Google+

lunes, 30 de septiembre de 2013

Estrenos 2013 que abandonamos, parte IX

La temporada de estrenos ha vuelto tan fuerte como esperábamos: el pelotón de nuevos reclutas carga contra las trincheras de los espectadores con todo lo que tiene. Algunas tienen en su arsenal armamento pesado, ya sea por calidad, por el renombre de los implicados o por las expectativas previas, pero la verdad es que la mayoría de las series parece que tienen episodios piloto de fogueo.

Chickens (SKY 1)

Esta es una sitcom británica sobre tres hombres que se quedan en un pueblo inglés mientras el resto se va a combatir valientemente en la Primera Guerra Mundial. Aunque ellos ven como una bendición la increíble tasa de mujeres que hay por cada hombre ahora mismo en el pueblo, lo cierto es que tienen algo de parias: los hombres están luchando en la guerra... y ellos están aquí. Pero claro, ¡ay, las hormonas!


Nota: 2. No fuimos capaces de acabar de ver el piloto (que, por cierto, lo emitió en 2011 Channel 4, tras lo que Sky 1 encargó la serie). Si encontrasen el punto de humor la serie funcionaría más o menos, pero a decir verdad... no tiene pinta de que eso vaya a pasar.

The goldbergs (ABC)

Comedia muy mala sobre una familia en los años 80. La historia la cuentan desde el momento actual y un personaje, el menor de los hermanos, se pregunta cómo pudo salir normal. La verdad es que en momento presente, la serie solo parece algo sosa, pero una vez que nos transportan a los 80 e intentan vendernos una nostalgia artificial y aburrida... se vuelve realmente insufrible.


Nota: 1. No hay nada de interés en este producto mal rematado que intenta compensar su indescriptible saco de carencias con un muy mal llevado toque de añoranza.

Dads (FOX)

Esta fue la primera serie de la nueva temporada que vimos. A priori, lo que más llama la atención es que esté guionizada por Seth MacFarlane (Padre de familia). A posteriori, de hecho, dudo que haya nada bueno que decir de la serie.


Nota: 0. De cabeza al saco de los horrores innombrables. Dads es un horror. Los personajes no tienen nada de gracia, los actores sobreactúan, los diálogos no encajan y las situaciones son basura. Es la heredera de Guys with kids: igual de estúpida, igual de infame. Mi consejo es que no toquéis esta serie ni con un palo. Aunque sea muy largo.

Mom (CBS)

Resulta curioso que tan próximas en el tiempo (separación de días) se haya estrenado una horrible serie llamada Dads y otra, no tan mala pero mala de todos modos, llamada Mom. Si Dads venía avalada por el renombre de Seth MacFarlane, esta viene avalada por el de Chuck Lorre (The big bang theory, Dos hombres y medio).


Mom es una serie infinitamente más cuidada que Dads, con un humor basada en respuestas breves, concisas y normalmente emponzoñadas. Los personajes se responden cuchilladas constantes los unos a los otros y tras cada línea de diálogo (casi) se cacarean risas enlatadas que resultan absolutamente insufribles pasados dos minutos. El humor es demasiado estándar (dentro del humor negro familiar) y lo cierto es que no consiguió hacerme reír en ningún momento, aunque el chef estuvo a punto en un par de ocasiones (bien por él).

Nota: 3. Si encuentran el punto de la serie, creo que Mom podría funcionar como una sitcom de humor rozando lo cáustico, con líneas muy breves y rápidas (entrecortadas eso sí por molestas risas enlatadas que pausan absurdamente la acción). De verdad, señor Lorre, las risas enlatadas ya no se llevan, ya no hacen falta... supérelas. Gracias.

Brooklyn nine-nine (FOX)

Esta serie la empecé a ver con ciertas esperanzas debido a que Andy Samberg me cae bien (conocerlo con cool guys don't look at explosions marcó probablemente mi opinión sobre él) y a que entre sus creadores estaba Michael Shur, conocido por Parks and recreations.


El caso es que los primeros minutos del piloto me pareció que dejaban claro que era una serie que no me iba a gustar: los gags tienen muy poca gracia y además se estiran indefinidamente en el tiempo. 6 minutos con chistes sin gracia sobre si llevar o no corbata es más de lo que le puedo perdonar a ninguna comedia con episodios de 20 minutos. Es lo que hay.

Nota: 3. Dudo que esta serie despegue realmente, pero creo que podrían sacar algo bueno de ello encontrando el punto en que un gag aceptable se convierte en insufrible sin alcanzar la gracia añadida del chiste recurrente. Seguiremos leyendo críticas a ver si remonta de algún modo. La verdad es que lo dudo mucho.

Hostages (CBS)

E inauguramos ya esta semana de estrenos, el primer abandono de drama. Con los dramas suelo tardar un poquito más en saber si me van a gustar o no, porque suelen ser un poco más pausados, un poco menos personales y dependen menos de encontrar-el-punto.


Hostages parecía tener cierto interés inicial en la presencia de Dylan McDermott, que lleva un tiempo teniendo un aspecto de lo más tétrico, y esa extraña historia de secuestro de una cirujana y su familia y planeo de asesinato del presidente de los Estados Unidos, pero la verdad es que todo se queda en ese parecido de interés inicial. A la hora de la verdad se queda más bien corta... de interés, de tensión y de todo.

Nota: 3. La serie podría estar más o menos bien, pero la verdad es que el piloto cae en una tensión completamente artificial creada con secuestradores que salen de esquinas en sombra, porque la serie deja bien clarito que no van a matar a nadie pronto. Y de paso van a ser majetes, que son buenos tíos. En resumen: piloto peñazo.

Back in the game (ABC)

Carece de gracia en todo momento, los personajes son exagerados y absurdos pero el humor no le sigue el juego. Intenta moderarse y ser absurda a la vez. Chavales, si se quiere jugar con el humor absurdo... es a doble o nada. Esto es nada.


Nota: 2. No tiene risas enlatadas. Gracias.

The wrong mans (HULU / BBC)

El nombre prometía un producto infame, aunque su hedor está ligeramente disimulado al principio tras una situación tan retorcida y un personaje tan pardillo que son motivo suficiente para darle una pequeña oportunidad en los minutos siguientes. Lamentablemente, el paso del tiempo y la presentación de nuevos personajes juega totalmente en contra de esta serie que peca de todos los vicios del humor inglés sin aportar ninguna de sus virtudes.


Nota: 3. La serie podría hacer las cosas bien: la historia rocambolesca, los personajes superados por la situación, el evidente talento del actor principal para hacer de ese sinsangre pagafantas... Sí, podría.

Atlantis (BBC)

El género fantástico suele tener un tratamiento un poco pobre, pero desde el Reino Unido nos llegan bastantes proyectos arriesgados e interesados y el creador de la serie era Howard Overman, que dio el campanazo hace unos años con Misfits; por lo que guardábamos ciertas esperanzas.


En vano. La serie tiene unos decorados bonitos, aunque algo toscos, un reparto sobreactuado en el que solo destaca (positivamente) Mark Addy, y una música bastante aceptable. La idea general es divertida y suficiente para una serie de estas características: un hombre de nuestra época se adentra en el seno oceánico en busca del submarino de su padre... y de repente está en la Atlántida, una provincia griega, donde acaba en casa de Pitágoras y Hércules y se encuentra con una sociedad de sacrificios a minotauros y mucha, mucha mitología hecha realidad.

Nota: 3. Mark Addy y la divertida, y absurda, premisa salvan el equipo de una serie que sería perfectamente olvidable por todo lo demás. Personalmente, no tenemos grandes esperanzas de que mejore, pero por la temática nos dignaríamos a echarle un vistazo si juraseis que mejora próximamente.


viernes, 27 de septiembre de 2013

Noticias 27 de septiembre

—Dicen en cinemablend que El lobo de Wall Street puede que no llegue a estrenarse este año porque Scorsese quiere tomarse su tiempo para el montaje de la película. Se confirma que no estará para el 15 de noviembre y queda la duda de si estará para las navidades, que es un periodo muy lucrativo y, además, es cuando se seleccionan las candidatas a los Oscar.

Gary Ross y Jennifer Lawrence se reunen para hacer Al este del Edén, dos películas basadas en la novela de Steinbeck. Parece que en una sola peli ya no hay tiempo a nada... y si no que se lo digan a Peter Jackson.

—¿Verdadera competencia para Hollywood en China? Dicen en The Guardian que el hombre más acaudalado de China ha empezado a construir el estudio de cine más caro del mundo, con un presupuesto de 3000 millones de libras (unos 3650 millones de euros). Tendrá estudio submarino, hospital, club de yates... Muy locura.

—El creador de Breaking bad, Vince Gilligan, ya se ha embarcado en nuevo proyecto, que provisionalmente se llama Battle Creek. La cadena para la que hará la serie es la CBS e irá sobre dos policías de psicologías opuestas que se alían para mantener en orden Battle Creek, en Michigan. No suena muy tentador, pero con guiones de Gilligan y de David Shore (creador de House) vamos a darle un voto de confianza.

—Estos son los créditos de la tercera temporada de American horror story: coven. Misma canción, mismo estilo sucio y desagradable. Bien.


HBO renueva Boardwalk Empire por una quinta temporada.

—Las series de superhéroes triunfan y NBC encarga un guión de Hellblazer, sobre el personaje que ya se adaptó (sin mucho acierto) en Constantine; Fox da luz verde a Gotham, una serie centrada en el comisario Gordon, del universo Batman; y aprovechamos para recordar el anuncio de la serie de Flash, que se emitirá (si todo sale bien, ya que primero presentarán al personaje en un capítulo de Arrow) en la CW.

Martin Freeman se une a la adaptación de Fargo en el papel que interpretó William H. Macy.

HBO decide seguir adelante con Criminal Justice, una miniserie de 7 capítulos cuyo protagonista iba a ser James Gandolfini. El nuevo elegido para el papel protagonista es Robert De Niro. Casi nada.


jueves, 26 de septiembre de 2013

Veronica Mars (Temporada 2) - CW

Verónica afronta con optimismo su último año de instituto, tras el cual podrá salir al fin de su odiado Neptune. Además, vuelve a tener pareja estable y ha aceptado un trabajo adecuado para su edad y menos arriesgado que el de detective: camarera.
Pero todo da un vuelco cuando parte de sus compañeros de promoción mueren en un terrible accidente de autobús.



De las tres temporadas que hemos visto de Veronica Mars, la segunda es la peor de todas. No es una mala temporada y la devoramos al mismo ritmo obsesivo que la anterior. Aun así, la resolución de las tramas no es tan redonda como en la primera temporada y algunos personajes parecen dar palos de ciego. Como en todas las segundas temporadas que te reseño, cuidado con los spoiler.

Aquí somos del Team Logan.

¿Como está la familia Mars y sus compañeros?
- respiramos calma y quietud en el primer capítulo. Veronica tiene una pareja estable, Keith ha recuperado su prestigio y disfruta viendo cómo su hija lleva una vida más propia de una adolescente. Pero a estas alturas de la serie todos somos conscientes de que los Mars no están destinados a llevar vidas tranquilas y hogareñas. El accidente de autobús es solo uno de los hilos que tiran de ambos para que nunca dejen el mundo de la investigación.
Logan es acusado de matar a uno de los miembros de la banda de Weevil y, por supuesto, acude a Veronica para que le ayude con la investigación.
Wallace ha descubierto una chica nueva, Jackie Cook. Los hermanos Casablancas, empeñados en demostrar que su madrastra es una cazafortunas, destapan una trama de estafa gestada por su padre.

Team Kendall

Las investigaciones:
- la mayoría de las líneas de investigación que sigue Veronica son... palos de ciego. No sé qué les pasó a los guionistas esta temporada pero comparada a la pasada, este aspecto del guión deja mucho que desear. la trama del autobús va de un lado a otro sin mucho sentido hasta que atan dos o tres de los cabos sueltos y ya. Mal, mal, mal.


Los mejores capítulos:
- 2 "Ed, el conductor": a espaldas de su padre, Veronica empieza a investigar al conductor del autobús, buscando limpiar su nombre. Y ya de paso, para no variar, manchar el suyo. La joven Mars no aprende.
- 7 "Nadie pone a un bebé entre la espada y la pared": Verónica empieza a investigar cuál de los niños que cuidaba Meg es maltratado por sus padres. Me gustan las vueltas de tuerca y este capítulo tiene un par y muy bien hechas.
- 10 "Una Verónica cabreada": Veronica es llamada para ejercer de jurado popular en un caso que involucra a latinos. Destaco este porque en la segunda temporada los guionistas no se han olvidado del abismo que separa a las clases en Neptune.
- 22 "Sin fotografía": fin de temporada. Vale, no se han lucido especialmente resolviendo la trama. Poner a Beaver como el malo de la temporada tras los abusos sexuales sufridos en su infancia es... absurdo. Que sea inesperado no implica que quede bien. Al menos, disfrutamos de la muerte del infame Aaron Echols a manos de Clarence Wiedman.



Lo mejor de la temporada:
- nos quitamos de encima a Duncan, que era un soso y no le importaba a nadie.

Nota: un 7. Sigue siendo recomendable pero la primera es mejor.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

No - Pablo Larraín

Nos habían dicho que esta película era mejor que Amor y no sé cómo ante semejante afirmación (que venía de Raquel, de quien me fío mucho, que la vio para su porra de los Oscar) conseguí postergar tanto el visionado. La verdad es que yo me inclino más por la película de Haneke, con una dirección y fotografía mucho más vistosas, pero No es, sin duda, una gran película.


Chile, la alegría ya viene

En 1988, en Chile, se organizó un plebiscito para que la población decidiese si querían dejar a Pinochet o acabar con su presencia en el poder. La televisión pública estaba completamente comprada y ensalzaba la figura del dictador chileno, pero para legitimarse ofrecieron 15 minutos diarios a la campaña del «no».

Los directores de la campaña contratan a René Saavedra (un muy convincente Gael García Bernal), un creativo publicitario con bastante fama, que propone cambiar todas las ideas preconcebidas para el espacio del no (como basar la campaña en mostrar las crueldades de Pinochet que se habían ocultado a los chilenos hasta el momento). Con bastante tensión y dudas, y aunque dedicando una parte del espacio al dramatismo al que el resto de encargados de la campaña se niegan a renunciar, empiezan a concebir un espacio más optimista, un espacio que anime al cambio.


Todos sabemos cómo acaba la historia, esa forma tan poco probable de poner fin a una dictadura, y Larraín desvía el peso de la trama a las formas, a una extraña tensión producida por una duda que no existe... y al disfrute del milagro, a la alegría sin fin de la campaña y del éxito.

Cuestión de perspectiva

Uno de los puntos fuertes de No es la visión que un adversario tiene del otro. La campaña del sí, los amiguetes y seguidores de Pinochet tienen una visión casi divertida del bando del no. ¿Qué van a hacer en 15 minutos? Se supone que cada campaña va a tener 15 minutos, pero lo cierto es que toda la programación de la cadena es campaña del sí salvo los 15 minutos que tiene el no, que además están en una franja horaria en la que no los va a ver nadie.

Aunque al principio todo es paripé, al menos en opinión los del sí, la acogida de la campaña del no hace que los pesados y enormes engranajes de la máquina propagandística del sí se pongan en movimiento. ¿Cómo? Tal y como cabía esperar: la campaña del sí carece de imaginación y de arte (que eso es cosa de rojos y perroflautas, todo el mundo lo sabe), así que cogen los vídeos de la otra campaña y los malparodian. Así. Sin más.


Por otro lado, tenemos las dos visiones de cómo deberían enfocarse la campaña dentro de la organización del no: la que quiere convencer al los chilenos haciendo un alegre llamamiento al futuro sin Pinochet y la que quiere, en realidad, jugar al «y tú más» con la campaña del sí... Que curiosamente es lo que acaban haciendo los de la campaña del sí...

El dudoso valor de que todo parezca grabado en el 88

No digo, que conste, que no sea valiente y que no tenga cierta fuerza grabar la película en cinta magnética, con unos movimientos de cámara pobres y sin fuerza para que no desentone la campaña del no, para que todo parezca parte del mismo constructo y no se pueda decir que da la sensación de ser un Frankenstein. No voy a decir que remasterizar los vídeos que se conservan de la época para hacerlos encajar con una hechura contemporánea fuese la opción ideal; pero lo que tengo claro es que a mí la imagen de la película me lo hizo pasar mal. Y no en el buen sentido.

Con lo grandes que son ahora las pantallas, esa calidad de imagen se hace pesadísima y la sensación de estar en un making of puede ser muy genuina, pero no me gusta nada. Puede que a algunos les parezca mágico sentirse dentro del esqueleto de una obra en proceso, pero a mí no: las cosas bien rematadas y presentadas, gracias.

Desde esa óptica, la verdad es que el aspecto de No me puso abiertamente en contra. Acostumbrado a que las películas se remastericen, hay algo en esa película que parece visualizada en una televisión de tubo de las baratas que me incomoda profundamente. Es algo superior a mí. La verdad es que Larraín y su equipo usan bien sus recursos: juegan bien con la música, consiguen un gran trabajo de los intérpretes (aunque se nota cierta obsesión malsana con lucir a Bernal), pero la imagen no me parece, sinceramente, excusable.


Nota: 8. No es una muy buena película. Narra un periodo interesantísimo de la historia de Chile, juega de forma muy ingeniosa y atrevida con la visión que los dos adversarios tenían de los otros (la actitud pasiva inicial del bando del sí y cómo se va agriando al ver que el no tiene más seguimiento del esperado es realmente genial) y es, sin duda, una película muy recomendable.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Premios Emmy 2013

Hace unas horas se han entregado los premios Emmy de este año y la verdad es que han dado unas cuantas sorpresas. Os dejamos los premios que se refieren a series y unos breves comentarios personales de la mayoría de ellos. Los ganadores están remarcados en negrita.

Neil Patrick Harris y Jimmy Kimmel en la ceremonia.

Mejor serie dramática

Breaking Bad (AMC)
Downton Abbey (ITV)
Game of Thrones (HBO)
Homeland (Showtime)
House of Cards (Netflix)
Mad Men (AMC)

Mejor actor de una serie dramática

Hugh Bonneville (Downton Abbey)
Bryan Cranston (Breaking Bad)
Jeff Daniels (The Newsroom)
Jon Hamm (Mad Men)
Damian Lewis (Homeland)
Kevin Spacey (House of Cards)

Sorpresa absoluta. Di por hecho que se lo iban a dar a Spacey por House of cards. No es que Jeff Daniels no se lo merezca, ya que hace un papelón en The newsroom, pero la verdad es que me han sorprendido por completo. ¡Felicidades, señor Daniels!

Mejor actroz de una serie dramática

Claire Danes (Homeland)
Vera Farmiga (Bates Motel)
Michelle Dockery (Downton Abbey)
Robin Wright (House of Cards)
Elisabeth Moss (Mad Men)
Connie Britton (Nashville)
Kerry Washington (Scandal)

Otro de los premios que habría acertado, aunque mis favoritas fuesen Michelle Dockery y Robin Wright. Suponía que a la Dockery no se lo iban a dar, y suponía que a Wright tampoco dado que le darían el de actor a Spacey y apostaba por una ligera diversificación... Todo el razonamiento fallido, pero habría acertado.

Mejor guión de una serie dramática

George Mastras (Breaking Bad)
Thomas Schnauz (Breaking Bad)
Julian Fellowes (Downton Abbey)
David Benioff y D.B. Weiss (Game of Thrones)
Henry Bromell (Homeland)

Esta temporada de Homeland tuvo tantos errores lógicos y tantas absurdeces (gracias a lo cual, eso sí, mantuvieron un ritmo alocadísimo) que no me explico el premio. Está claro que quemaron cartuchos como si no hubiera un mañana, pero el resto de nominados me parecen mejores candidatos, sinceramente.

Mejor dirección de una serie dramática

Tim Van Patten (Boardwalk Empire)
Michelle MacLaren (Breaking Bad)
Jeremy Webb (Downtown Abbey)
Lesli Linka Glatter (Homeland)
David Fincher (House of Cards)

Creo que se lo merecía más Tim Van Patten, sinceramente, pero habría apostado por Fincher... por la misma razón por la que aposté equivocadamente por Spacey. Todo sea dicho.

Mejor actor de reparto de una serie dramática

Bobby Cannavale (Boardwalk Empire)
Jonathan Banks (Breaking Bad)
Aaron Paul (Breaking Bad)
Jim Carter (Downton Abbey)
Peter Dinklage (Game of Thrones)
Mandy Patinkin (Homeland)

Me parece justo. Dudaba mucho con Patinkin, Dinklage y Paul y habría apostado por este último en la temporada en la que acaba Breaking bad, pero me parece justo: Cannavale fue un grande en la última de Boardwalk.

Mejor actriz de reparto de una serie dramática

Anna Gunn (Breaking Bad)
Maggie Smith (Downton Abbey)
Emilia Clarke (Game of Thrones)
Christine Baranski (The Good Wife)
Morena Baccarin (Homeland)
Christina Hendricks (Mad Men)

Mi favorita era Baranski, aunque supongo que debía reconocerse (en algún momento) el trabajo de Anna Gunn. Habría fallado, eso sí, estrepitosamente. Porque habría elegido a cualquiera (excepto a Baccarin) antes que a Gunn.

Mejor actor invitado de una serie dramática

Dan Bucantinsky (Scandal)
Michael J. Fox (The Good Wife)
Rupert Friend (Homeland)
Harry Hamlin (Mad Men)
Nathan Lane (The Good Wife)
Robert Mose (Mad Men) 

Sin haber visto Scandal habría apostado por Nathan Lane, pero es que los invitados de The good wife siempre son grandiosos.

Mejor actriz invitada de una serie dramática

Carrie Preston (The Good Wife)
Linda Cardellini (Mad Men)
Joan Cusack (Shameless)
Jane Fonda (The Newsroom)
Margo Martindale (The Americans)
Diana Rigg (Games of Thrones)

Curiosamente, consideré que no iba a gustar el toque cómico de Preston y que iban a apostar por algo más serio y dramático... como Diana Rigg, por ejemplo.

Mejor serie cómica

The Big Bang Theory (CBS)
Girls (HBO)
Louie (FX)
Modern Family (ABC)
30 Rock (NBC)
Veep (HBO)

Habiendo ganado Mejor serie cómica en los Emmy en todas sus temporadas, no entiendo cómo podría apostar antes por otras...

Mejor actor de una serie cómica

Alec Baldwin (30 Rock)
Jason Bateman (Arrested Development)
Jim Parsons (The Big Bang Theory)
Matt LeBlanc (Episodes)
Louie C.K (Louie)
Don Cheadle (House of Lies)

Está claro que a los Emmy les encanta Parsons como Sheldon, como avalan sus 5 nominaciones con 3 victorias.

Mejor actriz de una serie cómica

Tina Fey (30 Rock)
Laura Dern (Enlightened)
Lena Dunham (Girls)
Edie Falco (Nurse Jackie)
Amy Poehler (Parks and Recreation)
Julia Louis-Dreyfus (Veep)

Sorpresa absoluta. Insoportable. Ya lo he dicho.

Mejor guión de una serie cómica

David Crane and Jeffrey Klarik (Episodes)
Louis C.K. and Pamela Adlon (Louie)
Greg Daniels (The Office)
Jack Burditt y Robert Carlock (30 Rock)
Tina Fey y Tracey Wigfield (30 Rock)

Algún día tengo que seguir con 30 rock. El destino ha querido que siempre surja otra serie para ver... ¡y no puede seguir así!

Mejor dirección de una serie cómica

Lena Dunham (Girls)
Paris Barclay (Glee)
Louis C.K. (Louie)
Gail Mancuso (Modern Family)
Beth McCarthy-Miller (30 Rock)

No he visto el capítulo nominado de Modern, claro (no veo la serie), pero dudo seriamente que sea mejor que el On all fours de Girls. Podríamos discutir hasta qué punto es la serie de Lena Dunham una comedia (en este blog estamos un poco traumatizados con las nominaciones a comedia de ciertas series como Girls y Enlightened), pero estando nominada debería tenerse en cuenta.

Mejor actor de reparto de una serie cómica

Adam Driver (Girls)
Jesse Tyler Ferguson (Modern Family)
Ed O'Neill (Modern Family)
Ty Burrell (Modern Family)
Tony Hale (Veep)
Bill Hader (Saturday Night Live)

Mejor actriz de reparto de comedia de una serie cómica

Merritt Wever (Nurse Jackie)
Mayim Bialik (The Big Bang Theory)
Jane Lynch (Glee)
Sofía Vergara (Modern Family)
Julie Bowen (Modern Family)
Jane Krakowski (30 Rock)
Anna Chlumsky (Veep)

No he visto Nurse Jackie y habría apostado por una de las de Modern Family, por la obsesión que tienen en estos premios con la serie, fundamentalmente.

Mejor actor invitado de una serie cómica

Will Forte (30 Rock)
Nathan Lane (Modern Family)
Bobby Cannavale (Nurse Jackie)
Louis C.K. (Saturday Night Live)
Justin Timberlake (Saturday Night Live)
Bob Newhart (The Big Bang Theory)

Mejor actriz invitada en una serie de comedia

Elaine Stritch (30 Rock)
Molly Shannon (Enlightened)
Dot-Marie Jones (Glee)
Melissa Leo (Louie)
Melissa McCarthy (Saturday Night Live)
Kristen Wiig (Saturday Night Live)

Tras Treme somos fans incondicionales de Melissa Leo. Compro.

Mejor miniserie o telefilm

American Horror Story: Asylum (FX)
Behind the Candelabra (HBO)
The Bible (History)
Phil Spector (HBO)
Political Animals (USA)
Top of the Lake (Sundance Channel)

Quizá antes estuviese algo equivocado con que no habría acertado nada más. Puede que este, en referencias a las geniales críticas que había leído de Behind the candelabra, lo hubiera acertado.

Mejor actor en una miniserie o telefilm

Michael Douglas (Behind the Candelabra)
Matt Damon (Behind the Candelabra)
Toby Jones (The Girl)
Benedict Cumberbatch (Parade's End)
Al Pacino (Phil Spector)

Me habría caído con todo el equipo: Cumberbatch en Parade's End me pareció impresionante... y le habría votado.

Mejor actriz en una miniserie o telefilm

Jessica Lange (American Horror Story: Asylum)
Laura Linney (The Big C: Hereafter)
Helen Mirren (Phil Spector)
Sigourney Weaver (Political Animals)
Elisabeth Moss (Top of the Lake)

Mejor guión de miniserie o telefilm

Richard LaGravenese (Behind the Candelabra)
Abi Morgan (The Hour)
Tom Stoppard (Parade's End)
David Mamet (Phil Spector)
Jane Campion y Gerard Lee (Top of the Lake)

La misma razón por la que quizá hubiera acertado la mejor miniserie o telefilm habría hecho que fallase aquí. Es lo que hay.

Mejor dirección de miniserie o telefilm

Steven Soderbergh (Behind the Candelabra)
Julian Jarrold (The Girl)
David Mamet (Phil Spector)
Allison Anders (Ring of Fire)
Jane Campion y Gerard Lee (Top of the Lake)

Mejor actor de reparto de miniserie o telefilm

James Cromwell (American Horror Story: Asylum)
Zachary Quinto (American Horror Story: Asylum)
Scott Bakula (Behind the Candelabra)
John Benjamin Hickey (The Big C: Hereafter)
Peter Mullan (Top of the Lake)

Mejor actriz de reparto de miniserie o telefilm

Sarah Paulson (American Horror Story: Asylum)
Ellen Burstyn (Political Animals)
Charlotte Rampling, (Restless)
Alfre Woodard (Steel Magnolias)
Imelda Staunton (The Girl)


Fuentes: People en español.

Estrenos 2013 que abandonamos, parte VIII

Ahora que empieza la temporada fuerte de estrenos (aunque la del año pasado fue muy decepcionante...) os presentamos las series que hemos abandonado a lo largo de los últimos meses de la temporada veraniega. Son pocas, pero preferimos empezar el otoño sin comentarios pendientes. ¿Qué estrenos abandonamos entre finales de julio y agosto?

Salamander (één)

No sé, la verdad, cómo acabamos viendo esta serie belga, pero su historia (bastante recurrente en este tipo de series) cumplía sobradamente: la desaparición de 66 cajas de caudales y el posterior suicidio (o muerte) de varios de los dueños despiertan el interés del inspector Gerardi (Filip Peeters), que comienza a investigar el caso, lo que acabará poniéndolo, así como a sus seres queridos, en peligro cuando todos los datos empiecen a apuntar a miembros de Salamander, una oscura organización con individuos muy poderosos situados en las más altas esferas de Bruselas.

Peeters hace un gran trabajo, pero el rictus de su ceja izquierda llega a ser inquietante...

Salamander empieza bien. No es una serie rápida, pero no parece que deba serlo. Todo va a su ritmo y parece que está a punto de despegar, pero los capítulos se suceden sin grandes avances. Sí, la investigación avanza, pero la sensación es siempre la misma. Sabemos que Salamander es una organización temible y podrida desde los primeros compases de la serie, pero tras la mitad de los capítulos seguimos un poco atorados. No despega. No convence. Se atasca.

Nota: 5. La serie está bien dirigida y Filip Peeters es, en general, muy convincente. Lástima que el guión no esté a la altura de las circunstancias... ni siquiera de las mínimas exigibles.

The white queen (BBC One / Starz)

La producción de BBC, sobre todo en sus colaboraciones con canales estadounidenses, siempre es tentadora. Una serie ambientada en la Guerra de las Dos Rosas, el conflicto que enfrentó a los York y a los Lancaster, y a los aliados de ambos, en la carrera por el trono de Inglaterra y que nos presenta a Elizabeth (Rebecca Ferguson) y el romance que vive con Eduardo IV (Max Irons), que ha sido coronado rey gracias a la ayuda de su poderoso primo Lord Warwick (James Frain).

Si todo en la serie estuviese tan bien cosido como esas ropas...

La serie recrea una sucesión de intrigas de corte, de tensiones amorosas y... y poco más. La Guerra de las Dos Rosas está absolutamente de fondo y normalmente parece un tema olvidado, el drama entre la presencia de Elizabeth y los planes de Lord Warwick pronto cae en el olvido y uno se pregunta a qué se dedicó Emma Frost adaptando las novelas de Philippa Gregory... o si acaso tenían estas novelas algo interesante que contar.

Nota: 4. Los aspectos visuales de esta serie tienen la calidad que cabe esperar de una buena producción de BBC o de cualquier producción de Starz (buen vestuario y hermosas localizaciones belgas, por ejemplo), pero está claro que la serie se pierde en lo que quiere contar o que le sobra metraje. Quizá si pudiesen dejarlo en una miniserie de 5 o 6 episodios en lugar de los 10 que tuvo...

Low winter sun (AMC)

Low winter sun es la adaptación estadounidense a serie de una miniserie británica homónima. Dos detectives matan a un compañero y hacen que parezca un suicidio, sin saber que su víctima ya estaba siendo investigada por Asuntos Internos.

Habría que añadir «soso» a la lista.

Esta serie podría haber estado bien con relativa facilidad, pero la abandonamos tras un piloto sin alma. No sé si pretendían reflejar la tensión de haber matado a alguien, no sé si habían querido reflejar las dudas y los miedos... pero unos diálogos completamente inexpresivos hunden la credibilidad del conjunto. Puede que la serie no sea mala, pero desde luego, evitan concienzudamente que el piloto sea bueno.

Nota: 4. Los personajes no resulta interesantes de entrada, los diálogos manifiestan unos diseños muy planos y hacen que el piloto parezca ahogado. Potencialmente tiene interés, y el buen trabajo de los actores y esos oscuros escenarios tienen su punto.


viernes, 20 de septiembre de 2013

Noticias 20 de septiembre

Joss Whedon ha tenido que presentarse en el rodaje de Thor 2 para arreglar algunas escenas que no funcionaban. Los 3 guionistas y 2 creadores de argumento que tuvo la película parece que no eran suficiente.

—Este es el tráiler de The last days on Mars, ciencia ficción terrorífica de Ruairi Robinson, protagonizada por Liev Schreiber, recientemente conocido por protagonizar Ray Donovan:


No saldrá ninguna película de PIXAR en el 2014, tras confirmarse el retraso del estreno de The good dinosaur para 2015 y el de Buscando a Dory para 2016.

—El protagonista de Frasier y, más recientemente, el corrupto alcalde de Chicago en Boss, Kelsey Grammer, se ha unido al reparto de Los mercenarios 3 para ocuparse, dicen, del personaje que antes iba a ser para Nicolas Cage. No se puede decir que no hayan ganado con el cambio... aunque a mí me cuesta verlo como un actor para esta serie de películas, la verdad. Pero ¿talento interpretativo? De eso un saco, sí.

Woody Allen recibirá el premio Cecile B DeMille en los Globos de Oro por su contribución al cine.

—La semana que viene, el domingo, se despide Dexter tras una temporada que no ha sido especialmente bien acogida por el público (ni por la crítica, dicho sea de paso). Un domingo después se despide Breaking bad, esta sí, con todo el apoyo posible. Dexter Morgan y Walter White, tened un buen viaje.

—Ligeramente relacionada con la despedida de Breaking bad, que ya vio su última temporada partida por la mitad para conseguir emisión dos años en lugar de uno y estirar la presencia en antena de un producto de su calidad y prestigio, AMC hará lo mismo con la última de Mad men y con la cuarta de The walking dead. Esperemos que con esas temporadas arañadas a sus buques insignia tengan tiempo para botar uno nuevo con la calidad de los que se despiden. Bueno, la verdad es que tras sufrir con la primera temporada esperemos que no tenga la calidad de The walking dead...

—Tras contratar un proyecto a J. J. Abrams, HBO encarga The leftovers a Damon Lindelof. La verdad es que Lindelof me parece un hombre muy irregular y poco fiable... ya veremos qué sale de ese «drama post-rapto».

GTA V, la última entrega de esta famosa serie de videojuegos, recauda más de 800 millones de dólares el día de su lanzamiento. Casi nada...


—Este domingo se anunciarán (y emitirán) los premios Emmy: mucha suerte a los candidatos. El lunes o el martes tendremos una entrada al respecto. ¿Cuáles son vuestros favoritos?

Mejor drama: 

Mad Men
Breaking Bad

Mejor comedia: 

30 Rock 
The Big Bang Theory
Louie
Modern Family
Veep

Mejor telefilm o miniserie

Behind the Candelabra
Phil Spector
American Horror Story: Asylum
Political animals
The Bible
Top of the Lake


jueves, 19 de septiembre de 2013

La fiera de mi niña - Howard Hawks

Hay géneros que se han devaluado casi hasta el ridículo más intenso, géneros en los que pese a que ejemplares contados se salven todos los años, podemos notar el tufo putrefacto de un género muerto. Uno podría pensar quizá en las pelis de acción de testosterona pura o en las de terror, pero en mi opinión, el género torturado y denostado, por excelencia, es la comedia romántica. No diré que no haya razones para tener ese concepto con lo que los productores y directores de Hollywood han hecho de él, pero La fiera de mi niña es una de esas comedias románticas que dejan claro que era posible hacer las cosas de otra forma, que se podían cuidar los guiones, los repartos, las voces... Que se podía hacer, en definitiva, un producto cuidado y, más importante todavía, una buena película del género. Soñar, en el año 38, parece que aún era posible.


Screwball comedy hasta las trancas

Destaco que esta me resulta una de las fórmulas más odiosas de la comedia romántica, lo que la convierte casi en un desafío. Encontrar una buena comedia romántica es difícil, si encima es una de esas en las que los protagonistas son gente bien que no se soportan pero se van enamorando mientras sucede una serie de absurdeces... estamos ante un verdadero reto. Es un subgénero con unos elementos muy claros y delimitados, que pierde encanto según se aleja del tinte inocente del cine clásico. Aunque también es verdad que las sucesiones de réplicas ingeniosas, una tras otra, ametralladas, es algo que se ha ido perdiendo, lo que anestesia mucho el ritmo que pueden alcanzar estas películas en la actualidad.

En La fiera de mi niña la historia es tan sencilla como siempre: David Huxley (genial, como siempre, Cary Grant) es un paleontólogo con poca personalidad que se va a casar con su fría secretaria. Un día, mientras juega al golf con el abogado de una posible mecenas, conoce a Susan (preciosa y magnífica Katharine Hepburn), mujer alocada, de clase alta y de armas tomar que toma la férrea decisión de casarse con David. Y punto.

Todo sexy (o algo) él.

Si habéis leído los rasgos de las screwball comedies habréis notado que La fiera de mi niña los cumple religiosamente. Esto hace que aunque sea maravillosa en su género, si no os gustan nada los rasgos que lo definen, la película pueda hacerse insoportable. No fue mi caso.

Ritmo e ingenio

Es una forma de proceder muy de la época. Muchas comedias clásicas comparten un ritmo endiablado en el que los personajes intercambian sin pausa agudas réplicas con segundas intenciones y, muchas veces, una sorprendente carga sexual para la época. No digo que ya no se hagan algunas películas con discursos velocísimos (¿alguien ha pensado en los guiones de Aaron Sorkin?) ni que ya no se hagan buenas comedias, pero lo cierto es que resulta raro, a día de hoy, encontrarse comedias con unos diálogos tan afilados y rápidos como los de Dudley Nichols y Hagar Wilde. Antes era, según lo que he visto, la forma habitual de hacer comedia.

La fiera de mi niña aprovecha, por supuesto, el gran carisma y belleza de sus protagonistas. Cary Grant aún jovencito y la siempre siempre encantadora Katharine Hepburn eran un punto, y no solo por sus innegables capacidades interpretativas. En esta película forman un gran equipo, Cary, tras las gafas de David Huxley, y rodeado de una sucesión de aventuras absurdas, define un personaje algo pusilánime aunque curiosamente carismático que se deja arrastrar por las olas de locura de una desatada Susan, toda llena de vida gracias a una eléctrica actuación de Hepburn.

Toda sexy (o algo) ella.

Y así como los personajes y sus diálogos diseñan un ritmo vertiginoso y divertido, la confección de las situaciones, que a veces recurren al humor, casi, de cine mudo (tropiezos, caídas, acciones cruzadas...) se mantiene a la par. Todo en la película respira el mismo aire de diversión rápida, de concatenación de gags, y evita dejar un momento para respirar.


Nota: 10. La fiera de mi niña es una película de ritmo vertiginoso, fantásticos diálogos, grandes actuaciones y personajes, buena dirección, mucho y eficaz humor y, además, ha soportado especialmente bien el embate del tiempo. Peliculón.


miércoles, 18 de septiembre de 2013

Veronica Mars - Temporada 1 - CW

La vida de Veronica Mars ha dado un vuelco en el último año: su novio la ha dejado, su madre los ha abandonado, su mejor amiga ha muerto, y en una fiesta fue drogada y violada. Mientras intenta manejar la situación, ayuda a su padre en la agencia de detectives familiar entre clase y clase.



La verdad es que nunca mostré en más mínimo interés por la serie. No me llamaba la atención la temática ni el ambiente ni me gustaba su estilo adolescente. Pero a raíz del éxito a la hora de conseguir fondos de los fans para hacer una película y la insistencia de Chucky que nos dijo mil veces "es una serie cojonuda", nos animamos a verla. Y bien que hicimos porque estuve enganchadísima las tres temporadas, con las consecuentes quejas de Carlos porque "no quieres ver nada más que Veronica Mars". Y verdad que era.

                     La familia que investiga horrendos crímenes unida, permanece unida.

Los personajes:
- Veronica Mars (): la caída desde lo más alto en popularidad del instituto a lo más bajo, es dura para cualquiera. Si por el camino te quedas sin novio, sin madre, sin mejor amiga y sin virginidad, peor aún. Por suerte, Veronica lo ha afrontado con toneladas de ironía, sonrisas sarcásticas y mala leche. 
- Keith Mars (): tras la muerte de Lilly Kane, Keith lideró su investigación como sheriff de Neptune. Por desgracia para él, se empeñó en que los padres de la chica ocultaban algo y, cuando un ex-empleado de los Kane confesó el asesinato, fue destituido de su cargo. Ahora regenta una pequeña agencia de detectives, mientras intenta mantener a Veronica lejos de los problemas.
- Duncan Kane (): ex novio de Verónica, sortea como puede la muerte de su hermana y las altas expectativas que sus padres tienen en él. Los típicos problemas de los hijos de los supermillonarios.
- Logan Echolls (): hijo de un famosísimo actor de cine de acción, Logan es lo que todos conocemos como un gilipollas. 
- Eli "Weevil" Navarro (): el chico latino que sabe que, en un colegio lleno de niños ricos, está condenado a acabar poniéndoles la gasolina. Mientras espera ese momento, lidera una banda de moteros.



- Wallace Fennel (): recién llegado a Neptune, lo reciben atándolo con cinta americana (muy patrióticos, por supuesto) al asta de la bandera. ¿Quién lo rescata? Nuestra valquiria favorita, Veronica Mars. Y tan amigos desde entonces.

Los actores:
- ¿mis favoritos? Kristen Bell, Enrico Colantoni y Jason Dohring. Fantásticos. Y Amanda Seyfried, como Lilly. 
Siendo una serie adolescente, y aunque es cierto que hay actores mejores y peores, es una suerte que mantengan un buen nivel. Para variar un poco, no tengo muchas quejas en este apartado.



El guión:
- Veronica Mars es un procedimental: resuelve casos por capítulo y tiene una trama que dura toda la temporada. Aunque algún episodio flojea, los casos están bien planteados, los personajes transmiten y trata temas de interés sin ningún tapujo. Porque Verónica Mars combina a la perfección el género adolescente con los peores crímenes: "los chicos populares me torturan" vs "mi padre ha intentado matarme para cobrar el seguro", "mi coche es una carraca" vs "hay un violador en serie suelto por ahí" o "no sé cómo voy a pagar la uni" vs "han asesinado a mi mejor amiga". Esto ultimo unido al carácter sarcástico de Verónica Mars hacen que la serie sea dramática pero con pequeños huecos para el humor.

Mientras Veronica resuelve los casos, nos sirve de guía en un mundo con enormes desigualdades. En Neptune sólo hay un instituto. Si puedes pagártelo, eres la élite del mismo. Si  tienes que trabajar para poder conseguir una educación, estás en la escala más baja. La serie nunca disimula que tener menos dinero equivale a tener menos oportunidades. Como bien dice Veronica en Neptune sólo hay dos clases: la de los ricos y la de los que trabajan para ellos. Y es una parte de la trama de la que tiran continuamente, enlazándola con la principal: el asesinato de Lilly Kane.

La muerte de Lilly Kane, llena de vacíos y agujeros negros que parecen ocultar la verdad una y otra vez. Todo esto ayudado por la fortuna de los Kane, empeñados en cerrar la muerte de su hija lo antes posible. Después el sheriff sospecha de ellos y hacen que lo echen... cosas de ricos.

Veronica Mars toca temas adultos muchas veces vistos desde el punto de vista de una adolescente. Y muchas veces Veronica peca de falta de experiencia e inocencia aunque Keith intente avisarla, como en el capítulo "Un negocio ruso". Es lo que tiene haber sido una pardilla hasta hace un año.



Y enlazo ya para hablarte de los flashback con la versión pardilla de Veronica. Una chica dulce y tímida a la que le gustan los vestidos de princesa y que odia meterse en líos. Son momentos que dejan clara la evolución del personaje y cómo ha llegado a ser lo que es. Momentazos.

Los decorados:
- solo entro en este punto para hablaros de lo mucho que mola que el despacho de los Mars tenga ese aire de los detectives de los años 40, con sus vidrieras y las luces tenues. Es genial.


Nota: un 8. Muy recomendable. Al fin una serie que dignifica el género adolescente.

martes, 17 de septiembre de 2013

Grupo abeliano - Cid Cabido

Una amiga, durante su visita vacacional a Vigo, insistió en que debería leer Grupo Abeliano, que era muy divertido, curioso y que no me iba a arrepentir. Y me fié. Me trajo ella su ejemplar, un fino libro de Xerais con una encuadernación rústica con solapas, con una curiosa portada en la que se ve como 4 o 5 manos quitan calcetines de 6 o 7 pies  bajo el aparente pasotismo de la trabajadora de una lavandería, que parece estar aburrida y pasando de ellos.


Recuerdo que todo cuanto pensé al verlo fue: «Este va a ser un libro raro, raro».

Todo menos trabajar

Grupo abeliano presenta a un conjunto de amigos (o de conocidos... o de más que amigos) que lo único que tienen claro es que no quieren trabajar. No quieren ser víctimas del sistema, quieren vivir a su aire... en el sistema. Moralmente no quieren aprovecharse de él, es solo que tampoco quieren permitir que nada se aproveche de ellos. Y deambulan: comen, beben, se divierten, cogen coches «prestados» dejando notas al respecto (porque robar no está bien), dialogan mucho con cualquiera que se cruce con ellos y demuestran un poder de persuasión completamente inexplicable. Su capacidad de manipular a los demás excede cualquier medida que consideremos posible.

Los miembros de este grupo son indistinguibles unos de otros. El autor nunca indica el número exacto de elementos conformantes, recurriendo siempre a un ambiguo «6 o 7», no da nombres... se limita, a lo sumo, a indicar que lo hizo el que mejor hacía algo concreto: así, puede conducir «el que mejor conducía» o explicarse con un policía «el que mejor convencía a los demás». Esto es todo cuanto sabemos sobre el grupo. Es el grupo el que hace las cosas: el grupo está completamente por encima de los individuos que lo forman, entidades anónimas que contribuyen, únicamente, al éxito del grupo.

La máxima del grupo, tal cual se expresa en el libro es: «Mentres haxa quen vive mal traballando e quen vive como un rei sen rañala, somos partidarios de manternos á expectativa», que por si alguien no lo entiende, podría traducirse como: «Mientras haya alguien que malviva trabajando y alguien que viva como un rey sin pegar golpe, somos partidarios de seguir a la expectativa». Y es sobre este lema sobre el que se articula toda la novela.

Motores últimos de un sistema podrido

Y esa idea tiene tanta importancia en la novela porque no es solo que mueva al grupo, sino que en cierto modo parece condicionar el mundo. Todo parece a la espera del pequeño empujón que es el grupo: hay como una cierta inclinación a hacerles caso. Nadie quiere complicarse, nadie quiere ver demasiado; todos parece que estaban esperando hacer eso que el grupo les pide.

Uniendo esta sensación, que se da a lo largo de toda la novela, con la máxima antes citada, que se expresa con esas palabras en un momento exacto de la novela, pero a la que se recurre formulada de otras maneras en diversas ocasiones, parece que este mundo desea ser corrupto, desea que llegue el grupo con sus razonamientos caóticos, su carisma y su facilidad de palabra y pida lo impensable: que un gobernador dimita para dejar el edificio a un grupo de ocupas; que la policía entregue sus armas... Todo es posible cuando estos 6 o 7 jóvenes toman una decisión.

Pero sin duda, uno de los puntos que más me gustaron de este libro fue como, desde fuera (desde el mundo que rodea al grupo), se intenta buscar un sentido a sus acciones y a su forma de pensar. Intentan comprenderlos introduciéndolos en una corriente de pensamiento conocida: puede que sean comunistas, anarquistas... no sé, ¡algo! La posibilidad de que solo sean unos vagos, gente que quiere dejarse arrastrar por la corriente mientras evita trabajar parece una idea inasumible para muchos de los personajes con los que se cruzan.

Nota: 8,5. El libro es muy entretenido, es ameno e interesante, la forma es curiosa y original y algunos discursos ocasionales como el del final del capítulo V son, sencilla y sinceramente, una delicia. Muy recomendado.



Como curiosidad, un grupo abeliano es un concepto matemático que, si os soy sincero, tuve que pedir que me explicasen. Intentaré transmitir la información de la forma más fiable pero puede que caiga en algún error, así que si alguien tiene el detalle de hacer correcciones, será un placer matizar o corregir esta información:
—El grupo es un concepto matemático conformado por un conjunto de números y una operación. Cualquier par de los elementos del grupo a través de la operación debe dar otro de los números del conjunto. Para poder considerarse grupo, el conjunto y la operación deben tener unas determinadas características: cumplir la propiedad asociativa, tener elemento neutro y elemento inverso.
—El grupo abeliano es un tipo especial de grupo en el que hay un factor más a tener en cuenta, y es que el grupo debe cumplir la propiedad conmutativa. Por ejemplo: 2+3 = 3+2 y -2*3 = 3*-2, así que la suma y los números enteros es un grupo abeliano.
Esa facultad para poder intercambiar la posición de los miembros, supongo, es lo que hace que la novela se titule Grupo abeliano y que haya dejado una explicación arriesgándome a que contenga pequeños (o no tan pequeños) errores.

lunes, 16 de septiembre de 2013

El origen de los guardianes - Peter Ramsey - Dreamworks

El Coco, lleva mucho, mucho tiempo preparando un ataque masivo sobre los niños. El Hombre de la Luna, que todo lo ve, alerta a los Guardianes de sus intenciones y designa un nuevo compañero para ayudarles, Jack Escarcha.



Hemos tardado muchísimo en ver esta película por varias razones: nos hablaron fatal de ella, teníamos la temporada de verano encima y nos pillaron las vacaciones... al final, nos pusimos en septiembre. Un sábado por la noche que decidimos quedarnos en casa y ver algo ligerito, fue la fecha escogida. Lo pasamos genial viéndola. ¡Dentro reseña!



Los personajes:
- Jack Escarcha: el mayor sueño de Jack es que los niños sepan que existe. Se desvive por darles batallas con bolas de nieve, viajes en trineo y la nevadas en Navidad que tanto adoran pero nadie sabe quién se desvela por ellos y Jack se siente solo. Además, los Guardianes lo tratan como a un fenómeno de segunda.
- El Hada de los Dientes: ayudada por sus haditas y los ratones de la División Europea, el Hada de los Dientes es popular y conocida por todos los niños del mundo.
- El Conejo de Pascua: con un aire bravucón y chulesco, es el que más animadversión siente hacia Jack Escarcha. Tuvo la desfachatez de invocar una helada en medio de la campaña de Pascual de hace... demasiados años como para que nos acordemos.
- Sandman: mudo y discreto, Sandman es el miembro más poderoso del grupo y el peor enemigo del Coco, ya que impide que las pesadillas lleguen a los niños.
- Papá Noel: menos ocupado que el resto de los Guardianes, ya que estamos próximos a la campaña de Pascua, Papá Noel es el primero en obedecer al Hombre de la Luna y ofrecerle un lugar a Jack.
- El Hombre de la Luna: el personaje más misterioso de la peli, se dedica a escoger Guardianes y avisarles de los peligros.



Vale, como hace poco he colgado la reseña de la segunda temporada de Pulseras Rojas, vamos a hablar de las similitudes en el diseño de personajes. Tenemos al Imprescindible, el Hombre de la Luna, al guapo, que es Jack Frost, a la chica, el Hada de los Dientes, el listo, Sandman, el líder, claramente Papá Noel y el segundo líder, el Conejo de Pascua. Ains, estos roles predeterminados y retorcidos... Sí, mis quejas sobre este punto son las mismas que en la reseña anteriormente nombrada.


El diseño de personajes:
- me gustó mucho que intentasen darle una personalidad más allá del mito. Papá Noel con su sombrero ruso y sus ropas tradicionales, un Sandman mudo que se hace oír a través de dibujos de arena, una Hada de los Dientes muy parecida a un pájaro, con unas ropas llenas de color y Jack Escarcha, con su aire cetrino y triste. Tal vez el que menos me gustó fue el Conejo de Pascua. No acabo de entender esta necesidad de meter a un personaje "supermolón" en las películas infantiles.



Más detalles geniales: las casas de los Guardianes. Me quedé con las ganas de saber cómo es la casa de Sandman pero el resto de ellas, muy acordes con las personalidades de sus dueños, son un acierto.



La animación:
- puede que en animación, sea lo mejor que hemos visto nunca seguido muy de cerca por Cómo entrenar a tu dragón. Además, al tener personajes que usan la nieve o la arena junto con multitud de escenas nocturnas, componen una espectacular combinación de texturas y colores.



El guión:
- la historia es sencillita y la hemos visto mil veces: malvado primigenio se despierta y los buenos tienen que devolverlo a las profundidades del olvido. Sólo en cómics de La liga de la Justicia, he leído esta trama más veces de las que me gustaría.
¿Cómo han hecho para darle un toque fresco y que no aburra? Dando ambigüedad a Jack. Si lleva siglos solo y los Guardianes siempre lo han tratado con indiferencia, ¿por qué ayudarles ahora? Y el Coco parece amistoso con él desde el primer momento.
La soledad es uno de los grandes temas de la película, junto con el destino y la sed de autoconocimiento.
Lo mejor: el final. Odio que pierdan los malos y la película consiga que me den pena. ¡Son los malos! Pero reconozco que es algo difícil de conseguir y El origen de los guardianes lo hace. Me dan ganas de decirle al Coco: "pero hombre... que te quedas solito. Pacta algo con ellos". 


Nota: un 7. A carcajadas nos hemos pasado la peli. Muy recomendada.



viernes, 13 de septiembre de 2013

Noticias 13 de septiembre

—Parece ser que  la película erótica de Lars Von Trier, Nymphomaniac, va a durar 5 horitas, y se estrenará en dos partes... y parece ser que, a mayores, quieren hacer una serie de televisión en plan spin-off. Casi nada: el viaje sexual de la mujer parece que va a ser realmente ajetreado... o minucioso.


—Parece ser que Zemeckis, con adaptación de Charlie Kaufman, dirigirá Chaos Walking, ciencia ficción juvenil en ambiente distópico. Por ahora, el combo Zemeckis-Kaufman es demasiado como para que no espere con interés más información sobre el proyecto.

—Se confirma un rumor del que se lleva hablando años: AMC prepara Better call Saul, un spin-off de Breaking bad.

—Parece ser que el equipo Warner Bros-J. K. Rowling planea hacer nuevas películas del universo Harry Potter.

—Otra noticia del mismo canal: AMC vuelve a cancelar The Killing. Si te preguntas por el «vuelve a» puedes remontarte por los enlaces de Deadline.

—FX y Liongate se asocian para una serie secuela de American Psycho, la película que lanzó al estrellato a Christian Bale. En principio, suena a proyecto muy del gusto de FX y que puede beneficiarse mucho de las libertades que parecen poder tomarse en la cadena.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Pulseras rojas (2ª temporada) - TV3

El grupo de los Pulseras se ha roto. Jordi no ha vuelto al hospital a visitar a los que quedaron ingresados, Cristina, tras romper con Lleó, se ha ido a estudiar a Toulouse e Ignasi murió dejando un hueco imposible de llenar. Toni ha conseguido un trabajo como celador en el hospital, por lo que pasa mucho tiempo allí y Roc, como el Imprescindible que es, sigue visitando a Lleó siempre que puede.




Tras la primera temporada, cogí con muchas ganas la segunda de esta serie. Había leído que no era tan buena como la primera pero estaba más que dispuesta a permitirle una pequeña caída de la calidad. Pero lo del primer capítulo... eso no me lo esperaba. Con diferencia, el peor de toda la serie: lento, aburrido y desbordante de relleno. ¿Se salva el resto de la temporada? Más o menos. ¡Dentro reseña y cuidado con los spoilers de la primera temporada, que andan sueltos!


Los personajes, ¿cómo están nuestros chicos?

- pues no muy bien porque en el segundo capítulo, los tenemos a todos de vuelta en el hospital. Lleó está peor que nunca, Jordi tiene un bulto en la axila... Parece que el grupo de las Pulseras Rojas está condenado a ser unido sólo en la desgracia.
De todos los personajes, el único que ha sufrido un gran cambio es Jordi. Jordi sale del hospital y vuelve a la rutina, a un mundo hostil en el que haber tenido cáncer lo hace diferente, al contrario de lo que pasaba con las Pulseras. Le cuesta adaptarse y su forma de pasar página es abandonar al resto del grupo a su suerte. Al menos hasta que es ingresado de nuevo. ¿Sobrevivir solo a una estancia en el hospital? No parece una gran opción. El resto de pulseras no cambian demasiado: Cris sigue siendo sensible y excesivamente dependiente, Roc está dispuesto a todo por el grupo, Lleó no ha sido capaz de controlar sus ataques de ira, Toni se preocupa constantemente por el resto, e Ignasi... Ignasi vuelve para hablar a través de Jordi, un Ignasi que actúa como un Pepito Grillo, guiándolo para que recupere el sentido común.



Nuevos ingresos en el hospital:

- Toni, que ahora es celador, trabaja en el ala infantil del hospital. A través de Toni conocemos tres niños con diferentes enfermedades que idolatran a los Pulseras gracias a las historias que Toni les ha contado. Dani, Mariola y Lucas no acaban de cuajar, entre otras cosas, porque no sabemos nada de ellos. Conocemos sus enfermedades y que son grandes fans de los Pulseras Rojas... y ya.  Es imposible cogerles tanto cariño como a los Pulseras porque a penas sabemos nada de ellos. Una pena.
Menos mal que tenemos a Rym, la compañera de habitación de Lleó. Es una chica fuerte y con ganas de luchar contra su cáncer de mama. Conocemos a su familia, la escuchamos con voz propia... de lo mejor que nos ha traído la temporada. Adoro a este personaje.

Los actores:

- Álex Monner ha tomado clases de interpretación y se nota. Recuerdo lo mucho que me quejé de su interpretación la temporada pasada pero en esta lo hace razonablemente bien. Joanna Vilapuig, por contra, parece haberse quedado estancada. Esperaba mucho de ella porque era de lo mejor de la temporada pasada y empieza a preocuparme. El resto de los chicos lo hacen bien, incluso los más pequeños.
Mi única queja es Marc Balaguer pero interpreto que es más por exigencias del guión que por iniciativa propia del actor. Parece continuamente sobreactuado y es una pena porque el chico actúa realmente bien.



El guión:

- o cómo hacemos mal lo que antes habíamos hecho bien. 
Para empezar, tenemos los capítulos de relleno. Dos capítulos enteros que podrían haber quedado en uno solo quitando todas las partes sobrantes. La historia de Benito es importante y todo eso pero no hace falta dedicarle un capítulo entero y menos cuando otras partes de la trama parecen mucho más urgentes e interesantes. 
Otro fallo es que la trama de los niños no acaba de cuajar. Vale, son pequeños, muy monos y están enfermos... pero no acaba de funcionar. Si con Rym lo hicieron tan bien, ¿qué pasó con esta parte de la trama?
Tercer error: la falta de continuidad en algunas tramas. Si echamos a Mercero por los recortes, lo echamos. Que un presidiario secuestre a parte de los pacientes no implica que deje de haber recortes. Pero al capítulo siguiente nos hemos olvidado del despido de Mercero y lo vemos tranquilamente paseando el resto de la temporada. Pues muy bien. 
De la no-novia de Roc tampoco volvemos a saber nada, es la reina de las tramas inconclusas. Roc la visita, dice que está enamorado de ella y ya está. Fin de temporada y no pasa nada. Tampoco Cris, que ha pasado tiempo con ella, hace ninguna referencia a ella, ni siquiera con Roc. Increíble pero cierto.
Cuarto y último error: "Pulseras Rojas" no es, ni nunca lo ha pretendido, una serie musical. Pero en la segunda temporada se les ha olvidado y tenemos minutos y más minutos de escenas sin diálogos en las que escuchamos música y ya. Conste que en el primera temporada fui muy fan de cómo usaban la música pero en la segunda alguien se ha desatado con este tema y nadie puso remedio. 

A pesar de todos los errores y del descalabro del primer capítulo, estoy contenta de haber visto esta segunda temporada. Ha conseguido emocionarme como la primera, he llorado como una tonta capítulo tras capítulo y he recuperado el amor por los personajes. "Pulseras Rojas" ha perdido pero aún conserva parte de la esencia que hizo que te recomendara la primera temporada.



Momentazos:
- el ángel. Este personaje es una maravilla y cada vez que la vemos aparecer Carlos y yo sonreímos. Ese aire siniestro a la par que angelical es fantástico. 
- la madrastra de Ignasi embarazada y este haciendo todo lo posible por ayudarla. El Ignasi fantasma es mucho mejor que el Ignasi vivo, las cosas como son.
- ¡Benito no era el guapo de su grupo, era el líder! Me pareció un detalle genial. Y el hermano, un personajazo.


- Rym. Una mujer joven con carácter, madura, responsable y que sabe lo que quiere. Muy diferente al aire aniñado que aún tienen muchos de los pulseras y una forma de ser muy diferente a la de la frágil Cristina.

Para terminar, y ya que esto se ha comentado mucho en internet y tienen razón. Esta temporada transmite una insoportable sensación de desesperanza: Cris tiene una fuerte recaída de la anorexia, Jordi teme que le tengan que amputar un brazo al igual que hicieron con la pierna y Lleó... tiene 3 cánceres. Y Roc no sabe como relacionarse con el resto de personas tras el coma, por no hablar de las secuelas que tiene. Es desesperante, no parece haber lugar para la esperanza.

Nota: un 6. He dudado mucho sobre la nota porque no tenía claro cuánto había perdido desde la temporada pasada. Tras recordar la montaña de pañuelos de papel usados que producía con cada capítulo, un punto menos es lo justo. 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Sharknado - Anthony C. Ferrante

El tráiler de Sharkado ya lo daba todo, y es que estaba todo dicho: "Sharknado", tiburornado. ¿Qué podía salir mal?

Que nos íbamos a topar con una película malísima era algo que sabíamos desde el tráiler, que ya daba cuenta de esa retorcida muestra de cine de serie B con el sello de cutrerío garantizado de Syfy, que aseguraba también (según nos enteramos mientras veíamos la peli de mano de una verdadera experta en cine B del malo, Bea) un horrible intento de explicación científica. Pero al contrario que con Silent Hill 2, la otra película malísima que reservamos para las vacaciones, con Sharknado esperamos que el marcador diese la vuelta y que el producto acabase en el lado de las genialidades involuntarias.


Casi...

Estuvo a un paso de dar la vuelta. Sharknado es una película entretenida y a menudo hilarante, con un reparto lamentable que seguro que podría mejorarse haciendo una selección de grupos de teatro de instituto. Seguro. Seguro-seguro. Ferrante y su equipo tienen el acierto de hacer que la película se ría de sí misma la mayor parte del tiempo y, de hecho, los momentos más olvidables de la película son aquellos en los que intenta teñirse con un velo de seriedad. ¡Que es una película sobre un tornado de tiburones, señores! Dejad la seriedad para otra ocasión, por favor.

Sharknado arranca en altamar, ya en harina, con el tornado dirigiéndose contra un barco. ¿Cómo iban a esperarse los marineros que surcando el aire se iban a encontrar el mogollón de tiburones? 20 000 tiburones, nada más y nada menos, a lomos de 3 tornados que se dirigen hacia Los Angeles, dispuestos a no dejar nada en pie.

Lo peor de los 90 de nuevo en un producto de ¿primera? ¿segunda? ¿Última? ¿Llegan las categorías a Sharknado?

En Los Angeles tenemos, por supuesto, a nuestros (no) carismáticos protagonistas liderados por Fin Shepard (Ian Ziering, recién revivido desde Sensación de vivir), que junto a sus compañeros de aventura irá a salvar a su exmujer, April Wexler (Tara Reid, que sigue viva pese a todos los pronósticos).

Lo esperable y lo impensable

Hay ciertas cosas que funcionan en Sharknado con el encanto de lo esperable que son siempre estas películas. No hablo solo del cutrerío que lo baña todo, algo también muy representativo del género: hablo de los arquetipos que definen a los personajes, como ese Fin Shepard al que solo le falta llevar tatuado «héroe» en el pecho, de esa tía buena que es Nova Clarke (Cassie Scerbo) y que lucen sexualmente de forma completamente exagerada o de April Wexler esa mujer que dice odiar al protagonista (ha rehecho su vida y todo) pero que sabemos que babea al verlo.

Son todo tópicos, pero en un divertimento como Sharknado funcionan. Porque los creativos saben que el guión es malísimo, el director sabe que la película es lamentable y los actores saben que están dando vida a algunos de los personajes más tristes de 2013. Y ese conocimiento de la propia miseria le da gracia al conjunto.

Los exotécidos (peces voladores) según Syfy.

Además, a ese encorsetamiento tan previsible que hace gracia... se une el absurdo más improbable, tan inimaginable. Es verdad que no suelen llegar a este punto demasiado a menudo, pero es que hay escenas realmente impactantes de puro absurdo: como los tiburones boa, que arrastrándose por el suelo engullen a sus presas a ser posible sin tocarlas con los dientes (refiriéndome a personas como presas, que no a sardinas). Es un espectáculo muy curioso. Pero es otra escena la que se lleva la palma. Uno podría pensar que la primera vez que vio saltar a Ian Ziering con una motosierra hacia la boca de un tiburón y siguió la trayectoria de su salto mientras el escualo caía partido longitudinalmente en dos mitades perfectas, lo había visto todo. Pero se equivocaba. Esa escena fue la antesala. Fue el primer beso de Sharknado, que se reservaba lo verdaderamente fuerte para el final: Nova Clarke ha sido engullida hace un cuarto de hora por un tiburón, cuando la pobre chica se cayó desde un helicóptero (al que no le afectaban las fuertes corrientes de aire del tornado, que según se ve tiene un aire selectivo que solo desplaza tiburones. No comments). Al final de la película, Fin Shepard repite salto, motosierra en mano, y es engullido por el condrictio. Y cuando tras los chorros de sangre del vientre del tiburón asoma la motosierra, y su cuerpo se abre como... vamos a decir como un ojo, de su seno salen Fin.. ¡y Nova! Que está un poco desmejorada pero relativamente lozana todavía. Espeluznante. Qué derroche de talento, casualidad y deseo de sorprender.

Algunos se sorprendieron porque "mucho tuit y muy poca taquilla". ¿A casi 10 pavos el cine? ¿Sharknado? ¿Un telefilme? ¡¿Sorpresa?!

Nota 2... o 6,5: Sharknado es una película de 2. Falla en todo menos en resultar entretenida. Pese a todo, es un pasatiempo bastante divertido... como una comedia funcional y aceptable. Para los que disfrutéis del género, queráis pasar una tarde desenfadada riéndoos con escenas salidas de las mentes más enfermas, Sharknado os proporcionará una hora y veinte de carcajadas moderadas y sorpresas completamente increíbles.