Google+

sábado, 31 de mayo de 2008

Muere Mayo...

A tan solo unas horas de terminar el mes, con los exámenes cada vez más cerca, amenazadores y oscuros, escribo las siguientes lineas con una asombrosa Lost in space de fondo.

La salida de Conan, que en un exceso de responsabilidad me he negado a adquirir hasta que pasen los exámenes; el inicio de dos historias, Infierno y, provisionalmente, Mundo Absurdo (aunque seguramente le cambiaré el nombre por algo como Surrelandia (¿original, eh?) porque Planeta Absurdo ya existe y Mundo Absurdo suena del estilo; hay que alejarse de eso) han sido puntos interesantes de este bello mes de Mayo. De hecho, tal vez, y solo tal vez, porque me conozco y sé lo rápido que decido dejar atrás ciertas cosas por otras que considero más excitante o atrayentes en el momento, lo intentaré llevar a cabo de forma más constante en verano. Quizá con dibujos y todo, aunque eso no dependa de mí, por supuesto.


Este es el mes en el que se deciden las cosas, a nivel académico, claro. Exámenes, codos en la mesa, exámenes, nervios, bolífragos, DINes A4 por todas partes, cubriéndolo todo hasta donde alcanza la vista, manchones de tinta, preguntas de todos los contactos por el messenger, groseras palabras contra los profesores, sentimientos de indignación desbordando por todos los poros del cuerpo, escasez de tiempo para cualquier otra cosa.


Y entre todas esas cosas, tú; un motivo para sonreír y tomarse con cierta calma el mundo.

Albos 4, pt.5

Los días se suceden apaciblemente en la enorme ciudad de Nova Roma. Se acerca la primavera. Han pasado varios meses desde la segunda. Nërud ha retomado su vida como sanador y consejero del Emperador. No hay noticias del norte, salvo las típicas escaramuzas en las fronteras. No sabe qué pensar. No pensaba esperar acontecimientos tanto tiempo; ahora, meses después, seguir esperando le parece pecar de inocencia, de ingenuidad, de estupidez.

Helena ha vuelto a quedarse embarazada, o eso le parece a Nërud, para quien los seres vivos se revelan casi de forma inconsciente e involuntaria. Le hace feliz. Las cosas esán bien así, con o sin Albos. Al fin y al cabo, piensa, la decisión fue suya. En completa libertad escogió Eirenar, ¿por qué, entonces, debería preocuparse él por la decisión de Albos?


Y los meses continúan pasando. El embarazo se vuelve evidente, cientos de personas de las que Nërud ni siquiera sabe el nombre se le acercan por la calle, lo paran y le dan la enhorabuena. Su segundo descendiente. Sí, la vida parece sonreírle. Y es feliz así, sin perseguir a magos moribundos que aferran en sus huesudos dedos los libros en los que han ido recopilando la fuente de su poder; sin intentar rescatar a traidores del Imperio que rechazan la oferta sin un asomo de duda en sus ojos; sin discutir con el Emperador las razones de sus ausencias en los puestos que ocupa entre la élite de la ciudad. Todo es fácil así, todo funciona. Es feliz. Es lo que importa.

Pero la felicidad es aburrida. No aguantará así el resto de su mágicamente larga vida. Sabe que seguirá vivo, sino es asesinado antes, cuando su mujer y sus hijos hayan muerto; tal vez cuando sus nietos hayan muerto... establecer una familia no entraba en sus planes originales. No, hasta conocer a Helena. Arriesgar su vida por otra persona tampoco, hasta conocer a Albos.

Su relación había sido extraña. El tipo de cálida amistad que solo se obtiene maniatados en la oscuridad de una fría celda en el imperio Lumini, acusados de traición y de intento de asesinato. Había traido grandes quebraderos de cabeza al viejo Emperador explicar las razones por las que dos de los magos más prestigiosos de Roma se encontraban en aquel momento en la capital Lumini, Renma. En aquel momento, ambos dependieron bastante del otro; no solo a un nivel mágico, sino a nivel psicológico, moral; una persona con la que hablar, una voz que no les hablase como si fuese lo último que fuesen a oír en la vida. Esto genera un lazo de camaradería. Volver juntos y encontrarse con una docena de Grooms, genera un lazo de amistad. Aun quedando al borde de la muerte por intentar hablar las cosas antes de poner pies en polvorosa o plantar cara al asunto. Así era Nërud entonces: hablar las cosas primero. Ahora, casi un centenar de años después, había aprendido la lección. No hables hasta que tu enemigo haya dejado de poder defenderse, y aún así, entonces, no dudes en rematarlo si hace cualquier cosa rara. Así funcionaba la magia. Y aunque ahora lo sabía, ahora estaba más cómodo tirado tranquilamente en su casa, disfrutando de la compañía de su familia. Las vueltas que da la vida.

Fue entonces cuando llegó a Nova Roma la noticia: en las tierras de Eirenar, en un cabo al norte de la capital se estaba levantando una gran torre de piedra y se rumoreaba que sería un lugar aparte, una residencia para los héroes del imperio nórdico; un lugar para los más poderosos, y que allí, estaría el mago albino.

Nërud se pasó una mano por el pelo un tanto molesto.
- Joder, puto megalómano... - dijo con un suspiro.

Sin título 2 [Infierno]

Lisseth se despierta. Junto a la cuna de su hijo hay una figura, una sombra con seis brazos. Enciende la luz, asustada y la ve: es una mujer con tres ojos y seis brazos que, de repente, conjura una pequeña zona de oscuridad sobre el bebé.

- ¡Guardias! – grita Karayazi - ¡Guardias!

- Hola – contesta la extraña con una sorprendente calma.

- ¿Quién eres? – pregunta Karayazi con un notable enfado en la voz.

- Tengo muchos nombres – le responde en tono indiferente –, llámame como plazcas.

- ¿Qué quieres de mi hijo?

- Te equivocas – responde con una sonrisa –, te quiero a ti. Tengo grandes planes para ti.

Lisseth parece meditar unos segundos:

- De acuerdo – dice finalmente –, pero no lo hablaremos aquí, ni ahora. Será en el gran salón, mañana por la mañana.

- Vengo a hablarte de tu futuro – dice la extraña sin hacer caso a Karayazi –. De dentro de unos dos años… aunque sabes que el futuro es voluble.

Lisseth examina a la extraña, la recorre de arriba abajo mientras se pregunta por qué no han venido sus guardias. Se teme lo peor. Duda.

- Me gustas – dice la extraña –, ya me gustabas cuando te deshiciste de mis pequeños problemas.

Karayazi recapitula rápidamente a qué se puede estar refiriendo la desconocida: ¿la Ciudad de Plata, Durku, la Nada, la Rebelión de los humanos…?

Mientras tanto, la mujer con seis brazos comienza a acercarse hacia la cama.

- ¿te importa? – pregunta, aunque se sienta sin esperar respuesta.

- ¿De qué pequeños problemas nos deshicimos para ti? – interrumpe Karayazi. Está cansada, preocupada. Asustada.

- Un ángel rebelde, así se denominaban ellos – se ríe.

- ¿Cómo te llamas? – insiste la reina.

- Me suelen llamar Shiva, pero carece de importancia.

- ¿Y qué quieres de mí?

- Que te unas a mis planes

- ¿Cuáles son?

- Primero, te pediré algo. Si lo cumples, te lo contaré – informó con una sonrisa.

- ¿Y si no? ¿Me matarás?

- Me marcharé y no volverás a saber de mí. Pero te compensa hacerlo.

- ¿Por? – preguntó Karayazi en tono asqueado.

- Por lo que sucederá dentro de dos años.

- ¿Mi hermano? – preguntó Lisseth, quien ya se había enfrentado a su hermano en varias ocasiones, afrontando, incluso, una guerra. En aquel momento, yo era poderoso, capaz de poner a batallones enteros de un ejército contra los suyos. Antes de que se produjese El Apagón.

- Nada tan tosco – negó la extraña mujer –, tienes muchos enemigos. Y no tantos amigos – sonrió.

- ¿Y bien? – preguntó la reina, molesta ante tal aseveración.

- Un pequeño encargo. Ambas sabemos que tras el incidente con la Nada, ya no somos lo que éramos, pero dicen que en medio de Hammaren duerme Yod enterrado en la arena. Encuéntralo, desentiérralo y fusiónate con él.

- ¿Qué es fusionarse?

- Pregúntaselo a tu querido marido, él lo sabrá.

- ¿Por qué yo?

- Porque me gustas. Eres mi asesina de dioses – sonríe con dulzura.

- Sí, a lo mejor estás en peligro aquí – replica Lisseth en tono amenazante.

La extraña se ríe plácidamente, mientras Lisseth se pregunta literalmente “¿Y mis putos guardias?”. No puedo evitar sonreír, extraño vocabulario en labios de la reina. Qué cosas se ven tras el telón de la inconsciencia, cuántas cosas se quedan sin salir de nuestros labios.

- ¿Yod… es un dios?

- Casi. Pero está muy… disponible – pronuncia de tal forma que la última palabra parece gotear alguna sustancia densa, viscosa, mortal.

- ¿Seguiré siendo yo si me fusiono con él?

- Si tu mentalista trabaja bien, sí.

- ¿Qué ganamos?

- Yo te gano a ti – responde sin más complicaciones –, tú ganarías poder.

- Ya soy reina – contesta Karayazi claramente malhumorada.

- ¿De verdad crees que este pedazo de tierra es importante? Es una minucia.

¿A qué aspiro pues? ¿Al infierno? ¿Nada es imposible, no?

- Eso es imposible – recalca Shiva –, no existen absolutos aquí. ¿Aceptas?

- Tendría que pensarlo – se rinde Karayazi.

- Desde luego, querida; Yod seguirá durmiendo, a la espera de que llegues tú o cualquier otro. Pero espero que respondas que sí – sonríe. Hace una pausa y, finalmente, aclara –. Por cierto, mis pequeños problemas eran aquel dios de la Ciudad de plata. Os la podéis quedar, aunque era mía.

- ¿Te das cuenta de que tu plan tiene un fallo?

- ¿Cuál?

- ¿Y si consigo el poder y luego voy a matarte?

- Pues probablemente… me matarás – dice no muy convencida.

- Parece demasiado bueno para ser verdad.

- Apaga la luz si no quieres que se despierte – dice Shiva señalando a la oscuridad que cubre al bebé.

Lisseth apaga la luz. Shiva desaparece, igual que la oscuridad que cubría al bebé.

- ¡Guardias! – vuelve a gritar Karayazi.

Y la guardia entra atropelladamente por la puerta.

viernes, 30 de mayo de 2008

Sin título [Infierno]

Idea original: Miguel Suárez.
Colaboraciones: Carlos, Paula, Rober, Sote (en orden alfabético, sencillamente, no vayáis a pensar).


Una mano suave se desliza por mi pecho, sensualmente. Abro los ojos, inquieto e intento ver algo entre la profunda oscuridad que reina en la habitación. Una voz barítona pronuncia mi nombre con deleite:
- Arien...
- ¿Quién eres? - pregunto preocupado.
- Soy Samael, tu reina te necesita - dice antes de desaparecer.

Sueño o realidad, me pregunto dubitativo, mientras me levanto para ir al castillo.

Cojo ropa de un armario de madera noble. En condiciones normales llamaría a mis ayudas de cámara para vestirme, hoy no, podría ser urgente. Vestido, una ropa elegante, negra y gris, sobria cubren mi cuerpo humaniforme. Podría tener cualquier forma, pero me gusta esta, pese a la poca nobleza infernal que denotan los rasgos humanos.


No más de quinientos metros separan mi casa del palacio de Lund. Hubo un tiempo en el que viví allí, en una de las salas más lujosas de la enorme fortaleza, hasta El Apagón. Nada volvió a ser lo mismo. Nunca.

Unos guardias me saludan en la puerta, confirmada mi persona por los sensores mágicos de Antaras, el amante de la Reina y domador de Dragones. Me dirijo hacia los aposentos de la reina, que están cerca de la sala de reuniones. Cerca de allí me la encuentro: está con solo una blusa tapando su cuerpo, nerviosa, en el pasillo.
- Llama a Antaras - dice la reina , a uno de sus hombres. Lisseth Karayazi suena imponente, a pesar de su tímida vestimenta; y, tras unos instantes, dándose cuenta de mi extraña aparición, pregunta - ¿Cómo has llegado tan rápido?
- Tuve un sueño... o algo así. Me decían que me necesitábais, mi señora - respondo con sinceridad.
- Ve a la sala de reuniones. Antaras irá ahora.
- Sí, mi señora.

Lisseth Karayazi es un demonio femenino de cabello naranja y una piel azul dispuesta tersamente sobre unos músculos poderosos y bien formados, que le dan un aire guerrero a su bello cuerpo, pese a que, en esencia, confíe más en su dominio de los rayos cuando se ve obligada a entrar en combate. Es la hija de Geber I, antiguo gobernante del reino de Malmo, para el que trabajé, en calidad de diplomático, consejero y mano blanca durante, aproximadamente, doscientos setenta años. Era un visionario, al igual que su hija, aunque ella destaca menos en este aspecto; y predijo con bastante exactitud los problemas que iba a encarar su reino cuando lo escindió del viejo imperio de Höör. Le salió bien. Era un viejo con suerte.

La sala de reuniones es un gran salón de ornamentación cuidada, mobiliario caro y decenas de figuritas de diversos materiales: todo es poco para el palacio de la ciudad dorada. Allí, sentado, espero, acompañado del resto del Consejo según éstos miembros van llegando, el regreso de Lisseth. A su llegada, informa hastiada:
- Antaras no contesta. No tengo la menor idea de dónde se ha metido.
- Empecemos, pues, sin él - sugiero -, ya volverá.

La reina toma asiento. Los generales de la tierra, el mar y el aire; su mano negra, el jefe de su guardia personal y yo, también sentados, asistimos educadamente al relato de su historia. Solo hay una silla vacía, la del mago del reino y amante de la reina, Antaras. A mitad del relato la interrumpo:

- ¿Te importaría que leyese directamente en tu cabeza qué ha pasado?

Niega con la cabeza. Me concentro durante unos instantes y noto como atravieso la barrera de la inconsciencia, esa fina capa que actúa como muro protector inmediato de la mente. Intenta expulsar mi intrusión. No puedo evitar una ligera sonrisa. Estoy dentro. Puedo verlo exactamente como lo vio ella, en el mismo orden, con el mismo lujo de detalles, y sin el peligro de la propia vivencia. Observo la escena, mientras ella la sigue relatando, dejándose en el tintero los pequeños detalles, las luces, las sensaciones, la malicia que se refleja en los ojos de su acompañante. Observo, como si fuese ella. Soy ella.

jueves, 29 de mayo de 2008

La ZIMIAP

Dicen que hay zonas en el mundo que resultan terriblemente peligrosas. Zonas oscuras, tétricas; zonas malignas de verdad. Zonas que se visten con un abrigo largo de cuero negro, bajo el que ocultan armas tan aterradoras que harían temblequear tímidamente a los dioses primigenios. Esta era una de esas zonas.

La Zona de las Ideas Materializadas Instantáneamente con Ánimos Perversos, o ZIMIAP, se extiende desde las Llanuras de la Consciencia Paranoica, a los pequeños Promontarios de los Miedos Infundados. Allí, como bien indica su nombre, y es que en Mundo Absurdo las cosas suelen ser lo que parecen, las ideas se materializan instantáneamente...y sí, tienen ánimos perversos. Quizá piense algún viajero llegado desde Mundo Lógico que si alguien piensa en un prado con flores sin abejas, ni avispas, ni, en general, nada que pique, muerda, dañe o ataque, no podrá haber ningún tipo de ánimo perverso; pero, obviamente, se equivoca. Las plantas, sobre todo las plantas con flores, y de entre ellas destacan las flores herbáceas, se caracterizan por su maldad inherente. Las plantas quieren vernos a todos muertos y desean devorar nuestros cadáveres descompuestos, ¡e incluso los suyos propios! Son homófagas y heterófagas voraces dispuestas a todo con tal de alimentarse y ser bañadas por la mayor cantidad de luz posible... pero, ahora que lo pienso, me estoy alejando del tema. En la ZIMIAP, pensar que esa extraña gárgola parece muy real, es peligroso; pensar que ojalá hiciese calor es peligroso, que ojalá lloviese también y, paradojicamente, pensar que ojalá todo fuese perfecto, es la más peligrosa de todas las ideas. Os puedo asegurar que no formamos parte del concepto de perfección del mundo. Por eso, en parte (hay otras razones tan oscuras que harían palidecer a un agujero negro), las fronteras de la ZIMIAP están custodiadas con esmero y solo pueden acceder a ellas gente con un dominio sobresaliente de su cerebro, gente capaz de controlar su propias ideas como el común de los mortales controla sus brazos. Pero siempre existe la posibilidad de un error de seguridad, y siempre es mediante un error como empieza todo. Resulta que...

Woody Allen - Match Point

Esta película del director neoyorquino toma un tono serio que en las últimas que habia llevado a cabo, no tenía.

Una buena actuación por parte de toda la gente relevante en la película. Un guión llevado con maestría y un desarrollo, como ya he dicho, serio; relatan cómo el protagonista, Chris, se enamora de la novia del que va a ser su cuñado. Una vez casado, esta chica lo abandona. Chris, entonces, mantendrá una doble vida con su mujer y con esta chica, interpretada por Scarlett Johansson. Hasta que la situación se vuelva insostenible. Entonces tendrá qué decidir qué va a hacer.

El final, sencillamente perfecto, encajando con el principio como un afinado mecanismo, dándole un aire circular que ensalza la calidad media de la película, que empieza, tal vez, con serios problemas de ritmo.

Contando las películas que venía haciendo últimamente, he de decir que me parece un gran salto cualitativo con el que recupera un buen cine.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Neil Gaiman - Los hijos de Anansi

Es, probablemente, la novela más sólida y madura de Neil Gaiman. Una historia oscura y mitológica, épica y con toque triste; lo normal, como comentaba hace unos días, en el autor de Portchester, y, además, aderezada con grandes, muy grandes, de hecho, toques de humor.

Argumento (casi sin spoilers):
En Los hijos de Anansi, y contra todo pronóstico, se nos cuenta la historia de los hijos de Anansi. Él es un dios africano, el dios araña, y suyos son los cuentos, la diversión, el baile (de hecho... supongo que el arte en general) y la mentira. A lo largo de los años, mintiendo y mofándose, se ha ganado la antipatía y enemistad de los dioses con los que habita: la mujer ave, el hombre mono, el hombre león, el hombre tigre, etc. y la enemistad es con él y con su estirpe. Mala suerte para el protagonista, Gordo Charlie, y su hermano, Araña.

La aparición de Araña en la vida de Charlie dará al traste con todo y, en términos generales, arruinará su vida. Y, como diría Grahame Coats, personaje de este libro, a veces "es peor el remedio que la enfermedad".

Personajes (esto SÍ tiene spoilers, queda bajo vuestra cuenta y riesgo):

Gordo Charlie: tímido. Esa es la definición. Trabajador, amable y tal; pero tímido. La timidez de un hombre desnudo y maniatado en frente a una jauría de tigres hambrientos. Esa timidez de "ojalá no estuviese aquí", ni más ni menos.

Araña: la antítesis. Arrojado, carismático y... con la confianza necesaria para saberse arrojado y carismático.

Cerca del final del libro, en cierto modo, se cambiarán un poco los papeles. Gordo gana confianza, y Araña descubre el placer (placer... sí, ya...) de la duda.

Rosie: la novia de Charlie. Finalmente, la exnovia de Charlie y la novia de Araña. ¿Hace falta decir más? Es su papel en el libro, hace un par de cosas más, pero carecen de importancia.

Grahame Coats: el jefe de Charlie, una comadreja. Mentiroso, extorsionador, timador, ladrón, asesino... ¡joder! un currículum completito. Habla con frases hecha siempre que puede.

Anansi: vividor, mentiroso, risueño, etc. Queda descrito anteriormente.

Daisy: motivación de Charlie en la segunda mitad del libro. Mujer policía, interesante y divertida (no Rosie).

Tigre: principal enemigo de la sangre arácnida de Anansi, Araña, Charlie y, probablemente, Peter Parker.

Mujer pájaro: hace aquello que pone en el contrato.


Los demás personajes carecen de valor destacable.


Resumidamente: nos encontramos ante una novela divertida, bien escrita (y juraría que bien traducida por Mónica Faerna para Roca editorial: salvo un par de cosas que no me parecen tener demasiado sentido, el resto parece bastante español, no como en otras traducciones), que nos plantea desde un enfoque tristemente divertido las aventuras y, sobre todo, desventuras de los hijos de Anansi a lo largo de, más o menos, un mes de sus vidas, que los llevará de Inglaterra a Estados Unidos, al Caribe y al mundo de los dioses.

A nivel de novelas, lo mejor que he leido de Gaiman. Me recordó a sus tiempos de Sandman, quizá sin tanta referencia, pero marca un nivel bastante alto que con American Gods no había conseguido alzar.

Como un océano de mierda...

- ¿Tú qué crees? - preguntó el inspector a su ayudante.

- No lo sé, señor. Yo diría que es como un gran océano de mierda, no hay dios que vea nada entre sus aguas.

- Si es un océano de mierda, no tendrá agua; así que será entre sus... heces, por ejemplo.

- Menos mal que siempre está aquí para iluminarme, señor.



El inspector y su ayudante contemplaron la escena. Caótica, extraña, absurda. Quizá las preocupaciones, las dudas, los miedos y las inseguridades se materializaban en el interior de los cuerpos. Quizá no había habido asesinato y tan solo se encontraban ante la expresión física de algún estado psicológico, ¿cómo se solía llamar a esas cosas? ¿Psicosomatosis? ¿Psicosomías? Quizá eran esas extrañas inseguridades femeninas las que dan forma a los pechos. Se podría deducir entonces que había inseguridades más grandes y más pequeñas, más duras y más blandas, más redondas y más ovaladas, y lo que era peor, había inseguridades con más de un nucleo central en torno al que girar.

- ¿En qué piensa? - preguntó el inspector.

- Pensaba en sus pechos - dijo señalando el cadáver.

- A veces es mejor no saber qué sucedió, lo sé. Pero es nuestro trabajo. Ayúdeme con esto y esté a lo que tiene que estar.

- Sí, señor.

martes, 27 de mayo de 2008

Albos 4, pt.4

Nërud y Seda caminan de vuelta, en completo silencio durante varias horas. El primero parece abatido, triste. Decepcionado. El segundo parece satisfecho, volver a casa sano y salvo le parece la mejor de las alternativas posibles: la seguridad del hogar no tiene precio.

- ¿Estás bien? - pregunta Seda pasado ese tiempo.

Nërud lo mira, parece evaluar la intencionalidad de la pregunta.

- Ha sido su decisión y hemos salido vivos. ¿Qué más se puede pedir?

- Quizá las cosas sean más complicadas de lo que parece. Quizá haya algo que no nos ha contado... por lo que deba... algo que le obligue a quedarse.

- Eres un as dando ánimo - comenta Nërud con ironía.

- Estará bien - responde rápidamente dándole un golpe en un hombro -, es un mago poderoso, puede defenderse perfectamente.

- Ya fue capturado una vez.

- Para permitirte salir.

Siguen caminando, en medio de un silencio incómodo.

Pasan la noche en una posada, sin sobresaltos y prosiguen el camino.

- ¿Con qué crees que le habrán tentado? - pregunta Seda.

- Poder - responde Nërud sin dudar -. No puede ser otra cosa.

- ¿Riqueza?

- El poder da la riqueza, pero la riqueza no engendra poder. No, es poder. Tiene que serlo.

- ¿Y qué piensas hacer ahora?

- Llegar a casa, hacer el amor con mi mujer, y esperar acontecimientos.

Seda lo mira sorprendido.

- Una forma perfecta de matar el tiempo - sonríe al cabo de unos instantes.

lunes, 26 de mayo de 2008

Día del orgullo friki

Ayer fue día del orgullo friki. El sumun de la estupidez, en mi modesta opinión.

Creo que los frikis se han rebajado. Comercializado. Han entrado en los 40.

Creo que dije algo parecido, tal vez no en las formas, pero sí en el fondo (que es lo que importa, según Quevedo, con gran talento para la poesía y la espada y, por tanto, hombre de mayor valía que Góngora, con gran talento para la poesía y nariz) el primer año que se celebró tal aberración: sí, el grupo que se jactaba de no hacerse notar, el grupo que realmente parecía opinar que lo que importaba era estar cómodo con uno mismo, vendido como un vulgar Cosmopolitan, como una coca cola, o como un disco de OT.

No digo que sea una mala excusa para una guinnes (o dos), o para un buen ron, o lo que sea; pero claro, no hay malas excusas si la bebida es buena, no es un gran mérito por parte de la celebración. Solo recalclo lo hipócrita e incoherente que resulta que el grupo que presumía de sus gustos rebuscados, de sus pasiones de grupos reducidos y tal, se entregue a una festividad estúpida porque la tele, la puta tele, tiene a bien llamar friki a cualquier cosa.

El día que "friki" tenga una acepción concreta, podrá haber un "día del friki, orgulloso o no". Mientras sea solo un cajón de sastre donde meter todo lo que quienes se consideran políticamente correcto y guays de la vida no logran encasillar, no.

domingo, 25 de mayo de 2008

Neil Gaiman o el arte de convertirlo todo en tragedia

He leido gran parte de lo que ha publicado o, al menos, de lo que ha llegado a España: cómics, novelas, relatos cortos, cuentos... y he visto su película.

Y, pese a todo, me sigue sorprendiendo cómo da su toque a lo que escribe, cómo es capaz de sembrar un tono oscuro, triste y roto en todo; cómo, cuente lo que cuente, es capaz de convertirlo en una aventura trágica y dolorosa.

Lo hizo con The Sandman, lo hizo con American Gods, con The mirrormask, con sus cuentos junto a Mckean, etc. y, como no iba a ser menos, lo hace con Anansi Boys: la novela avanza de forma divertida, al más puro estilo Mundodisco (algo se tenía que pegar de Good Omens), y en unas 25-30 páginas, sin ningún salto brusco de temática ni de estilo, ahí lo tenemos. Pañuelo negro mojado de lágrimas, el toque oscuro y mágico que hace, generalmente, las delicias de Burton y sus fans: "uuh-uuh, la magia del cine..." que diría Kevin Smith parodiando al cineasta californiano.

Y es que, pese a todo lo que he leido de él, sigo sin entender cómo consigue ese efecto de forma tan pura, tan cruda.

Supongo que por eso se cuenta entre mis escritores contemporáneos favoritos.

Reseña en próximas actualizaciones.

sábado, 24 de mayo de 2008

¿Ineptitud laboral?

Si hay algo que me revienta cuando voy a comprar algo, es la ineptitud de los trabajadores. Si estás en un trabajo, considero, es tu obligación aprender a desempeñarlo.

Surge esto a raíz de haber ido hoy a comprar entradas para el Metalway y el Monsters of rock en El corte Inglés (Vigo).


Nos dirigimos, con toda la lógica y la coherencia que pudimos encontrar, a la sección de música, cine y demás; suponiendo que las entradas de un concierto tenían grandes trazas de ser vendidas allí. Pero no, como nos informó la amable señorita que ocupaba el puesto; eso se vendía en la 5ª planta, en atención al cliente. Y allí fuimos.

Atención al cliente estaba atestado. "¿Tanta gente tiene que devolver productos aquí?", preguntó P.I. Y sí, eso parecía. Tras la espera de rigor, de la que no culpo a las mujeres que allí atendían (y sí, eran todo mujeres, no es que generalice), llegó nuestro turno: "Hola, querríamos unas entradas para el The Metalway", dije, haciendo especial hincapié en el "The" de The Metalway. La mujer que nos atendía sonrió mientras asentía y tecleaba. "Disculpe, pero no tenemos ese concierto en el programa". "Es The Metalway", informé, "empieza con T" (Gracias a Cris por avisar de cómo funcionaba el asunto en El Corte...). Tras una nueva búsqueda asintió con una sonrisa: "sí, The Metalway, este es: son 67 €". Le expliqué que debería haber una opción, bien aquí, bien en el Monsters of Rock para adquirir la entrada conjunta a los dos festivales, a un precio de 95€. "No quedan entradas", dijo. Y cuando hacíamos ademán de marchar, agradeciendo la búsqueda, pareció dudar: "¿o sí? Esperad, esperad...". Buscó y rebuscó, hasta darse por vencida. "Voy a preguntarle a una compañera que a lo mejor sabe, espera". Esperamos reprimiendo una mirada escéptica a que vinieran las dos y encarasen la pantalla del monitor que, en ese momento, seguro que las contemplaba frustrado y furibundo. "Pincha aquí... hmmm, parece que no. ¿Y aquí? Nop... hmmm, ¿y ahí?". Supongo que os hacéis una pequeña idea.

Finalmente, tras nuestras indicaciones varias, sin ver la pantalla; encontraron lo que les pedíamos. Extendieron los recibos, nos dieron las entradas, y nos fuimos 97 euros más pobres, y 15 minutos más viejos.

¡Qué eficiencia!

viernes, 23 de mayo de 2008

Albos 4, pt.3

Albos y Rin atraviesan las murallas por la puerta Norte y continúan a través de los hogares del campesinado. Se alejan durante una media hora, mientras comentan minucias y detalles del paisaje hasta llegar a un pequeño cabo.

- Aquí alzaremos la torre - comunica Rin con una sonrisa feliz.

- Aquí, a la vista de todo el mundo y el alcance de todos los barcos... - repobe Albos con tono escéptico.

Rin asiente.

- Será un gesto de nuestro propio poder, de nuestra capacidad. Ahí, a la vista de todos, como héroes intocables, visibles pero inalcanzables. Seremos dioses comunicando la tierra y el mar, la inteligencia y la fuerza. Seremos la paz, y la guerra.

- Qué bellas resultan las palabras - comenta Albos -. Pero recuerda, solo son palabras. Un mensaje vacío que necesita de hechos que lo acompañen. Ahora no hay torre, no hay héroes intocables rigiendo el devenir de la guerra y la paz. Solo son sueños.

- Llegará el día en que no lo sean - afirma Rin.

- ¿Esto era? ¿Solo querías enseñarme el lugar?

- El lugar desde el que gobernaremos el mundo.

Albos lo mira, los ojos de Rin brillan mientras se imagina un mundo bajo su tutela. Está convencido de todo lo que está diciendo. Le aterra durante unos instantes, pero es lo que siempre ha buscado. "Es perfecto y, tristemente", piensa, "es plausible".



Se suceden los días mientras la torre comienza a levantarse perezosamente, desde las profundidades excavadas para albergar sus cimientos. Rin contempla el avance de la obra sin poder contener un gesto de inmensa satisfacción.

- Las cosas avanzan tal y como esperaba.

- Eso es bueno - comenta Albos a su derecha.

- Los rituales para que el cabo no se erosione están concluidos, mi señor - aporta una mujer de cabello y ojos negros.

- Gracias, Dana. Contar contigo siempre es un placer.

La chica hace una ligera reverencia y, dándose la vuelta, comienza a alejarse.

- ¿Cuántos somos finalmente? - pregunta Albos.

- Doce - contesta Rin con la sonrisa más sincera que ha enarcado desde que conoce a Albos.

- ¿Doce? - pregunta sorprendido - ¿Le has convencido?

Rin no contesta, estira los brazos, en cruz; la brisa marina agita sus ropas y su cabello. Con los ojos cerrados parece encomendarse a su obra, a sus logros, a su soñado imperio.

- Los doce de Eirenar - murmura Albos entre dientes.

- Y es solo el principio - contesta Rin, en voz baja, todavía con los ojos cerrados.

Y Albos permanece en silencio, mirándolo; preguntándose hasta dónde pretende llegar. Un escalofrío recorre su espalda mientras elucubra posibilidades. ¿El mundo? ¿La magia? ¿Qué? Solo sabe que estará a su lado, y cuando ocupe su puesto, ya habrá aprendido de los errores de su compañero. Y, con esa idea en mente, sonríe. Durante un instante, ambos sonrientes, contemplando la creación de su torre, parecen dos camaradas deteniéndose a observar los logros de una vida de esfuerzos.

jueves, 22 de mayo de 2008

Dire Straits - On every street

Delicatessen musical, sencillamente. Y el que no se maraville, ya sabe donde tiene el gusto.



Los Dire Straits, liderados por un increíble Mark Knopfler, interpretando un directo increíble de on every street. Cosas como estas devuelven mi fe en la música.


"... and every victory got a taste that's bittersweet"

miércoles, 21 de mayo de 2008

The longest journey

El título hacer honor al juego: es largo, largo, largo.



Es una aventura gráfica, un estilo del juego en el que nunca he demostrado un arte especial. He ido a trancas y barrancas, me he quedado atascado en cada esquina... e incluso en algún pasillo recto, pero tras meses jugando (haciendo lapsus de descanso con crysis, call of duty y bioshock) hoy le he dado fin.

Sin hacer gala del humor del que se vistieron las aventuras gráficas en los 90, las míticas aventuras gráficas de Lucas Arts (Monkey Island, Grim Fandango, Maniac mansion, Indiana Jones, etc.) el juego marca un nivel alto. Al nivel de Broken Sword o Gabriel Knight, en mi profana opinión (recalco, nunca he sido un experto de esta clase de juegos).


El nivel de dificultad es aceptable, salvo algún puzzle concreto que se basa en la más simple casualidad (puto cartón de pizza...), algún momento en el que uno se arma de paciencia (pociones del laboratorio...) y un par de detalles más; lo que, habida cuenta de la duración del juego, no son más que minucias.

El desarrollo, en general, es cómodo y digno. El juego es más que interesante para su momento. No sé cómo sentó su motor gráfico en el momento, pero los escenarios son bastante detallistas y los personajes... oye, se identifican. Siendo un juego de FX, conocidos por sus bajos precios, no es un motivo de queja, en cualquier caso; no creo que pretendiese marcar un antes y un después gráfico.


¿Un pecado? El de muchas aventuras gráficas: dedicando tiempo a combinar objetos en el inventario, o con la sala en la que estamos atrancados... conseguimos una solución chapucera a nuestros problemas (salvo contadas excepciones).

Una buena opción para aquellos que se quieran meter en el género de las aventuras gráficas, sin ser una aventura cómica, al estilo Monkey Island... claro que si alguien quiere entrar en las aventuras gráficas, y no quiere jugar Monkey Island... quizá prefiera no conocerlo nunca.


Para los que lo pretendan jugar:

- Tiene problemas de compatibilidad con Windows XP, tenéis que bajaros un patch, aunque viene con las edicioens actuales del juego; la edición premium ya lo trae.

- Tiene problemas con las nuevas tarjetas gráficas: a veces, durante algún video, el juego se cierra, teniendo que volver a cargar desde el último punto guardado. Consejo: o bien guardáis muy a menudo (costumbre de los jugadores de commandos, hidden & dangerous, etc.) o bien os saltáis los videos, que tampoco es que aporten demasiado al juego, no os vayáis a pensar.


Dentro de un tiempo probaré Dreamfall, la segunda parte de este The longest journey, a ver qué tal va.

martes, 20 de mayo de 2008

D&D 4ª en español

Si todo va bien y no hay complicaciones de última hora, la semana del 20 de junio tendremos en la calle el Manual del jugador en español de la 4ª edición, seguido en Julio por la Guía del Dungeon Master y "Keep on the Shadowfell", y después por el Manual de monstruos. Permitidme que no fije fechas más allá del Manual del jugador porque todos sabemos cómo funciona este país cuando se acercan las vacaciones.

Esperamos que sepáis valorar el esfuerzo que representa traducir todo este material con tan poco decalaje respecto a la edición americana, asegurándoos que no se llevará a imprenta si no está BIEN traducido (pero que lo estará).

Saludos Jordi.


De Archiroleros.com


Pues sí, realmente, es bastante antes de lo previsto. 13 días después de su edición americana. O Devir tiene una legión de traductores, o suena, al menos, extraño.

Berserk, resumen improvisado

Berserk (Gatsu) es un niño que crece muy puteado por el pavo que le da de comer, tras que hayan matado a su madre y a toda mujer que conozca. Como es un crío de mierda y le dan una espada larga y tiene que apañar con ella... pues mantienen la proporcion y de mayor lleva un espadon más grande que él (en fin, es un manga, ya sabéis... toda referencia fálica importa) y la historia va de cómo sobrevive SIEMPRE, de cómo le clavan docenas de flechas, le dan docenas de espadazos, le atacan los mejores espadachines de japón y él sobrevive y los mata, siempre siendo herido. SIEMPRE. Y una pava que es superborde con él, porque le gusta otro tío y a Berserk le gusta ella, lo va cuidando. Este otro tio es dios: guapo, bien avenido, super espadachín del copón pero se folla a la princesa de no se qué reino, el rey se enfada, lo manda capturar y lo tortura una y otra vez porque el propio rey quería follarse a su hija y quería que fuese virgen (ya sabes, Japón y su profunda represión sexual...) entonces Berserk decide tomarse la justicia por su mano, etc.

Luego tienen que huir y la tia se enamora de él y se lo folla (a berserk), una vez y otra vez, follar, follar. Entonces empiezan a aparecer demonios que quieren matar a berserk y follarse a su novia
(en serio, ¿los japoneses no piensan en otra cosa?) y bueno, como berserk es el prota y siempre gana, y los demonios son listos, deciden que es más prudente violar a la novia que luchar contra berserk; entonces... cogen al pavo del que ella estaba enamorada en tiempos y lo... no sé... "demonizan", entonces él llega y la viola y Berserk se enfada y clama venganza y dice que matará a todos los putos demonios que existen. La tipa da a luz al hijo del demonio este... (tb es mala suerte, se folla mil veces a su novio, sin condón (que es una pseudo edad media) y da a luz al hijo del demonio; ya sabes, propiedades del semen infernal que arrampla con todo...) y nada... cada demonio que aparece quiere violarla y berserk lo mata, y así; y entonces... dejé de leerlo.

¡Tachán!

¡Berserk!


Sé que hay algunos mangas que no son así, que hay gente en Japón merecedora de respeto. Pero es que joder, el manga adolescente es tan, tan, tan triste, que a veces me corroe como el ácido de Alien. Esa obsesión con introducir monstruos violando niñas, de la que en España tenemos como copartícipe a Luis Royo... me parece enfermiza.

Entre eso y Parasite Eve, el libro, del que me ha venido hablando un amigo, del que ya colgué un texto... si el arte es reflejo de la sociedad, y sí, lo es; qué puto miedo de país.

lunes, 19 de mayo de 2008

Adam Phillips, animaciones

Adam Phillips es un animador que ha realizado algunos de los mejores videos flash que pululan por la red. Su página contiene sus diversas creaciones que, aparte de una animación sin parangón, sobre todo en sus últimos videos, cuentan con excelentes bandas sonoras.

Superando c... por mucho

En EE.UU. se ha conseguido impulsar un pulso de luz para que sea detectado por un marcador de cesio 62 nanosegundos antes de que iniciase su movimiento.

Noticia aquí.


No sé exactamente cómo funciona esto: el tiempo para nosotros discurre en positivo, siempre; así pues, me cuesta interpretar cómo hace para ser recibido antes de que sea emitido. Pero en fin... la noticia queda ahí, para que mentes con mayores conocimientos de física que la mía pueda interpretar los datos.

domingo, 18 de mayo de 2008

Albos 4, pt 2

Las reuniones con el señor de Eirenar suelen llevar su tiempo, pero Rin no es un cualquiera sin importancia; y Goldar acepta reunirse con él esa misma tarde.

Rin se presenta a buscar a Albos: va elegantemente vestido, con un traje largo, de color dorado pálido, como su pelo; peinada y lustroso; en toda esa imagen amarillenta, sus ojos contrastan como zafiros de un azul intenso.

- Vístete correctamente - sugiere Rin -, te presentarás como ciudadano, pero marcharás como una persona importante. No puedes ir así.

Albos se echa un vistazo, lleva su túnica, vieja y desgastada. Han vivido mucho.

- ¿Qué debería llevar? No se puede decir que tenga demasiada ropa por aquí.

Rin le dice que espere y se marcha, vuelve minutos después con ropa elegante, suave, nueva.

- Ponte esto, supongo que es tu talla.

Albos se prueba la ropa, bajo la mirada de Rin. Le queda bien. Es un traje azul con dos finas bandas doradas, una a cada lado.

- Tienes buen ojo - comenta Albos.


Caminan tranquila y lentamente por los pasillos del castillo hacia el gran salón de Goldar. Los guardias de la puerta se inclinan en una ligera reverencia ante Rin, y les invitan a pasar.

Es una gran sala y Goldar está sentado en un cómodo sofá, esperándolos. Los mira unos instantes y pide a los guardias que los dejen a solas. Rin y Albos entran y hacen sendas reverencias. Goldar les invita a tomar asiento.

- ¿Qué queréis?

- Señor Goldar, he decidido abandonar el gobierno de la ciudad - comunica Rin tranquila pero firmemente.

- ¿Con el fin de...?

- De establecer un gobierno más preparado y menos sujeto a las decisiones de la mayoría, señor.

Goldar lo mira hastiado.

- ¿Dentro de la misma ciudad?

- Sí, señor; no somos suficientes para construir una ciudad y mantener los cultivos y demás trabajos necesarios. Hablo sólo de una élite intelectual apartada de los temas triviales que, a menudo, son tratados en el castillo.

- Dime, Rin, ¿qué esperas sacar con ello?

- Creo que un gobierno que ha de preocuparse por escuchar la opinión de miles de persona es infructuoso. La eficiencia parte de ser rápida, y escuchar la opinión del pueblo no lo es.

- Y tu plan consiste en apartar a un conjunto de personas, escuchar sus escasas opiniones y obrar en consecuencia, ¿no?

- Sí, reunir a los mejores, escuchar sus opiniones que, seguramente, sean las que importen, y obrar en consecuencia. Efectivamente.

- ¿De verdad crees que las opiniones del pueblo no valen nada?

- Así es. Las decisiones normales las hemos tomado sin su consentimiento, ni su juicio. Son la mayor parte de las decisiones que han de tomarse y, sin embargo, nos ha ido bien... les ha ido bien - recalca Rin.

- No se puede enviar a la gente a morir sin más.

- Solo hay que hacerles ver que la decisión es la mejor de las posibles.

- ¿Y cómo harás tal cosa?

- Igual que lo hemos hecho siempre. ¿Alguna vez la decisión del pueblo ha cambiado la decisión final? La gente sabe qué le conviene y, siendo realistas, señor Goldar, le convenimos. Estamos bien preparados, algunos hemos vivido mucho - dice sonriendo - y sabemos de verdad cómo funcionan las cosas. Todo lo que necesitamos es decirles que los problemas que trataremos serán de carácter más inmediato, asuntos que no habrá tiempo a ser tratados por la ciudadanía y se lo creerán. Siga tratando sus asuntos, siga consultándoles minucias, y se seguirán creyendo dueños de su destino; pero si quiere tener un reino en condiciones, sin problemas que lo vayan pudriendo desde su más interno corazón, escúcheme: déjeme independizar un gobierno aparte, explique y defienda razones para nuestra marcha y tendrá poderosos aliados.

Goldar lo mira dubitativo.

- ¿Es un ultimátum?

- Nos iremos, sea por las buenas o por las malas - comunica Rin tajantemente.

- ¿Y él? - pregunta Goldar señalando a Albos.

- Es parte de mi proyecto de ciudad.

Goldar asiente con frialdad.

- ¿Cuántos sois?

- 11, a no ser que Sael acepte venir.

- Lo dudo muchísimo, siento decirlo - sonríe Goldar.

- Yo también lo dudo - coincide Rin -, pero en cuanto tenga su primer gran error, o salde de mala manera su primer conflicto tenso; será mucho más fácil de convencer. No lo olvide nunca, señor Goldar.

- ¿Queréis decir algo más? - pregunta Goldar secamente.

- Desearle suerte. Que el destino os sea propicio y que los Aesir velen por todos.

- Suerte con vuestro proyecto.

Albos se levanta y hace una reverencia.

- ¿Estamos pues autorizados? - pregunta Rin.

- Mejor once poderosos aliados con ínfulas de grandeza, que once enemigos sedientos de independencia, supongo.

- No se arrepentirá, señor Goldar - dice Rin haciendo una reverencia.


Albos y Rin abandonan la estancia. Se alejan por los pasillos y salen al jardín.

- ¿Sabías que iba a ser así? - pregunta Albos.

Rin sonríe alegre.

- Claro. No podía ser de otra forma.

sábado, 17 de mayo de 2008

Los bots

No imagináis cómo me revienta ver comentarios de bots. En mi blog o en cualquier otra página. ¿Cuánto tiempo perdido llevará la gente normal, que no se dedica a tocar las pelotas al personal, eliminando las gilipolleces que llevan los bots incrustadas en la espalda? Son como virus, como putos virus. ¿No tenían nada mejor a que dedicar su tiempo...?

viernes, 16 de mayo de 2008

La canción de la princesa oscura

Esta novela, del valenciano Javier Bolado, se basa en una prosa simple y rápida que confieren al libro un ritmo ameno y proporciona una lectura sencilla y cómoda. Justo lo que necesitaba tras aventurarme con las páginas de Fausto.

La historia es tópica, carente de profundas reflexiones o de un enfoque original: es la típica historia, y no lo digo, especialmente, como algo despectivo. Es lo que hay, ni más ni menos. El autor no pretende que los lectores piensen, ni se planteen qué sucede, ni por qué, ni nada; cuenta lo que quiere contar, se frota las manos con gesto satisfecho, y nos da una palmadita en la espalda cuando el libro acaba augurando segunda parte. Cuenta como una doalfar (elfa de toda la vida) tiene que cumplir una misión para los shamanes (que sonaba mucho mejor que chamán, supongo, o quería eliminar las asociaciones reales de dicho término) y en el transcurso de la misma, como casi toda la gente poderosa del mundo quiere matarla, conoce a Adriem, que es un común (que es como los pijos y estirados doalfar llaman a los humanos) que la ayuda en todo (y es que tiran más un par de tetas que...). Así avanza la historia, aparecen más personajes que o darían la vida por Eliel (la elfa que tiene la misión), o venderían a su propia madre por matar a la doalfar. No hay términos medios: hay blancos, hay negros, y el gris es un concepto desconocido. Finalmente, para introducir la magia en Adriem, todo el mundo sabe que todo protagonista de fantasía heroica tiene que trascender las normas de la lógica (no hay más que ver a la alegre comitiva de ESDLA, y todos sabemos que la fantasía heroica NUNCA hará nada que no haya hecho Tolkien antes, por no crear un estilo distinto, vaya... ni atreverse a sugerir que han mejorado el texto que ese misógino escribió entre 1937 y 1949) el protagonista resultará ser un "sephirae" que hace magia sin conjurar, una especie de hechicero de combate que canaliza la magia directamente... ¿un jedi?

La novela gira en torno al amor, al destino y en torno a los sueños. El primero goza de gran importancia en toda la obra: son los típicos personajes que niegan sentir tal cosa cuando está más claro que el agua. ¿Cómo se va a enamorar una doalfar de un humano asqueroso? Claro... no vieron Aladdín y su amplitud de miras está truncada...



El texto aparece intercalado con algunas ilustraciones del propio autor, que hay que reconocer que no es malo; es una estética manga, que no acaba de llamarme en absoluto, pero se le da bien, realmente.


La historia, en general, se lee bien, con soltura y comodidad, pese a algunos errores dignos de colleja para el autor y para, si los hubo, correctores de la editorial correspondiente. En serio, ¿por qué pagan a esa gente?, es un misterio. Una lectura fácil y adolescente, ideal para desconectar.

jueves, 15 de mayo de 2008

Reestructuración del Palacio de los sueños

Bueno, y ahora sí, todo el mundo debería verlo igual. Mi actual pantalla era demasiado más grande que mi anterior pantalla, y al estar especificado en píxeles, era una minucia en comparación al fondo negro de los laterales.

Ahora, especificado en tantos %, creo que debería verse correctamente. Si alguien tiene problemas para visualizarlo, agradecería un comentario en esta misma entrada.

Un saludo.

miércoles, 14 de mayo de 2008

NASA y supernova

Bueno, tras días de miradas inquisitivas a la página de la NASA, a meneame, a microsiervos y a cualquier página de frikis sin vida social, hoy fue anunciado el descubrimiento que llevaban "50 años buscando": la supernova más "joven" de la galaxia.

Links:
Chandra X-Ray observatory
Diario ADN
Y aquí el anuncio que me hizo informarme. (Aunque creo que no lo vi en barrapunto, sí era un par de líneas cutres igual que ese).

Yo que pensé que habían encontrado a los padres de E.T., otra vez será; cuando vengan a destriparnos y los veamos a simple vista anunciarán la próxima revelación de descubrimiento para una semana después. Y si aún seguimos vivos comunicarán que aquellos armatostes que vomitaban fuego resultaron ser naves no identificadas, y no efectos del cambio climático.

martes, 13 de mayo de 2008

Duros inicios [Eirenar, parte 4]

Era un clima duro, frío y despiadado. La lluvia, helada, calaba los huesos. Las mujeres caían enfermas con frecuencia y las recuperaciones eran lentas, cobijadas bajo techo entre pieles de animales.

Y había que cuidarlas. Eran las únicas mujeres, y sin ellas moriría el poblado. Y los días transcurrían entre la niebla, el frío y el agua.

Se levantaron casas, se construyó un muelle, se hicieron drakkares y los hombres se lanzaron a la mar. Exploraron la costa cercana. Las mujeres trabajaban en el poblado y parían, año tras año, como animales. No fue una vida agradable, tratadas a medio camino entre las personas y los animales, como esclavas; nunca fueron más.

Iban naciendo pequeños y pequeñas y fueron tratados como correspondía, tal vez algo mejor de lo esperado. Había que volver a empezar y Bohr adoptó un trato más relajado con sus hombres y sus mujeres. Fue en el año 13 del Nuevo Inicio cuando murió la última de las mujeres romanas. Los cadáveres se llevaron a las profundidades del bosque y se abandonaron. Las primeras niñas empezaban a convertirse en mujeres, el resultado fue obvio. Ese fue el punto más peliagudo para los vikingos en los primeros años que pasaron en su renacer.

Las cosas se fueron asentando todavía más con los años, hasta que se convirtieron en un gran reino boyante y poderoso, amenazador. Los drakkares surcaban mares y ríos, las flechas volaban desde sus arcos, y la sangre marcaba sus pasos cuando se decidían a invadir una ciudad. Cambiaron las escaramuzas por conquistas, los saqueos por invasiones; cambiaron el oro por las tierras y se convirtieron en Reino, con mayúscula, que pretendía agarrar a quien se oponía a ellos con mano de hierro.

Y como centro neurálgico de esa red de conquistas, se erigió Eirenar. La ciudad inexpugnable, imbatible; la perla de los vikingos. Fue el estandarte del poder bélico durante años, hasta que una pequeña escisión interna concluyó con la formación de la hoy ciudad de Asgarôr, a manos del principal Consejero y Sanador de Eirenar, quien se llevó a gran parte de los héroes más destacados del Reino hacia su pequeña ciudad utópica.

Sobre Asgarôr existe una amplia lista de rumores difíciles de separar en certezas y leyndas, dicen, de hecho, que en aquella ciudad...

lunes, 12 de mayo de 2008

Neal Thompson

Mírame, y hazlo bien, porque soy lo último que verás. Soy la oscuridad personificada, soy las nieves perpetuas, tu último respiro; la sensación al despertarte, como siendo arrancando de la realidad, soy la angustia que te dobla el pecho y te impide respirar, las peludas patas de arañas que se deslizan por tu espalda, como un líquido viscoso, negruzco, tóxico; soy la luz que ciega al que es capaz de ver, soy el dolor del descubrimiento, soy el premio por la bomba H, soy el caos, la destrucción y la muerte. Tú eres mi presa, y hoy quiero divertirme. Lo siento, señorita.

No existe la clemencia ni el perdón, patrañas de los que temen un día encontrarse bajo el filo que hoy empuñan con gracia. No existe el miedo a fracasar, y mi fracaso, ten por seguro, sería mucho peor para el mundo que mi victoria. Tengo... muy mal perder.

Acércate, mansamente, y dame tu sangre: cálida, dulce, con el sabor del miedo aún hirviendo entre los matices a hierro. Así, ofrece tu cuello, cálido y terso, y tal vez no haya más muertos por hoy. Buena chica...

domingo, 11 de mayo de 2008

Albos 4, pt.1

Albos contempla el regreso de Rin: camina tranquilamente bajo los rayos oblicuos del Sol, ondeando su largo cabello a la espalda. Camina con elegancia impropia, sus movimientos poseen una gracilidad imposible, una gracia que desafía a la lógica. Hay quien dice que los héroes reflejan un concepto, que si un héroe nace imbuido por el bien, transmitirá ese bien a todo el que lo vea; igual con el mal, con la crueldad... con la belleza. Rin es esta última, la más pura armonía, y tras ella, ocultas, intenciones esquivas, mentiras, y una sonrisa fría de medio lado. La belleza como una máscara con la que tapar una personalidad caótica e imprevisible, de puñalada por la espalda y caricia de despedida. Albos lo sabe. Le gusta. Ya ha decidido seguirlo. Esto disipa cualquier duda.

- ¿Y bien? - pregunta Albos.

- Han abandonado la ciudad tranquilamente y sin montar escándalos, tal como querías - contesta Rin.

Albos asiente y reprime una sonrisa ligeramente melancólica.

- Vamos. Tenemos una gran lista de preparativos - sonríe Rin.


Y prosiguen el camino por la ciudad tras la breve interrupción. Rin se detiene en la plaza de los mercaderes y adquiere diversas sustancias, a cada cual más extraña. Albos lo mira dubitativo, sin preguntar nada. Sabe que él ha sido a menudo el blanco de esas extrañadas miradas y no le da mayor valor.

- Son para determinados conjuros. Ya sabes, a veces interesa el efecto dramático y el juego del desconocimiento. Crear una bestia de fuego de la nada es aterrador, que vaya tomando forma desde llamas dispuestas por toda la estancia es, sencillamente, delicioso.

- Claro - asiente Albos -. También es lento, poco práctico, caro...

- El daño directo no siempre es la mejor de las soluciones.

- Veo que no coincidimos.

- Puedes suponer entonces porque te quiero a mi lado, como un buen aliado. Es un punto de vista interesante y su ejecución es, sencillamente, irrebatiblemente rápida.

- Puedo suponer otras razones. Soy el mejor en lo que hago.

Rin se ríe, suave y jovialmente, y, con una sonrisa irónica, posa su vista en los ojos de Albos.

- El mejor del mundo conocido.

- Alguien con mis poderes tiene difícil llevarlo en la sombra - contesta Albos con una sonrisa asqueada.

- Supongo que sí - admite Rin -, pero siempre hay maneras. El disimulo es un arte.

- ¿La puñalada a traición?

- Es un recurso como cualquier otro.

- Ese discurso me suena - comenta Albos con un matiz de tristeza.

- Ordenaste cargar a un amasijo de llamas por un pasillo sobre decenas de personas que no tenían la menor idea de qué estaba sucediendo. No te muestres victimista. No va contigo.

Albos resopla.

- Jaque mate.

Rin sonríe alegremente.

- Vamos, hay que preparar el encuentro con Goldar. Puñalada por la espalda puede, pero no sin la declaración previa.

Bibliotecas virtuales

Biblioteca Ignoria.

Sencillamente impresionante. Un catálogo amplio, con libros bastante raros e interesantes. Aunque el link de planilandia, al menos, no va.

sábado, 10 de mayo de 2008

Medicina en Canarias y tal y tal...

Así, señores, justo así. Con un enorme y llamativo par de cojones.

Link. Si es que en España, si la cagamos, lo hacemos a gustazo y con regodeo. A veces da asco echar un ojo a las noticias.

De las noticias pendientes de meneame.

El renacer [Eirenar, parte 3]

Llovía, y aprovecharon el discurrir del agua para localizar un río. Era un río profundo, excavado verticalmente, sin impurezas, sin bordes aserrados: las paredes entre las que se definía su curso eran lisas, impolutas, artificiales.

- ¿Qué crees que significa esto, Bohr? - preguntó un joven soldado, Sorvak.

- Que hay pueblos aquí a los que es mejor no encontrarse - contestó con sencillez y tranquilidad.


Y siguieron el curso del río que descendía veloz entre aquellas pulidas paredes hasta que dieron paso a la imperfección y el caos de los ríos naturales, donde las aguas giraban, se revolvían y se retorcían en distintos remolinos y saltos, abandonadas a su propia suerte.

Avanzaron unas horas más hasta que encontraron un recodo ancho y tranquilo del río. La desembocadura no podía estar demasiado lejos. Bohr examinó la zona.

- Es un gran sitio para dejar, algún día, nuestros drakkares.

- No tenemos nada.

- Lo tendremos - afirmó con seguridad - es lo que somos.


Y caminaron durante casi un día más hasta llegar a la desembocadura del río que terminaba ancho, manso y en tonos verdosos contra el mar abierto en una zona de playas de arena fina.

- Sonreíd, señores, el mar es nuestro otra vez; nos espera con las piernas abiertas - gritó Bohr sonriente.

- De nuevo en casa, supongo... - dijo Sorvak.

- Necesitaremos madera - rugió Bohr - y comida. Vamos, soldados, ¡ésta tiene que ser una gran noche!

Vigo de tarde/Vigo de noche

Sí, soy de Vigo y no es precisamente un gran sitio para pasar las tardes o las noches, pese a lo que se pueda pensar: es uno de esos lugares en los que una vez que encuentras un lugar en el que estás a gusto lo atesoras con esmero, porque puede que no encuentres otro en meses.

Inducido por eso, comentaré, a lo largo de los días algún lugar que merezca la pena, con su dirección y, preferentemente, con alguna fotografía; si los dueños de los respectivos locales lo permiten (la publicidad gratuita debería agradarles, pero quien sabe), para que sea aprovechado por los que viven aquí y no conocen tan ilustres lugares, como para los que se pasan un día por la ciudad y no quieren explorar una docena de tugurios de mala muerte.

viernes, 9 de mayo de 2008

Puntos suspensivos

Y ahora mismo me he dado cuenta de que el post del día 8 fue publicado como primer post del día 7, y sin tocar nada, creo; pero dado el momento en que fue escrito, era día 8 con todas las de la ley. Ay, ay, querido blogspot, eliminando mi tasa de post/día... ya lo cambiaré.

En otro orden de noticias, los nervios por una nota que ya debería haber llegado y en la que no tengo demasiada fe se agolpan ante su tardanza.

En un orden de noticias también distinto... mi percepción temporal, antes más o menos notable, ahora es ridículamente imprecisa, ¿la edad? Lo dudo, seguramente el sexo...

Y ahora leo prosa juvenil intentando reponerme/descansar de mi odisea por tierras alemanas de la mano de Goethe: La canción de la Princesa Oscura, del valenciano Javier Bolado, por recomendación de mi bienquerida Druida (a ver si un poco de publicidad le anima a escribir...), que se animó a escribir una historia (aquí está la publicidad, leedla, dejad posts del tipo "sigue escribiendo de una vez, coño") sobre una Warlock, y es que los warlocks molamos, no como los demás.

Y eso, que llego tarde. Y la culpa no es mía, ¿verdad, N.?

Y visto el tag, creo que debería añadir uno para hablar de MIS gilipolleces, que, como todo el mundo puede imaginar, son más importante que las gilipolleces de los demás; al menos para el que aquí firma, que se mola mil.

jueves, 8 de mayo de 2008

El líder [Eirenar, parte 2]

Echaron a andar en cuanto todos estuvieron de pie. Las pocas mujeres que quedaban por levantarse iban a hombros de los guerreros, encabezados por Bohr. Se escuchaba el tenue gimoteo de las mujeres, sus comentarios por lo bajo. Los hombres caminaban en silencio, siguiendo a Bohr con impertérrita decisión.

El camino se extendió durante horas bajo la espesa arboleda de extrañas coníferas que se extendía más allá de donde alcanzaba la vista.

- ¿Dónde estamos? - preguntó uno de los hombres.

- Sabes tanto como yo - contestó Bohr con sequedad -, todos sabéis qué ha pasado, ¿verdad?

Se formó un silencio incómodo.

- ¿Y qué ha pasado? - preguntó otro.

Bohr se detuvo y miró a sus hombres, deteniendo la mirada en el que había hecho la pregunta.

- Unos hombres grises nos cogieron, nos dijeron qué había pasado y ahora estamos aquí.

- Sí, eso lo sé; me refiero a... qué pasó.

- Eso pasó - contestó Bohr.

- ¿Quiénes eran..., por qué lo hicieron?

- ¡Joder! No lo sé, no lo tenían escrito en la cara y no nos lo dijeron. ¿Cómo quieres que lo sepa? La cuestión es que estamos aquí y esto no es nuestro hogar, estos no son nuestros bosques; pero encontraremos un río, descenderemos hasta un buen lugar para establecernos y nos situaremos en el margen del mismo o en la costa, dependiendo de qué encontremos primero.

- ¿Seguiremos como si no pasase nada?

- Ahí tienes tu espada, Droak, sabes perfectamente qué hacer para no continuar como si no pasase nada.

El silencio se vuelve profundamente incómodo. Bohr sigue caminando. Salvo Droak, todos caminan tras él. Ni una mirada se vuelve. Bohr es el líder, la pregunta queda relegada a un segundo plano; los éxitos en batalla con Bohr se cuentan por docenas; si propone seguir caminando, se sigue caminando. Las dudas son el primer enemigo de un ejército preparado.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Fausto

Por fin he terminado esta clásica obra del romanticismo más exacerbado. El alemán Goethe nos sitúa en una historia sobre la venta de almas a los demonios y demás, como supongo que todos sabréis.

El personaje de Fausto, esa típica persona a la que le reventaríamos la cara a hostias porque sólo sabe llorar y quejarse, pide a Mefistófeles que cumpla sus deseos y, a cambio, desde luego, le dará su alma; bien sabido es que los demonios no se caracteriza por su originalidad en los negocios.

Primera parte de la Tragedia:

Partiendo de esta base, Goethe, mediante una prosa preciosa, cuidada, medida y de tintes poéticos nos pondrá tras los pasos de estos dos personajes, tras cómo Fausto mendiga favores y cómo Mefistófeles los va cumpliendo, o haciendo que los cumple.

Así, deseo a deseo, ruego a ruego y lloro a lloro, los personajes se irán conociendo y darán lugar tanto a los más bellos diálogos, como a monólogos de carácter reflexivo.

Aquí se muestra como Mefistófeles pervierte los planes de Fausto acomodándolos a su modus impío y como Fausto, inocente mortal, sigue inconscientemente, sus planes.

Segunda parte de la Tragedia:

Y aquí llegamos a la parte en la que se nos empieza a enchufar en vena mitología por todas partes y llegamos a la conclusión de que, o leemos el libro a medias con la wikipedia, o hojeamos el libro por encima y con nuestra mejor voluntad.

Docenas de personajes de la mitología griega se marcan los diálogos, supongo, más profundos del libro. Es casi una historia aparte de la narrada en la primera parte y se nota.

Tercera parte de la Tragedia:

O cómo Goethe es capaz de sorprendernos a todos con un final inesperado (al menos para mí), esperaba el clásico final de los relatos fáusticos; hacer las descripciones del infierno e introducir a los más ostentosos personajes en los diálogos más orgullosos y las escenas más épicas de la historia.



Se podría hacer un comentario de páginas y páginas y páginas; contando que estamos, seguramente, ante una de las obras más importantes que se han escrito. Pero ni tengo el conocimiento necesario para hacerle una reseña en condiciones, ni creo que un blog pseudopersonal sea el lugar más indicado para darle una visión pormenorizada a las dimensiones que abarca la obra.

Para más información:
Wikipedia, cómo no.

martes, 6 de mayo de 2008

¿Por qué durante los exámenes...?

Y es que dentro de unos días sale Age of Conan, juego del que ya comenté alguna cosilla hace meses, y el 7 de Junio sale D&D 4ªEd, y toca Muse en Lisboa. Se ve que la época de exámenes en la que la gente se estresa sola es el mejor momento para tentarlos.

Como odio a veces este tipo de cosas. Y tiro 1d20.


¿No había momentos mejores para que saliesen a la luz todos estos acontecimientos? ¿Marzo, por ejemplo?

lunes, 5 de mayo de 2008

Gran Turismo 2



Qué tiempos. Y qué lástima, nunca volé con el Skudo.

Extraido de aquí, pero la mayoría de videos no me tuvieron gracia.

Noches...

Se revuelve entre las sábanas, le cuesta dormir. En la oscuridad creada por sus párpados cerrados se siente vacío, parte de la inmensidad de la nada que ve; mientras espera encontrarse a Morpheo, pálido y estirado, moreno, de pelo alborotado, con ojos negros con puntos blancos como estrellas, como describe Gaiman; el dueño del castillo, del palacio onírico.

Aparta las mantas, le agobian; minutos después vuelve a taparse, tiene frío. Y sigue dando vueltas, y suspira, y piensa; recuerda detalles sueltos, y ve ojos, cabello y escucha dulce voz. Y se sigue revolviendo. A veces cuesta conformarse con una buena canción habiendo escuchado la canción más hermosa del mundo. A veces cuesta dormir solo...

___

Y aquí tenéis glucosa pura, lista para inyectar.

Sí, día empalagoso, ¿y?


Hoy es mi cumpleaños y escribo lo que me sale de ** *****, ni más ni menos (¿metáfora sexual?), pero mañana volveré a mis relatos semioscurillos, tristes, violentos e inconclusos.

21 años, que se dice pronto, y 17 de estudiante (considerando estudio lo que se hace en secundaria, primaria y cursos previos, vaya...), un poco tedioso, ¿no? A veces estoy harto de libros, de células, de genes y de la madre que los parió; estoy harto de chupasangres en la facultad, de profesores que parece que se sienten heridos cuando ponen una nota por encima del cinco, de gente que se cree mejor que los demás y apenas sabe escribir, de gente que va de sobrada y solo le sobran carencias. La verdad es que estoy un poco cansado de la universidad en general, de la desmotivación de encontrarme cientos de cosas que sé que no me van a valer para nada y tener que comérmelas porque tenemos un sistema educativo retrógado y no va a ser cambiado a mejor por el plan Bolonia. Supongo que, en cierto modo, me frustra todo eso. A veces cogería el coche de regreso al futuro e iría a ver qué va a ser de mi vida dentro de 10 años. ¿Y si estoy muerto? ¿Seguiría estudiando entonces? ¿Y si trabajo en Celera Genomics? ¿Me mataría a estudiar genética como un poseso? ¿Incurriría en paradojas temporales extrañas que me llevarían a decidir el destino de la vida en la tierra a una partida de póker con un velocirraptor, un sauce llorón y dos avispas lesbianas? Probablemente, probablamente...

domingo, 4 de mayo de 2008

El despertar [Eirenar, parte 1]

Bohr se llevó una mano a la frente y se apartó un mechón pegajoso. Se vio la mano, manchada de sangre y se incorporó. Cerró los ojos y apretó los dientes intentando sobreponerse al dolor de cabeza. Inspiró con fuerza y miró alrededor. Eran doce hombres, sucios, empapados en sangre y sudor; y había también un grupo de mujeres, vestidas con toga, a la moda romana. Las miró extrañado unos instantes, y recordó; habían luchado en un pueblo romano, y los había sorprendido un destacamento mayor de lo esperado, que les había hecho huir con lo poco que habían podido coger: algunos útiles, algunas monedas y algunas mujeres. Después solo recordaba que se escuchaban gritos y pasos apresurados por el bosque, que las mujeres gritaron y ellos se prepararon para la lucha... y entonces, de repente, se paró todo: el mundo estaba estático, sólo podía percibir lo que estaba viendo cuando todo se detuvo, no podía moverse, no podía hacer nada. Y unas altas criaturas grises, estiradas e inexpresivas se acercaron y dijeron unas palabras de extraño sonido, pero él las había interpretado perfectamente, decían: "caminad, sin temor, detrás de nosotros. Seguidnos". Y los habían seguido, sin ninguna duda, ni deseo de no hacerlo. Los habían conducido a una estructura brillante, como una gruta de plata, y al salir de ella los habían dejado de nuevo en el bosque, donde volvieron a hablar en su extraña lengua: "luchasteis", dijeron, "contra Roma. El combate se saldó así: las heridas no son mortales, estad tranquilos y tened suerte".

Bohr, sentado en la roca esperó a que los demás se fueran levantando. Los hombres no dieron problemas: se levantaron desorientados, confusos y se mantuvieron al margen hasta situarse.

El despertar de las mujeres fue más problemático. La primera se levantó y miró a los cuatro vikingos que en ese momento se encontraban junto a la roca en la que el primero de ellos, Bohr, se había sentado a esperar. Miró en derredor, sus conciudadanas tiradas ensangrentadas en el suelo, así como otros ocho vikingos. Gritó. Se giraron a mirarla: estaba asustada, aterrada de qué le sucedería si era la única mujer viva del grupo, y si lo que se decía de los vikingos era cierto, tenía sus razones para temer y gritar. Empezó a llorar.

sábado, 3 de mayo de 2008

Magia...



Simplemente chungo. Vi este video hace días, y no tengo la menor idea de cómo lo hace. Se aceptan ideas.

viernes, 2 de mayo de 2008

Iron Man, la película

La típica película de superhéroes, pero al menos... mantiene cierta fidelidad al cómic, no completa... pero bueno, algo sí; mucho más que ese tumor en las retinas que fue cada parte de Spiderman, sin ir más lejos.

El guión... pésimo, como cabía esperar. La interpretación... mala, como cabía esperar. Los efectos visuales... en general, buenos; salvo los efectos del Jericho (los efectos de una serie de explosioens masivas que sólo levantan polvo son increíbles) y su primer intento de volar (lo animaron manualmente, en plan Blancanieves, o algo) que era algo que no me esperaba... suponía que iba a ser la quintaesencia de los apartados gráficos, y si bien este apartado es lo mejor de la película, no es todo lo maravilloso que pensaba de antemano.

Y paso de extenderme más. Si os gusta el cine con un guión aceptable... no vayáis a verla, si os gustan las películas de acción vacías de contenido, adelante: esta es la vuestra.

Cordiales saludos y ¿de verdad terminó la huelga de guionistas? A veces cuesta aceptarlo.


- ¿Qué parte del misil es? - dice un árabe señalando una pieza metálica con forma de máscara.
- Oh, es que creo que es el misil visto del revés - responde el árabe inteligente.

No es así literalmente... pero casi. Mala, mala, mala... de hecho, tan mala que no me tomo ni la molestia de colocar la portada para este post.


Eso sí, ¡joder! cómo luce la armadura; sencillamente preciosa. Y War Machine mola un huevazo también. Fin de los aspectos positivos.

jueves, 1 de mayo de 2008

Murió Abril...

Y empieza Mayo, y con él los exámenes, las presentaciones de trabajos, el stress vario del universitario medio y poco más, poco más...

Mi breve resumen de Abril... es cromático...

Blanco: una conversación a altas horas me indicó como quería seguir las aventuras y desventuras de mi bienquerido mago albino, en nombre del que posteo.

Negro: unas aventuras ya tienen continuación clara y meditada, y otras las dejo en el tintero. Hay ciertas narraciones que no tiene sentido seguir.

Rojo: no creo que tenga mucho más que decir sobre Roma, que como todo el mundo sabe es roja, habiendo atado ya los cabos que la unían a la historia de Albos. ¿Alguna visita ocasional? Es posible, es posible... pero lo dudo.

Azul: y, con gran dicha, luce azul el cielo, y en tonos verdes sonríe a la llegada de Mayo.


"En conjunto", que diría Gaspode, el perro maravilla del Mundodisco: "las cosas podrían haber sido mucho peores".

Mis ánimos más sinceros para todos los estudiantes que tengan sus gónadas por corbata en este recién estrenado mes y el siguiente.