Google+

viernes, 29 de junio de 2012

Noticias 29 de Junio

—Me gustaría empezar desmintiendo un bulo: en Regreso al Futuro viajaron al 21 de Octubre de 2015. Sí, de verdad; lo siento por los retuits que hayáis hecho y por las fotos que hayáis compartido en FB. Pero sí. 2015. True story.

—También me gustaría apuntar que John Carter, que no es un peliculón (cierto es) pero es una correcta película de aventuras a la que tildaron del mayor fracaso en taquilla de la historia (contando solo la taquilla en EEUU, ante de su estreno en el resto del mundo; ¿qué forma tan guay de hacer mediciones y emitir juicios, eh?) ya ha recaudado 32 millones de dólares más de los que invirtieron en su producción. Me alegro mucho. ¿Aún no la habéis visto? Anotadla para un día en el que os apetezca una sencilla y desenfadada película de aventuras/acción. Cumplidora y estéticamente molona.


Bueno, vale... y ahora noticias de verdad.

—Parece ser que nuestro adorado Edgar Wright ha entregado un primer guión para Ant Man (el hombre hormiga, que es uno de los Vengadores en los cómics que yo leí y que tiene el poder de hacerse enorme o pequeñísimo a voluntad... y un casco que le permite comunicarse con las hormigas; ¿qué? Era otra época). No sé qué puede salir de ahí porque lo cierto es que es un personaje que me parece horrible: actitud y poderes, pero el señor Wright tiene un voto de confianza y su compañero al guión, Joe Cornish... casi tiene otro. A ver, a ver.


—Damon Lindelof (Lost) se va a la HBO para adaptar The Leftovers, una novela de Tom Perrotta cuyos derechos adquirió la cadena. La novela plantea el supuesto de que millones de personas desaparecen, sin más, en un instante; y los que se quedaron tienen que lidiar con ello. Parece que últimamente la HBO ha descubierto el placer del no-ultrarrealismo.

—Hugh Boneville (Downton Abbey) y Jessica Hynes (Spaced) protagonizan 2012 (Twenty twelve, por si buscáis más información), una comedia sobre los juegos olímpicos en BBC America grabada como un falso documental (como The Office).

—El estreno de The Newsroom consigue una buena acogida de la crítica en Europa y una muy contrastada en Estados Unidos, donde algunos medios (oh, sorpresa) la ponen a caldo. Lo que es meterse un poquito con el propio país en ciertos sitios. Sorkin tiene el toque moralista de siempre y el toque crítico de siempre, ya le costó Studio 60 hace unos añitos, y parece ser que la crítica yanki va a volver a negarse a ver la evidencia. Al menos, eso sí, la mayoría de críticas y reseñas en Europa, dicen, han sido positivas. HBO, haciendo series para europeos que no pueden contratarla desde...


jueves, 28 de junio de 2012

The Newsroom, premiere

La mayoría de los que seguís el blog asiduamente sabréis que soy fan declarado de la HBO y de Aaron Sorkin. Juntar a los dos, sin duda, era algo que iba a llamar mi atención sin ninguna duda. El producto que unió ambos nombres se llama The newsroom (supongo que a España llegará como La redacción, porque suena mejor que La sala de redacción como título de una serie) y trata sobre el mundo del periodismo televisivo visto desde dentro.

Tal vez alguno haya visto, o le suene, una magnífica perla del mundo de las series de televisión llamada Studio 60, que giraba alrededor de un late night, aunque pocas veces llegábamos a ver gran cosa del mismo. Lo importante era lo que había detrás, los tiempos, los problemas de derechos, los dilemas morales... The newsroom hace algo parecido, pero esta vez desde el punto de vista, mucho más serio, de un telediario.


Will McAvoy (Jeff Daniels) es un presentador de telediario que se mantiene siempre en un gris claro entre todas las posturas, buscando contentar a republicanos, a demócratas y a independientes. Cuando le preguntan directamente, sale por la tangente y hace algún chascarrillo sobre deportes. Hasta que en una mesa redonda en la universidad responde muy duramente a la pregunta de una estudiante. Una estudiante que, por cierto, pregunta: "¿Por qué Estados Unidos es el mejor país del mundo?". Sí, sí, como lo leéis. Su respuesta, sincera y honrada (y discutible en algunos puntos), abre la polémica y lo pone en el punto de mira. Si a esto sumamos lo difícil que es trabajar con él... Bueno, si sumamos eso, tenemos The Newsroom.

El caso es que la serie persigue el ideal del periodismo. Estos señores ya están hartos de la imagen que, cada vez más, se está adueñando de esta profesión; de ser perros de uno u otro bando. Quieren alejarse en la medida de lo posible de todo eso y hacer un periodismo honrado, un periodismo lo más certero posible, de apelar al honor de la profesión e informar sin engañar a los espectadores. La idea, aparte de bonita, la verdad es que está más de actualidad que nunca, ¿no os parece?

El reparto es muy, muy bueno (en general es un aspecto muy cuidado en todas las series de HBO) y en él destacan algunos nombres como Emily Mortimer (es imposible resistirse a esta mujer y a su precioso acento británico) o el al alza Dev Patel.


Tenía cierta confianza depositada en el señor Sorkin (creo que Studio 60, La Red Social y Moneyball son avales más que suficientes), aunque me hizo temer ligeramente cuando la universitaria hizo su pregunta de marras. El caso es que la serie cobra fuerza y ritmo con cada minuto que pasa llegando a un momento climático a punto de terminar el capítulo (de 70 minutos), luciendo un ritmo bien medido y controlado hasta el último momento, las típicas conversaciones saturadas que caracterizan a Sorkin, algún walk and talk (que no falten) y la definición de unos personajes que pueden llegar a ser muy grandes si se les da el tiempo necesario.

La dirección de Greg Mottola mantiene el enfoque realista del guión de Sorkin, a la vez que añade un gran dramatismo. Se centra mucho en las expresiones de algunos personajes, en sus ojos y en sus labios, a la vez que hace algunos paseos algo apurados siguiendo un walk and talk especialmente veloz. La sensación, en cualquier caso, es de un juego de cámaras sólido y cumplidor, muy apropiado para la serie y para adaptarse al ritmo de la misma.

Nota: 9. The newsroom tiene uno de los mejores pilotos que he visto. Comprendo que en un episodio piloto hay que realizar ciertos sacrificios para presentar a los personajes, la idea central de la serie, el universo que lo rodea todo y demás; pero el resultado de este me parece, sencillamente, envidiable.

miércoles, 27 de junio de 2012

X Men: Primera generación - Matthew Vaughn

Ahora que parece que me estoy reconciliando con el cine de super héroes, al que últimamente le están dando la seriedad que creo que necesitaba, me decidí a ver esta película dirigida por el señor Vaughn, quien dirigió también la aceptable, divertidilla y videoclipera Kick Ass.

¿Sabéis? De niño, el avión que aparece en la portada era una de mis máquinas favoritas. Snif... qué tiempos.

Los X Men, dentro de Marvel, son de mis favoritos. Que sí, que los componentes varían y tal, pero el rollo de los mutantes es de lo que más me atrae de ese universo. Con cierto optimismo, por las últimas pelis de súper héroes que he visto (casi todas ellas de Marvel, además) me senté a disfrutar de lo que resultó ser un sencillo espectáculo que se conforma con ser aceptable. Quizá con un guión algo más divertido (como hicieron en Los Vengadores) la película hubiera ganado enteros y hubiera sido destacable, pero lo cierto es que solo es una peli más que puede cumplir su función un domingo de pleno aburrimiento.


Durante la guerra fría un grupo de personas está analizando sus peculiaridades, aceptándolas y adaptándose a ellas. Entre estos individuos destacan Charles Xavier y Erik Lehnsserr (el profesor X y Magneto, en un futuro no muy lejano) que preparan a otros mutantes para evitar un armagedón nuclear. El enemigo a batir se llama Sebastian Shaw y Erik le tiene especial inquina y un pequeño asunto pendiente por resolver.

Os presento a Magneto y Xavier en primera fila. La cachorra es Mística. ¿El resto? ¿De qué resto habláis?

El reparto de la película cumple, no destaca especialmente, pero resultan más o menos creíbles. Quizá el que más destaca sea Michael Fassbender, que encarna a Magneto; seguido de cerca por Kevin Bacon, que hace de Sebastian Shaw. Tanto James McAvoy (Xavier) como Jennifer Lawrence (Mística), como el resto de mutantes resultan meramente aceptables (la jovencísima Jennifer Lawrence estuvo nominada privamente a un Oscar a mejor actriz, por si alguien no sitúa el nombre), quizá debido a unas líneas de diálogo, en general, carentes de gracia. ¿Sabéis esas frases corolarias que todos los héroes (y aspirantes a héroe) sueltan tras un acontecimiento? Pues aquí también las hay, pero si normalmente son de graciosidad discutible... aquí nunca la tienen. Directamente.

Magnífico el contraste entre el negro de uno y el blanco de otros. Malos sí, pero con estilo. La rubia, por cierto, es Emma Frost y la actriz es la de la señora Draper de Mad Men, la hermosa January Jones, aunque el estar cada vez más delgada empieza, creo yo, a pasarle evidente factura.

La dirección es más o menos la que me esperaba del señor Vaughn, muy ornamentada, muy exagerada y muy de videoclip, llena de cambios rápidos de plano, travellings rápidos y acciones a pantalla partida. Es bastante original y, a grandes rasgos, la usa bien; consiguiendo, en mi opinión, uno de los apartados más destacables de la película, aunque por momentos sea demasiado, demasiado sobrecargado.


La historia tiene un desarrollo más o menos predecible, en parte porque conocemos a Xavier, a Mística y a Magneto e imaginamos por dónde irán los tiros de cada uno. No sabemos los detalles, vale; pero sabemos cómo tiene que evolucionar la historia para que los datos coincida. En cualquier caso esto no estropea ni afecta especialmente a la película, que cumple su propósito de entretener, insisto, pero no consigue hacer nada más que eso.


Nota: 6. Es una película entretenida y visualmente está bastante bien. La historia es a menudo demasiado preclara, los diálogos no tienen gracia en absoluto (salvo una gracia tipo Narm) y los actores, en general, aprueban raspadillo. Para un día en el que apetece un entretenimiento ligero, la película vale; para un fan de las pelis de súper héroes la película vale; si no estáis en uno de esos dos casos, podéis ahorrárosla.


martes, 26 de junio de 2012

Taxi Driver - Martin Scorsese

Travis Bickle es un joven taxista neoyorkino, veterano de Vietnam. Como no puede dormir por las noches, coge todos los turnos que puede, sin importarle lo infame que sea la zona en la que da servicio. Obsesionado por la baja moralidad que observa en los habitantes de la gran manzana, su estado mental degenera cada vez más.


La verdad es que la primera vez que la vi no me gustó nada. Me pareció lenta y aburrida. Cuando invitamos a unos amigos a ver una peli en casa y escogieron Taxi Driver, hicimos de tripas corazón para ser unos buenos anfitriones tras cruzarnos una mirada resignada. Y a la media hora estábamos alucinados, ¡peliculón, Soñadores! No sé qué nos pasó la primera vez que la vimos pero Taxi Driver es una buena película. Aunque tengas que verla dos veces para darte cuenta.

Me voy a saltar un poco la estructura que he tomado para mis reseñas y sólo os hablaré de un personaje, de Travis. Travis está loco, completamente. No duerme, miente a sus padres, desprecia a la mayoría de mujeres, odia a los gays, las prostitutas, a los emigrantes, a los comunistas... Vive una fantasía en la que llega a ser agente del gobierno para, semanas después, programar un atentado. Sin duda, Travis es uno de los ejemplos más claros de síndrome del estrés post-traumático.

El guión:
- a pesar de que tienen fallos de ritmo es un gran guión que refleja la escalada de locura de Travis a la perfección. Y Travis es, desde muchos puntos de vista, despreciable. Pero no puedes evitar sentir compasión por él, por su locura, por lo solo y perdido que está.
Momentazos:
- taxistas que: piensan que es una gran idea llevar a una chica a ver porno en su segunda cita.
- La primera vez que Iris entra en el taxi.
- La escena íntima entre Iris y Sport. Es tan... chocante.
- Hablando con el guardia de seguridad de Palantine.
- La conversación con Iris en la cafetería.


La dirección:
- Scorsese prometiendo ser uno de los mejores directores del mundo. Me encanta este hombre y su trabajo. Los planos, la luz... todo es perfecto. Con ese toque de originalidad que siempre da a sus obras. Lo peor: la escena de la masacre. Demasiado caótica y errática. Me dio la impresión de que no acababa de encontrar la  forma en la que quería grabarla. 






Los actores:
- para mí, este es el mejor papel de Robert de Niro. Sé que mucha gente pensará que no es así pero creo que en ninguna otra tiene tanto registro y tan bien hecho. La verdad, impresionante.
Jodie Foster actúa con una naturalidad pasmosa, es Iris.



El vestuario:
- lleno de detallazos. La ropa perfecta de Betsy, lo desastrado que va Travis hasta que se pone su único (y hortera) traje, las gafas de sol de Iris... Y sobre todo, las botas de tacón de Sport. Increíbles.

Curiosidades:
- Robert de Niro condujo un taxi doce horas al día durante un mes para preparar el papel.
- Jodie Foster tenía sólo doce años cuando rodó la película.
- Se pensó en Jeff Bridges para el papel de Travis.
- el mohawk de Robert de Niro no es de verdad, es de piel de caballo.

Nota: un 8. Creo que ha duplicado su nota con el segundo visionado.

Otras obras de Scorsese:
— Uno de los nuestros
— El cabo de miedo.
— Gangs of New York.
— Shutter Island.
— Boardwalk Empire.
La invención de Hugo.


lunes, 25 de junio de 2012

M, el vampiro de Dusseldorf - Fritz Lang

No todos los días uno tiene el placer de encontrarse ante algo como M. Fritz Lang ofrece una historia aparentemente sencilla, pero de un modo nada sencillo; en primer lugar, el director alemán lidia con la incorporación del sonido (que había llegado al cine un año antes) y de cómo este afecta al cine, lidia con los prejuicios de una industria cinematográfica que aún mira dicha incorporación por el rabillo del ojo, como si nada bueno pudiera salir de ahí, y lidia también con el deseo de ofrecer algo intenso, algo profundo sin desprenderse de esa envuelta de sencillez drástica.


En Dusseldorf alguien está secuestrando y asesinando niñas. La policía no consigue descubrirlo y los maleantes locales empiezan a hartarse de tener a las fuerzas del orden con una presencia tan insistente en el barrio, así que toman cartas en el asunto para localizar al asesino y pararle los pies.


¿Y qué hace tan grande a esta película? Podemos aceptar que la historia no es un saco de virtudes, a pesar de que el guión es como una máquina de precisión, asentimental, fría y eficaz a cargo de Thea Von Harbou, que entonces era la esposa de Lang. Es una historia normal, sencilla y directa, como decía. Pero Lang juega con muchas cosas y lo hace muy bien. Hay que destacar, sobre todo, el uso del sonido; primero porque, evidentemente, sería imposible hacer algo así unos años antes y, a la misma altura, por el valor de Lang de hacer algo así entonces, con los medios del momento, un desafío a sí mismo y al cine en general. Las calles del barrio de Dusseldorf en que transcurre la película tienen un sonido propio en el que destaca el jaleo de los niños, con sus canciones y sus juegos. Es cierto que la canción que cantan es pesada, estridente y odiosa, pero está ahí, de fondo. Y su ausencia es tétrica. Funesta. Palpable. Un efecto escalofriante. Esto, este detalle por sí solo justificaría, en mi opinión, el concepto de la película; pero Lang da algunas puntadas más, y el asesino silba siempre un fragmento de En la gruta del rey de la montaña, y esa pequeña pieza llega a convertirse en algo incómodo, en el presagio de algo horrible. El asesino aún no tiene rostro, pero ese pieza silbada nos sirve de identificador. Es obsesiva, macabra y amenazante.

Personalmente creo que es la película en la que me ha parecido más inteligente el uso del sonido. Puede que por aquel entonces los directores lo viesen como una novedad tal que les instase a buscar un uso sorprendente. Lang consigue que el silencio sea temible y que un silbido cree malestar. Todo ello sin más música que la tonada de los niños y que la pieza que silba el asesino; solo el ruido de los pasos, las puertas al cerrarse y los diálogos.


Una vez que tiene rostro asociado, estrictamente hablando, la inquietud toca techo; y es que el actor estuvo magníficamente elegido. Es difícil no sentirse algo intimidado y confuso ante la inquietante y desconcertante cara de Peter Lorre. El señor Lorre con sus ojos demasiado abiertos, con su gesto asustado y nervioso, con su expresión desencajada es, todo él, un increíble acierto. Lo encasilló como villano, es verdad, pero es que el resultado es perfecto.


Ya nos han presentado al señor Beckert, damos paso a la segunda parte. Los maleantes lo han encontrado intentando llevarse a una nueva niña y lo han marcado con una M (de mörder, asesino). Comienza la cacería. Una contrarreloj antes de que llegue la policía de cómo los criminales del barrio persiguen al asesino de niñas sin cuartel. Peter Lorre oculto más por las sombras que por otra cosa, esperando aterrorizado y ofreciendo un nuevo registro. No será el último. Toda esta parte luce una coreografía muy efectiva, que parte de la escena en que lo marcan con la M. El terror de Beckert, que grita a los cuatro vientos que lo han pillado en mitad de su juego, la huida, la persecución...


La tercera parte es el juicio. Supongo que lo más normal es que lo hubiesen despedazado sin mediar palabra, pero solo por lo emotiva que es esta escena vamos a perdonar el detalle. Yo, al menos, voy a hacerlo. Hans Beckert, M, muestra sus palmas, entre nervioso y temeroso y dice que no puede evitarlo, que está enfermo, y cuestiona la validez moral de quienes lo están juzgando. 


Muchos de los planos son muy extraños, primerísimos planos alternados con otros que enfocan hombros o entrepiernas, el enfoque de unos personajes leyendo un panel mientras habla otro al que aún no hemos visto, en otro punto de la sala y corolan una película cuyos ingredientes se combinan, todos, en una espiral de malestar absolutamente irreprochable.


Curiosidades:
—Existe la creencia de que la película se iba a llamar «El asesino está entre nosotros» y que se cambió porque a los nazis no les hizo ni pizca de gracia; pero no fue así. La película cambió de título porque al señor Lang le pareció un título mucho más interesante después de ver la escena del marcado.
—Fritz Lang era muy cruel con sus actores. Peter Lorre fue lanzado por las escaleras una docena de veces. Cuando Lang le ofreció participar en otra de sus películas, el actor rehusó.
—No es Peter Lorre el que silba la canción, es el propio Fritz Lang.


Nota: 9. Hubo dos detalles que no me gustaron: no me gusta que se celebre un juicio, comprendo que había que enseñar lo que enseñan, pero no me parece que esos personajes pudieran responder así, lo habrían matado a palos y ya. No me gustó. La otra es la parte del chivatazo a la policía, no por el hecho de que se produzca, sino porque rompe el ritmo narrativo con todas sus fuerzas. Esta escena se produce durante el clímax y la película, creo yo, ya no es capaz de volver a él.

viernes, 22 de junio de 2012

Los juegos del hambre - Suzanne Collins

Este es el libro con el que estrené el Kindle (quizá en otra ocasión hable del cacharro, por si a alguien le interesa tener datos de primera mano sobre el aparatito). Me ha llevado bastante tiempo leerlo, la verdad es que con las prácticas en empresa, tras esas 8 horazas de ordenador no me apetecía nada ponerme a leer al llegar a casa. Ver una peli sí, tirarme en el sofá y no hacer nada también; leer o jugar a la consola no.

El caso es que Los juegos del hambre me ha gustado mucho más de lo que esperaba; y eso que confío plenamente en la persona que me lo recomendó y me lo hizo llegar. Coincidimos bastante y, en cualquier caso, sabe cuando algo que le gustó va a gustarme a mí y cuando no; pero admito que Los juegos del hambre... no sé, me echaba para atrás: tal vez los prejuicios asociados al fenómeno adolescente-juvenil, tal vez la pinta del tráiler (ya lo he comentado por aquí, no me gusta; aunque ahora, tras leer la novela me disgusta menos, todo sea dicho). En cualquier caso, mis sospechas eran infundadas, Irati tenía razón y el libro me ha gustado mucho.


Los juegos del hambre es una distopía juvenil, al menos en su forma (personalmente considero que tiene detalles bastante adultos, pero a grandes rasgos podemos admitir «pulpo» como animal de compañía y categorizarla en distopía juvenil), y plantea un escenario en el que Estados Unidos está dividido en un Capitolio y 13 distritos subyugados. Un día los distritos se rebelan y el Capitolio los aplasta como a bichos y para que no se vuelvan a rebelar instaura Los Juegos del Hambre, un recordatorio de «a nosotros, queridos ciudadanos de los Distritos, NO se nos tocan las pelotas». Los Juegos del Hambre se celebran una vez al año, el proceso es siempre el mismo, cada distrito (ahora son 12, porque cuando el Capitolio los aplastó como a bichos, al decimotercero lo exterminó por completo) envía a un chico y a una chica de entre 12 y 18 años de edad a algún lugar y allí luchan a muerte, en un programa televisivo que se emite en todos los Distritos. El que sobrevive se convierte en una celebridad y vive una vida de lujo y oropel. El resto mueren, claro; era una lucha «a muerte» de verdad, no rollo de mentirijillas.

El distrito 12 se especializa en la minería y se le llama La Veta (si no es así, quejas a Wikipedia; que mi lectura, esta vez, fue en el original inglés) y sus tributos para la septuagésimo cuarta celebración de estos juegos son Katniss Everdeen y Peeta Mellark. La historia nos la cuenta Katniss y, a decir verdad, es una gran voz narrativa. Esta chica de 16 años es un personaje muy directo, franco y creíble. Su historia alcanza, su tristeza es triste, sus dudas son emotivas y su épica es trepidante. Katniss es una gran protagonista y la señora Collins la explota a la perfección. El hecho de que la muchacha hable en primera persona, a decir verdad, consigue que todo sea demasiado cercano con ella, con lo que facilita la aproximación y la empatía con su personaje, que aunque a veces parezca algo frío y descorazonado, es el personaje que nos está hablando, casi, cara a cara.


El desarrollo en sí es bastante normalito. Tampoco os voy a llevar a engaño. Los puntos fuertes de este libro son otros: es el planteamiento, el universo narrativo, es El Capitolio, los distritos y, por supuesto, los macabros Juegos, ese reality show terrible. Y Katniss y su forma de transmitirnos las cosas. De hecho, a pesar de la escasísima presencia de los otros participantes, yo llegué a empatizar mucho con Rue, por poner un ejemplo. Tímida sombra, pícaro de nivel medio entre el hatajo de patanes que eran gran parte de los contendientes.


También es cierto que algunas cosas sí que no me han gustado. Creo que los Directores de Juego (no sé cómo habrán llamado a los Gamemakers , la verdad, yo elijo «Directores de Juego», en un guiño a mis lectores roleros) a veces toman unas decisiones que aburren y estropean el interés del juego. Lesionar terriblemente a alguien es una puta mierda, así de claro lo expongo. Incluso dentro de la idea de ver cómo unos adolescentes se matan de forma terrible con lanzas, piedras, espadas, hachas y arcos; incluso aceptando esa premisa... lesionarlos de forma pseudodivina es horrible, aburrido y lesivo para el juego. Es mi opinión por supuesto. Otra cosa que no me gusta se deriva directamente del tipo de narración elegida, y es todo lo que pasa de espaldas a la cámara. Como la historia la cuenta Katniss hay muchas cosas que pasan sin más, porque ella no se entera de cómo o cuándo pasaron exactamente. Esto, para Collins es una ventaja increíble porque hay muchos momentos que los apaña con que pasaron y ya está, pero a veces sí eché de menos cierta explicación al respecto. No es una gran queja, que conste, comprendo que las bondades que obtuvo con esta narración compensan con creces a lo que tuvo que renunciar.




Nota: 7. Los Juegos del Hambre es una obra entretenida, amena y de ánimo hostil. Es bastante flamígera y protestona y, sinceramente, creo que va mucho más allá de la historia que cuenta dentro de la arena. Lo importante es todo lo demás, es lo que pasa de fondo, y creo, sinceramente, que consigue transmitirlo desde su increíble sencillez. Bastante recomendable.

jueves, 21 de junio de 2012

Los Muppets - James Bobin


Wallter, un gran fan de los muppets, vive placidamente en el pueblo de Smalltown. Su hermano, para darle una sorpresa, lo invita a visitar Los Angeles con él y con su novia. Durante la visita, descubren por casualidad que el malvado empresario petrolero Tex Richman quiere demoler el antiguo teatro de los muppets para extraer el petróleo que está debajo.

Como buenos fans de los muppets, harán todo lo posible por impedirlo.


Como has podido ver en el grupo de FB, dedicamos los domingos a ver alguna película con fama de infame. Nos hemos llevado grandes sorpresas como In time o John Carter. Supongo que esto hizo que nos confiásemos y pusiésemos Los Mupperts pensando que no sería tan, tan mala. Al fin y al cabo, tiene un 7,5 en Imdb y un 6 en filmaffinity. Error, gran error. Pasa a la lista de películas que no hemos podido acabar de ver. Vamos a hablar de todo lo malo de esta película:



-Los actores:
los niños, aunque mucha gente piense lo contrario, no son idiotas. Como no lo son, no hace falta tratarlos como a tales y, mucho menos, que los actores de las películas hechas para ellos lo parezcan. Porque una cosa es sobreactuar (no miro a nadie, eh, Jonny Depp) y otra muy distinta parecer tonto.

- La música:
lo mínimo que se le pide a un musical es que sus letras y partituras tengan cierta calidad. De toda la película me gustó una canción, una. Un desastre.


- El guión:
¿sale la Rana Gustavo, Gonzo y Peggy y has hecho una película aburrida? ¿No hemos aprendido nada de Los pequeñecos? ¡Qué le corten la cabeza al guionista! Ya, ya sé, es que acabo de leer "Alicia en el país de las maravillas".


Y no tengo mucho más que decir. Los domingos son días de pelis malas y a veces nos sale bien, otras mal y después tenemos catástrofes como Los Muppets.

Nota: un 3. Si tienes niños y quieres castigarlos, ponle Los muppets.

miércoles, 20 de junio de 2012

Attack the block - Joe Cornish

Bienvenidos al mundo de la serie B setentera-ochentera, con sus luces y sus sombras. Attack the block es una película sencilla, con una idea sencilla y un presupuesto muy sencillo, pero el resultado juega en la primera categoría de su cine. Rollo serie B, insisto; que no tiene nada de malo pero se queda en lo que se queda.


Attack the block nos presenta a un grupo de malotes adolescentes de los suburbios londinenses que se dedican a hacer el cafre, atracar a la gente yendo de duros y rondar la casa de un camello. Pero entonces comienza una invasión alienígena y claro, por muy machotes que sean con navajas contra una mujer desarmada; esto de los gorilobos alienígenas se les escapa un poco.

La película combina acción, terror y comedia y, a grandes rasgos, los combina bien todos. Cornish y su equipo, ante todo, le echaron ganas. La película se nota hecha poniendo todo lo que tenían en la parrilla. Los actores son desconocidos (y muy pocos, el barrio debe de tener 7 habitantes, 8 máximo), las bestias son sombras negras con dientes fosforescentes (y son trajes llevados por actores, había 2 trajes para hacer los grandes y 1 para el pequeño) y la mayoría de las conversaciones tienen referencias a música, pelis o personajes de serie actuales entremetidas en los toques gamberros; pero se nota que quisieron hacer todo lo posible con lo que tenían.

¿Esos son los que nos van a salvar?

Attack the block tiene unos diálogos divertidos y unos personajes que parten de ser claros antihéroes, pasan por ser niños a los que el tema se les viene grande y acaban siendo, otra vez, algo parecido a los héroes de la película. Para la mayoría de los críos se trataba de su primera película, aunque Nick Frost y Jodie Whittaker (dos de los adultos de la película) son algo más conocidos; sobre todo el primero, claro, Sancho Panza de Simon Pegg.

Por supuesto, la película requiere una suspensión de la incredulidad notable. Los críos enfrentándose a los alienígenas, las armas, las motos, que la policía parezca ausente en todo momento... nada de ello parece demasiado creíble, aunque no creo que importe demasiado.

La dirección es eficaz. La cámara se mueve muy rápido y tanto los escenarios, como los gritos como el movimiento de los gorilobos alienígenas mantiene pefectamente la tensión. Es una película que no necesita subir el volumen para conseguir el efecto susto, tira más bien del movimiento rápido de las criaturas y de su aparición inesperada. Para mí, que odio especialmente los sonidos estridentes que buscan el susto fácil, fue un punto más a favor de Attack the block.


La música es muy moderna y muy juvenil, llena de hip hop y de música electrónica algo disonante. No fue muy de mi gusto, pero hay que admitir que es la que más se amolda al carácter de la película y al de sus protagonistas.
Sound of da police.
The end (tiene otro título, pero se mete en parte de la trama).


Nota: 6. Attack the block es una película recomendable para un domingo aburrido o para ver con colegas. No es una película que permita grandes reflexiones, pero en su desenfado y sencillez es cundente como pocas.

martes, 19 de junio de 2012

Troya - Wolfgang Petersen

Troya es una de esas películas que pareció levantarse con mal pie. Por alguna razón mucha gente la detesta. Sin más. Puede ser por lo lenta que es a ratos, por lo exagerado de Aquiles (a mí Pitt me gusta mucho, pero creo que en esta película dista mucho de conseguir una gran actuación), porque Orlando Bloom es insultante y soso incluso para alguien tan ridículo y despreciable como Paris; hay diversas razones posibles, pero el caso es que Troya es una de esas películas que, generalmente, caen gordas. Yo, personalmente, quiero romper una lanza (qué apropiado, ¿eh?) por ella.


Empezaré diciendo que, en realidad, las dos horas y media que dura la cinta me resultan algo excesivas; quizá veinte minutos o media hora menos jugasen en su favor; pero a lo largo de esos 150 minutos presenciamos un grato intercambio de épicas frases, trepidantes escenas de lucha y una envidiable paisajística (con algún momento, muy concreto, algo descuidado).


Paris (Orlando Bloom), hijo segundo de Príamo (Peter O'Toole), rey de Troya, es un pichabrava, un maleante e innoble huésped que seduce a Helena (Diane Kruger), la mujer del rey de Esparta, Menelao (Brendan Gleeson), y se la lleva con él de vuelta a Troya, para sorpresa y enfado del primogénito Héctor (Eric Bana), que es quien tiene que poner la cara por las acciones de su hermano pequeño. El rey de Esparta, víctima de la humillación, pide ayuda a Agamenón (Brian Cox) para ir a recuperar su honor perdido, y este accede, más por el interés de conquistar las tierras troyanas que por ayudar a Menelao. Para asegurarse la victoria, Ulises (Sean Bean) convence a Aquiles (Brad Pitt) para que este y sus mirmidones tomen partido por la causa helena; hambriento de leyenda, de un nombre grabado para siempre en la memoria colectiva, Aquiles accede. Y los griegos atacan Troya, en un desembarco de Normandía que inician una veintena de mirmidones comandados por Aquiles.

El bravo y psicópata Aquiles.

Nos encontramos ante un reparto cumplidor pero desigual. Brad Pitt no está en su mejor papel, no desluce pero tampoco destaca, aunque tal vez esa plana ultraexageración de Aquiles era parte de la idea del personaje. De hecho me gusta mucho que tienda a quedarse con el brazo extendido, apuntando con la espada, y su gesto desafiante; acaba siendo como un sello del personaje, y creo que es muy apropiado. Entre los distintos reyes, creo que el premio es para Peter O'Toole, aunque tal vez se deba a que le han dado al personaje más humano y al que tiene que lidiar con sentimientos más complejos. Eric Bana consigue a un Héctor bastante creíble y con el que resulta fácil empatizar; pero el actor que se come sus escenas es Sean Bean, esto es tan así que a veces resulta un poco lesivo para la película en general; Brad Pitt, por ejemplo, que cumple con su papel y del que no tengo mayor queja, parece un secundario de paja cuando discute con Ulises.

El astuto Ulises.

Wolfgang Petersen dirige con maña, sin especial lucidez pero con maña, esta película llena de extras y de batallas, que alterna acción y tranquilos diálogos entre las sábanas casi a partes iguales. Las coreografías de combate están bastante conseguidas en los uno contra uno (aunque algunas se resuelvan a un solo golpe se ven lucidas), especialmente en el duelo entre Aquiles y Héctor a las puertas de Troya; duelo en el que, por cierto, los actores se negaron a usar especialistas. Algunos recursos, como el cambio de coloración (mucho más fría) de la imagen cuando los mirmidones se retiran de la batalla o el regreso a tonos más cálidos cuando vuelven me parecieron una gran idea, pero lo cierto es que la escena es tan apurada que los cambios (más el primero que el segundo, todo sea dicho) parecen algo precipitados.

El honorable Héctor.

El guión, de David Benioff, me parece, realmente, un gran trabajo. Puede que quedase oculto bajo las batallas, bajo el clamor de las espadas y bajo el peso de su apabullante reparto, pero creo que es el guión el que mantiene esta nave a flote en todo momento. Benioff consigue una historia muy épica y a la vez cercana, consigue volver a hablar de temas mil veces trillados y entretener y, sobre todo, consigue que unos diálogos tan recargados no suenen ridículos. Troya suena a épico cantar, suena a gloria de leyenda; pero se mantiene cercana y sin caer (que era lo más fácil) en el ridículo más teatrero.

La hermosa Helena y el ruin, miserable, mal invitado y poco viril Paris. Un Arquero, menuda nenaza...

La música es épica y adecuada, aunque despunta pocas veces por encima de la imagen. James Horner hizo un trabajo digno, pero creo que carece de brillo y de personalidad. Una banda sonora más entre otras muchas.

"Dices que quieres morir por amor, pero no sabes nada de la muerte... y no sabes nada del amor"

Curiosidades:
—El caballo de Troya que se usó en la película se regaló a Turquía y lo tienen expuesto en la verdadera Troya.
—Wolfgang Petersen no quería ninguna actriz para Helena; no quería que esta apareciese en la película porque era imposible que estuviese a la altura de las expectativas que se tenían sobre el personaje. Los productores de la película exigieron que hubiese una Helena y al final escogieron a Diane Kruger. Admito que aunque a mí Diane Kruger en esta película me encanta y me parece preciosa, la idea de no poner a Helena me parece grandiosa. Atrevida, suicida quizá, pero me habría parecido, sin duda, un detallazo genial.

"¿Sabéis que es lo que nos espera ahí, tras esa playa? ¡La inmortalidad! ¡Es vuestra, cogedla!"

Nota: 6,5. Troya no es una gran película, pero es un más que aceptable pasatiempo. Dura algo más de dos horas y media y tiene una considerable sucesión de momentos y frases épicas. ¿Su mala fama? Salvo que se deba a los cambios introducidos sobre La Ilíada y La Odisea (que ahí no me meto) me parece algo injusta. Es una digna película «de griegos».


Otras películas de Wolfgang Petersen:
La historia interminable.
Das boot (El submarino).

lunes, 18 de junio de 2012

Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll

En un caluroso día de verano, Alicia está subida a un árbol leyendo un aburridísimo libro. Corriendo campo a través, aparece un conejo blanco vestido elegantemente. La curiosidad natural de Alicia la hace salir corriendo detrás de él, intrigada por el apuro mostrado por el animal.


Compré el libro con muchísimas ganas. Traía "Alicia en el país de las maravillas", "A través del espejo" y "La caza del Snark" por 8€ y la edición parecía bastante cuidada. Mi idea original era hacer una partida de rol con este libro pero la he desechado casi por completo porque no me ha gustado. Te hablaré en una futura reseña de "A través del espejo" que sí me parece una gran obra pero Alicia... ¡qué decepción!


Los personajes:
- este libro tiene muchos, muchos personajes. Como esta reseña se haría eterna si te hablase de todos,  comento los más importantes o los que más me han gustado.
- Alicia: respondona, inteligente, maleducada en ocasiones... Alicia es uno de los personajes más ricos en matices de todo el libro. Además, evoluciona a lo largo del corto relato. De mis favoritos.
- El gato de Cheshire: este minino y su extraña habilidad para aparecer y desaparecer en el momento indicado. De lo poco que me divirtió del libro.
- El Lirón: con sus descabelladas historias. Me ha parecido genial.
- El Rey: el Rey se dedica a evitar que le corten la cabeza a la gente mientras sonríe e intenta que su señora esposa se calme.

Como puedes ver, faltan muchos personajes. Algunos son más importantes en el libro que en las películas y viceversa, pero son demasiados como para ponerlo en esta pequeña reseña.


El desarrollo argumental:
- lento... o no... el caso es que pasan muchas cosas contínuamente. Creo que ese es el problema. Supongo que tampoco ayuda que muchos de los capítulos no tienen ningún tipo de relación con los siguientes o los anteriores, aunque tampoco creo que Carroll buscase que tuviesen relación o sentido.
Lo que sí me gustaron mucho fueron los pequeños poemas y las canciones que hay por todo el libro. Me parecieron originales y muy divertidas. De lo poco ameno de la obra, la verdad.
Me divertí con los capítulos "Cerdo y pimienta", "El consejo de la oruga" o "El croquet de la Reina" pero en general el libro me aburrió. Se nota que Carroll escribía bien y tenía grandes ideas pero no me ha acabado de convencer.



Los dibujos:
- te he dejado varios a lo largo de la reseña. Me parecen unas ilustraciones preciosas y la humanización de los animales está muy conseguida. ¿Lo qué más me ha llamado la atención? Alicia nunca sonríe. Si tienes el libro a mano, podrás confirmarlo: veintidós dibujos de la niña y no sonríe en ninguno.

La edición:
- es una buena edición, sin duda. Bien traducida, bien maquetada, cómoda y agradable a la vista. Punto extra por el cuidado con el que han traducido todos los poemas y canciones. Ocho euros me parece mucho pero como ya estamos curados de espantos... al menos los he pagado por un buen trabajo.

Nota: un seis. Está bien escrito, las ilustraciones son fantásticas y la idea original está muy bien pero me he aburrido mucho leyéndolo.¿Te ha decepcionado tanto como a mi o soy la única?

viernes, 15 de junio de 2012

Noticias 15 de Junio

—Se comenta que se está en tratos con Hugh Laurie para hacer del villano de esa Robocop de la que, para mal siempre, al final acabo publicando algo todas las semanas.

—Se confirma que la octava sesión de Weeds será la última. Me alegro, aunque es una lástima porque yo ya la dejé hace cuatro o cinco. Showtime NO SABE poner fin a sus series. Hace buenas producciones, pero las estira hasta un punto que son insoportables: ¿eh, Weeds? ¿eh, Dexter? ¿eh, Californication? Una lástima.

—Parece ser que HBO ha encargado el piloto de un drama de espías, The missionary, y en Deadline comentan que están en tratos con Aaron Paul (Jesse Pinkman en Breaking Bad).

—Batman Begins se estrenará en 3D IMAX abriendo boca para el estreno del cierre de la trilogía de Batman de Christopher Nolan.

—Se barajan nombres sorprendentes para los Emmy, sobre todo en cuanto a los actrices. Varios artículos hablan de las posibilidades de Jane Levy (Tessa en Suburgatory) y de la increíble Lena Dunham (Hannah en Girls). ¿Tan jovenes? Será verdad.

jueves, 14 de junio de 2012

La maldición de Dark Lake - A&E


Mike es un escritor de éxito cuya esposa, Jo, acaba de morir en un trágico accidente de tráfico. Durante una grave crisis creativa, se retira a descansar a su casa del lado, al lado de un encantador pueblo, intentando olvidar a Jo y dejar atrás a su fantasma.

                                

Se supone que esta mini serie iba a ser una adaptación de la famosa novela Stephen King, "Un saco de huesos". No lo han hecho muy bien. Lo han hecho tan mal que no hemos acabado de verla.

Al principio, cuando vi pequeños cambios, no me preocupé demasiado. No me parece mal que se tomen licencias para adaptarlas obras al cine o a la televisión. Pero según iba avanzando la trama, cada vez los cambios eran mayores y mucho más dañinos para el desarrollo de la historia.

Fallos terribles:
- Mike no hereda la casa, la escoge. La escoge porque Sara lo empuja a ello. 
- Jo muere por un derrame cerebral, no la atropella un autobús. ¿Un autobús? ¿En serio?
- el padre de Kyra no es asesinado Mattie porque intentar ahogar a su hija. ¿Cómo se les ocurre meter los ahogamientos al principio de todo? Se carga parte del misterio. 
- los aldeanos no hablan abiertamente de ninguna maldición, esa es parte de la gracia. 
- ¿soy la única que piensa que Pierce Brosnan es demasiado mayor para el papel?
- ¿soy la única a la que le parece bizarro que se líe con Mattie, que a penas parece mayor de edad?
- entiendo que la serie es de bajo presupuesto pero al menos, podrían haber fichado a un director de verdad. Con el dinero que han empleado en contratar a Brosnan, por ejemplo.
- ¿Podemos ver a Jo tirada en la carretera con la cara hecha un mapa pero no la vamos a ver en bikini? No es que tenga especial interés en ello, pero en el libro se trata esto una y otra vez. Vale, es un fallo menor pero ahí está.
- el doblaje es pésimo. Lamentable.


Cosas buenas:
- la actriz escogida para Sara, Anika Noni Rose, es perfecta. Y su voz, maravillosa. Te dejo el vídeo, empieza a cantar sobre sobre el minuto y medio:



 Nota: un 2. Las escenas estáticas y otro por la voz de Sara. Te dejo el trailer pero avisado estás: no la veas, es mucho peor de lo que puedas imaginar tras leer esta breve reseña.


lunes, 11 de junio de 2012

Critters ¡ojo, muerden! - Stephen Herek

Ocho malvados critters se escapan de una cárcel espacial. El alcaide, preocupado por la peligrosidad de los fugitivos, envía a sus dos mejores caza-recompensas para traerlos de vuelta. Mientras se ponen en marcha, los terribles critters aterrizan en un tranquilo pueblecito de Kansas.


Tras reírme varias veces de que Carlos tuviese esta película, decidimos verla. No fue culpa nuestra, es que teníamos pocas ganas de ponernos a buscar pelis decentes y decidimos torturarnos con este bodrio de nuestra infancia. Al final, no era tan mala como parecía. De hecho, me ha gustado mucho más que los terribles e infames goonies. Ante todo, no te la tomes en serio y prepárate para reírte.


Los personajes:
- Helen (Dee Wallace): ama de casa de Kansas. Rubia, mona y asustadiza.
- Harv (M. Emmet Walsh): marido de Helen. Hombre duro de Kansas, protector con su hija, duro con su hijo y amante de las armas.
- Brad (Scott Grimes): el hijo pequeño de la pareja, es un niño revoltoso con la extraña costumbre de construir explosivos.
- April (Nadine Van Der Velve): la primogénida de la familia, es una adolescente con la cabeza puesta en su nuevo novio neoyorkino.
- Charlie (Don Keith Opper): el conspiranoico del pueblo, empeñado en que una invasión alienígena se acerca. Ya sabes, en todos los pueblos pequeños de Kansas hay uno.



Los actores:
- son todos tan sobreactuados como exige la película. De verdad, los caza-recompensas son demasiado inhumanos, la madre es muy gritona, el niño muy insoportable... esto no es culpa de los actores, que sólo hacen lo que les piden pero vamos, que más exagerados no podía ser.

El guión:
- lleno de momentazos terribles. Terriblemente divertidos, quiero decir. Critters se ríe de sí misma, y ese es su gran punto a favor. No intenta ser una película seria. Los diálogos son absurdos, los personajes caricaturescos, en el pueblo podría estar Dorothy con la bruja y Totó...
En resumen, es una película muy recomendable para ver en grupo y reírse mucho. No pretende ser otra cosa.


Los efectos especiales:
- fantásticos. Sin ironía, son fantásticos. La transformación de los caza-recompensas está muy conseguida, los critters son unas marionetas que no lo parecen en ningún momento, las explosiones están bien hechas, la carne mordisqueada es todo lo asquerosa que debe ser... y no han perdido con el tiempo.



El vestuarios:
- el de los caza-recompensas es super molón sin llegar a ser todo lo horteras que podrían ser en los 80.

Nota: un 5. Maliña es un rato largo. Pero lo que te ríes no tiene precio.

viernes, 8 de junio de 2012

Noticias 8 de Junio

Hoy la cosa va de tráilers. Pensé en hablar un poquito del E3, pero estoy un poco saturado con dicho evento. Otro día, si eso.

-Por un lado, aunque ya lo hemos comunicado en nuestro grupo de FB, Prometheus, la nueva película de Ridley Scott, ambientada en el mundo de Alien ha conseguido la máxima puntuación de Roger Ebert, conocidísimo crítico estadounidense. Aquí os dejo su reseña.

-Ya hay tráiler de lo nuevo de Tarantino, Django Unchained, con subtitulado latino de este que pone "chances" para "chances", ya sabéis, ese subtitulado:


-Parece ser que Samuel L. Jackson se une a Gary Oldman en el remake de Robocop. Por cierto, este ya es menos conocido, pero el actor que hará de Robocop será Joel Kinnaman, el poli desastrado de The Killing.

-Aquí os dejo un enlace al nuevo anuncio de Disney, Wreck-it Ralph. Hasta hace un par de días no sabía nada de ella, pero está ganando fama muy rápido en internet por su sentido del humor y su gran cantidad de referencias. Yo, al menos, creo que no le perderé ojo. Aquí, gracias a Ramón, os dejo el tráiler en castellano:


-Guy Ritchie prepara una versión de La Isla del Tesoro. Admito que siempre odié ese libro, a ver qué sale de ahí, al fin y al cabo me encanta cómo dirige ese hombre.

-Esto lo descubrí gracias a Juampa... y he de decir que son risas; pero si no habéis visto The Wire tiene spoilers. Si la habéis visto, eso sí, el vídeo es absolutamente genial:




-Por último, la despedida de este blog al gran Ray Bradbury. Descanse en paz, señor Bradbury.

jueves, 7 de junio de 2012

Estrenos 2012 que abandonamos (II)

Y seguimos con la segunda parte de las nuevas series que abandonamos sin terminar la temporada. Esta vez son dos comedias. Una de ellas podría ser pasable (mala pero pasable, me refiero), la otra, sinceramente, me ha plantearme qué se le pasa por la cabeza a algunos guionistas. Si se les pasa algo, vaya.

GCB

Que al principio iba a llamarse Good Christian Bitches, después Good Christian Belles, pero como las organizaciones cristianas protestaban y protestaban, al final dejaron solo las siglas, aunque a España ha llegado como Golfas, cursis y beatas, al parecer. Mi teoría es que las organizaciones cristianas protestaron porque Dios se sentía muy ofendido con que hiciesen una serie con dicho título. Esas son Sus preocupaciones, todo el mundo sabe que ABC es su canal favorito y estas cosas no se pueden consentir.


El caso es que GCB tuvo un piloto normalito. A Laura le gustó mucho, pero era normalito. Un hombre muere al volante mientras su amante se la chupa y la pobre viuda tiene que volver a Highland Park, Texas, donde un día fue la más cruel y asquerosa de su instituto y le hizo la vida imposible a todas las que no eran tan guays como ella. Y la gente de Texas no perdona. Nunca. Ni muerta.

Un reparto cumplidor en el que destaca Kristin Chenoweth (aunque su presencia nos hace saber de antemano que va a haber escenas de canto, uno no la contrata a ella en concreto si no la va a hacer cantar) y unos chistes en ocasiones algo críticos con la hipocresía de muchos aficionados a la Iglesia es de lo poco con que esta serie intenta navegar el bravo mar de la parrilla televisiva estadounidense. En mi opinión, en cualquier caso, si bien el bote navega (siendo generosos), parece a punto de hundirse constantemente.

Un humor más negro o una crítica más mordaz podrían hacer que GCB se distinguiese un poco de la horda de comedias ligeras a las que se enfrenta, pero siendo una más... es una más muy mediocre, y el paso de los capítulos no consigue nada en su favor. Adiós, Chenoweth; ¡siempre nos quedará Criando Malvas!

Nota: 4.


Veep

Esta es una comedia de la HBO sobre una senadora que es ascendida a vicepresidenta de los Estados Unidos, pero es un poco inútil y descubre que no es capaz de hacer frente al puesto. A bote pronto, lo primero que se me ocurre sobre ella es que es uno de los productos con menos gracia (y que presuntamente debieran tenerla, claro) a los que me he acercado sin entrar en el Saco de los Horrores Innombrables (Whitney, I hate my teenage daughter y Are you there, Chelsea?). Veep carece de gracia, pero no es tan mala como para ostentar tan selecta membresía.


Admito que el reparto no parece meramente cumplidor, sino que parece bueno; pero es que los chistes son horribles y muy repetitivos, basados generalmente en lo imbécil y políticamente incorrecta que es por momentos la senadora Selina Meyer. Nos fue imposible terminar el segundo capítulo, aunque íbamos muy marcados por el penoso espectáculo del primero. Una lástima.

Nota: 3.


Otras entradas que podrían interesaros:
Estrenos 2012 que abandonamos (I).

The river.
Smash.

miércoles, 6 de junio de 2012

Los premios Liebster blog de Palacio Onírico - Carlos y Laulau




Esta semana hemos tenido el honor de recibir dos premios Liebster, que agradecemos muchísimo. Los hemos recibido de Raelana, redactora de Escrito en el agua y de Carlos, al que podemos encontrar en La voz de mi ego. Muchas gracias a ambos.

¿Qué son los premios Liebster?
Son una iniciativa destinada a promocionar pequeños blogs, en cuanto al número de visitas se refiere, a través de una cadena de premios simbólicos que los propios bloggers otorgan. Es decir, cada blogger que recibe el premio en reconocimiento a su blog debe, a su vez, otorgar u nombramiento igual a otros cinco blogs de su elección.

Sólo debe cumplir unas simples normas:
1. Copiar y pegar el premio en el blog enlazándolo con el blogger que te lo ha otorgado.
2. Premiar a tus cinco blogs favoritos con la condición de que tengan menos de 200 seguidores y dejarles un comentario en sus entradas para notificarles que han ganado el premio.
3. Confiar en que continúen la cadena premiando a su vez a sus cinco blogs preferidos.


Así pues, estos son nuestros premiados:
- Los archivos olvidados:
Blog dedicado a... a todo lo que pueda salir de la lúcida mente de Frost, su redactor.
Nos gustan especialmente sus artículos sobre política, economía, historia y actualidad. Bien escritos, muy documentados y explicados para todos los públicos. Además, Frost suele aligerar la temática del blog con alguna que otra reseña sobre cine o series. Uno de mis favoritos, sin duda.
Post destacado: Analizando el #marzonegro y sus consecuencias.

- Infumables:
Infumables es un blog dedicado a los peores bodrios cinematográficos: Los pitufos, Catwoman, Eragon, Bratz: la película.... y una larga lista de películas que nunca deberían haber salido a la luz.
Creo que no ha habido post de este blog con el que no nos hayamos reído. Sus notas a pie de imagen son divertidísimas y los resúmenes de las películas no tienen desperdicio. Si queréis algo ligero y divertido, este es un buen blog.
Post destacado: Mamma Mia!

- Lu vs the world:
Historias y más historias. Lu nos regala sus relatos en diferentes formatos y longitudes. Recuerdo con especial cariño la historia de Sombra, porque fuimos los lectores los que votábamos, semana a semana, como seguía la historia.
Post destacado: Capítulo 1: el teléfono.

- Rol the bones:
En esta página encontraréis mucho e interesante material relacionado con el mundo del rol: juegos, temáticas, ayudas al director y a los jugadores, eventos... Todo lo que un buen rolero pueda necesitar.
De la mano de un gran rolero como Calaboso sólo podía salir un blog con esta calidad, de lo mejor que os vais a encontrar en castellano en este mundillo. Si os gustan los juegos de rol, os lo recomiendo al 100%. Un gran trabajo.
Post destacado: Las tres reglas de oro de la improvisación.

- Rumbo a la distopía:
El más reciente en nuestra lista. Mala leche en estado puro, pocas personas pueden escribir tan bien, con tanta gracia y tan cabreadas. Y razón no le suele faltar.
Post destacado: Cuando aprobar no depende de lo que te esfuerces.

Esperamos que te guste nuestra pequeña selección de blogs. Nos vemos el año que viene.



martes, 5 de junio de 2012

John Carter - Andrew Stanton

La verdad es que he tardado en decidirme a ver John Carter, basada en Una Princesa de Marte, de Edgar Rice Burroughs (más conocido por ser el creador de Tarzán, las decenas de adaptaciones al cine se han encargado de que así sea), debido, sobre todo, a las horribles críticas que cosechó a su paso. Los carteles no me prometían mucho, la verdad, y las críticas tan malas que tuvo minaron por completo mi intención de verla.

El caso es que uno de mis amigos, una de esas personas de las que, personalmente, creo que tienen buen criterio, dijo que la película estaba «bien», en su intención de ser correcta sin más y un agradable pasatiempo. Sus palabras no fueron esas, pero la intención estaba ahí. Y el caso es que al final vi la película y, sincera y simplemente, la película está bien. Sí, en su intención de ser una correcta película de aventuras y hacer pasar al espectador un rato entretenido. Tal cual.


Andrew Stanton, director y guionista de la casi perfecta Wall-E y de Buscando a Nemo y únicamente guionista de las películas de Toy Story, entre otras, (vamos, que el hombre es la mitad de Pixar) se introduce en el mundo de la imagen real con pies cautos (esto es, dejando un gran porcentaje al mundo del ordenador) y proporcionando una sencilla historia de aventuras y descubrimientos, con tiempo para la acción (que es un poco... mediocre), para el romance y para sacarse una segunda historia que, para mí, es lo mejor de la película. Con mucho. Up tiene la historia de amor, ¿sabéis? Esa que en 10 minutos hunde a Crepúsculo en la fosa oceánica de la que nunca debió haber salido: R'lyeh, o algo así; y John Carter tiene la historia de Carter y Burroughs, la herencia y la paranoia. Y es grande. También tiene poca presencia respecto a los 130 minutos de la película, pero es una guinda perfecta para la película.

John Carter trata sobre las aventuras y desventuras que un hombre así llamado, un hombre de mal vivir que busca una mina de oro mientras la caballería y los indios se sacan los ojos unos a otros, vive en Marte, adonde ha sido teleportado. Allí lo esperan aventuras, una gravedad inferior, civilizaciones con superficie corporal de color verde, pseudogriegos a bordo de barcazas voladoras impulsadas por energía solar y, por supuesto, la princesa de Marte.


John Carter es... tópico. Es lo que cabe esperar de una adaptación no ridícula de una aventura pulp: tiene escenarios muy evocadores, un diseño de vestuario asombroso lleno de complicados y coloridos ropajes y ornamentadas armaduras, tiene infinidad de lugares que explorar, vastísimos yermos desolados en los que cualquier peligro puede surgir de repente. Sí. La verdad es que la película, en ese sentido (no sé el relato original, lo cierto es que no lo he leído) no creo que vaya a sorprender a nadie. Ya hemos tomado esa sopa antes, pero era una sopa rica.


Puntos fuertes:
—La música, obra de un casi siempre genial Michael Giacchino, al que le empecé a seguir la pista con Perdidos y casi nunca me ha defraudado. Tira un poco de ese sonido algo mecánico del que abusó todo cuanto quiso en la serie antes mencionada, en Fringe y en Super 8, pero en general tira a algo mucho más sobrecargado, con una gama de sonido mucho más amplia de lo que es habitual en él:



A partir de 1:22 y hasta 2:08 la combinación de sonidos me parece increíble.

—Los secundarios:
Dominic West (McNulty en The Wire), James Purefoy (Marco Antonio en Roma) y Bryan Cranston (Eisenberg en Breaking Bad) son razón suficiente para destacar este apartado, pero es que además añado al siempre asombroso Willem Dafoe y a Polly Walker (Atia en Roma) que aunque solo pongan voz a sus personajes ultradigitales, son épicos como siempre. Los protagonistas cumplen sin más, ¡pero menudos secundarios!


«No podía soportar eso sobre mi conciencia. Y sí, tengo una»


—Los primeros pasos en gravedad anómala. No sabría explicar por qué, pero a mí esa escena me pareció maravillosa. Sé que no tiene nada, pero... no sé, grande y punto.

Nota: 6,5. John Carter no va a revolucionar el mundo del cine y ni siquiera va a suponer un pilar para el cine de aventuras contemporáneo (un género que, personalmente, considero que está de capa —y espada— caída), pero en cualquier caso supone un entretenimiento digno, siempre que uno consiga hacer la suspensión de la incredulidad necesaria para no preguntarse por qué lo hace tan especial saltar como un loco cuando hay teleportaciones. Pero vaya...

lunes, 4 de junio de 2012

La gata sobre el tejado de zinc caliente - Tennesse Williams

Los Pollitt se reúne en su hacienda sureña para celebrar el cumpleaños del patriarca, al que llaman cariñosamente "Abuelo". Ha sido un año duro para la familia; Brick, el hijo menor, se ha roto una pierna intentando revivir sus años de gloria como deportista de élite, el Abuelo ha estado enfermo y ha tenido que someterse a largas pruebas. La fiesta reúne a la familia para intentar calmar los ánimos y recuperar el control.


                                                    

Como ya te conté en la reseña de "Un tranvía llamado Deseo", adoro a Tennesse Williams. Es uno de mis escritores favoritos y me encanta casi todo lo que hizo. Seguramente conocerás esta obra por su versión cinematográfica pero merece la pena que le eches un ojo al libro, porque si "Un tranvía llamado Deseo" fue ligeramente mutilado para su adaptación al cine, los cambios en "La gato sobre el tejado de zinc caliente" son mucho más significativos. Los iremos viendo poco a poco.

Los personajes:
- Maggie: o la desesperación en estado puro. Una mujer que lo tenía todo: posición social, seguridad económica, belleza, juventud y un marido a juego. Y su perfecto mundo se ha venido abajo. Brick se ha vuelto alcohólico, ha perdido su trabajo y actúa como si su sola presencia lo molestase.
- Brick: antaño brillante jugador de fútbol americano, la decadencia de su carrera empieza con el suicidio de su amigo Skipper. Aunque intenta trabajar como locutor de retransmisiones deportivas, en alcohol se interpone entre él y sus objetivos.
- Abuelo: un hombre brusco y de formas rudas, sólo muestra verdadero aprecio por Brick y por Maggie, ignorando o directamente despreciando al resto de miembros de su familia. Completamente convencido de que está curado, aprovecha su segunda oportunidad para decir todo lo que le viene en gana sin tener en cuenta los sentimientos ajenos.
- Mamá: se casó con el Abuelo porque se quedó embarazada de Gooper. Todos estos años ha amado incondicionalmente a su marido, haciendo ver que sus desplantes no son más que parte de su carácter, quitándoles importancia a pesar del daño que le hacen.
- Gooper: ha hecho siempre lo que se esperaba de él: estudió derecho, se hizo cargo de parte de los negocios familiares, se casó con la mujer apropiada y tuvo hijos. Y a pesar de ello no ha conseguido ganarse el favor de su padre.
- Edith: la ambiciosa mujer de Gooper parece dispuesta a hacer lo que sea para heredar la hacienda de los Pollitt. No escatima en pullas a Brick y Maggie, ni en publicitar a sus niños como si se tratasen de monos de feria andantes, ni en atenciones hacia Mamá y el Abuelo. Desde luego, es el personaje odiado de la obra.

El guión:
- como siempre en las historias de Tennesse Williams, hay varios misterios que nos van desvelando acto tras acto. ¿Está el abuelo curado? ¿Por qué bebe Brick? ¿Por qué rechaza a Maggie?
Poco a poco, vamos conociendo a los personajes, con sus virtudes y sus vilezas.
Mis pasajes favoritos:
- todas en las que Mamá oculta las lágrimas. ¡Qué entereza tiene esa mujer!
- el Abuelo desatado, diciendo lo que piensa, lo que ha pensado todos los años de su vida, ¿se puede ser más cruel?
- Gooper, herido, preguntándose por qué si todo lo ha hecho bien su padre no lo quiere.
- todas las apariciones de los monstruos sin cuello, que es como Maggie llama a los hijos de Gooper y Edith.
- Brick hablando sobre su alcoholismo, drama en estado puro.
- El Abuelo hablando de su vida con Brick.

Otro punto a favor del guión es como Tennesse trata diferentes relaciones homosexuales. La dulzura de los antiguos dueños de la hacienda de los Pollitt. Cómo acogieron al abuelo y lo trataron como a un hijo, cómo vivieron juntos hasta el final... Una historia que nos dejan conocer a través de pequeños comentarios pero que está llena de cariño y buenas intenciones. El contrapunto es la no relación de Skipper con Brick. Skipper, celoso de la carrera de Brick y de Maggie. Skipper, incapaz de reconocer que ama a Brick y que se suicida cuanto este se siente decepcionado. 


"La gata sobre el tejado de zinc" es, al igual que "Un tranvía llamado Deseo", una historia de sentimientos y reacciones humanas, las buenas y las malas. La gran diferencia es que esta obra es mucho más refinada, menos sucia y más cercana. Es mucho más fácil empatizar con la desesperación de Maggie que con la locura de Blanche.

Premios:
- premio Pulitzer en 1955 al Mejor Drama.

Nota: un 10. Adoro esta obra. No dejes pasar la oportunidad de leerla o pasarte por un teatro. No te decepcionará. Maravillosa como pocas.





viernes, 1 de junio de 2012

Noticias 1 de Junio

Señores, hoy va de Juego de Tronos la cosa, la verdad; avisados estáis.

-Danza de dragones llega a España. La edición en tapa dura costará 46 eurillos de nada; con lo boyante que está el país seguro que se lo quitan de las manos a los libreros. Y, por lo que me cuentan, se niegan a hacer edición digital. Pues nada chavales, suerte estafando a la gente; a ver si el día de mañana podéis ser parte de Bankia o algo.


Sé que no es una noticia... y que probablemente retiren próximamente el vídeo, pero me siento obligado a compartir la versión de Las lluvias de Castamere de los créditos finales del episodio 2x09 de Juego de Tronos. Preciosa.

-El capítulo final de la segunda temporada de Juego de Tronos se emitirá este domingo (3 de Junio) y durará 10 minutos más de lo habitual, según se deduce de la programación de la HBO, que relega Veep (serie de la que no hemos hablado pero de la que deberíais alejaros como de la peste de lo mala que es) a las 22:10. Unos 64 minutos de capítulo para los Stark y los Lannister. ¡Y por si fuera poco ha salido el anuncio de los personajes que se presentarán en la tercera temporada! Si queréis información más detallada, os dejo un enlace en inglés.

-El glorioso trío formado por Edgar Wright, Simon Pegg y Nick Frost vuelve con una comedia cifi, El fin del mundo, que se empezará a grabar este septiembre. Tras las fantásticas Spaced, Hot Fuzz y Shaun of the dead, solo cabe esperarse gloria y maravilla.

-Amour, de Michael Haneke, se lleve la Palma de Oro de Cannes. La verdad es que el argumento recuerda demasiado a Los Descendientes, que ya se llevó hace meses el globo de oro a mejor drama; pero bueno, a ver qué sale de ahí. Os dejo, de todos modos un artículo en el que detallan los premios.

-CDPROJEKT la desarrolladora polaca que hizo el Witcher y su continuación han anunciado un juego de Cyberpunk; el conocido juego de rol. A ver qué sale de ahí, pero los precedentes, desde luego, son para ser optimistas.