenes atravesar la puerta. Cuando ellos vuelvan, estaremos dentro y tendremos otros cuerpos.

Albos asiente.

El encuentro dura poco. Casualidad fingida, amabilidad fingida. Unos minutos después, cada pareja sigue su camino. Unos segundos después, ambas parejas son las mismas imágenes.

- ¿Ya de vuelta? - los detiene un guardia en la puerta de la ciudad con gesto sorprendido.

- Buenos días, guardia - dice Nërud con jovialidad, con voz idéntica a la persona cuya imagen posee - mi esclavo, que es un inútil, se ha olvidado de comprar ciertos compuestos que le pedí.

- Bueno - el guardia sonríe - todos cometemos errores.

Cuando Albos y Nërud atraviesan la puerta, el guardia le da una palmada en el hombre a Albos.

- Y aún te quejarás, Hern, debes de ser el único esclavo del reino que es optimizado con tanta, tanta magia.

Albos sonríe ampliamente y asiente.

- Tiene un buen amo - concluye Nërud.

- Desde luego, mi señor.

- Buen día.

- Buen día - dice el guardia poniéndose firme.

jueves, 21 de febrero de 2008

Aldous Huxley - Un mundo feliz

La obra del inglés Aldous Huxley me ha dejado un sabor de boca agridulce. Si bien la obra se defiende digna y cualitativamente, el final me ha resultado ligeramente decepcionante (refiriéndome a la parte de John).

Esperaba encontrarme una distopía, ya que suele encontrarse esta obra asociada a otras como 1984, el caso es que, en gran medida, me resultó utópica: un mundo donde todos son felices. Luego ¿cuál es el problema? A lo mejor... que viven engañados, como si nosotros no lo hiciésemos, a lo mejor que los predestinan... pero si ellos no lo sienten así ¿qué tiene de malo? Particularmente, es mi visión de la sociedad perfecta, así que la crítica contra las bases del libro va a quedar demasiado subjetivadas por esta triste opinión personal.


Contiene detalles de trama y argumento, no digáis que no os he avisado:
El libro nos plantea un mundo basado en estamentos claramente delimitados: alphas, betas, gammas, deltas y epsilones. Cada uno de estos tendrá sus responsabilidades y cargos y todos ellos son felices con sus ocupaciones, ya que desde que son fetos insertos en botes (no tienen un desarrollo vivíparo como tal). La educación se hace por procesos repetitivos (Creando axiomas) y por procesos hipnopédicos, todo ello contribuye a la consecución de un mundo sin dudas, sin quejas, sin problemas; un mundo donde todo el mundo es feliz en su propia concepción de felicidad, no piensan en libertad ni en ver más allá; sólo viven y son felices. En este mundo feliz se nos presenta a alguien que no es feliz, Bernard Marx, un alpha + (clase alta, alta) que vive amargado porque no está al nivel físico de las demás personas de su categoría y las mujeres no lo escogen para sus juegos sexuales (es una sociedad libertina, y Bernard Marx es bajito, no es un Adonis, y además es retraído, seguramente como consecuencia de lo anterior). Vive “enamorado” (dudo que sea tal cosa, pero bueno) de Lenina Crowne (¿Marx y Lenin?) y la corteja a su manera. Cuando consigue un permiso para ir a una reserva de salvajes que Lenina quiere ver, la lleva allí imaginándose un viaje perfecto; pero allí encuentran todo lo que trastocará el libro hasta sus últimas páginas: el medio para que Marx se vengue del DIC (un cargo de la ciudad con el que no se lleva demasiado bien). Los salvajes son obscenos, sucios y vivíparos (las tienen todas, vaya), pero hete aquí que una de las salvajes era ciudadana del Mundo Feliz, y su hijo es hijo del DIC, y esa es la forma de hundirlo... “¡¡hijo!!” ¡¡hijo vivíparo, vaya!!: una aberración, un insulto a los ojos de Ford (equivalente a Dios). A partir de aquí la trama se complica: se despiertan los sentimientos de Lenina por el salvaje, del salvaje por la libertad, la historia y el pasado, de Helmholtz por encontrar algo más y de Bernard Marx por escalar socialmente.
Fin del spoil


El final del libro lo podría dividir en partes:
- la exquisita: la explicación que fundamenta toda esta sociedad utópica/distópica.
- la adecuada: el desenlace de Marx y Helmholtz
- las sobras: lo que sucede con John... en fin, tantas páginas hablándonos del condicionamiento y de la hipnopedia y de no se qué, para que al final suceda algo totalmente acondicional, pero que intenta hacerlo pasar por tal (es posible que muchos no penséis así, pero esa explicación de “compañerismo condicionado” me pareció muy falta de consistencia y un tanto sacada de la manga, ya que segundos antes ese “compañerismo” acaba de ser utilizado como papel higiénico).

La sensación general es la de un libro más que correcto planteado elegante e inteligentemente. En mi opinión no está al nivel de 1984 que me pareció mucho más sólido, estructurado y “vivo”, no obstante es ameno, entretenido y “fresco”. A pesar de que considere que las 5 últimas páginas prostituyen un poco lo descrito anteriormente, sí me quedo con la sensación de haberme encarado con un buen libro.

miércoles, 20 de febrero de 2008

Subtítulos y doblajes

¿Tanto cuesta hacer unos buenos subtítulos? ¿Tanto cuesta encontrar dobladores aceptables? ¿Tanto cuesta plantearse en un cásting que el hombretón de 40 años no va a poder hacer bien del niño de 15 cuyo papel queremos darle?

Últimamente estoy viendo la primera temporada de Perdidos, algunos capítulos doblados al español, otros en inglés y con subtítulos... los subtítulos "oficiales", es decir, los de los DVD's de Buena Vista.

He de decir que los subtítulos se dejan mucho en el tintero, no ideas obvias o redundantes, sino matices relativamente importantes en según que personajes, como cambiar "novia" por "amiga" o cambiar un "ayudarme" por "ayudarnos".

Además, la aparición de faltas de ortografía como "arrollo" resultan impactantes y algo molestas en un DVD cuyo precio roza los 50 euros. Creo que la misma industria que tanto se queja de ciertas actitud ilegales de descarga, podría, al menos, si no ya cobrar menos por cada pieza, hacer bien las cosas.

Al menos, como consuelo, el doblaje de Perdidos me parece de lo mejorcito que ha llegado nunca a España. Ahí sí, mis felicitaciones.

martes, 19 de febrero de 2008

Albos pt.VI

Albos y la figura de la túnica roja remontan un camino adoquinado dejando atrás la casa donde se han reunido con el Emperador.

- ¿Y por qué se supone que ha aceptado la misión? - pregunta Albos.

- Oh - sonríe el otro - por lo mismo que usted. De eso estoy seguro.

- ¿Por veinte kilómetros cuadrados de tierras y libertad absoluta en ellos?

- No - niega con calma el hombre de pelo negro - porque el objetivo es mago, un gran mago, y eso implica que tiene libros llenos de conjuros interesantes, y, seguramente, propiedades igual de interesantes andarán cerca. Incluso puede que tenga Creados...

- ¿Ha aceptado la misión para saquear el castillo de Eirenar?

- ¿Intenta decirme que no pensaba sacar nada a mayores?

Albos lo mira con seriedad. Suspira:

- Eirenar es un sitio peligroso. Las cosas no son como aquí, cuando algo parece que va a dar problemas... le cortan la cabeza. Ya se informarán después de lo acertado o no de su decisión.

- Sólo hay que impedir entonces que lleguen hasta nosotros mientras buscamos. Y seguro que sabes como hacerlo, señor Albos.

- Es increíble que luego sea yo el que tiene mala reputación...

- Oh - sonríe el hombre de la túnica roja - la mala reputación se gana repitiendo una y otra vez de cuán variadas formas podrías matar a toda la gente que está escuchándote. No es cosa de actitud real - su sonrisa se vuelve, en este punto, exagerada. Pronto la deshace con gesto cínico - tan avispado para unas cosas, Albos, tan... ciego para otras.

- ¿ Por qué tú? - pregunta Albos con la mirada fija en la persona que lo acompaña. Su voz carece totalmente de simpatía. Su trato ha perdido toda muestra de distante respeto.

- No nos fue tan mal otras veces, ¿no?

- ¡Estuvimos a punto de morir! - grita Albos colérico.

- Bueno... es una forma de verlo. El caso es que seguimos vivos... y ellos muertos. Si tú estás así imagina cómo estarán ellos - dice el hombre con una sonrisa tranquila.

- Lo único que puedo deducir de eso último, es que me debes la vida, señor at Thaise.

- Tras casi haber perecido juntos, puedes llamarme Nërud. La muerte es un sentimiento tan unificador como el amor.

- Estás loco - resopla Albos.

- Estamos vivos - sonríe Nërud.

El camino se extiende durante días, durante semanas. La entrada a las tierras de Nyrill se hace en mitad de la noche, en pleno silencio. La respiración y los pasos se insonorizan ante los movimientos de manos de Albos. Avanzan durante algo más de media hora alejándose de la problemática zona fronteriza.

- Bueno... ya debería servir - dice Albos.

- No hables mucho por aquí - pide Nërud - tienes un acento horriblemente oriental y, además, algo que me dice que no tienes ni idea de eirense.

- ...

- Intepretaré tu silencio como una confirmación. En ese caso, déjame hablar a mí. Me llamo Darz, y tú serás mi esclavo del este... hm... espera - sus manos se empiezan a mover velozmente, de su boca salen sonidos que muy pocas personas en el mundo podrían interpretar como palabras. Siguiendo sus designios, cambian los rasgos de su cara, su cabello crece y clarea, sus ojos se hunden en una cara que parece volverse más tosca, sus músculos parecen mucho más voluminosos.

- Increíble - musita Albos - ¿cómo has progresado... tanto?

- Conociendo a la gente adecuada en el momento adecuado.

- ¿Magos poderosos a punto de morir?

- Sí, o magos poderosos atentos a otra cosa... todo vale. Es la guerra, Albos.

- Por Júpiter, y yo soy el odiado...

lunes, 18 de febrero de 2008

Hoy, por primera vez...

Hoy, por primera vez en mucho tiempo he editado un relatillo, en este caso, Albos pt.V por error en la coherencia de la historia. Gracias por el aviso, Linkg.

Hoy, por primera vez en un año, empiezo un segundo cuatrimestre (qué original soy a veces, ¿eh?) con, prácticamente, todas asignaturas de primera matrícula (menos una, qué alegría) y todo parece relativamente interesante.

Hoy, por primera vez que yo sepa, alguien ha borrado mi partida guardada de un juego (te acordarás de eso ¬¬)

Hoy, por primera vez en mucho, mucho tiempo, me he sentido perdido con un libro y creo que no entiendo qué demonios quiere decir el escritor.

Hoy, por primera vez en varios meses, me he pasado media mañana y toda la tarde con un cansancio sobrenatural encima, con sueño y un apalancamiento total, que sólo me incitaba a estar tirado en cama en estado vegetativo.

Hoy, como cualquier otro día, ciertas actitudes me han sorprendido y hastiado a partes iguales. Por suerte para mí, hay cosas que no cambian nunca y a las que puedo ceñirme en días extraños.

Gracias.

domingo, 17 de febrero de 2008

Albos pt.V

- Buen día, señor Albos - dice el hombre de la túnica roja sin perder su sonrisa.

- Buen día - contesta Albos con voz queda, lo que parece aumentar la ironía presente en la sonrisa del recién aparecido - mi buen señor. Me alegro de contar con usted para la incursión.

- Será un honor compartir esfuerzo con tan prestigioso conjurador - dice el hombre de la túnica roja mientras se inclina en muy leve reverencia.

- No imaginan mi alegría al ver las buenas migas que parecen haber hecho - anuncia el Emperador - espero que tengan suerte.

- Espere, Emperador, no hemos discutido la recompensa por el trabajo. Creo que lo establecí como condición previa para aceptar o rechazar el encargo.

- Puede convertirse en alguien en el reino, ocupar una alta posición social.

- No me interesa la posición social. Soy alguien en el reino sin tener que soportar a mendigos y a palurdos, gracias. Preferiría que las tierras que circundan mi torre fuesen enteramente mías, sin que usted, ni nadie más en el reino tuviese responsabilidad alguna sobre ellas. ¿Le parece un trato justo, mi señor?

El Emperador contempla a Albos mientras parece evaluar la profundidad y repercusión de su pedido.

- ¿De qué franja de territorio estaríamos hablando?

- Querría que veinticinco kilómetros cuadrados fuesen míos.

- Es demasiado - niega tajantemente el Emperador - diez kilómetros cuadrados.

- Mi torre está lejos de cualquier lugar habitado del imperio, mi señor, creo que veinticinco kilómetros cuadrados no es una extensión tan exagerada...

- Veinte - concede el Emperador con gesto disgustado.

- Así sea - conviene Albos.

- Si vuestra vena de mercader ha tocado a su fin, creo que deberíamos descansar. El viaje será largo y, seguramente, agitado - informa con sonrisa sarcástica el otro hombre mientras se aparta mechones negros de la cara.

Albos lo contempla un momento, tras el que sonríe con cordialidad y asiente.

- Tiene razón, es indiscutible. Si nuestro señor nos disculpa, considero que sería buena idea disfrutar de una noche tranquila y reposada.

El Emperador se levanta y guía a sus dos acompañantes hasta el recibidor de la gran casa, donde están Seda y sus cuatro hombres, que se disponen en formación con la llegada del señor.

- En la planta de arriba - dice el Emperador - al final del pasillo, encontrarán sus habitaciones. Espero que todo sea de su agrado.

- Muchas gracias - Braam se inclina en respetuosa reverencia.

- Muchas gracias - Albos hace una ligera reverencia.

sábado, 16 de febrero de 2008

Eric Clapton

Hace ya unas semanas, reza la fecha del artículo, 26 de Enero de 2008, publicaba el diario El país mediante su semanario Babelia, un artículo sobre el famoso guitarrista inglés.


Foto: Michael Ochs Archives / Getty Images
Clapton, (1945, Ripley, Reino Unido) al que sus fans apodaron Mano Lenta y catalogaron de dios, que siempre se expresó de forma sucinta con la prensa, ha publicado un libro con sus memorias, amparándose en que prefería esperar a tener una vida que contar y que, si bien, no cree que su fin sea inminente, su memoria empieza a traicionarle.

El artículo se llama Los secretos más morbosos de Mano Lenta y está en la página del periódico español.

El hombre que actualmente vive felizmente casado, que tiene cuatro hijas y un cerdo llamado Gordon al que le encanta dar de comer, vive uno de sus momentos más reposados, que contrasta notablemente con el resto de su triste y ajetreada vida.

Hijo bastardo, no descubrió quien era su madre hasta los nueve años de edad, y trataba como padres a sus abuelos. Recluido como autodefensa en la música se enamora de la mujer de George Harrison, amigo suyo, para la que compone Layla and other asorted love songs en 1970. "Estaba convencido de que cuando ella escuchara mi grito de amor acabaría dejando a George". Sin embargo, esto tardó años en suceder, aunque, finalmente, se casaron en el año 79, pero los problemas de Clapton con el alcohol y las drogas, así como su vida dada a la promiscuidad minaron su relación hasta que la destruyeron por completo en el año 88.

Un hijo, fruto de una relación con una modelo italiana le insufla aires de responsabilidad y le hace replantearse su actuación en la vida. Este niño, para el que Eric actúa como padre a tiempo parcial, muere al caer desde un piso 49 en Nueva York. El padre le dedica Tears in heaven.

Otros romances frustrados, como el de la modelo italiana Carla Bruni (actual primera dama francesa), que lo dejó tras conocer a Mick Jagger -eso dice la articulista Amelia Castilla-, como se salva de tener un accidente cuando su helicóptero y el de Steve Ray Vaughan despegan sumidos en una densa niebla, el 27 de Agosto de 1990; accidente que sí costaría la vida al guitarrista estadounidense.

Su libro Clapton, autobiografía repasa estos hechos, así como el conjunto musical de su carrera y otros pormenores de su vida. Su edición española consta de 344 páginas y cuesta 23,90 €.



Layla original, del Layla and other asorted love songs

Layla en acústico, año 1992.

viernes, 15 de febrero de 2008

Sueños...

Las paredes del palacio se elevaban fastuosas en una amplia gama de tonalidades: tonos rojizos, amarillentos y azulados que, combinados, decoraban los muros con todo el espectro de luz visible. Allí, en el centro de la sala, un hombre taciturno, envuelto en su capa, sentado en su trono, contemplaba todo desde el abismo de luz de sus ojos, donde un iris casi completamente negro observaba a los recién llegados con curiosidad.

- ¿Dónde se supone que estamos? - pregunto. Mi voz suena furiosa, escéptica, despectiva. No era mi intención.

- Donde quisisteis llegar - contesta el hombre que se sienta en el trono - no creo que sea un viaje que se pueda hacer involuntariamente.

- Creo que nunca planeamos llegar hasta aquí, nunca... había... habíamos oído hablar de este sitio - murmura mi compañero. Su voz suena temerosa, femenina. Lo miro: es una mujer. No la conozco. Me siento confuso.

- Eso no indica que no quisieseis llegar. Llamadlo intuición, si preferís.

- ¿Dónde estamos realmente? - pregunto intentando exagerar mi cortesía. La voz sigue sonando brusca, hosca. Aumenta mi confusión. Empiezo a odiar el sitio.

- Ya he respondido a esa pregunta - contesta de nuevo el hombre con toda la calma y amabilidad posible. Esboza una ligera sonrisa, parece irradir paz, tranquilidad. Me hastía, me repugna.

- Si... si no somos bien recibidos o... o si tenéis algo que hacer... podemos irnos - musita mi compañera tímidamente.

- No me molesta la compañía - informa levantándose y dirigiéndose a nosotros - ¿Os sentís molestos en mi presencia?

- Sí - respondo incapaz de decir otra cosa y sorprendiéndome a mí mismo.

- Puedes irte, Mortal - por alguna razón, sé que, de la forma que ha sonado, esa palabra lleva inicial mayúscula.

- Disculpe - musito. La voz, pese a lo bajo del tono suena violenta, cruel. Me enfurece no poder disimular la voz, que todo sea enunciado así. Quiero salir de ese sitio, quiero atacar al hombre que tengo delante y que parece el causante de todo.

- Puedes irte - repite con tranquilidad. Sus ojos se encuentran con los míos un segundo. Lo que veo es horrible, indescriptible. El aire se corta en mi garganta. Las palabras se ahogan, las ideas se mueren. Sin darle la espalda comienzo a caminar hacia atrás, alejándome de la sala. Llego hasta la puerta, abandono la sala con una reverencia, la mandíbula tensa, recia, apretada contra el maxilar. Abro la puerta, con cuidado, sin hacer ruido; abandono la estancia y cierro la puerta. Me doy la vuelta: es el mismo sitio. "Mierda" - pienso.

- Hoy no habéis tenido suerte - informa la voz con una sonrisa cruel - habéis caído en el lado oscuro de la moneda. No imagináis cuanto lo siento - se mueve con lentitud, sin embargo, un rápido movimiento de sus brazos arroja la túnica al suelo. Su ropa es negra, parece cuero, y está teñida de rojo oscuro, denso... sanguíneo. Atadas con cintas, pueden verse dagas en sus muslos. La vuelta de los brazos que le han despojado de la túnican extraen las dagas de sus cintas. Pasea la vista de mi compañera a mí varias veces.

- Tú serás el primero - dice con una sonrisa macabra. Sus colmillos parecen más grandes, afilados y peligrosos de lo normal... de lo "normal" en el ser humano medio. Sus ojos parecen inyectados en sangre. Su salto va más allá de la física, de la lógica. Está sobre mí.

Asustado y sudoroso me despierto. Otra vez el mismo sueño.

jueves, 14 de febrero de 2008

Vil demonio

Tuviste en tus manos el coro de los ángeles. Tuviste sacrificios de sangre y mundos completamente abnegados a tu causa. Y te pudo la codicia. Ya no es la sangre de los sacrificios la que corre entre tus dedos afilados, pálidos, perfectos; es la sangre de pueblos arrasados, de enfrentamientos entre hermanos, es la sangre de guerras civiles en tu nombre. Es la sangre engendrada por el Mal y, ésta sí, es tu sangre... y te la dedico.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Albos pt. IV

El emperador parece ignorar el tono despectivo de Albos.

- Necesito su ayuda, señor Albos.

- ¿Y en qué podría ayudar a las ingentes fuerzas del Imperio, mi señor? - dice rebajando un poco su tono descortés.

- Necesito a alguien que pueda manejarse bien a solas. O, a lo sumo, con una persona más.

- Trabajo solo. Siempre. No voy a arriesgar mi vida protegiendo a patanes.

- ¿Deduzco, pues, que acepta?

- Puede deducir, a lo sumo, mi señor; que he tenido a bien compartir con usted ese pequeño comentario. No aceptaré ni negaré el ofrecimiento sin conocer tanto el trabajo como la recompensa como, supongo, le parecerá lógico - Albos esboza una sonrisa cruel.

- Desde luego, mago. Necesito que entres en una ciudad... que llegue a su palacio y asesine al gobernante - enuncia el Emperador con suma calma.

Albos, incapaz de reprimir un gesto sorprendido, frunce el ceño.
- ¿Qué ciudad? - pregunta con desconfianza.

- Eirenar - proclama el Emperador.

- ¿Qué? - pregunta Albos con actitud de incomprensión - ¿queréis que me adentre solo en el reino de Nyrill?

- Ha sido usted quien ha afirmado que no trabaja acompañado.

- No pensé que sus ganas de deshacerse de mí fuesen tan destacables.

- ¿Aceptará, entonces, compañía?

Albos reprime un suspiro y asiente. Escucha unos pasos detrás y gira la cabeza. Un hombre ligeramente más bajo, de pelo oscuro y ojos azules lo mira con una sonrisa irónica desde la profundidad de la capucha de su túnica roja. "No, tú no" - piensa Albos mientras cierra los ojos y traga saliva.

martes, 12 de febrero de 2008

¿Y qué importa?

Sí, ¿y qué importa qué se piensa en realidad sino qué se cree que se piensa? ¿De qué demonios vale caer en el tópico "pero en el fondo pensaba X" o el "amor verdadero" o cualquier otra estupidez del estilo, sólo hay una verdad y es la que creemos que es; no hay un telón de fondo maravilloso con "VERDAD", así, en mayúsculas, escrito detrás de nosotros o del resto de las personas.

Todo esto viene a raíz de un libro que, resumidamente, plantea lo siguiente: una mujer camina por el mundo de los muertos por donde se acerca al camino que la llevará a la "verdadera muerte" (primer detalle horrible para mí, ¿verdadera muerte? ¿segundas oportunidades? Uhh...), el Maestro le dice a su alumno y amigo de la mujer, que si quiere vaya a intentar ayudarla pero que sólo se girará si la llama su amor verdadero (segundo error, empiezo a odiar los términos "verdaderos"). Bueno, ahí va el valiente muchacho y la llama, y ella no se vuelve, la llama con más fuerza, y ella no se vuelve. Y ahí aparece el maestro, la llama y se gira y todos se salvan y vuelven felices cual jilgueros. La chica recobra el conocimiento y mira a su amigo, que no al maestro, "me ha salvado?" pregunta. El maestro asiente y ella mira a su amigo con "un inequívoco resplandor de amor" ¡TA CHÁN!

¿Y qué importa? ¿A quién mira con amor en ese momento, sobre quién se abalanzaría desatando sus pasiones? ¿Sobre su amor verdadero? ¡Ja! Me parto.

Amores verdaderos y segundas oportunidades, ya...

Pf... cómo odio los tópicos pseudoromanticoides...

lunes, 11 de febrero de 2008

Neil Gaiman - Coraline

Animado por el buen sabor que me habían dejado otras obras de Neil Gaiman, me animé a leer Coraline, que, si ya Stardust parecía ligeramente infantil en cuanto al “envoltorio” de la historia, este se dirigía, directamente, a los niños. En esta ocasión, el escritor inglés se apoya en los dibujos de su amigo y habitual colaborador Dave McKean (portadista de The Sandman, dibujante de Casos Violentos, Orquídea Negra, director de The Mirrormask, guionista y dibujante de Cages,…).

En el libro se relata la historia de Coraline, una niña que, en la casa a la que acaba de mudarse con sus padres, encuentra una puerta tras la que hay muro de ladrillos tapiándola. Esta puerta une dos mundos, dos caras de una misma moneda, una cara iluminada, normal; y otra cara más oscura, esperpéntica. Cuando la logra cruzar se encuentra con una casa igual que la suya, habitada por unos reflejos de sus padres con botones cosidos donde deberían estar los ojos. Los vecinos de la otra casa son réplicas de los de aquella a la que se ha mudado en realidad. El otro lado parece divertido, misterioso y atrayente, pero carente de sus verdaderos padres. Los otros padres intentarán que la niña se quede con ellos y acabarán “secuestrando” a los verdaderos padres de Coraline. Para volver a casa necesitará la ayuda de un prepotente gato que, en este otro lado, puede comunicarse con la protagonista y salvar, además, a otros niños que han caído en la trampa así como a sus verdaderos padres.

Neil Gaiman escribe así un relato oscuro para niños, negándose a abandonar del todo el ambiente tenebroso de su narrativa. El relato, pese a estar orientado para niños, no pierde ese terror que baña otras obras del escritor de Portchester ni esa atmósfera oscura y angustiosa que lo caracteriza.

La obra está escrita en tono sencillo, como muchos relatos infantiles, sin detenerse demasiado ni sobrecargarlo con información sobre qué sucede, sino intentando ser preciso en su justa medida, manteniendo una lectura amena y cómoda a lo largo de todo el relato amenizado también por el peculiar estilo de las ilustraciones de Dave McKean que mantienen, a su manera, el estilo de la narración mostrando personajes poco detallados pero con expresividad y una gran oscuridad que los envuelve.

Las descripciones mantienen el tono sencillo y adecuado para el público al que va dirigido aproximándolo a lo visto en Stardust, aunque, quizás, desde un estilo más de “cuento” que aquél. No hay coexistencia de multitud de tramas entrelazadas como es habitual en otras narraciones del autor (como Stardust o The Sandman) sino que se cuenta cómo se unen las vidas de Coraline y la otra madre y cómo se suceden los acontecimientos posteriores.

Una historia impecable, sencilla y sentida, extraña y oscura adecuada para un público infantil pero que puede ser disfrutada por gente de todas las edades siempre que estén dispuestos a adentrarse en las páginas de esta extraña, infantil y entrañable historia.

Links de interés:

Otras críticas:

La crítica dijo:

http://www.salamandra.info/ficha_critica_autor.php?codi=103

http://www.centraldellibro.com/Coraline-es191920.htm - José Antonio Quílez, de Central del Libro.

http://www.bibliopolis.org/resenas/rese0270.htm - Valentín Bañó, de Bibliópolis.

Coraline multimedia:

www.mousecircus.com/coraline/flash/coraline.html material sobre la novela: algún protector de pantalla, algún fondo de pantalla…

http://www.imdb.com/title/tt0327597/ datos y fecha prevista para Coraline, la película. Según tengo entendido, la película será de animación con actores superpuestos, el resultado puede ser adecuado contando como se desarrolla la novela apoyándose en gran medida en dibujos. Sólo espero que esta adaptación sea más fiel que las aberraciones que me estoy encontrando últimamente.

domingo, 10 de febrero de 2008

Albos pt.III

La luz empieza a escasear cuando Seda toma un desvío del camino, introduciéndose entre la arboleda.

- Por aquí - comenta como mero formalismo.

Tras unos cien metros caminando entre los enormes árboles que circunvalaban el camino se divisa una casa de piedra, con enormes ventanas formadas por fragmentos de colores que forman complicados dibujos. Según se acercan a la casa, dos figuras negras, como perros de gran tamaño se interponen entre ellos y la casa.

- Hola, chicos - dice Seda acercándose a ellos con una sonrisa - tranquilos, tranquilos.

Los enormes perros negros se detienen y se sientan ante Seda, mendigando una caricia. Seda juguetea unos instantes con ellos y después sigue caminando. El grupo sigue a Seda, mientras los perros miran a Albos. Uno de ellos gruñe amenazadoramente.

- ¡Qué halagüeño! - comenta Albos - territorio neutral libre de protecciones, ¿no? Me alegro de no haber tenido que pisar entonces el territorio no-neutral y con protecciones. No te imaginas cuánto.

- Es necesario - explica Seda - el Emperador no puede estar sin protección alguna, sobre todo en un lugar tan apartado como este.

- Bueno, en cualquier caso, no creo que dentro de la casa tenga huargos. Su sistema de protección...

- Dentro de la casa, y mientras tú permanezcas en ella, estaremos nosotros. Y si osas hacer algo violento, desearás que fuesen los huargos los que estuvieran dentro.

Albos se ríe.

- Si oso hacer algo violento, Seda, desearéis vosotros que fuesen los huargos los que estuviesen dentro, puedo asegurártelo - dice Albos con una sonrisa cruel en los labios.

- Si planeas volver a tu casa, te aconsejo no esgrimir ese tono en presencia del Emperador.

- Quizá, entonces, no vuelva a casa ninguno de los presentes.

Seda mira a Albos con asco.

- ¿Por qué siempre usas ese tono tan violento?

- Porque te respeto lo suficiente como para ser sincero.

Seda traga saliva, incómodo. Enfrente de Albos, tal vez la persona con peor reputación del reino, de quien se dice que fue de los primeros nacidos, siente que sus armas y su armadura se quedan pequeñas. Y sólo tiene fe en que Albos se comporte, que no recurra a la magia en el escaso tiempo que queda antes de que pueda marchar en paz, y que él y sus hombres sobrevivan.

La puerta se abre, un hombre mayor con ropa de sirviente invita al pequeño grupo a entrar en la casa.

- Es un placer verle, Seda.

- Lo mismo digo, Lucien.

- El señor os espera en el gran salón.

- Gracias.

Seda, seguido del grupo recorre la estancia y se introduce por un pasillo, al final del cual se abre el gran salón, una sala de tamaño moderado, con lujosos muebles, cuadros y figuras, y sofás en torno a una mesa de madera redonda, en uno de los cuales, la regia figura desarmada del Emperador, contemplaba la llegada del grupo de Seda.

- Seda, podéis retiraros, quiero hablar con el señor Albos a solas.

Seda enarca las cejas con gesto sorprendido.

- Pero, mi señor...

- Sé lo que vas a decirme. Retiraos - interrumpe el Emperador.

Tras unos instantes de vacilación, Seda y sus hombres se inclinan en una reverencia y abandonan el gran salón por el mismo pasillo por el que han accedido.

- ¿Y bien?, mi señor - entona Albos con notable retintín.

sábado, 9 de febrero de 2008

MMORPG

Los juegos de rol masivos online sufrieron su auge mayor con la llegada de World of Warcraft, tras haber visto varios juegos del estilo, me ha quedado claro por qué fue así.

No es sólo que WoW sea, con creces, el juego que más posibilidades otorga, el que posee una historia mejor desarrollada (Warcraft I, Warcraft II + expansiónn y Warcraft III+expansión), sino también el que mejor rendimiento tiene en gráficos/requisitos, no son los mejores gráficos, pero casi cualquier persona puede jugar, un ritmo 1x aceptable (en otros juegos el 1x se vuelve infernal; Lineage II, no miro para nadie...) y el que, en mi opinión, tiene la estética más sólida, donde los personajes encajan realmente con el fondo.

Es cierto que casi todos los MMORPG que han salido tienen sus cosillas propias e interesantes, y por ello no voy a entrar a analizar los pormenores de cada juego, como podría ser la lotería o las apuestas de L2.

Por qué creo que WoW está por encima de cualquier otro MMORPG, hoy por hoy, porque es el único juego con cierto nivel que permite hacer otra cosa que andar a matarse constantemente, con un sistema de oficios bonito, una economía que, aunque pobre y no demasiado trabajada, es verdaderamente funcional y que le da verdadero interés a la casa de subastas (auction house), un sistema de recolección de materiales que, en gran parte, no depende de ir matando cosas, la gracia de que cada pieza de equipo sea distinta a las demás, lo que permite ver combinaciones y combinaciones de equipo puestas, reconocibles y "graficadas" en juego. Las combinaciones de talentos, un aspecto que, de una u otra forma, aparece también reproducido en Guild Wars, donde con 8 poderes escogidos, creo que eran, se hace el diseño de personaje que consideras más apto, o que quieres llevar.

Personalmente, uno de los mayores problemas que, hoy por hoy, le veo a WoW, es que lleva desde 2004 al pie del cañón y gráficamente empieza a quedarse muy atrás y, posiblemente, la salida de Conan prevista para Mayo (aunque ya ha sufrido varios retrasos) supondrá un duro golpe para la permanencia de este juego en la cumbre.

Age of Conan apuesta por un juego más duro, cruel y sangriento. Un juego más técnico donde importe más la habilidad del jugador, con un sistema de lucha c/c controlada pro el jugador con tres teclas. Los gráficos, aunque no son lo mejor que se pueda ver hoy en día, sí serán lo mejor que se hay visto en cuanto a masivos se refiere. La construcción de castillos-ciudad para cada clan que puedan ser atacados, a imagen y semejanza de L2 (para mí el gran punto fuerte de este juego). El diseño del mundo, tan trabajado desde hace tantos años que auguran un escenario sólido y detallado con trama por todas partes.

Habrá que esperar para ver si, efectivamente, la llegada de AoC supone el fin del reinado de WoW, en el que este se ha mantenido durante largos años ya. La información añadida de que Blizzard trabaje en un nuevo MMO, es posible que sea indicativo de que la propia compañía no confía en la supervivencia a medio plazo de su gallina de los huevos de oro; pues recordemos que Blizzard no saca muchos juegos y que cuando los saca, apuesta totalmente por ellos.

viernes, 8 de febrero de 2008

Preludio de Tobías, página 1

A menudo juego a rol y me gusta detallas a los personajes a los que voy a encarnar. Esta es la primera página de uno de ellos, que no me duró mucho, diría que hay más texto que partida en sí. En fin, una lástima, el concepto me gustaba.


Mi pasado comienza como el de tantos otros niños de esta época: huérfano, producto de las batallas contra los árabes en el Sur, y abandonado por una madre incapacitada para cuidar a toda su prole. Así, yo, el menor de sus hijos, me vi ofrecido a cambio de unas cuantas piezas de plata a un viejo huraño en calidad de sirviente.

- Sírvele bien, hijo mío; quizá algún día puedas tener una vida mejor gracias a ese hombre.

Abracé a mi madre, sin cariño, sabiéndome vendido. Al separarnos clavé la vista en su cara, con odio. Bajó la cabeza ocultando las lágrimas. Me despedí secamente de mis hermanos y me dirigí afuera. Un caballo y el viejo me esperaban.

Marché en silencio siguiendo al viejo hacia Tui. El viejo, que resultó llamarse Román Ballesteros, me hablaba de la guerra contra los árabes, de la política religiosa de Don Diego Peláez y de, como ya entrado en años, comenzaba a necesitar la ayuda de brazos y piernas más jóvenes.

- Quizá – enuncié con asco – le hubiera venío mejor cualquiera de mis hermanos.

- Créeme, hijo mío, tienes algo de lo que ellos carecen.

- ¿Y qué es? Si pue’ saberse…

- Todo a su tiempo, mi fiel sirviente – dijo el viejo con una ligera sonrisa y en tono tranquilo.

Recuerdo haber pensado que era un maldito cretino.

- ¿Se pue’ saber a qué vamos a Tui?

- A hacer una visita a alguien importante, pequeño; vamos a visitar a un hombre de Dios, a un destacado hombre de Dios.

El resto del viaje sólo habló él. Recuerdo que comentó que lo más importante de un hombre, era cuánto deseaba que le saliesen las cosas… y creo que en aquel momento me había reído por lo bajo. Qué irónica puede ser la vida a veces.

Tui era una gran ciudad. Desde la lejanía se podía observar la enormidad del obispado recortado contra el cielo y de dos campanarios alzados también hacia los dominios del Señor. Seguí a mi señor mientras contemplaba impresionado aquellas majestuosas construcciones. Román saludó amigablemente a unos guardias y siguió su camino por las calles de la ciudad. Cerca del obispado se separó del camino y se introdujo por calles más estrechas hasta llegar a una casa de aspecto modesto. Me invitó con un gesto a pasar primero y así lo hice. El interior de la casa era austero y desordenado, paredes desconchadas, ligeramente sucias, libros con tapas desvencijadas tirados por el suelo e inmensas cantidades de polvo cubriendo el escenario. Lo miré con sorpresa, un hombre de su talante, presencia y poder adquisitivo no podía habitar aquel estercolero.

- Bienvenido a tu nuevo hogar, chico.

jueves, 7 de febrero de 2008

Kiske, parodia de su trayectoria

Hace ya bastante tiempo un chico que estudiaba en mi facultad me había pasado este texto. Si bien no comparto demasiado lo que en él se dice, he de admitir que me pareció bastante divertido, y aunque podéis ver que no es corto, os aseguro que merece la pena. Tengan su pase a La historia de Michael Kiske. Supongo que es una versión muy partidista hecha por algún detractor del cantante alemán, conste.

Un saludo.

La historia de Michael Kiske

KAI HANSEN

Me resulta muy difícil tocar la guitarra y cantar al mismo tiempo.

MICHAEL WEIKATH

Pues cogemos otro cantante. Vamos a llamar al chico éste que conocemos.

Llaman a MICHAEL KISKE y le piden que se una a Helloween.

MICHAEL KISKE

No, no quiero, vuestra música es demasiado heavy y rápida, hace daño a mis oídos.

HELLOWEEN llama entonces a RALPH SCHEEPERS.

RALPH SCHEEPERS.

Lo siento tíos, pero creo que TYRAN PACE va a ser un exitazo.

HELLOWEEN llama a MICHAEL KISKE, otra vez

Escribiremos canciones más suaves y lentas si te unes a nosotros.

MICHAEL KISKE.

Vale, pero yo también quiero escribir canciones. ¿Cómo decís que se llama esta música vuestra? ¿Heavy Rock?

MICHAEL KISKE se une a HELLOWEEN y editan los álbumes KEEPER OF THE SEVEN KEYS. Helloween se hace inmensamente popular.

KAI HANSEN.

Estoy harto de ese MICHAEL WEIKATH… mira que relevarme a mí de cantante… MICHAEL KISKE se está llevando toda la fama. I want out.

Se marcha.

MICHAEL KISKE.

Ahora yo soy el líder, ¡arrodillaos ante mí o dejaré la banda! Vamos a escribir un nuevo álbum. Lo llamaremos PINK BUBBLES GO APE, y será más suave que los KEEPERS. Exijo también ser el principal compositor ¡o dejo la banda!

HELLOWEEN.

Vale, pero por favor, no nos dejes.

MICHAEL WEIKATH (Pensando)

¡Maldito crío! Pero lo necesitamos ahora que KAI HANSEN se ha ido.

HELLOWEEN edita PINK BUBBLES GO APE. Algunos fans se enfadan.

MICHAEL KISKE.

En el siguiente álbum, quiero que la música sea todavía más suave, ¡y que tenga arreglos orquestales! Quiero guitarras acústicas… muchas guitarras acústicas… ¡montones de guitarras acústicas! ¡Quiero que seamos la mejor banda de ROCK POP de la historia!

HELLOWEEN.

No estamos muy de acuerdo, ¿sabes? Somos un grupo metal y…

MICHAEL KISKE (Interrumpiendo).

¡Pues me voy!

HELLOWEEN.

Vale, puede que no sea tan mala idea después de todo. Podemos experimentar un poco y luego volver al metal.

HELLOWEEN edita CHAMELEON. La mayoría de los fans lo detestan.

MICHAEL KISKE

¿Cómo? ¿Qué ha pasado? Esto no puede estar sucediendo… ¡somos HELLOWEEN! Somos ÚNICOS, y DIVERTIDOS y…

FANS DEL METAL

¡Y ROCK POP!

MICHAEL KISKE

¿Y qué? El ROCK POP es una EXPRESIÓN ARTÍSTICA y el VERDADERO ARTE. No lo entendéis porque sois idiotas. Los únicos que no lo son son aquéllos a los que les gusta CHAMELEON.

MICHAEL WEIKATH (Pensando).

Desde que KAI HANSEN se marchó he querido ser el líder… pero este MICHAEL KISKE está en medio… creo que ha llegado el momento de deshacernos de él.

Lo echa.


MICHAEL KISKE enloquece, se deprime y pierde los estribos cuando oye hablar de metal. Hace ruido… permanentemente. También jura VENGANZA. Christian Revenge y Unforgiveness (TM).

KAI HANSEN llama a MICHAEL KISKE.

¿Te gustaría cantar alguna cosilla para el próximo álbum de GAMMA RAY?

MICHAEL KISKE

Sí. Necesito dinero. Desde que DEJÉ HELLOWEEN por MI PROPIA VOLUNTAD el año pasado estoy sin un duro. Hagámoslo.

Canta en LAND OF THE FREE.

LOS NIÑOS SEGUIDORES DE KISKE

¡OH! ¡OH! ¡MICHAEL KISKE ha vuelto al METAL! ¡Lo amaremos eternamente!

MICHAEL KISKE.

¡NO! ¡NO! Sólo lo hice por hacerle UN FAVOR a un amigo. ¡Odio el METAL! Es MALO, y todo eso. Voy a escribir un libro acerca de lo corrupto que está el mundo y cómo éste no comparte MIS ideas de lo que significa EL VERDADERO ARTE.

MICHAEL KISKE

Me he quedado sin dinero otra vez. Todavía no he terminado mi libro, así que por ahora sigo sin ser rico. Pero, una vez que lo publique todo el mundo me verá como el verdadero y único nuevo MESÍAS. Mientras tanto, voy a grabar un disco. El problema es que sólo me conocen los fans del METAL.

¡Ya sé! ¡Voy a introducir elementos HARD ROCK en el METAL! Ja, ja, ja… soy un GENIO. Así nadie podrá decir que he vuelto al METAL.

MICHAEL KISKE pide ayuda a dos personas totalmente ajenas al metal, KAI HANSEN y ADRIAN SMITH.

Sale a la venta INSTANT CLARITY. Es aceptado como un album hard rock/metal pasable.

MICHAEL KISKE se enfurece con los medios por haber etiquetado su música de METAL. Publica un LIBRO. NADIE excepto los NIÑOS SEGUIDORES de KISKE lo lee.

MICHAEL KISKE.

Anuncio que voy a abandonar el hard rock / metal PARA SIEMPRE. ¡Mi próximo álbum será POP!

READINESS TO SACRIFICE sale al mercado. El álbum APESTA, nadie lo compra.

MICHAEL KISKE.

Nadie entiende lo que significa el VERDADERO ARTE. El METAL está CORROMPIDO, es ruidoso, basura. EL VERDADERO ARTE no se puede expresar a través del METAL. Sólo le puede expresar como YO DIGO.

TOBIAS SAMMET llama a MICHAEL KISKE.

Eres mi ídolo y mi modelo a seguir. Tengo un altar con tu imagen. ¿Te gustaría cantar en una ópera metal en la que estoy trabajando?

MICHAEL KISKE.

Sí. Pero no quiero que mi nombre aparezca en los créditos.

TOBIAS SAMMET.

No lo entiendo.

MICHAEL KISKE.

Estoy fuera del metal.

TOBIAS SAMMET.

Entiendo… pero mira, esto es una ÓPERA METAL y…

MICHAEL KISKE.

Cállate. Necesito dinero. Pensaré en un astuto pseudónimo. Volveré cuando se me ocurra.

Después de mucho pensar, MICHAEL KISKE vuelve con el pseudónimo de ERNIE.

MICHAEL KISKE.

¡Soy un GENIO! ¡Nadie sabrá nunca que ERNIE soy yo!

Se edita AVANTASIA. Todo el mundo habla de la participación de MICHAEL KISKE en el proyecto.

FANS DEL METAL.

Yo pensaba que este tío estaba fuera del metal.

MICHAEL KISKE.

¡Y ASÍ ES! ¡IDIOTAS! ¿No veis que no soy yo? Es ERNIE.

FANS DEL METAL

Ah, vale…

MICHAEL KISKE.

Sólo para estar seguros, voy a anunciar mi retirada del hard rock / metal. Para siempre, otra vez.

TIMO TOLKKI.

Estoy trabajando en un increíble álbum en solitario. Quiero que cantes una canción en mi disco. Respeto tus opiniones sobre el metal… así que te haré cantar una bonita balada.

MICHAEL KISKE acepta. Se edita HYMN TO LIFE. Sólo les importa a los fans de STRATOVARIUS.

ROLAND GRAPOW y ULI KUSCH

¡Nos han echado de HELLOWEEN! Queremos que seas el cantante de nuestra nueva banda.

MICHAEL KISKE.

Estoy fuera del metal.

ROLAND GRAPOW y ULI KUSCH.

Lo comprendemos… pero… ¿podrías entonces aparecer como invitado? Es para joder a WEIKATH. Además, te pagaremos.

MICHAEL KISKE.

Estoy dentro.

El álbum debut de MASTERPLAN sale a la venta. Recibe buenas críticas.

FANS DEL METAL

Pero… ¿ése no es MICHAEL KISKE? Juraría que estaba fuera del metal…

MICHAEL KISKE

Anuncio mi retirada del hard rock / metal. Para siempre, otra vez. Esta vez lo digo en serio. Por eso voy a grabar un nuevo álbum con elementos hard rock. Pensaré en un bonito y pegadizo nombre para el grupo.

SUPARED sale al mercado. Sólo a los NIÑOS SEGUIDORES de KISKE les gusta. El álbum es un fracaso.

MICHAEL KISKE.

Ya sé lo que pasa… Soy un alien en este planeta. Mi música es tan avanzada y tan genuina que sólo unas pocas almas iluminadas pueden apreciarla. Ahora sé que la humanidad nunca entenderá el VERDADERO ARTE y la VERDADERA MÚSICA, que sólo es la que hago YO.

FANS DEL METAL

¿Ese álbum de SUPARED no suena muy rockero? Pensé que MICHAEL KISKE estaba fuera del hard rock y el metal…

SASCHA PAETH lo llama y le pide que participe en su nuevo proyecto, AINA, The Metal Opera.

MICHAEL KISKE

Olvídalo, estoy fuera del metal, no voy a cantar canciones heavy nunca más.

SASCHA PAETH

De acuerdo, entonces cantarás las dos baladas lentas y TOBI SAMMET cantará la canción heavy, y diremos que estabas enfermo cuando grabamos la canción heavy. Y ¡hey! ¡Te pagaremos!

MICHAEL KISKE

De acuerdo, cuenta conmigo. Soy un gran artista y amo el POP y las canciones lentas… excepto las heavy, claro.

SUPARED sigue recibiendo críticas negativas por doquier. MICHAEL KISKE se siente tan amenazado que decide hacer unas declaraciones inéditas.

MICHAEL KISKE.

Anuncio mi retirada del hard rock / metal. Para siempre. Otra vez. No va conmigo.

RENATO TRIBUZY quiere que MICHAEL KISKE participe en su CD en solitario.

MICHAEL KISKE

No, no quiero, el METAL es una mierda.

RENATO TRIBUZY

Hum… pero piensa en lo que dirá la gente cuando te oiga cantar las partes más importantes del disco, además, ¡te pagaré!

MICHAEL KISKE

Sí… fenomenal… Soy una persona muy importante, además, tengo que hacerme con algo más de fama. ¡Estoy dentro!

THALION, una banda estrella del metal brasileño, le pide a MICHAEL KISKE que cante en una canción de su nuevo álbum, “Another Sun”.

MICHAEL KISKE

¿Sois heavies? Olvídalo, como ya he dicho 100.000.000.000.000 veces, ODIO el METAL. La música POP es mi vida.

THALION

Piénsatelo. Además del dinero, te organizaremos una cita con nuestra cantante adolescente.

MICHAEL KISKE

¿A ella también le gusta la música POP?

THALION

Pues… no estamos muy seguros de… espera un momento… ¡sí, claro que le gusta!

MICHAEL KISKE

Genial… ¿tiene las tetas grandes ya?

THALION

Desde luego, tío.

MICHAEL KISKE

Uh uh uh… de acuerdo.

FIN.

miércoles, 6 de febrero de 2008

Agua

Con los brazos abiertos, en cruz, como Andy Dufresne al salir de la cárcel, noté como caía la lluvia. Noté cada gota rompiendo contra la piel desnuda, llevándose los pecados y el dolor, la sangre y las lágrimas, noté el abrazo helado del agua y me sentí completamente envuelto. Contuve la respiración y mantuve los ojos cerrados concentrado en aquella sensación de renacimiento, de purificación y, durante un instante, supe que sólo era un parásito del agua.

martes, 5 de febrero de 2008

Albos pt.II

Es un camino lento, sin sobresaltos. La arboleda se sucede monótona y repetitiva salvo la sorpresa de algún animal desplazándose por las ramas o entre los troncos.

- ¿Se puede saber a dónde vamos? - pregunta Albos un tanto molesto - la ciudad no queda por aquí.

- El Emperador desea verle en terreno neutral.

- No existe terreno neutral dentro de su imperio... es todo suyo, ¿no? - sonrie Albos.

Seda se detiene y mira a Albos.

- El palacio de su señoría está enormemente protegido contra los de tu clase, señor Albos, y a muchos les hace sentir incómodos.

- Tal vez porque un caballero puede ir felizmente armado con su pedazo de metal, y un... uno "de mi clase" pierde toda capacidad de defenderse si quiere ver a su señoría - proclama Albos un tanto molesto.

- Las armas en palacio son más ornamentales o estamentales que ofensivas. Atacar intramuros es un suicidio. La magia lo cambia todo...

- Seda, si yo intentase conjurar ahora mi cabeza caería decapitada muy rápido. ¿Me equivoco? No es que la magia lo cambie todo, es sólo que teméis a lo desconocido. El más tonto de la aldea entiende los fundamentos que se ligan a vuestros raquíticos trozos de metal, hace falta algo más para entender las bases de mi fuerza. Hace falta algo que la mayoría no tienen.

Seda frunce ligeramente el ceño y mira a Albos con gesto incómodo.

- ¿Y bien? - pregunta Albos.

- Tu prepotencia resulta molesta.

- No - sonrié - que sepas que tengo razón te resulta molesto. Mi prepotencia sólo es carismática.

Seda niega ligeramente la cabeza mientras se encoge de hombros, restándole importancia al asunto.

- Andando. O la noche nos cogerá a mitad de camino.

lunes, 4 de febrero de 2008

Devir, la Bruja

El niño al que le arde el brazo se revuelva por el suelo, el fuego va devorando su ropa, prende el pelo… los adultos corren hacia él e intentan ahogar el fuego, algunos buscan agua desesperadamente. Devir, víctima de un ataque de nervios contempla la escena aterrada hasta que, finalmente, huye. Nadie la mira, todos pendientes del niño. Devir corre sin mirar atrás hasta alejarse de las miradas. Su respiración está acelerada, su cara contraída mezcla de la hipoxia y de los nervios, está llorando. Sigue corriendo, apenas puede más cuando una voz la llama>

- Niña, ¡eh, niña!

- ¿Qué haces aquí? ¿Te… has perdido? – pregunta con gesto preocupado.

- Yo… he hecho algo horrible…

- Bueno, pequeña – el hombre se acerca a ella y se acuclilla – no puede ser tan grave. ¿Qué ha pasado?

- Yo… he ma… he matado a un niño – Devir se acerca y agarrada a la túnica del hombre, llora.

- No llores, niña. A ver, ¿qué pasó exactamente?

- Ellos… se metían conmigo. Siempre lo hacen y… yo quería defenderme, pero no sabía cómo y… yo… sólo pensé en cómo podría hacerle daño y… entonces empezó a arder y… mis manos también ardían… pero no prendieron… pero él sí… y me asusté… y corrí…

- ¿Ardió sin más, al igual que tus manos?

- Sí.

- Es una época difícil, niña. Y tienes poder, no debes verlo como algo malo. Sólo ha sido un accidente. Sé que ahora te parece horrible, pero yo te podría enseñar a controlarlo y, al final, te resultaría útil.

- Tranquila… mira, te lo plantearé de forma fácil ¿qué es lo peor que te puede pasar si te quedas conmigo?

- Que… ¿me mates?

- Bien… ¿se diferencia mucho de lo que harán en tu pueblo si realmente has matado al chico?

- Pero yo no quería…

- Pero son plebeyos, son escoria sin Poder. No entienden de Almas, no entienden de Mana, son las sobras a las que los dioses no dotaron… es la turba, la masa. Ven conmigo, y yo te enseñaré.

- Tus alternativas no parecen muy buenas… - añade el hombre y, sin esperar respuesta, echa a andar. Devir lo sigue calladamente.

.

- Me llamo Gakin – dice sin volverse.

- Yo, Devir

- Bonito nombre, niña, bonito nombre. Algún día las personas escucharán tu nombre y temblarán. Y serán bellos días, bellos y maravillosos días.

__________

Hoy abandono a este personaje de un famoso MMORPG que 20 días 17 horas de juego me ha dado a lo largo de bastantes meses.

Este texto surgió dentro de una base para una historia gráfica, pero las prisas y las presiones estudiantiles hundieron la posibilidad, tanto de llevar un guión serio y consecutivo, como la de mantener el trabajo del dibujante. Tal vez para Age of Conan...

Un beso, Devir.

domingo, 3 de febrero de 2008

Albos

Un hombre de aspecto estirado y cabello blanco asoma tras la puerta y contempla las brillantes armaduras y afiladas espadas de aquellos que han llamado a su puerta. Frunce ligeramente el entrecejo mientras sus ojos, brillantes y vivaces, recorren uno por uno a las cinco personas que tiene enfrente.

- ¿Qué queréis? - pregunta en tono arisco.

Uno de los hombres armados da un paso al frente, representando a los suyos:

- Venimos a buscarle por orden directa del Emperador.

El hombre de cabello blanco suspira, aquello no entra a formar parte de sus planes.

- Claro, ¿les importa que entre a coger unas cosas?

El soldado vacila, y tras algo menos de un segundo responde:

- No, entre, pero nada de armas ni de objetos mágicos.

- Es difícil pedirle tal cosa a un mago - sonríe el hombre con gesto divertido y cruel.

- Salga pues tal y como está - responde el soldado de inmediato.

"Perdido por tu orgullo" piensa el hombre.

- ¿Qué quiere de mí el Emperador?

- No tenemos esa clase de información, señor. Sólo que lo requiere y que debíamos encontrarle.

El hombre asiente, si el Emperador lo requiere, caben dos opciones: o bien lo requiere muerto, o bien algo amenaza la estabilidad política del imperio y se necesita algún ardid mágico.

- No nos entretengamos pues - dice en tono indiferente mientras intenta disimular el movimiento de sus manos.

- Nada de magia - dice el soldado colocando la punta de su espada en la nuca del mago - deje los juegos para la presencia del emperador si lo desea, pero no permitiré que arriesgue a mis hombres.

- Un hombre noble y responsable - sonríe el Mago mientras se gira y muestra las palmas de las manos que han dejado de moverse - un ejemplo a seguir en el ejército, supongo.

- No soy militar - responde el espadachín tras unos instantes de vacilación - el Emperador no arriesgaría a sus hombres para que le buscasen. Tiene usted muy mala fama, señor Albos.

- Ya sabe como son estas cosas, caballero... haces un par de bolas de fuego y la gente empieza a exagerar la historia - musita el Mago mientras tiende su mano a su interlocutor - ¿y por qué nombre he de tratarle, ya que usted conoce el mío?

El hombre ignora la mano tendida de Albos.

- Me llamo Seda y sé lo suficiente como para no daros la mano tan alegremente.

- ¡Oh! - exclama Albos con verdadera sorpresa - ¿de verdad tengo tan mala reputación?

El grupo armado prosigue en silencio. Seda mira a Albos con una mezcla de gracia y respeto.