Google+

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Palacio Onírico se despide.

¡Hola Soñadores!

Ante todo, no os asustéis por el título de la entrada. A partir de hoy y hasta finales de enero vamos a dejar de escribir reseñas. ¿Nos vamos de vacaciones? No, vamos a mudar el blog a una nueva página que esperamos sea de vuestro agrado. Además, tendremos nuevos redactores y muchas sorpresa.

Esperamos veros en los comentarios porque llevamos muchos años juntos y os echaríamos de menos.

Hasta dentro de muy poco.

Albos y Laulau.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Noticias 21 de noviembre

Pero... ¡hoy no es viernes! Esta semana hay un pequeño reajuste de agenda y os dejamos las noticias hoy. La semana que viene volverán a su espacio habitual de los viernes.

—Se han anunciado los premios Feroz (menudo nombre...), que serán dados por la prensa y la crítica cinematográfica y que se entregarán antes que los Goya. Como ya he leído en diversos medios... «unos Globos de Oro españoles». A ver si premian un cine algo más mayoritario, porque los Goya viven en su propia burbuja de onanismo, y la situación del cine español deja claro que el espectador no se ve bajo el amparo de dichos premios.

—Tráiler de Pompeya, la nueva película de Paul W. S. Anderson:



—La AMC ha encargado el piloto de la adaptación de Predicador, un cómic violentísimo y muy crítico con determinados sectores y con la Iglesia. Entre los aficionados a la obra de Garth Ennis he visto más miedo que interés. AMC puede haber traído al mundo Breaking Bad y The Walking Dead puede tener una enorme legión de seguidores (y otra de detractores, todo sea dicho), pero si ya rebajaron tanto el tono de la historia de zombis... ¿qué van a hacer con Predicador? A los que busquen ultrafidelidad (algo que, no me cansaré de decir, no se le debería pedir a una adaptación) creo que les compensará no tomarse la molestia; personalmente quiero saber qué va a salir de ahí.


FX encarga 13 episodios de The Strain («Nocturna», para quienes conozcan la novela en castellano) a Guillermo del Toro, famoso director y autor de esta trilogía de vampiros, y Carlton Cuse, que fue showrunner de Perdidos. No sé qué tal estará porque una de las personas con las que más coincido en gustos me comentó recientemente lo malas que le parecieron estas novelas... pero el estilo de FX suele gustarme y una adaptación no tiene por qué tomarse el original al pie de la letra.

—Lisa Bonet y su marido Jason Momoa, se unen al reparto de The red road, una nueva serie del recientemente creado Sundance Channel que se estrenará en 2014. El argumento no parece nada del otro mundo, la verdad; pero tras la apasionante y contenida Rectify la espero con ganas.


martes, 19 de noviembre de 2013

Espartaco - Stanley Kubrick

Espartaco, esclavo en las canteras de Libia, es comprado por Léntulo Batiato para entrenarlo en su escuela de gladiadores. Allí, torturado por un amo que lo trata como a un objeto, empieza una revolución que hará historia.



Como fans de Kubrick que somos, parece mentira que aún no hubiésemos reseñado este gran clásico. Como es bastante larga, tres horas, tardamos mucho en animarnos a verla. Al fin, un domingo nos sentamos delante de la tele y nos pusimos a ello. Y fueron tres horas entretenidas. ¡Dentro reseña!


Los personajes:
- Espartaco (Kirk Douglas): hijo de la esclava de un hombre muy adinerado, Espartaco es un hombre orgulloso e inteligente. Mala combinación para un esclavo.
- Varinia (Jean Simmons): esclava de Léntulo, es vendida cuando este descubre el vínculo sentimental que la une con Espartaco. Este hecho es el detonante de la rebelión de los esclavos.
- Antoninus (Tony Curtis): esclavo fugado para unirse a Espartaco, es un hombre cultivado e inteligente que suple las carencias educativas de su líder.

Los actores:
- Kirk Douglas es, muy probablemente, de los mejores actores que jamás podremos ver en pantalla. En Espartaco, interpretando a un hombre que duda de sus ideas, que necesita fuerza para seguir y que se apoya en sus seres queridos, está fantástico. Como siempre.
Jean Simmons, para el papel sosainas de 'chica de...' que le han dado, está muy bien.
Y premio para Tony Curtis, por plantarle cara dignamente a Kirk Douglas.



Hago un pequeño inciso para hablar del casting de actores. En Espartaco, los malos son gente con sobrepeso. Esos malvados y obesos romanos frente a los cuerpos esculpidos de los recios esclavos. Curioso pero cierto.



Guión:
- la película dura tres horas y mantiene bien el ritmo. Al fin y al cabo la historia de Espartaco está llena de rebeliones, traiciones políticas y romance. Y de todo esto, el romance es lo peor. Los inicios de la relación con Varinia son completamente increíbles y todos los encuentros entre los amantes producen el mismo efecto que un dulce de leche relleno de chocolate y cubierto de merengue.
Más problemas con este punto: ¿recordáis cuando en la infame El ataque de los clones pasaban de escenas de batalla a pasteladas y te cortaban en rollo completamente? Pues hace mucho, mucho tiempo esto ya pasaba. Concretamente en Espartaco.



Pero vamos a centrarnos en lo bueno, que este guión tiene mucho de eso. Espartaco es amable con los protagonistas de la revolución y tiene razones históricas para serlo. Un ejercito de esclavos podría haber echado abajo Roma con sus propias manos; pero en vez de eso escogieron pagar barcos para irse tranquilos a vivir en libertad. Y Roma, que por supuesto no podía permitir perder el grueso de su fuerza de trabajo, usó todo lo que estaba en sus manos para impedirlo. ¿Mostrar signos de debilidad a las colonias? ¡Jamás! Además, eran sus esclavos. Podrían pasar a ser de otros pero libres, libres nunca. Nada nuevo bajo el Sol.
Es interesante ver cómo se dispone el tablero en ambos bandos. Con las virtudes y errores de cada uno. Pocas veces en cine tenemos la oportunidad de ver cómo dos enemigos enfrentados maquinan y mueven fichas y Espartaco nos la da. Ver lo organizados y motivados que están los sublevados y cómo los altos generales romanos los desprecian y los minusvaloran es una lección que nadie debería olvidar.

Punto para el guión a la hora de hacer coherentes a algunos personajes, como Espartaco. No, Varinia no, la pobre. Espartaco es un héroe. Es bueno, fiel, honrado y muy orgulloso. Espartaco cree en el bien común, en sacar a los esclavos del Imperio con la menor cantidad de muertes posible. Y todo esto tiene sentido dentro de la película. Como Antoninus, que huye de la casa de su amo tras una extraña conversación sobre ostras y caracoles (claramente no le gustó el menú), encuentra refugio en la causa de Espartaco y se entrega a ella en cuerpo y alma.



Atentos a la famosísima escena de las ostras y los caracoles. La censura de la época, muy aficionada a mutilar películas, se la cargó y no se puedo ver hasta 1991. No me extraña que en el ambiente gay se considere esta una película de culto. ¡Qué valentía rodar eso en los 60, con el macartismo aún coleando!

También hay un pequeño hueco para el humor en la película. Me encanta la escena en la que una mujer mayor se une al ejército de esclavos y Espartaco se queja, diciendo que cada vez hay más mujeres y niños. Y la señora le planta cara echándole la bronca a un hombretón que ya era leyenda. Bronca que acaba con una sonora carcajada por parte de ambos.

Por último, queda hablar del guionista de la película, Dalton Trumbo, uno de los 10 de Hollywood.  Como el marcartismo lo había incluido en su trágica lista negra, Kubrick decidió que era buena idea agenciarse el trabajo ajeno y ponerse en los títulos como autor del guión. Por suerte, Kirk Douglas lo impidió.



La dirección:
- Kubrick cogió la película empezada como favor personal hacia Kirk Douglas. Y a pesar de que se considera que esta es la película que lo encumbró como director, nunca llegó a estar contento con el resultado final de la misma. Primero, porque Douglas, protagonista y productor de la cinta, se negó a volver a rodar el trabajo ya hecho por el primer director. Segundo, porque se nota que Kubrick no tuvo completa libertad a la hora de rodar, como dan fe las continuas discusiones con Douglas.
Cierto es que la película tiene muchas de las virtudes de Kubrick pero pulidas con otro estilo. Poco a poco, Kubrick encontraba su camino.
Ha sido una delicia hacer un ciclo de Kubrick para ver la evolución de su dirección. Os recomiendo muy mucho hacer un pequeño circuito por sus grandes obras. Es una buena experiencia que todo amante del cine debería hacer.

Nota: un 9. Es muy larga pero se disfruta. Recomendada 100%


Otras películas de Kubrick:
Lolita.
El resplandor.
La naranja mecánica.
La chaqueta metálica.
¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú.
2001: una odisea del espacio.
Barry Lyndon.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Downton Abbey (4ª temporada) - ITV

Downton Abbey es una de esas series que esperamos todos los otoños. Las desventuras de los Grantham se han convertido ya en un habitual de nuestros septiembres y octubres... y hasta de nuestras entradas de noviembre. Este año la tomé con cierto interés añadido tras los acontecimientos del especial de Navidad del año pasado (la marcha de Dan Stevens de la serie, vaya), que si bien muchos consideraban el inicio de un evidente declive, yo veía como una puerta de cambio y de nuevos enfoques. El tema con Jessica Brown Findlay había salido bastante bien, ¿no?


La abadía sin Matthew

Matthew ya se había ausentado durante la IGM. Fue en la segunda temporada, donde un montón de ires y venires temporales minaron la consistencia y atractivo de la serie. Aquel campo de batalla no era el suyo. La nueva marcha de Matthew se ajusta mejor: es un tema mucho más controlado que no requiere de cabriolas con la línea narrativa. Y se agradece.

El impresionante hogar de los Grantham da cobijo un año más a casi todos los personajes que ya conocemos. Las tramas de la familia mantienen el tipo con sus geniales diálogos y su inglesidad. Lord Grantham, lady Edith, Cora y la viuda lady Violet alternan grandes momentos, pero lo hacen a la sombra de lady Mary, que es la verdadera protagonista y alma de esta cuarta temporada.

Carson, más imponente y estirado que cualquiera de los nobles de la serie. True story.

En el otro plano de la serie, entre los bastidores del hogar Grantham tenemos unas historias que no acaban de funcionar. Entre la servidumbre nos encontramos con un par de triángulos amorosos completamente desastrosos, con el drama y el dolor que persigue a Bates o a quien se relacione con él (qué gafe tiene ese hombre, por favor...) y con las argucias, todavía sosas y algo insufribles, de Thomas. Lo poco que puede salvar este desaguisado de los criados son los fantásticos duelos entre Carson y Molesley, altivísimos y ultraelitistas, porque son criados, sí, pero señores ante todo. Muy divertidos incluso en los momentos más tensos. Quizá también podríamos salvar el deseo de medrar de Alfred, que lucha por abrirse camino, aunque se afea su trama por la participación en los infames triángulos amorosos antes mencionados.

Sin hoja de ruta

Pero me da la sensación de que el oscarizado Jullian Fellowes a veces exprime la gallina de los huevos de oro sin mucho acierto. Al enfoque historicoide (e histericoide, sí) de la serie debieron de pegarle un tiro en la Gran Guerra, seguro que protegiendo al petulante Matthew; porque en esta temporada ya está todo tan descafeinado, ya importa tan poco el ambiente que me costaría afirmar que existe. Puede que este problema venga de atrás y no lo viese, perdido entre el lujo de los escenarios y la ropa, entre los ingeniosos diálogos de la viuda y la sensual mirada de lady Mary. Sirva de ejemplo la historia (entera) de la insufrible lady Rose con su enamorado. Todo cuanto suscita son unas cuantas miradas y una conversación algo dura (y a pesar de todo indulgente) con lady Mary. O la historia de lady Edith. Parece que los Crawley no se enfadan ante nada. Ni siquiera Violet Crawley, ¿dónde está toda su mordacidad cuando hay que coger la sartén por el mango?

Lady Rose, has rivalizado con la inmundicia de los triángulos amorosos de los criados. Ahí lo dejo.

Como Downton se construye con multitud de pequeñas tramas, hay algunas que funcionan bien, por supuesto: todo lo que ha rodeado a lady Mary, su madurez social, su relación con Tom y su abanico de pretendientes, ha estado genial (y han sido partes muy importantes de la temporada), los problemas de lord Grantham han estado bien llevados, la historia de Molesley ha tenido su punto... Pero no permite ignorar las carencias que ha generado en otros frentes.

Si la quinta temporada se mantiene tan abierta, caótica y loca... creo que la dejaré a medias. La cuarta, desde luego, la acabé de ver por el embrujo de los ojos de Michelle Dockery. Bueno... siendo sinceros, no descarto que vuelva a pasar.

Poco se puede discutir ante esa mirada.

Nota: 6. La mitad de las tramas funcionan y la factura técnica es tan buena como siempre. Cuando consiguen resultar elegantes, Downton Abbey resulta grande; cuando pierden ese toque... se indigesta.

Entradas relacionadas
Downton Abbey (1ª temporada).

viernes, 15 de noviembre de 2013

Noticias 15 de noviembre

—Este es el tráiler de Noé, la próxima película de Darren Aronofski, que lleva ya 3 años en producción:

¿Adivináis de qué va?

—¿Cuántas veces habéis oído que Hollywood se ha quedado sin imaginación y que el futuro inmediato está en la televisión? Pues a la ya larga lista de películas que se adaptan a televisión, y que en mi opinión insinúan que todo es mentira y que hay un deseo nulo de riesgo e innovación o mucha apatía creativa (y que siempre hay alguien que toma ciertos riesgos, ya sea en un medio o en otro), hay que añadir Ghost. Solo de imaginarme 10 o 15 horas de Ghost sufro un pequeño trauma. ¿Qué querrán contarnos? Juraría que es una película que explotó todas las facetas de su modesta historia. Además hay nuevos datos sobre la versión yanqui de Pulseras rojas: se emitirá en FOX y participarán en la serie Margaret Nagle (guionista y productora de un par de episodios de Boardwalk) y Sergio Agüero. Como ya se sabía, la serie estará producida por Amblin (la productora de Spielberg, que se había hecho con los derechos hace ya tiempo).


—AMC renueva Hell on wheels por una cuarta temporada. En su momento vimos muy poco de esta serie y no nos enganchó nada, pero parece que se fue ganando al público. A ver si la retomamos en algún momento... CW, por su parte, da temporada completa a The Originals, Reign y  The tomorrow people. Laura, al menos, se alegrará por la primera de ellas. ¿Alguien se alegra por alguna de las otras dos?

—FX prepara una serie sobre Rasputín, personaje que también será llevado al cine protagonizado por Di Caprio. La verdad es que el final de Sons of Anarchy el año que viene va a ser un golpe para la cadena, que necesita encontrar un nuevo filón.

—La versión reducida salta ahora mismo en muchos vídeos de youtube, así que puede que muchos ya conozcáis al menos una parte de este anuncio de Scorsese. Aquí os queda la versión del director:


Y, en una línea muy diferente, aunque también para un fabricante de ropa, os dejamos también con el anuncio de Wes Anderson para Prada.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Skyrim - Bethesda

Las notas de la prensa especializada en videojuegos siempre van al alza. Es algo que se sabe. Uno puede deducir que si un juego tiene entre un 8 y un 10, seguramente sea bueno. Pero que el 8 es el 6 de una película en Filmaffinity. Esto es así. Según nos acercamos al 10 uno deja de saber qué valoración real corresponde al producto. A estas dudas (Skyrim siempre se mueve entre el 9 y el 10) hay que sumar mi difícil relación con los juegos de Bethesda, que siempre me parecen potencialmente geniales y al final me resultan tediosos. Admito que agarré Skyrim con muchas, muchas dudas.

Jugué algo más de 170 horas y no tengo la menor idea de qué porcentaje llevo del juego ni tampoco me importa demasiado; sencillamente, me veo en disposición de hacer una reseña sincera y meticulosa.


Primeras impresiones

Si algo me llamó la atención originalmente de este juego fue su banda sonora. Empezar Skyrim es llevarse el impacto de escuchar la canción del menú principal, que también será la que acompañe algunos momentos de los más épicos del juego.

A esto habría que añadir el inicio de la historia, con unos efectos de sonido muy cuidados y envolventes, en una secuencia como espectador (en la que solo permiten mover la cámara) en la que se presentan a unos cuantos personajes, de los que cabe destacar a Ulfric Capa de la Tormenta, el líder de la rebelión independentista de Skyrim. El tema es que vamos a ser decapitados por no se sabe muy bien qué, pero un dragón aparece en el último momento (Skyrim empieza poniéndolo todo en el asador) permitiéndonos escapar. «Y así comienza nuestra historia», que diría Theresa en Fable II.

Dicen que si no te mueves no te ven, así que quietecito, verdugo... ¿Coló?

A grandes rasgos, admito que para este punto (habrían pasado unos 30 minutos), Bethesda me había ganado como jugador. Sin horrores mecánicos como el WATS, un buen control de cámaras, unos gráficos tirando a realistas y terriblemente cuidados, unos paisajes muy trabajados, un doblaje al castellano aceptable y, según creía en aquel momento, un aceptable sistema de combate. Disculpadme... ¡es que era mago!

En la primera hora de juego me convencí, casi, de que sí me encontraba ante un juego sobresaliente. Sobresaliente de verdad. Y estaba encantado. Pero...

Empiezan los problemas

Skyrim tiene muchos problemas y algunos son de una gravedad aterradora. Para empezar, sus cuantiosos bugs. En este juego hay muchos. Muchos, muchos. Si uno no actualiza y juega solo con el original en 360 (yo no tengo la consola conectada a internet por sistema y tengo que moverla para dejar que se actualice) es un esperpento. Casi todos los juegos tienen algún problemilla y no suelo cebarme en este tema, pero es que lo de Skyrim es terrorífico: misiones que no pueden completarse, personajes que no aparecen o que no son quienes tienen que ser, puertas que no se abren, objetos que desaparecen, hechos que no suceden en el orden previsto por los programadores haciendo que se bloqueen las misiones, puntos en los que el personaje se precipita al vacío (como al entrar en una casa o corriendo entre las rocas), personajes que se quedan desnudos para siempre (bueno, en ropa interior, que ya sabemos que no se pueden ver pezones en los videojuegos)... Guau, chicos. Comprendo que hacer un juego taaan extenso como Skyrim pueda ser un tema peliagudo, pero yo habría preferido un producto más modesto bien rematado que este saco enorme al que se le sale la sal por las costuras. Sinceramente. Por suerte, las expansiones arreglan algunos de estos defectos (los más graves, quizá) aunque muchos otros permanecen.

Por si estos fallos de funcionamiento no fuesen ya un problema (lo son, y bastante grande); el juego se cala ocasionalmente mientras uno corre por el exterior. Es curioso, nunca me pasó en una ciudad o en un dungeon, pero en terreno abierto tuve quizá unos quince cuelgues (eso sí, en las más de 170 horas de juego que llevo hasta el momento).

Aprovecha para disfrutar del paisaje... ¡el juego podría calarse en cualquier momento!

Cabe destacar también que un juego que pretender encontrar su fuerza en sus argumentos (que son cientos y casi todos bastante interesantes), es un problema que al final cada pequeña subtrama dé la sensación de ser un episodio de Los Simpsons. Solo hay una cosa que se pase de un capítulo a otro: la muerte de un personaje. Si alguien muere, muere. Pero como jugadores podemos arrasar un pueblo que si pagamos la multa podemos convertirnos en el héroe de este; podemos llevar a la sexyvampira de la expansión en nuestras misiones como un acompañante más, incluso en misiones de supuestos enemigos de los vampiros, etc. En ese aspecto, es cierto que Skyrim nos presenta muchas historias, pero lo hace casi más como una película en la que tomamos decisiones puntuales y nos movemos por un argumento ya absolutamente prefijado, que como una partida de rol en la que nuestras decisiones ayudan a dibujar el mundo.

Por si esto no fuese suficiente... el sistema de combate cuerpo a cuerpo del juego de Bethesda es soso y aburrido. Tanto el lanzamiento de conjuros como el combate a distancia está bastante bien, pero el combate a leñazos es una cosa aburrida-aburrida. No es un «error del juego» evidentemente, pero es un problema para una gran franja de personajes.

No os preocupéis, ya solo me queda una queja más: la historia principal. Skyrim, un clásico de los Elder Scrolls, tiene misiones de gremio, misiones secundarias y misiones. Las secundarias son normalitas, las de los daedra y los gremios son geniales y las principales son... sosas. Las misiones de los gremios son tan interesantes que la historia en que se centra el juego parece una película de sobremesa. En el tiempo que llevo jugado apenas avancé la mitad de la trama principal, y solo gracia a que las últimas 6 horas fueron un paseo debido a que tenía demasiado nivel de haber hecho todos los gremios y las misiones de daedra y, en realidad, cualquier cosa que me hubiera salido al paso... y es que la historia principal no resulta atractiva, no es interesante... y no es divertida. Mal.

Habiendo rarísimas misiones daédricas... ¿a quién le va a importar si se es o no el sangre de dragón?

Descubrimientos

Por todo lo expuesto, opino firmemente que Skyrim no puede ser un juego 10. Ni siquiera un 9. Skyrim hace aguas, gélidas, preciosas y con tesoros ocultos, sí; pero aguas. El juego tiene, sin duda, muchas cosas buenas y es un buen juego. ¿Qué es para mí lo mejor de Skyrim?

Las misiones de gremio, que siempre empiezan con historias bastante insulsas pero se van complicando y enrevesando con cada personaje implicado hasta resultar, todas ellas, muy interesantes; el desarrollo de la guerra civil entre los Capas de la Tormenta y el Imperio aliado con esa panda de nazis elfos que son los Thalmor; ir encontrándose gritos escritos en las paredes (aunque la mayoría no se usen nunca, ni siquiera para probarlos); los extraños personajes que son los daedra y sus alocadas aventuras; las localizaciones no señalizadas en el mapa que tienen sorpresas; los diarios y sus retorcidas misiones, las misteriosas máscaras de sacerdote dragón... Hay muchas cosas que funcionan muy bien, que son divertidas, interesantes y adictivas, pero es una lástima que un montón de pequeños problemas y un saco considerable de bugs empañen el juego de esa manera. Si Bethesda no es capaz de hacer a derechas un juego para un jugador, ¿de verdad no os llena de pavor imaginar cómo va a ser su MMO?

Las máscaras son un concepto interesante, aunque la verdad es que solo me encontré un par de ellas.


Nota: 7,5. Skyrim da muchas cosas como nadie y es un juego terriblemente adictivo, pero tiene muchos puntos negros (muchos, demasiados) como para ser un juego 10 o acercarse demasiado siquiera. ¿Lo recomiendo? Sin ninguna duda. Es divertido, épico (a veces cae en el ridículo, como ese momento en que matas a los dragones mientras tomas el café y chateas en FB —¡¡Mal!!— o te pules a dioses o héroes casi-legendarios sin dejarles siquiera tener una acción), tiene unos graficazos y una de las bandas sonoras más espectaculares que os podáis echar a la cara.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Noticias 8 de noviembre

—¿Recordáis cuando comentábamos que Marvel preparaba 4 series y una miniserie para formato cable y streaming? Pues al final se están preparando para streaming, muy a muerte, porque se ha convertido en un proyecto titánico de Netflix que se ha hecho con el pack. Las series tratarán sobre estos personajes: Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Luke Cage. En ese orden, al parecer. Así que ya sabéis, Marvel a tope a partir de 2015 en Netflix.

—Tráiler de X-Men: Días del futuro pasado. ¿No le tenéis ganas al regreso de los mutantes?


—En Rope of Silicon han colgado 13 guiones que pueden descargarse y leerse, que incluyen Frozen, la nueva película de Disney, Rush, Before Midnight, The Past y otras.

Para los fans, que seguro que sois muchos, el tráiler de la segunda entrega de El Hobbit:

Ahora que estoy viciado de nuevo a El Señor de los Anillos, quién sabe, puede que haga combo terrible con el estreno de esta película.

American Horror Story ha renovado por una cuarta temporada, de forma muy poco sorprendente, todo sea dicho. Felicidades a equipo y fans. Aunque la nueva temporada tiene las mejores cifras de público, está despertando dudas en parte de los fieles de la serie. Personalmente creo que mantiene bien el nivel y que aunque sí tiene sus propios fallos, también neutraliza otros de los mostrados hasta el momento. No comprendo el rechazo particular a Coven, la verdad.


Damon Wayans Jr. viene para quedarse. El actor, que ya había participado en el episodio piloto de New Girl pero que no pudo seguir en la serie por problemas de agenda, volvía para un pequeño arco de unos cuantos episodios, pero al final han decidido que se quede hasta el final de la tercera temporada. ¿Se ganará un hueco permanente en la serie?

—Robert Rodriguez liderará la versión televisiva de su Abierto hasta el amanecer, que estrenará su primera temporada de 10 episodios la próxima primavera en el canal El Rey, un canal que empezará a emitir en enero y que pretende ganarse a la población latina. Rodriguez constará como creador y productor ejecutivo de la serie.

jueves, 7 de noviembre de 2013

The good wife (5ª temporada) - In media res

Normalmente esperamos a que se acabe la temporada antes de lanzarnos a reseñar una serie pero The good wife se ha ganado el honor de tener una reseña a mitad de temporada.
¿Por qué? Porque llevamos 5 capítulos de 10 y no se le puede pedir más a una serie. Grandes actuaciones y un guión inteligente y perfecto. Vamos a repasarlos uno a uno.

Esta vez, más que ninguna otra, tened en cuenta que si no veis la serie a ritmo americano, esto está plagadito de spoilers.



Los episodios

Everything is Ending: los asociados de cuarto año deciden quedarse en Lockhart & Gardner unas semanas más para cobrar unos sustanciosos bonos. Alicia no quiere hacerlo pero pierde la votación. David Lee, que huele problemas, empieza a rastrear los teléfonos de los sospechosos de querer irse del bufete. Peter, ya gobernador electo, nombra a Eli su mano derecha. Mientras tanto Will y Diane ayudan a Alicia a salvar a un hombre inocente de la pena de muerte.

Trepidante este capítulo porque la hora de ejecución de la sentencia de muerte se acerca y los abogados negocian e investigan contrarreloj. Saber que Alicia se va mientras Diane se preocupa de que esté contenta, de que progrese y mejore es un puntazo. No nos creemos tu cara de culpabilidad, Alicia, esta vez no cuela.

The Bit Bucket: Neil Gross decide denunciar a la NSA, harto de que estos le hagan perder dinero con las filtraciones del espionaje a usuarios. Como la NSA todo lo sabe y lo escucha, se enteran antes de que les llegue la demanda. Por otro lado, Alicia recibe la visita de su madre, que viene con ayuda para su nuevo negocio bajo el brazo.

Y este es en el capítulo en el que las tornas empiezan a cambiar y los personajes se posicionan. Alicia acepta el dinero de su madre para abrir el bufete y Diane cede a las presiones de la campaña  para la judicatura. ¡Bravo, chicas!

A Precious Commodity: Diane acaba cediendo a la presión de su campaña para jueza y concede una entrevista en la que deja en mal lugar a Will y, por lo tanto, perjudica a Lockhart & Gardner. Los socios deciden expulsarla de la firma y Will le ofrece el puesto a Alicia. En el caso de la semana, una madre de alquiler se niega a abortar un feto con malformaciones graves a pesar de que es lo deseado por los padres biológicos.

Muy, muy tenso. Porque Diane no va a dejar fácilmente todo lo que ha construido y se enroca en las negociaciones. Hace falta un factor desestabilizante que la empuje en una dirección u otra. El caso del episodio, como casi todos los de la serie, fue un caso real especialmente controvertido.

Outside the Bubble: Diane se prepara para grandes cambios, tomar posesión de su cargo como jueza y  su próximo matrimonio con Kurt McVeigh, que choca frontalmente con las ideas de sus amigos. Entre toda la marabunta, gracias a un erróneo cruce de ficheros, empieza a sospechar que Alicia es una de las traidoras que deja el bufete. Además,  Lockhart & Gardner contratan a Elsbeth Tascioni para defenderlos en un caso de acoso sexual.

Este capítulo tiene a Elsbeth Tascioni y, por lo tanto, va a ser de mis favoritos de la temporada. De los mejores personajes que ha dado la serie. Ha sido genial ver cómo desmontan poquito a poco el caso, desestimando demanda por demanda. Cuantos favores le debe Lockhart & Gardner a la maravillosa Kalinda.

Hitting the Fan: al fin el plan de los asociados de cuarto año queda al descubierto y son despedidos. Empieza una lucha por los clientes que acaba en los juzgados y el nombramiento de Diane como jueza queda en el aire.



Me encanta este capítulo. Graham Phillips dijo en twitter que era como La boda roja y tenía toda la razón del mundo. No, no matan a nadie pero la sensación de sorpresa, de que todo se precipita hacia el fin, es la misma. Todo pasa en este capítulo, todas las piezas que se han dispuesto en el tablero se lanzan a un ataque final con todo lo que tienen. Diane saca las uñas para defender un bufete por el que ha luchado durante décadas, Will, traicionado y dolido, se propone destruir Florrick & Agos, borrarlos del mapa y condenar a sus socios al ostracismo. Sobre todo a Alicia, que aparte de haber hecho las cosas mal le dice que son negocios, que no es algo personal. Claro, hace dos horas estabas tonteando con él pero no es personal. Así acabas llorando en el ascensor. Tú tranquila, cuando se cargue tu insignificante bufete, tampoco será algo personal, son solo negocios, querida.


La quinta temporada: los patinazos de los personajes

Por primera vez en cinco temporadas, odio a Alicia. Will tiene razón, es horrible y ni siquiera lo sabe. La forma en la que ha salido de Lockhart & Gardner ha sido la más fea posible. La madre de Alicia siempre ha dicho que su hija es una persona cobarde, con miedo a salirse de las reglas. Pero lo intentó y lo consiguió poco a poco. Construyó una carrera profesional, una estabilidad para su familia y todo lo hizo sola. La temporada pasada vimos a una mujer enfadada porque todo el mundo intentaba usarla. Capítulo a capítulo intentaba demostrar que podía ganar batallas por sí misma, sin beneficiarse de la posición de Peter ni del dinero de su familia. Pero ahora las tornas han cambiado. Alicia quiere tener su propio bufete y nada más que eso importa: ahora el dinero de su madre es perfectamente aceptable y si el puesto de Peter como gobernador la ayuda a conseguir clientes, bienvenidos sean.
Y así Alicia Florrick se convirtió en lo que siempre había odiado. Y Will tiene razón, ella es una persona horrible.



Pero no es la única mujer que ha tropezado esta temporada. Diane ha traicionado a Will, a Lockhart & Gardner y sobre todo, se ha traicionado a sí misma. Pero me resulta mucho más fácil perdonar a Diane. Al fin y al cabo, lleva toda su vida luchando por ser jueza, 30 años de carrera. Y Will ha cometido errores. Esto es un «cada palo que aguante su vela» y no un «destrozo a la gente que me ha ayudado para conseguir lo que quiero».
¿Más tropiezos? Peter. A Peter lo vemos venir de lejos, sabemos que va a caer en viejos errores porque son demasiados años luchando contra sí mismo. Nunca se ha ocultado que Peter es mala persona. Es un buen padre, un buen hijo pero un esposo y político deleznable. Además, le han puesto delante todo lo que necesita: conquistar a la jefa del Comité Ético del Gobernador, Marilyn Garbanza, para poder manejar todo a su antojo. Will está justo donde me gusta verlo: con ganas de pasarse a cuchillo a todo aquel que se le ponga por delante. Bienvenida al otro lado Alicia porque Will va a ir a por todas y tiene el apoyo del público. En Palacio Onírico somos del «Team Will» a muerte. Tú te lo has buscado, bonita.

Nota: un 10. Perfecta. Y ya.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

The neighbors (2ª temporada) - ABC

Aviso: esta reseña se refiere, solo a los 5 episodios que hemos visto de la segunda temporada. ¿Por qué tan pronto? Hasta ahora no habíamos abandonado tan pronto ninguna segunda temporada de una serie de la que hubiésemos visto la primera entera, pero es que tras el chasco de Suburgatory el año pasado, no vamos a pasar el mismo trago otra vez. The neighbors ha caído mucho en el tramo inicial de su regreso y hoy os lo contamos.


Quizá os preguntéis cómo ponemos tan pronto un comentario sobre la segunda temporada de The neighbors, una serie que llegó a España bajo el título de ¡Vaya vecinos! como ya comentamos hace unos meses con motivo de la emisión de su primera temporada. La razón es muy sencilla: todo lo malo que tenía la serie es ahora peor, todo lo bueno que tenía parecen haberlo olvidado por completo.

Man on wire

Hay algunas series, comedias sobre todo, que tienen que enfrentarse a un problema evidente, y es que da lo mejor de sí en una franja muy estrecha. ¿A qué me refiero con esto? El humor es un asunto peliagudo, algo que nunca nos cansamos de repetir en Palacio Onírico, y la frontera entre el detalle divertido y el insufrible es realmente mínima.

La familia de alienígenas con nombres de grandes deportistas tenía su gracia. Le costó un poquito despegar, ciertamente, pero demostró con unos divertidos y veloces diálogos que podían conseguir un buen zumo de aquellas inicialmente poco prometedoras naranjas. Pero era un humor muy situacional, basado en el choque de mentalidades entre los Weaver (una familia de sitcom más o menos estándar) y los alienígenas.

Hasta Dick ha perdido gracia...

Y parecía que con el paso de los episodios, los guionistas iban encontrando ese equilibrio que les permitió salir airosos de su primer paseo sobre la cuerda floja (o sobre el cable tenso, para mejorar la referencia con el fantástico documental que sirve como título del epígrafe); pero este año hay algo que falla: los personajes resultan terriblemente cansinos; la intro cantada por Simon Templeman (Larry Bird), que antes no existía, es pesadísima y cutre en exceso; las tramas abiertas no tienen demasiado interés excepto por el trabajo de Jackie Joyner-Kersee... Todo sigue ahí, son las mismas personas, a veces más exageradas y a veces menos, pero la mezcla de sabores que antes conseguía un plato sorprendentemente delicioso, ahora son incomibles. Una lástima.

Adiós, adiós, queridos alienígenas

Es raro que dejemos una segunda temporada a medias. Dejar un producto en una primera es mucho más fácil, pero es que la caída ha sido bastante grande. The neighbors es una sitcom, y si a una peli de acción se le pide ritmo, a una de aventuras se le pide entretenimiento, y a una de terror se le pide miedo... a la sitcom se le piden risas. Y The neighbors ya no las tiene.

El gag de somos ingleses tuvo potencial... pero no para un episodio entero.

Podría recuperar su perdido humor, sin duda, 5 capítulos no son suficientes para juzgar una serie en profundidad, y nos encontramos casi ante una entrada similar a las que dedicamos a Estrenos 201x que abandonamos, pero es que sinceramente no hay nada que me anime ahora mismo a seguir con esta, antaño, simpática comunidad de barrio residencial.

Adiós, Weaver, adiós aliens.


Nota: «así no». Espero que la temporada mejore mucho y que la retomemos algún día por recomendación de conocidos o de lectores, pero visto lo visto... lo dudo mucho. Qué lástima que con lo que les costó encontrar el punto hace un año, hayan vuelto a perderlo tan pronto.

Otras temporadas:
Primera.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Estrenos 2013 que abandonamos, parte XII

Duodécima entrega de estrenos abandonados.

Drácula (NBC)

Empezamos por la serie sobre el archiconocido vampiro rumano que NBC anunció a bombo y platillo. Para los intransigentes será un insulto porque como adaptación no se parece en nada (o casi), y creo que en ese caso podéis saltaros este epígrafe entero; para los que sea un poco más abiertos a nuevas visiones inspiradas en otra obra, os dejamos esta breve reseña.

Me gustan la sangre, las energías renovables y las katanas. ¡Y bailar!

Lo que primero llama la atención de Drácula es su oscura y efectista escena inicial en la que unos aventureros se cuelan en la tumba del famoso vampiro y uno raja la garganta al otro, que estaba allí para conseguir el tesoro del noble hematófago, y con el rojo líquido, vuelve a la vida el vampiro. Queda para otro día la explicación de por qué había un mecanismo para desclavar a Drácula. Parece que claramente había un cylon infiltrado en el desarrollo del sepulcro.

A partir de esta prometedora escena inicial (con posible cylon y todo) asistimos a una debacle sin sentido. Drácula con una legión de científicos intentando conseguir electricidad sin cables y comparándose con Tesla, una fuente gratuita e infinita de energía y, después, una lucha con katanas. Si tras esto creéis que os puede interesar mínimamente la serie, seguramente sea Vuestra Serie. A mí, a pesar de una cierta gracia irónica, me produjo un incontenible rechazo.

Nota: 3. Una buena factura técnica y una involuntaria capacidad para hacer reír la salvan del desastre absoluto, pero personajes y argumento dejan muchísimo que desear.

Ravenswood (ABC Family)

Este spin-off de Pequeñas mentirosas presenta a cinco personajes unidos por una maldición de la localidad de Ravenswood. Quizá tenga alguna posibilidad de mejora, pero de entrada los personajes son insoportables, el guión carece de gracia o interés, los actores no resultan especialmente creíbles y la dirección parece hecha en una cadena de montaje.

Los córvidos dan caché, pero la serie no sabe aprovecharlo.

La temática, por si alguien prefiere correr el riesgo de todos modos, podemos resumirla en «serie de misterios adolescente». A vuestra cuenta y riesgo queda.

Nota: 2. El piloto de Ravenswood no ofrece nada que anime a seguir con la serie. Quizá conociendo a Caleb Rivers, personaje que ya aparecía en la serie padre, tenga algo más de gracia... pero no nos llevemos a engaño, ni todo el cariño del mundo puede hacer obviar el hecho de que el piloto de Ravenswood es malo con ganas.

The crazy ones (CBS)

Acabó nuestro permiso de mejora a The crazy ones. Hemos visto ya 5 episodios y la serie no ha conseguido despegar. Las fórmulas del piloto se repiten y los personajes se estancan. La verdad es que la mayor parte de ellos ya no me producen ni una mísera sonrisa por capítulo. 

Estáis mucho menos locos y sois menos graciosos de lo que os creéis.

«The crazy ones no se siente cómoda consigo misma. Le falta locura, le falta brillo y le falta aprovechar realmente a los secundarios.», dije cuando hablabámos de las Series en la cuerda floja, y sigue sin hacerlo. Puede que el personaje de Linklater, que ni siquiera aparece en esta portada, haya ido mejorando y ahora mismo sea el que más aporta al interés de la serie, pero es claramente insuficiente. The crazy ones, sencillamente, no da la talla.

Nota: 4. No es, ni mucho menos, una serie pésima; pero tampoco ofrece nada que dé ganas de seguirla semana tras semana. Una pena.

Reign (CW)

María de Escocia se va al instit... al castillo del príncipe Francisco en compañía de sus tres mejores amig... sus damas de honor. Y tienen muchas divertidas aventuras y bailes y paseos y sesiones de maquillaje.

¡Cuánto esfuerzo desperdiciado en fotografía y vestuario!

De fondo hay una serie de intrigas palaciegas a las que se podría sacar cierto partido, pero parece que lo importante de la serie son los bailes, las fiestas y el romance adolescente que a duras penas sacan adelante unos actores bastante planos que no transmiten nada. En el plano técnico, Reign tiene una buena realización, con escenas bien rodadas y llenas de color; y un vestuario bonito y llamativo.

Nota: 3. Reign no tiene nada que ofrecer, pero en el plano más visual está desarrollado como si lo tuviese.

Abandono parcial: The originals


A mayores, he abandonado The originals, también de CW, un spin-off de The vampire diaries que aunque por un lado es mucho más interesante que Dracula presentando, en esencia, la misma historia (primer vampiro que se asienta en un sitio y empieza a tramar una venganza de las gordas), por otro parecía absorbida por su deseo de ser considerada seria. No conseguí pasar del piloto, pero Laura ha seguido con la serie y os dejará una reseña en condiciones cuando acabe con ella. Por ahora parece que le gusta.

Otros estrenos del 2013 que abandonamos:
Estrenos 2013 que abandonamos, parte I.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte II.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte III.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte IV.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte V.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte VI.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte VII.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte VIII.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte IX.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte X.
Estrenos 2013 que abandonamos, parte XI.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Noticias 1 de noviembre

—El creador de Entourage ha tuiteado que las estrellas de su serie han firmado el contrato para participar en la película, que empezará a grabarse en enero, cuando lo permita la agenda de Jeremy Piven, que ahora mismo está grabando Mr. Selfridge. Supongo que la serie mejoraría mucho a lo largo de sus numerosas temporada, pero mi recuerdo sobre la primera es, sinceramente, tan decepcionante como la valoración que le di en su momento: mediocre, mediocre.

—Robert Zemeckis (Regreso al futuro, Forrest GumpContact, Náufrago) prepara la adaptación del cuento infantil El prodigioso viaje de Edward Tulane, que cuenta la historia de un conejo de porcelana incapaz de amar. Zemeckis lleva tiempo sin hacer nada que me emocione especialmente, pero tras su increíble fase entre 1985 y 2000 le seguiré dando todas las oportunidades del mundo. A ver en qué queda esto.

—Os dejamos con un vídeo promocional de la nueva película de Veronica Mars. Parece que hoy va el tema de series que se pasan al cine:

Veronica Mars: Love Triangle from Veronica Mars on Vimeo.

—IMP Awards recopila 37 carteles promocionales de la genial Boardwalk Empire, a la que somos tan aficionados en este blog. La serie, que va ya por su cuarta temporada, cuenta las desventuras de "Nucky" Thompon, tesorero de Atlantic City y capo local.


—Y este es el tráiler de El lobo de Wall Street, la nueva película de Martin Scorsese que se estrenará el 25 de diciembre en Estados Unidos, con 15 minutos menos de los previstos, que si no no daba tiempo a entrar en la carrera por los Oscar; y que aún no tiene fecha de estreno para España.


Ha muerto Marcia Wallace, que ponía la voz en inglés de Edna Krabappel en Los Simpsons. Al Jean ha asegurado que tienen la intención de quitar a su personaje de la serie. Adiós, Marcia; adiós, Edna. Llevo años sin ver las nuevas temporadas, pero esa frustración que destilabas era realmente grandiosa.

—El gag del sofá de Los Simpson versionando El Señor de los Anillos. Hay que ver todo para lo que ha dado este gag...


—Parece ser que CBS está dándole vueltas a un spin-off de Cómo conocí a vuestra madre que se llamaría Cómo conocí a vuestro padre y que, por si lo estáis dudando, contaría la vida de «otro» grupo de amigos y se centraría en la búsqueda de marido de una de sus miembros. ¿De verdad? ¡¿De verdad?! ¿Y por qué no la cuenta Ted también? Un inimaginable giro de guión en el que el Tedioso personaje descubre su homosexualidad, deja a la madre a la que lleva buscando ¡¡¡10 años!!! y empieza a buscar un padre para sus hijos; eso sí que lo petaba.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Peaky blinders - BBC TWO

Hace nada, como parte de mi Estrenos 2013 que seguimos, parte I, os comentaba que había decidido ver hasta el final Peaky blinders, eso sí... se me olvidó anotar que esta vez seguí la serie sin Laura, que la abandonó tras el primer episodio. Tras ver la temporada completa, me inclino a pensar que estará, sin duda, entre las mejores series de la temporada y aquí os dejamos su reseña completa.

Las sucias (y duras) calles de Birmingham

Desde los primeros segundos de serie, tras la breve conversación entre un grupo de chinos con la que empieza, cuando suenan las primeras notas de un potentísimo bajo con un fondo de platos de batería y lentamente asoma Tommy Shelby (imponente y malrollista Cillian Murphy) a caballo, a través del barro y el humo, a través del miedo que casi puede palparse en esos lugareños que corren a esconderse en sus casas o a cubrirse tras carros y muros; desde esos primeros segundos hay una cierta sensación de solemnidad. De encontrarnos ante algo grande.

El cuidado del vestuario, la iluminación, la oscura fotografía de pálida (y muy efectista) luz, la cámara lenta a la que pronto nos acostumbra Otto Bathurst (que será la tónica general del resto de la serie) y la música de la entradilla, Red right hand de Nick Cave & The Bad Seeds, que suena directamente sobre la serie que sigue transcurriendo por debajo, inciden también en que el aspecto técnico ha sido cuidado en la medida de lo posible. Audiovisualmente Peaky Blinders es un gustazo desde el primer momento.



Tommy Shelby es el líder de los Peaky Blinders, un hombre frío, calculador y ambicioso. Desde el primer momento asistimos a sus planes para hacer más grande a su banda, para levantar más a su familia, a través de la madeja social y criminal de una Birmingham que acaba de salir de la Gran Guerra, de unos hombres que acaban de volver de combatir en Francia y que han visto demasiadas cosas como para hacer borrón y cuenta nueva. Tommy empieza la serie amañando carreras y su hermano mayor le recrimina la locura que supone intentar aprovecharse de Billie Kimber y de los chinos; pero no tardan en presentarnos al inspector Campbell, de la Real Policía Irlandesa, con datos de toda la organización de Tommy y en busca de un cargamento de armas perdido. Un cargamento en manos de la banda de los Shelby.

El clan de los Shelby

La familia Shelby y sus colaboradores, todos los integrantes de los Peaky Blinders, forman una estructura muy cerrada, tal y como cabe esperar, una estructura diseñada para proteger al clan por encima del individuo. Todos los Peaky, Shelby o no, son fieles y dedicados, y todos (o casi) son piezas en el juego de tablero mental de Tommy.

Los hermanos son: Tommy, del que ya hemos hablado, Arthur, John y Ada. Arthur (Paul Anderson) es el hermano mayor de los Shelby, un tío visceral con más valor que cerebro. Cree que debería ser el líder de la organización pero lo cierto es que con ser el perro rabioso de Tommy tiene todo lo que es capaz de gestionar. John (Joe Cole) es el más joven de los tres varones Shelby. Perdió a su mujer en la guerra y ahora tiene problemas lidiando con sus 4 hijos. Ada (Sophie Rundle) es la más joven de la familia y no está tan interesada en la odisea criminal de sus hermanos, aunque claramente sí le agrada el olor y el tacto del dinero. Vive un romance con Freddie Thorne, comunista y sindicalista. Hay una Shelby más, Polly (Helen McCrory), la matriarca del clan que se ocupó de los demás cuando eran aún unos críos y que sostuvo a los Peaky Blinders mientras los hombres combatían en la IGM. Es una mujer calculadora, valiente y astuta, y es la única capaz de razonar con Tommy.

La vida se abre camino, inspector Campbell. Téngalo en cuenta.

Al otro lado tenemos al inspector Campbell (Sam Neill), un hombre resuelto y aplicado, quizá carente en cierta medida de la astucia de Tommy, pero con la misma falta de escrúpulos para conseguir sus propósitos. Es trabajador y, en esencia, está dispuesto a todo. Para él trabaja Grace Burguess (Annabelle Wallis), otra persona resuelta y con un objetivo claro. Guapa, inteligente y decidida: un gran combo.

En el horizonte...

La temporada tiene un desarrollo correcto y cumplidor toda ella. Las piezas se colocan bien... sin forzar, sin perder la armonía ni el ritmo de la serie. Dentro del estilo de Peaky Blinders, en el que viven todos los clichés del género mafioso, a ritmo de rock moderno (con esas notas retorcidas y esos acordes intermitentes de los The White Stripes y mucho Nick Cave, entre otros) y de cámaras lentas muy de primera década de siglo XXI, todo encaja a la perfección. Peaky Blinders es una delicia audiovisual y como Steven Knight, Bathurst y Harper también lo saben, recurren a ese factor para arrastrar otros aspectos en los que quizá la serie no resulte tan rompedora.

¿Es acaso particularmente ingenioso el desarrollo de la serie? Pues no, es una típica historia de facciones en las que lo mejor que podemos destacar es que no hay malos ni buenos evidentes. Tampoco es especialmente fría, ni especialmente violenta... ni nada. Peaky blinders destaca en su envoltorio, por lo demás cumple mucho y bien, pero el papel de regalo es perfecto.

«You're bad men, but you're our bad men.»

La primera temporada de esta serie ha cerrado bien las tramas que abrió, quizá ante la duda de si renovarían una segunda, ahora confirmada por la BBC; pero ha dejado una evidente puerta abierta. A Tommy, en esencia, le han salido bien sus jugadas y ha llegado el momento de expandirse. Quizá lo que menos me gusta, no obstante, es ese disparo final. Hemos visto tantas escenas parecidas en cine y televisión que, sinceramente, si no veo la bala reventando cráneo y desparramando sesos... no me lo creo.

Nota: 8. Peaky blinders tiene sus cosas en contra, pero una estética preciosa, una realización y puesta en escena muy cinematográfica, el gran diseño de personajes, acertadísimo reparto y la soltura con la que se ataron todas las tramas abiertas, se merecen la reseña favorable, la buena nota, la recomendación y, sin duda, el visionado. Ya nos contaréis.

lunes, 28 de octubre de 2013

The Newsroom (2ª temporada) - HBO

La primera temporada de The Newsroom tuvo fans tan abnegados como sus detractores. Fue una de esas series que no ponen de acuerdo al público, en las que las virtudes que convencen a uno por encima de los defectos no son suficiente para otros ni por asomo. La ficción de Aaron Sorkin sobre cómo debería ser el mundo de las noticias levantó ampollas por ser un poco tramposa, pero para muchos (entre los que me incluyo), sus velocísimos diálogos llenos de puñaladas, el increíble trabajo de los actores (Jeff Daniels acabó ganando el Emmy al mejor actor de serie dramática por su Will McAvoy), el paseo por la historia reciente estadounidense y la gran dirección, fotografía y montaje, compensaban sobradamente sus trampas y las historias personales aburridas de unos personajes que una vez salían de la redacción no creo que le interesasen especialmente a nadie.

Hay carteles que merecen un premio.

A toro pasado...

Uno de los aspectos que más se había criticado de la primera temporada de esta serie era cómo cargaba contra los periodistas enseñando un modelo prácticamente idílico de la redacción y presentación de noticias. Evidentemente, Sorkin jugaba con ventaja desde el momento en que las noticias de la serie eran reales y ya se habían contrastado durante meses cuando se grabó la serie. Parece que esto escocía, porque no hay otro modo de entender la crítica. The newsroom es una ficción. Sí, usa noticias reales, pero es una serie de televisión, no un telediario. Parece una tontería, pero es lo que hay: The newsroom es una serie sobre un programa de noticias, sí; pero no es un programa de noticias.

Es cierto que la serie era muy idealista (Sorkin siempre lo es) y que sus redactores intentaban contrastarlo todo siempre y confirmarlo antes de emitirlo. Eso no siempre es posible, decían los detractores, porque entonces otros se adelantan a dar la noticia. Siempre me pareció muy curioso que se argumentase esto... Curiosamente, me parece que eso apoya a Sorkin. El mundo de las noticias es una chapuza porque se premia más el rápido y mal que el buen trabajo.

Íntegros y honorables siempre.

El caso es que a Sorkin debieron de llegarle estas críticas (y muchas otras) porque la segunda temporada de la serie es menos tramposa. Los redactores de The newsroom siguen siendo bastante íntegros y profesionales, el tipo de gente que, personalmente, me gustaría tener como periodistas por estos lares; pero la temporada va de que ha habido un error. Uno muy gordo. News Night with Will McAvoy ha dado una noticia falsa y es una noticia grave. Es un error grave. Es un asunto peliagudo.

Así, aunque muchas noticias las siguen dando de forma ejemplar, el eje que articula la temporada es el error, el desastre... porque incluso con un gran trabajo, a pesar de infinitos contrastes y comprobaciones, la sombra de la equivocación está ahí. Primer error corregido.

Personajes que no importaban a nadie

Ese era, a bote pronto y en mi opinión, el verdadero gran problema de The newsroom. Más allá de lo frustrante que pueda ser la serie para un determinado gremio, más allá de lo insultado que uno se pueda sentir políticamente si pertenece al Tea Party, el verdadero problema de la serie (como producto televisivo) reside en unos personajes vacíos por los que resulta imposible sentir nada.

No todos los actores encarnan personajes molones. Lo siento, Dev.

El tono entre el drama y la comedia (la forma que tiene HBO de hacer comedia normalmente) hacía que los personajes saltasen de la seriedad más absoluta, de una tensión impecable representada por el brillante reparto al tono caricaturesco que tuvieron Charlie Skinner (Sam Waterston) y Mackenzie McHale (Emily Mortimer); el primero exaltándose hasta el ridículo y la segunda dejando bastante en entredicho cómo es una de las mejores expertas en comunicación y no sabe usar (en 2012) un teléfono móvil o cómo funciona un email. No me lo trago. Así de claro. No eran los únicos personajes que iban a empujones, por supuesto: Neal Sampat (Dev Patel) un pardillo constantemente obcecado con los OVNI o Sloan Sabbith (Olivia Munn), un portento intelectual con unos problemas para relacionarse que a veces la hacían parecer más Sheldon Cooper que otra cosa también se veían algo defectuosos en su desarrollo.

Por si fuera poco, varios de los personajes estaban unidos por unas tramas sentimentales que no eran creíbles, no eran interesantes y no eran divertidas. Eran el mal. Así de claro. Los amoríos de The newsroom fueron el elemento clave que evitaba que la primera temporada fuese grande. Los afilados guiones de Sorkin conseguían hacerla buena sin duda, pero estaba lastrada por esa artificialidad cutre que guiaba a los personajes en los temas del corazón. El infausto triángulo amoros entre Jim Harper (John Gallagher Jr.), Maggie Jordan (Alison Pill) y Don Keefer (Thomas Sadoski) es el caso más flagrante, pero la relación que unía a Will McAvoy con McHale no se quedaba atrás.

Mortimer y Daniels, sabéis que es cierto.

Y todo lo que puedo decir es que la mejora en este punto es espectacular. No tanto en los primeros episodios de la segunda temporada, donde, aunque reducidos, todavía se aprecian restos de todo ello; pero la mejora en el tratamiento de estas tramas y su menor importancia en pantalla han sido, sin duda, de los mejores cambios que se han podido ver en los últimos episodios de The newsroom.

De hecho, las tensiones amorosas de The newsroom se han movido más, y con mayor firmeza, en estos nueve capítulos, que en algunas series en una década. Buen trabajo.

Nuevos peros...

Si The newsroom ha puesto una especie de solución a las quejas sobre la impoluta presentación de News Night y ha solucionado también la asombrosa pesadez que imprimía a sus relaciones entre personajes, uno podría pensar que ahora sí aspira a ser una gran serie, pero la última ficción de Aaron Sorkin sigue creándose escollos que no es capaz de salvar... o de rodear con suficiente soltura.

Un gran acierto hacer que algunos de los personajes más molones compartiesen pantalla relativamente a menudo.

Uno de ellos es lo que tarda en despegar esta temporada. En principio puede parecer que el que la temporada despegue, realmente, en el quinto episodio no es tanto, pero en una temporada de 9 capítulos es bastante. El principio se hace largo... y excesivamente lento. Sin nada que lo compense, para más inri. Todo episodio de The Newsroom tiene unos cuantos diálogos brillantes muy de la marca de Sorkin (que habrá quien, desde luego, los odie), pero en este inicio de temporada es de lo poco que podemos salvar de la serie.

El otro gran problema trata sobre las resoluciones de la trama principal. Y aquí... ojito con el spoiler, que es de los grandes:
El programa emite una noticia manipulada que asegura que EE. UU. ha utilizado gas sarín sobre civiles en un pueblo en Siria. El problema es que creo que se ve demasiado pronto (o con demasiada facilidad) cómo se va a descubrir la manipulación del vídeo (es tan evidente que resulta algo frustrante, en realidad); ¿Jerry Dantana (Hamish Linklater) es idiota? ¿Cómo ha llegado a productor sénior? Se ha debido dejar los salarios en rodilleras... Y si todos los males acabasen con el inútil de Dantana la cosa aún tendría un pase, pero es que el que Leona Lansing (Jane Fonda), tras todo este tiempo queriendo echar a Will, a Mc y a Skinner se obceque en mantenerlos... suena a excusa: la serie necesita esos personajes, que son su sangre y su alma, como espectadores lo sabemos. Lo peor de todo... es que parece que Lansing también lo sabe.

La tercera temporada ha sido confirmada, que levanten la mano los que vayan a verla.

Nota: 8. En general creo que The newsroom ha mejorado. Los defectos más flagrantes de su primera temporada han sido corregidos (salvo la moralina didáctica), pero la verdad es que algunos elementos de la resolución de sus tramas ha dejado un poco que desear y la temporada ha tardado demasiado tiempo en coger fuerza. Rebecca Halliday (Marcia Gay Harden) y Hallie Shea (Grace Gummer), el seguimiento de la campaña de Romney y el arreglo de las tramas sentimentales han sido un gran acierto.

Otras obras de Aaron Sorkin
The Newsroom, primera temporada.
Studio 60.

viernes, 25 de octubre de 2013

Noticias 25 de octubre

—El cásting que más da la lata desde hace años anuncia un nuevo protagonista tras la salida de Charlie Hunnam: Jamie Dornan se une a 50 sombras de Grey. ¿De dónde podéis conocer al señor Dornan? Los seriéfilos podéis conocerlo por su papel en la primera temporada de Once upon a time, donde interpretó al Cazador; los cinéfilos quizá lo conozcáis de María Antonieta, de Sofia Coppola, donde interpretó al conde Axel Fersen. ¿Qué os parece la elección? ¿Dejará más satisfechos a los fans de las novelas?

—El creador de nuestra adorada Freaks and geeks, Paul Feig, ha anunciado que producirá una película basada en las tiras de Snoopy, aunque en IMDB también figura como director junto a Steve Martino. El estreno está previsto para noviembre de 2015.

Gravity ya supera los 300 millones de dólares recaudados. Felicidades al señor Cuarón, a su equipo y actores. Taquillazo.


—La nueva película de George Clooney, de nuevo con Grant Heslov como coguionista, como ya hicieron con Los idus de Marzo, se retrasa: habrá que esperar hasta 2014 para ver The monuments men, una película sobre un grupo de soldados y expertos en arte infiltrados tras las líneas nazis.

—Y gracias al blog amigo La gruta del freak os dejamos con este a capella a dos voces de varias canciones Disney. ¡Una pasada!


Tim Burton está en tratos para Beetlejuice 2. El guión ya estaría hecho y WB se lo habría ofrecido a Burton, según reza la noticia. Personalmente me parece una idea arriesgada y un poco nefasta: no sé si Burton está preparado para seguir la estela de su divertido y antiguo Beetlejuice y, tristemente, no me imagino la secuela en manos de otro director. A veces es mejor dejar la tierra sin remover.

Showtime renueva Homeland y Masters of sex. La verdad es que la primera mantiene el tono, quizá un poco más reposado que en la segunda y más a la carga que en la primera, pero sus trucos son los mismos de siempre. La cuestión es ¿hasta cuándo interesarán al público los acostumbrados giros de esta serie? Masters of sex, por su parte, uno de los estrenos de este otoño y, con un gran piloto y un perfecto desarrollo hasta el momento, es muy agradable encontrarla en la lista renovaciones. Felicidades a fans y creadores.


miércoles, 23 de octubre de 2013

Monstruos, S.A. - Pixar

En la ciudad de Monstruópolis, la empresa Monstruos, S.A. es la encargada de generar la electricidad necesaria. Lo consiguen gracias a los gritos de los niños humanos, conseguidos por asustadores profesionales. Pero cada vez los niños son menos miedosos y el suministro eléctrico de la ciudad peligra.



Compramos esta película en una oferta de Amazon en la que pusieron varios bluray de cintas infantiles a 10€. Teniendo en cuenta que Disney jamás nunca baja los precios era un gran oferta. Un domingo por la tarde que tuvimos especialmente perezosa nos pusimos a ver si la compra había merecido la pena o no. Os adelanto que sí, ha merecido la pena. ¡Dentro reseña!


Los personajes:
- Sulley: el campeón de los asustadores. Sulley es un portento que bate récords en generación de electricidad gracias a los angustiados niños a los que visita.
- Mike: amigo inseparable de Sulley, es el encargado de proporcionarle localizaciones en las que asustar. Mantiene un romance con la recepcionista de Monstruos, S.A.
- Randall: mientras Sulley compite de forma deportiva y ayudando siempre que puede a sus compañeros en aras del bien común, a Randall no le importa hacer lo que sea con tal de ganar.


El diseño de personajes:
- he de admitir que la película ganó muchos puntos con el diseño de Sulley. Me recuerda mucho a Ludo, de Dentro del laberinto. El secundario cómico, Mike, está bien pensado ya que su cuerpo esférico es aprovechado en múltiples escenas. Punto también para el malo, Randall. Echar mano de uno de los miedo atávicos y darle forma de serpiente es un acierto más.
Y me encanta la elección de Boo, que es adorable sin ser especialmente bonita.
Añado por último que las texturas, a pesar de ser una película de 2002 no han quedado obsoletas. Esperaba que lo hiciesen porque nos pasó con Ice Age: La edad del hielo. Pero el pelo de Sulley o los fluidos movimientos de Randall siguen siendo una pasada. Y las texturas, como si las hubiesen hecho hace un par de años. La nieve o el hielo son casi perfectos.

Malo Randall, malo.

El guión:
Monstruos, S.A. es una más que recomendable película para peques. Competición sana, igualdad, trabajo en equipo, rechazo de las torturas por noble que sea el motivo, ahorro energético, crítica a los monopolios... un buen combo de valores positivos. Muchas veces nos quejamos de que el mensaje de las películas es nefasto para los infantes pero este no es el caso. Recomendada al 100%.
En cuanto a la historia, es muy entretenida. Pequeños giros y vueltas de tuerca mantienen la atención del espectador en todo momento.

Momentazos:
- los asustadores, esos supermachotes, corriendo despavoridos ante una dulce niñita. Me encanta.
- Roz, esta señora es la bomba.
- El amor de Mike por su coche.
- El encuentro con los exiliados.

Nota: un 8. Gran película 100% recomendada.


martes, 22 de octubre de 2013

Estrenos 2013 en la cuerda floja, parte I

La verdad es que este año hay unas cuantas series que no nos animan especialmente pero que tampoco nos echan para atrás. Series que, probablemente, en un año en que nos hubiéramos decidido a seguir con más estrenos o en que tuviéramos menos tiempo, las habríamos abandonado. Por el momento se han balanceado constantemente entre ser entretenidas y no serlo, pero así, a brazadas espontáneas, se mantienen a flote.

Marvel's Agents of SHIELD (ABC)

El tirón de Los Vengadores y los nombres de Joss Whedon y Clark Gregg eran las estocadas fundamentales de los anuncios de la serie. El género de superhéroes nunca ha estado tan al alza como ahora, tras unas cuantas buenas películas de Marvel y el Batman de Nolan (qué gran bilogía, ya que no existe ninguna tercera entrega) y Disney lo sabía. Así que el encargo de una serie centrada, de algún modo, en las aventuras del mundo Marvel era cuestión de tiempo. Contrato de algunos actores y guionistas de las películas (que ya distribuyó Disney, además), adopción de algunos de los recursos de los filmes (como la escena poscréditos) y, en esencia, un llamamiento a los fans de los héroes Marvel... ¿o no?


Agentes de SHIELD sigue a un grupo de agentes liderado por Phil Coulson (Clark Gregg) que resuelven misiones en un mundo en el que nos encontramos gente con poderes, alienígenas y ciencia ficción.

En un estilo parecido al de las películas, con diálogos plagados de réplicas supuestamente ingeniosas (deberían echar un ojo realmente crítico a los guiones, porque les falta una chispa, o un verdadero incendio, de gracia) y cambios de escena contundentes, a esta Marvel's Agents of Shield, le está costando mucho despegar. Tiene sus pequeños puntos y parece que desde que le confirmaron temporada completa se está soltando y está haciendo jugadas algo más enfocadas a la temporada, que al principio no dejaban ni 5 segundos de vida a los misterios. A ver qué tal progresa la serie... por ahora tenemos nuestras reservas, pero podría salir bien.

The crazy ones (CBS)

Quizá, de las series que os traemos hoy, esta sea la que más cerca se encuentra de ser abandonada. The crazy ones nos convenció por Robin Williams y porque, mal o bien, cumplía. No era un gran piloto, pero sí uno visible. El problema es que hay una serie de elementos que se le permiten a un piloto porque tiene unos personajes y ambiente que presentar, y no siempre hay tiempo para todo, pero al resto de la serie no se le permiten.


The crazy ones no se siente cómoda consigo misma. Le falta locura, le falta brillo y le falta aprovechar realmente a los secundarios. Simon Roberts (Robin Williams) y su hija Sydney (Sarah Michelle Gellar) trabajan en el mundo de la publicidad. Simon es un genio histriónico y absurdo y es él quien hace que la serie sea mínimamente visible. ¿Hasta qué punto puede mantenerse sin caer The crazy ones cuando su único apoyo es el carisma de Robin Williams? Nosotros estamos muy intrigados con la pregunta. Si no cambia, si no crece, no aguantará mucho más, esperemos que los guionistas empiecen a aprovechar al resto de personajes...

The Michael J. Fox Show (NBC)

Este fue el estreno que más tardamos en decidirnos a ver, y es que el título no podía sonar más cutre y casposo. Vale, que sí, que Michael J. Fox es un tío muy épico (¡es Marty McFly) y en The Good Wife ha demostrado ser un gran actor pese al Parkinson; pero una serie sobre su vida tampoco parece el colmo del interés, ¿no creéis?


Lo cierto es que tuvo dos episodios bastante cargaditos de humor, que llegaron incluso a bromear con la enfermedad del señor Fox, y ya sabéis que las bromas con enfermedades son uno de los grandes tabúes del humor televisivo. El problema es que pareció quedarse sin nada que decir muy pronto. Los capítulos son visibles, tanto Fox como la genial Betsy Brandt (conocida por su papel de Marie Schrader en Breaking Bad), que interpreta a su esposa, encarnan bien a personajes interesantes, pero parece que los guiones no están consiguiendo exprimir la situación tanto como debieran. Una lástima. A ver si mejora en una o dos semanas, si no... habrá que considerar un nuevo abandono.