Google+

miércoles, 30 de octubre de 2013

Peaky blinders - BBC TWO

Hace nada, como parte de mi Estrenos 2013 que seguimos, parte I, os comentaba que había decidido ver hasta el final Peaky blinders, eso sí... se me olvidó anotar que esta vez seguí la serie sin Laura, que la abandonó tras el primer episodio. Tras ver la temporada completa, me inclino a pensar que estará, sin duda, entre las mejores series de la temporada y aquí os dejamos su reseña completa.

Las sucias (y duras) calles de Birmingham

Desde los primeros segundos de serie, tras la breve conversación entre un grupo de chinos con la que empieza, cuando suenan las primeras notas de un potentísimo bajo con un fondo de platos de batería y lentamente asoma Tommy Shelby (imponente y malrollista Cillian Murphy) a caballo, a través del barro y el humo, a través del miedo que casi puede palparse en esos lugareños que corren a esconderse en sus casas o a cubrirse tras carros y muros; desde esos primeros segundos hay una cierta sensación de solemnidad. De encontrarnos ante algo grande.

El cuidado del vestuario, la iluminación, la oscura fotografía de pálida (y muy efectista) luz, la cámara lenta a la que pronto nos acostumbra Otto Bathurst (que será la tónica general del resto de la serie) y la música de la entradilla, Red right hand de Nick Cave & The Bad Seeds, que suena directamente sobre la serie que sigue transcurriendo por debajo, inciden también en que el aspecto técnico ha sido cuidado en la medida de lo posible. Audiovisualmente Peaky Blinders es un gustazo desde el primer momento.



Tommy Shelby es el líder de los Peaky Blinders, un hombre frío, calculador y ambicioso. Desde el primer momento asistimos a sus planes para hacer más grande a su banda, para levantar más a su familia, a través de la madeja social y criminal de una Birmingham que acaba de salir de la Gran Guerra, de unos hombres que acaban de volver de combatir en Francia y que han visto demasiadas cosas como para hacer borrón y cuenta nueva. Tommy empieza la serie amañando carreras y su hermano mayor le recrimina la locura que supone intentar aprovecharse de Billie Kimber y de los chinos; pero no tardan en presentarnos al inspector Campbell, de la Real Policía Irlandesa, con datos de toda la organización de Tommy y en busca de un cargamento de armas perdido. Un cargamento en manos de la banda de los Shelby.

El clan de los Shelby

La familia Shelby y sus colaboradores, todos los integrantes de los Peaky Blinders, forman una estructura muy cerrada, tal y como cabe esperar, una estructura diseñada para proteger al clan por encima del individuo. Todos los Peaky, Shelby o no, son fieles y dedicados, y todos (o casi) son piezas en el juego de tablero mental de Tommy.

Los hermanos son: Tommy, del que ya hemos hablado, Arthur, John y Ada. Arthur (Paul Anderson) es el hermano mayor de los Shelby, un tío visceral con más valor que cerebro. Cree que debería ser el líder de la organización pero lo cierto es que con ser el perro rabioso de Tommy tiene todo lo que es capaz de gestionar. John (Joe Cole) es el más joven de los tres varones Shelby. Perdió a su mujer en la guerra y ahora tiene problemas lidiando con sus 4 hijos. Ada (Sophie Rundle) es la más joven de la familia y no está tan interesada en la odisea criminal de sus hermanos, aunque claramente sí le agrada el olor y el tacto del dinero. Vive un romance con Freddie Thorne, comunista y sindicalista. Hay una Shelby más, Polly (Helen McCrory), la matriarca del clan que se ocupó de los demás cuando eran aún unos críos y que sostuvo a los Peaky Blinders mientras los hombres combatían en la IGM. Es una mujer calculadora, valiente y astuta, y es la única capaz de razonar con Tommy.

La vida se abre camino, inspector Campbell. Téngalo en cuenta.

Al otro lado tenemos al inspector Campbell (Sam Neill), un hombre resuelto y aplicado, quizá carente en cierta medida de la astucia de Tommy, pero con la misma falta de escrúpulos para conseguir sus propósitos. Es trabajador y, en esencia, está dispuesto a todo. Para él trabaja Grace Burguess (Annabelle Wallis), otra persona resuelta y con un objetivo claro. Guapa, inteligente y decidida: un gran combo.

En el horizonte...

La temporada tiene un desarrollo correcto y cumplidor toda ella. Las piezas se colocan bien... sin forzar, sin perder la armonía ni el ritmo de la serie. Dentro del estilo de Peaky Blinders, en el que viven todos los clichés del género mafioso, a ritmo de rock moderno (con esas notas retorcidas y esos acordes intermitentes de los The White Stripes y mucho Nick Cave, entre otros) y de cámaras lentas muy de primera década de siglo XXI, todo encaja a la perfección. Peaky Blinders es una delicia audiovisual y como Steven Knight, Bathurst y Harper también lo saben, recurren a ese factor para arrastrar otros aspectos en los que quizá la serie no resulte tan rompedora.

¿Es acaso particularmente ingenioso el desarrollo de la serie? Pues no, es una típica historia de facciones en las que lo mejor que podemos destacar es que no hay malos ni buenos evidentes. Tampoco es especialmente fría, ni especialmente violenta... ni nada. Peaky blinders destaca en su envoltorio, por lo demás cumple mucho y bien, pero el papel de regalo es perfecto.

«You're bad men, but you're our bad men.»

La primera temporada de esta serie ha cerrado bien las tramas que abrió, quizá ante la duda de si renovarían una segunda, ahora confirmada por la BBC; pero ha dejado una evidente puerta abierta. A Tommy, en esencia, le han salido bien sus jugadas y ha llegado el momento de expandirse. Quizá lo que menos me gusta, no obstante, es ese disparo final. Hemos visto tantas escenas parecidas en cine y televisión que, sinceramente, si no veo la bala reventando cráneo y desparramando sesos... no me lo creo.

Nota: 8. Peaky blinders tiene sus cosas en contra, pero una estética preciosa, una realización y puesta en escena muy cinematográfica, el gran diseño de personajes, acertadísimo reparto y la soltura con la que se ataron todas las tramas abiertas, se merecen la reseña favorable, la buena nota, la recomendación y, sin duda, el visionado. Ya nos contaréis.

lunes, 28 de octubre de 2013

The Newsroom (2ª temporada) - HBO

La primera temporada de The Newsroom tuvo fans tan abnegados como sus detractores. Fue una de esas series que no ponen de acuerdo al público, en las que las virtudes que convencen a uno por encima de los defectos no son suficiente para otros ni por asomo. La ficción de Aaron Sorkin sobre cómo debería ser el mundo de las noticias levantó ampollas por ser un poco tramposa, pero para muchos (entre los que me incluyo), sus velocísimos diálogos llenos de puñaladas, el increíble trabajo de los actores (Jeff Daniels acabó ganando el Emmy al mejor actor de serie dramática por su Will McAvoy), el paseo por la historia reciente estadounidense y la gran dirección, fotografía y montaje, compensaban sobradamente sus trampas y las historias personales aburridas de unos personajes que una vez salían de la redacción no creo que le interesasen especialmente a nadie.

Hay carteles que merecen un premio.

A toro pasado...

Uno de los aspectos que más se había criticado de la primera temporada de esta serie era cómo cargaba contra los periodistas enseñando un modelo prácticamente idílico de la redacción y presentación de noticias. Evidentemente, Sorkin jugaba con ventaja desde el momento en que las noticias de la serie eran reales y ya se habían contrastado durante meses cuando se grabó la serie. Parece que esto escocía, porque no hay otro modo de entender la crítica. The newsroom es una ficción. Sí, usa noticias reales, pero es una serie de televisión, no un telediario. Parece una tontería, pero es lo que hay: The newsroom es una serie sobre un programa de noticias, sí; pero no es un programa de noticias.

Es cierto que la serie era muy idealista (Sorkin siempre lo es) y que sus redactores intentaban contrastarlo todo siempre y confirmarlo antes de emitirlo. Eso no siempre es posible, decían los detractores, porque entonces otros se adelantan a dar la noticia. Siempre me pareció muy curioso que se argumentase esto... Curiosamente, me parece que eso apoya a Sorkin. El mundo de las noticias es una chapuza porque se premia más el rápido y mal que el buen trabajo.

Íntegros y honorables siempre.

El caso es que a Sorkin debieron de llegarle estas críticas (y muchas otras) porque la segunda temporada de la serie es menos tramposa. Los redactores de The newsroom siguen siendo bastante íntegros y profesionales, el tipo de gente que, personalmente, me gustaría tener como periodistas por estos lares; pero la temporada va de que ha habido un error. Uno muy gordo. News Night with Will McAvoy ha dado una noticia falsa y es una noticia grave. Es un error grave. Es un asunto peliagudo.

Así, aunque muchas noticias las siguen dando de forma ejemplar, el eje que articula la temporada es el error, el desastre... porque incluso con un gran trabajo, a pesar de infinitos contrastes y comprobaciones, la sombra de la equivocación está ahí. Primer error corregido.

Personajes que no importaban a nadie

Ese era, a bote pronto y en mi opinión, el verdadero gran problema de The newsroom. Más allá de lo frustrante que pueda ser la serie para un determinado gremio, más allá de lo insultado que uno se pueda sentir políticamente si pertenece al Tea Party, el verdadero problema de la serie (como producto televisivo) reside en unos personajes vacíos por los que resulta imposible sentir nada.

No todos los actores encarnan personajes molones. Lo siento, Dev.

El tono entre el drama y la comedia (la forma que tiene HBO de hacer comedia normalmente) hacía que los personajes saltasen de la seriedad más absoluta, de una tensión impecable representada por el brillante reparto al tono caricaturesco que tuvieron Charlie Skinner (Sam Waterston) y Mackenzie McHale (Emily Mortimer); el primero exaltándose hasta el ridículo y la segunda dejando bastante en entredicho cómo es una de las mejores expertas en comunicación y no sabe usar (en 2012) un teléfono móvil o cómo funciona un email. No me lo trago. Así de claro. No eran los únicos personajes que iban a empujones, por supuesto: Neal Sampat (Dev Patel) un pardillo constantemente obcecado con los OVNI o Sloan Sabbith (Olivia Munn), un portento intelectual con unos problemas para relacionarse que a veces la hacían parecer más Sheldon Cooper que otra cosa también se veían algo defectuosos en su desarrollo.

Por si fuera poco, varios de los personajes estaban unidos por unas tramas sentimentales que no eran creíbles, no eran interesantes y no eran divertidas. Eran el mal. Así de claro. Los amoríos de The newsroom fueron el elemento clave que evitaba que la primera temporada fuese grande. Los afilados guiones de Sorkin conseguían hacerla buena sin duda, pero estaba lastrada por esa artificialidad cutre que guiaba a los personajes en los temas del corazón. El infausto triángulo amoros entre Jim Harper (John Gallagher Jr.), Maggie Jordan (Alison Pill) y Don Keefer (Thomas Sadoski) es el caso más flagrante, pero la relación que unía a Will McAvoy con McHale no se quedaba atrás.

Mortimer y Daniels, sabéis que es cierto.

Y todo lo que puedo decir es que la mejora en este punto es espectacular. No tanto en los primeros episodios de la segunda temporada, donde, aunque reducidos, todavía se aprecian restos de todo ello; pero la mejora en el tratamiento de estas tramas y su menor importancia en pantalla han sido, sin duda, de los mejores cambios que se han podido ver en los últimos episodios de The newsroom.

De hecho, las tensiones amorosas de The newsroom se han movido más, y con mayor firmeza, en estos nueve capítulos, que en algunas series en una década. Buen trabajo.

Nuevos peros...

Si The newsroom ha puesto una especie de solución a las quejas sobre la impoluta presentación de News Night y ha solucionado también la asombrosa pesadez que imprimía a sus relaciones entre personajes, uno podría pensar que ahora sí aspira a ser una gran serie, pero la última ficción de Aaron Sorkin sigue creándose escollos que no es capaz de salvar... o de rodear con suficiente soltura.

Un gran acierto hacer que algunos de los personajes más molones compartiesen pantalla relativamente a menudo.

Uno de ellos es lo que tarda en despegar esta temporada. En principio puede parecer que el que la temporada despegue, realmente, en el quinto episodio no es tanto, pero en una temporada de 9 capítulos es bastante. El principio se hace largo... y excesivamente lento. Sin nada que lo compense, para más inri. Todo episodio de The Newsroom tiene unos cuantos diálogos brillantes muy de la marca de Sorkin (que habrá quien, desde luego, los odie), pero en este inicio de temporada es de lo poco que podemos salvar de la serie.

El otro gran problema trata sobre las resoluciones de la trama principal. Y aquí... ojito con el spoiler, que es de los grandes:
El programa emite una noticia manipulada que asegura que EE. UU. ha utilizado gas sarín sobre civiles en un pueblo en Siria. El problema es que creo que se ve demasiado pronto (o con demasiada facilidad) cómo se va a descubrir la manipulación del vídeo (es tan evidente que resulta algo frustrante, en realidad); ¿Jerry Dantana (Hamish Linklater) es idiota? ¿Cómo ha llegado a productor sénior? Se ha debido dejar los salarios en rodilleras... Y si todos los males acabasen con el inútil de Dantana la cosa aún tendría un pase, pero es que el que Leona Lansing (Jane Fonda), tras todo este tiempo queriendo echar a Will, a Mc y a Skinner se obceque en mantenerlos... suena a excusa: la serie necesita esos personajes, que son su sangre y su alma, como espectadores lo sabemos. Lo peor de todo... es que parece que Lansing también lo sabe.

La tercera temporada ha sido confirmada, que levanten la mano los que vayan a verla.

Nota: 8. En general creo que The newsroom ha mejorado. Los defectos más flagrantes de su primera temporada han sido corregidos (salvo la moralina didáctica), pero la verdad es que algunos elementos de la resolución de sus tramas ha dejado un poco que desear y la temporada ha tardado demasiado tiempo en coger fuerza. Rebecca Halliday (Marcia Gay Harden) y Hallie Shea (Grace Gummer), el seguimiento de la campaña de Romney y el arreglo de las tramas sentimentales han sido un gran acierto.

Otras obras de Aaron Sorkin
The Newsroom, primera temporada.
Studio 60.

viernes, 25 de octubre de 2013

Noticias 25 de octubre

—El cásting que más da la lata desde hace años anuncia un nuevo protagonista tras la salida de Charlie Hunnam: Jamie Dornan se une a 50 sombras de Grey. ¿De dónde podéis conocer al señor Dornan? Los seriéfilos podéis conocerlo por su papel en la primera temporada de Once upon a time, donde interpretó al Cazador; los cinéfilos quizá lo conozcáis de María Antonieta, de Sofia Coppola, donde interpretó al conde Axel Fersen. ¿Qué os parece la elección? ¿Dejará más satisfechos a los fans de las novelas?

—El creador de nuestra adorada Freaks and geeks, Paul Feig, ha anunciado que producirá una película basada en las tiras de Snoopy, aunque en IMDB también figura como director junto a Steve Martino. El estreno está previsto para noviembre de 2015.

Gravity ya supera los 300 millones de dólares recaudados. Felicidades al señor Cuarón, a su equipo y actores. Taquillazo.


—La nueva película de George Clooney, de nuevo con Grant Heslov como coguionista, como ya hicieron con Los idus de Marzo, se retrasa: habrá que esperar hasta 2014 para ver The monuments men, una película sobre un grupo de soldados y expertos en arte infiltrados tras las líneas nazis.

—Y gracias al blog amigo La gruta del freak os dejamos con este a capella a dos voces de varias canciones Disney. ¡Una pasada!


Tim Burton está en tratos para Beetlejuice 2. El guión ya estaría hecho y WB se lo habría ofrecido a Burton, según reza la noticia. Personalmente me parece una idea arriesgada y un poco nefasta: no sé si Burton está preparado para seguir la estela de su divertido y antiguo Beetlejuice y, tristemente, no me imagino la secuela en manos de otro director. A veces es mejor dejar la tierra sin remover.

Showtime renueva Homeland y Masters of sex. La verdad es que la primera mantiene el tono, quizá un poco más reposado que en la segunda y más a la carga que en la primera, pero sus trucos son los mismos de siempre. La cuestión es ¿hasta cuándo interesarán al público los acostumbrados giros de esta serie? Masters of sex, por su parte, uno de los estrenos de este otoño y, con un gran piloto y un perfecto desarrollo hasta el momento, es muy agradable encontrarla en la lista renovaciones. Felicidades a fans y creadores.


miércoles, 23 de octubre de 2013

Monstruos, S.A. - Pixar

En la ciudad de Monstruópolis, la empresa Monstruos, S.A. es la encargada de generar la electricidad necesaria. Lo consiguen gracias a los gritos de los niños humanos, conseguidos por asustadores profesionales. Pero cada vez los niños son menos miedosos y el suministro eléctrico de la ciudad peligra.



Compramos esta película en una oferta de Amazon en la que pusieron varios bluray de cintas infantiles a 10€. Teniendo en cuenta que Disney jamás nunca baja los precios era un gran oferta. Un domingo por la tarde que tuvimos especialmente perezosa nos pusimos a ver si la compra había merecido la pena o no. Os adelanto que sí, ha merecido la pena. ¡Dentro reseña!


Los personajes:
- Sulley: el campeón de los asustadores. Sulley es un portento que bate récords en generación de electricidad gracias a los angustiados niños a los que visita.
- Mike: amigo inseparable de Sulley, es el encargado de proporcionarle localizaciones en las que asustar. Mantiene un romance con la recepcionista de Monstruos, S.A.
- Randall: mientras Sulley compite de forma deportiva y ayudando siempre que puede a sus compañeros en aras del bien común, a Randall no le importa hacer lo que sea con tal de ganar.


El diseño de personajes:
- he de admitir que la película ganó muchos puntos con el diseño de Sulley. Me recuerda mucho a Ludo, de Dentro del laberinto. El secundario cómico, Mike, está bien pensado ya que su cuerpo esférico es aprovechado en múltiples escenas. Punto también para el malo, Randall. Echar mano de uno de los miedo atávicos y darle forma de serpiente es un acierto más.
Y me encanta la elección de Boo, que es adorable sin ser especialmente bonita.
Añado por último que las texturas, a pesar de ser una película de 2002 no han quedado obsoletas. Esperaba que lo hiciesen porque nos pasó con Ice Age: La edad del hielo. Pero el pelo de Sulley o los fluidos movimientos de Randall siguen siendo una pasada. Y las texturas, como si las hubiesen hecho hace un par de años. La nieve o el hielo son casi perfectos.

Malo Randall, malo.

El guión:
Monstruos, S.A. es una más que recomendable película para peques. Competición sana, igualdad, trabajo en equipo, rechazo de las torturas por noble que sea el motivo, ahorro energético, crítica a los monopolios... un buen combo de valores positivos. Muchas veces nos quejamos de que el mensaje de las películas es nefasto para los infantes pero este no es el caso. Recomendada al 100%.
En cuanto a la historia, es muy entretenida. Pequeños giros y vueltas de tuerca mantienen la atención del espectador en todo momento.

Momentazos:
- los asustadores, esos supermachotes, corriendo despavoridos ante una dulce niñita. Me encanta.
- Roz, esta señora es la bomba.
- El amor de Mike por su coche.
- El encuentro con los exiliados.

Nota: un 8. Gran película 100% recomendada.


martes, 22 de octubre de 2013

Estrenos 2013 en la cuerda floja, parte I

La verdad es que este año hay unas cuantas series que no nos animan especialmente pero que tampoco nos echan para atrás. Series que, probablemente, en un año en que nos hubiéramos decidido a seguir con más estrenos o en que tuviéramos menos tiempo, las habríamos abandonado. Por el momento se han balanceado constantemente entre ser entretenidas y no serlo, pero así, a brazadas espontáneas, se mantienen a flote.

Marvel's Agents of SHIELD (ABC)

El tirón de Los Vengadores y los nombres de Joss Whedon y Clark Gregg eran las estocadas fundamentales de los anuncios de la serie. El género de superhéroes nunca ha estado tan al alza como ahora, tras unas cuantas buenas películas de Marvel y el Batman de Nolan (qué gran bilogía, ya que no existe ninguna tercera entrega) y Disney lo sabía. Así que el encargo de una serie centrada, de algún modo, en las aventuras del mundo Marvel era cuestión de tiempo. Contrato de algunos actores y guionistas de las películas (que ya distribuyó Disney, además), adopción de algunos de los recursos de los filmes (como la escena poscréditos) y, en esencia, un llamamiento a los fans de los héroes Marvel... ¿o no?


Agentes de SHIELD sigue a un grupo de agentes liderado por Phil Coulson (Clark Gregg) que resuelven misiones en un mundo en el que nos encontramos gente con poderes, alienígenas y ciencia ficción.

En un estilo parecido al de las películas, con diálogos plagados de réplicas supuestamente ingeniosas (deberían echar un ojo realmente crítico a los guiones, porque les falta una chispa, o un verdadero incendio, de gracia) y cambios de escena contundentes, a esta Marvel's Agents of Shield, le está costando mucho despegar. Tiene sus pequeños puntos y parece que desde que le confirmaron temporada completa se está soltando y está haciendo jugadas algo más enfocadas a la temporada, que al principio no dejaban ni 5 segundos de vida a los misterios. A ver qué tal progresa la serie... por ahora tenemos nuestras reservas, pero podría salir bien.

The crazy ones (CBS)

Quizá, de las series que os traemos hoy, esta sea la que más cerca se encuentra de ser abandonada. The crazy ones nos convenció por Robin Williams y porque, mal o bien, cumplía. No era un gran piloto, pero sí uno visible. El problema es que hay una serie de elementos que se le permiten a un piloto porque tiene unos personajes y ambiente que presentar, y no siempre hay tiempo para todo, pero al resto de la serie no se le permiten.


The crazy ones no se siente cómoda consigo misma. Le falta locura, le falta brillo y le falta aprovechar realmente a los secundarios. Simon Roberts (Robin Williams) y su hija Sydney (Sarah Michelle Gellar) trabajan en el mundo de la publicidad. Simon es un genio histriónico y absurdo y es él quien hace que la serie sea mínimamente visible. ¿Hasta qué punto puede mantenerse sin caer The crazy ones cuando su único apoyo es el carisma de Robin Williams? Nosotros estamos muy intrigados con la pregunta. Si no cambia, si no crece, no aguantará mucho más, esperemos que los guionistas empiecen a aprovechar al resto de personajes...

The Michael J. Fox Show (NBC)

Este fue el estreno que más tardamos en decidirnos a ver, y es que el título no podía sonar más cutre y casposo. Vale, que sí, que Michael J. Fox es un tío muy épico (¡es Marty McFly) y en The Good Wife ha demostrado ser un gran actor pese al Parkinson; pero una serie sobre su vida tampoco parece el colmo del interés, ¿no creéis?


Lo cierto es que tuvo dos episodios bastante cargaditos de humor, que llegaron incluso a bromear con la enfermedad del señor Fox, y ya sabéis que las bromas con enfermedades son uno de los grandes tabúes del humor televisivo. El problema es que pareció quedarse sin nada que decir muy pronto. Los capítulos son visibles, tanto Fox como la genial Betsy Brandt (conocida por su papel de Marie Schrader en Breaking Bad), que interpreta a su esposa, encarnan bien a personajes interesantes, pero parece que los guiones no están consiguiendo exprimir la situación tanto como debieran. Una lástima. A ver si mejora en una o dos semanas, si no... habrá que considerar un nuevo abandono.

lunes, 21 de octubre de 2013

Estrenos 2013 que seguimos viendo, parte I

Entre la multitud de estrenos otoñales que abandonamos en uno o dos capítulos y los que seguimos en un equilibrio precario y que pueden caerse al saco de abandonos en cualquier momento, siempre despunta alguna serie que nos anima a seguirla, que nos ha convencido para ver la temporada. Os traemos la primera entrega de este otoño.

Peaky blinders (BBC TWO)

Esta serie nos muestra las entrañas de los Peaky Blinders en la Birmingham de 1919. Los Blinders son una organización criminal y un clan familiar. Se les llama así por unas cuchillas que llevan en el frontal de sus gorras que, en ocasiones, usan como arma.


De entrada, lo que llama la atención es la presencia de Cillian Murphy y Sam Neill, el primero como el cabecilla de los Blinders, Tommy Shelby, y el segundo como el inspector jefe Chester Campbell de la Real Policía Irlandesa. Actores protagonistas famosos para esta miniserie de 6 episodios y aspecto terriblemente cuidado, plagado de cámaras lentas, mucha música de Nick Cave y de los White Stripes, ambientación sucia y neblinosa, créditos iniciales, con su pieza musical, integrados directamente en el transcurso de la serie, primeros planos y planos italianos de los extrañísimos rasgos de Cillian Murphy que le dan un aspecto terrorífico a Tommy Shelby y del serio inspector irlandés que parece estudiarlo todo constantemente...

Mafia, aspecto intachable y actores que me caen en gracia. ¿6 episodios? Estaré ahí hasta el final, sin duda.

Masters of sex (SHOWTIME)

Hasta qué punto Masters of sex iba a ser un reclamo vacío para el público o una buena serie era la gran duda al respecto de esta producción. Con la temática de la serie, y siendo para Showtime, esperaba sexo, por supuesto, pero el piloto fue muy tranquilizador: sexo sí, pero guión bien trabajado y aspecto cuidado con mimo.


Masters of sex cuenta la historia de William Masters, un ginecólogo estadounidense que junto a su secretaria, Virginia Johnson, estudiaron la sexualidad humana en los últimos años de los 50 y toda la década de los 60.

Por ahora, todo cuanto puedo decir de la serie es que ha ganado solidez con los 3 episodios que llevamos y que promete ser, con mucho, la serie más a tener en cuenta de los estrenos otoñales estadounidenses.

Sleepy Hollow (FOX)

Fue la primera serie renovada de la temporada y, sin ninguna duda, el campanazo del otoño. Personalmente, creo que nadie daba un duro por esta serie, inspirada (ligeramente) en el relato de Irving.


Me llamaba la atención que entre los creadores de la serie estuviesen Alex Kurtzman y Roberto Orci, responsables de Fringe, un desconocido Phillip Iscove (que se estrena con Sleepy Hollow) y el director y guionista de Underworld y guionista de todas sus secuelas; pero admito que la serie me inspiraba muy poca confianza.

El episodio piloto, no obstante, estaba tan pasado de rosca, pasaron tantas cosas absurdas en 40 minutos que me sentí como habiendo visto una temporada entera de Supernatural. Menuda forma de quemar información: jinetes del apocalipsis renacidos sin cabeza, aquelarres de brujas, procedimental detectivesco con soldado de finales del XVIII e inspectora de policía negra (se permiten algo de humor al respecto en el piloto, al fin y al cabo... puede seguir habiendo mucho racismo en el mundo, pero algo ha mejorado la situación en EE UU, ¿no?), ritmo rápido, ambiente tenebroso, toque chistoso habitual...

Sleepy Hollow es solo un producto pasatiempo, pero lo cierto es que es bastante digno, divertido y, ante todo, muy entretenido.

The blacklist (NBC)

El piloto cumplió, sin brillar demasiado pero cumplió. Como la mayor parte de estrenos pudimos descartarlos en sus primeros minutos, decidimos dar un margen a esta serie y hubo suerte. The blacklist gana interés con cada capítulo.


Raymond (James Spader), un antiguo agente del FBI, se ha convertido en un criminal buscadísimo por quienes antes eran los suyos, pero un día se entrega y ofrece poner en bandeja a todos los que en algún momento (de su vida en la sombra, claro) trabajaron con él. Un montón de terroristas, narcos y criminales varios, vamos. La única condición es que trabajará con Elizabeth Keen (Megan Boone), una joven analista de conducta recién incorporada, con la que tiene una evidente conexión.

Lo peor de todo es que esa conexión huele mucho... y mal. Espero que los guionistas den un pequeño giro de tuerca, porque en principio parece tan evidente que Raymond es el padre de Elizabeth, que ya han destacado que no conoce a su padre (miedo), que la mera posibilidad genera un evidente rechazo.

viernes, 18 de octubre de 2013

Noticias 18 de octubre

—La próxima película de Wes Anderson ya tiene cartel, fecha de estreno y tráiler: 7 de marzo de 2014. ¡Viva! Espero estar fielmente en el cine cuando se estrene en España.

Pinchad para ampliar, para poder ver el reparto.



Charlie Hunnam deja el proyecto de 50 sombras de Grey por problemas de agenda y ahora se rumorean un millar de nombres: una ristra de modelos y actores que se unen a los que ya se llevaban meses comentando.

—Benedict Cumberbatch (Sherlock Holmes en Sherlock) abrió uno de los hilos más sorprendentes e hilarantes de Reddit. Si es que entró a provocar...

—Esta semana fue muy comentado el email de felicitación de Anthony Hopkins a Bryan Cranston por su pedazo interpretación de Walter White en Breaking Bad.

—Woody Allen tiene un nuevo proyecto, Magic in the moonlight... ¡y ya ha enseñado fotos! Y a España todavía no ha llegado el anterior, Blue Jasmine... de hecho, aún le queda un mes.


—Parece que Marvel quiere saturar la televisión con temática de superhéroes. 60 episodios para 4 series de televisión y una mini para formato cable y streaming.


jueves, 17 de octubre de 2013

Perception (2ª temporada) - TNT

Daniel al fin ha tomado el control sobre su vida y su enfermedad: sigue el tratamiento, mantiene una relación estable con Caroline y se involucra con los casos de una forma mucho más sana.



Seguramente te estarás preguntando por qué seguimos con una serie tan normalita. Por diversas razones: la primera, no todo en la vida es The Wire. Me gusta tener en la recámara alguna serie sencillita que no me exija nada mientras la veo. La segunda, Eric McCormack. Me cae en gracia este actor. Tercera, sólo son diez capítulos, no le tengo que dedicar horas y horas a una temporada eterna. Y, por último, la curiosidad. Quería ver cómo se peleaban los guionistas con las nuevas circunstancias.


¿Qué es verdad y qué es mentira?

- en Perception, todo es verdad y todo es mentira. Y en la segunda temporada esto llega desde el primer capítulo. Daniel recibe la llamada de Donny, el exmarido de Kate, en un caso de cadena perpetua. El condenado a muerte, tras un golpe en la cabeza, ha cambiado completamente de personalidad.
Sabemos desde el principio que Daniel no se toma la medicación, que le miente a Caroline y que lo hace por Natalie, su novia imaginaria. Sabemos que Kate empieza a ceder a la presión y que Lewicki empieza a querer algo más en su vida. 

Como esto es un prodecimental, hablemos de los casos. Siempre me ha gustado ese pequeño punto de locura y misterio de la serie. En la segunda temporada, Daniel lo disimula más, espaciando mucho las crisis. Esto permite que la trama se centre menos en él y más en los casos. Muchos de ellos han sido muy entretenidos y curiosos. Me quedo con los siguientes:
 "Ceguera": un juez es asesinado en medio de un juicio y un árbitro de baseball, durante un partido. A pesar de las dudas del FBI, Daniel cree que los asesinatos están conectados.
"Caleidoscopio": Daniel se mete en un juego en línea para poder hablar con un testigo que solo puede hacerlo allí. Vale, este capítulo es maliño pero me hizo mucha gracia.
"Neuropositivo": un hombre moribundo confiesa un viejo asesinato a Kate, que necesita comprobar si miente.
"Herido": Daniel se involucra en el caso de una soldado del ejército que muestra un comportamiento errático y compulsivo debido a un herpes.

Este es Donny y a nadie le importa.

Segunda temporada: 

- ¿es la segunda temporada mejor que la primera? No, no lo es. Ha perdido frescura. Sin duda. Aprecio el intento de los guionistas de aligerar la carga sobre Daniel y destacar a otros personajes pero no ha sentado bien. Donny es... insufrible y a nadie le importa si se quiere redimir o no. Kate empieza a dar palos de ciego, desequilibrada entre Donny y Daniel. Y Lewicki hubiese quedado mejor sin intentar darle más profundidad al personaje.

Otro de los problemas es que la serie se toma demasiado en serio a sí misma y pierde el rumbo. Esto es un procedimental sencillito, los casos serios con trasfondo social a The good wife, gracias. 

¿Vamos a ver la tercera temporada? Pues depende de cómo se porten los estrenos el verano que viene. Si hay muchas series interesante, no, por falta de tiempo. Si no las hay, seguiremos adelante. 

Siendo muy sincera, puedo ver una serie para pasar el rato y Perception tiene mucho de lo que yo pido para que me entretenga. Pero la segunda temporada ha sido más floja y no creo que la tercera remonte.



Nota: un 5. Para pasar un rato divertido y no pensar demasiado, es perfecta. 

miércoles, 16 de octubre de 2013

Estrenos 2013 que abandonamos, parte XI

Proseguimos con nuestro listado de bajas de este otoño.

We are men (CBS)

Y empezamos por esta serie cuyo cese de visionado nos llega impuesto por la cadena, que la ha cancelado tras dos capítulos. La verdad es que la opinión general, de público y de crítica, era bastante mala. Tras que ABC abriese la veda de cancelaciones (Lucky 7, también tras dos episodios), los de CBS no han dudado mucho a la hora de enterrar esta sitcom sencilla sobre un joven, al que su mujer acaba de dejar plantado ante el altar, que encuentra cobijo emocional en un grupo de hombres divorciados de más edad.


Nota: 5. La serie no era, sin duda, gran cosa, pero se dejaba ver y tenía un reparto con cierta gracia conjunta que podría haber llegado a algo con unos cuantos capítulos que permitiesen afianzar ciertos gags. Una lástima.

Witches of East End (Lifetime)

No parece que la serie intente engañar a nadie, y esto es lo único bueno que se puede decir de ella. Witches of the East End es un producto pésimo, con unos personajes horribles, reparto pobre, situaciones aburridas y ridículas, plagaditas de componentes románticos forzadísimos que harían sonrojarse a los peores dramones de los 90. Y una profecía, claro, que no puede faltar en una serie de brujas.


Nota: 1. No hay nada positivo que decir de la serie, salvo que es sincera con lo que ofrece.

Betrayal (ABC)

Vi a gente apostar que esta sería la primer serie cancelada de la temporada, aunque ABC saltó en su ¿defensa? aclarando que eso no iba a pasar porque se trataba de una miniserie. Esta fue una de las producciones a las que más tiempo tardé en darle una oportunidad y la verdad es que no me perdía nada.


Betrayal cuenta la historia de una infidelidad, sí, pero lo hace sin gracia ni interés. Los elementos que rodean a la infidelidad no cooperan con esta y el único elemento carismático del reparto, el genial James Cromwell, no tiene el tiempo en pantalla suficiente para que alguien se pueda plantear darle una oportunidad por él.

Nota: 3. La dirección del piloto es sólida y vistosa, una lástima, no obstante, que el guión sea horrible.

By any means (BBC)

Llegamos hasta el segundo episodio de esta serie gracias a la gran factura que suele dar BBC a sus dramas y por la presencia, todo sea dicho, de Warren Brown, protagonista de Good Cop, estrenada el año pasado.


By any means tiene un concepto interesante sobre un grupo clandestino de agentes que operan en nombre de la justicia e intentan causar el menor daño posible, pero sin reparar en el cumplimiento de la ley: mienten, traicionan, manipulan pruebas... lo que haga falta.

Nota: 5. La serie podría estar bastante bien, la verdad; tiene una dirección preciosista, una buena fotografía, un buen reparto... pero le falta gancho y el segundo episodio es un pelín insufrible. Una lástima. 

Once upon a time in Wonderland (ABC)

El spin-off de Once upon a time es más o menos lo que cabía esperar de él. Si os gusta mucho el tono de la serie original es probable que le encontréis el punto a esta versión de «Alicia en el País de las Maravillas conoce otros cuentos clásicos y tiene un curioso drama moderno en el que la acusan de loca», pero el episodio piloto no consiguió darme nada que me animase siquiera a ver el siguiente capítulo y comprobar si había mejora. Aquí la dejo.


Nota: 3,5. La serie no es mala-mala, pero por momentos es tan tonta, por momentos tan ñoña y por momentos tan cutre... que sus breves estallidos de lucidez no pueden compensar todo lo demás. Bye, bye, Alicia.

Played (CTV)

Otra serie más sobre policías infiltrados. El mayor problema que vi en los menos de 20 minutos que aguanté de esta serie fue esa sensación de pobre artificialidad que lo teñía todo. Podría mejorar fácilmente, pero lo cierto es que el piloto es un fallo tras otro, sin interés de ningún tipo, sin carisma y sin gancho.


Nota: 1. Les compensaba, mucho, infiltrar un guionista en el círculo del infierno en que concibiesen el guión de este episodio piloto.

The tomorrow people (CW)

La serie nos presenta a un grupo de adolescentes con superpoderes obtenidos a través de mutaciones, en una especie de justificación evolutiva de los mismos. Bueno, sirve esa explicación como cualquier otra, ¿no? Enfrentados a ellos tenemos a Ultra, una organización paramilitar de científicos que intenta eliminar a los mutantes.


A esta historia tan trillada hay que añadir un reparto soso e incapaz de dar brío a sus personajes, unas premisas bastante inaceptables incluso dentro del ambiente x-meníaco de la serie (la mutación les impide matar a otros seres humanos gracias a un pitido místico en la cabeza, ¿qué se supone que fumaron/bebieron/se inyectaron los guionistas?) y la ya aburrida guerra entre gente con poderes y organización mala-malosa.

Nota: 3. ¿Puede mejorar? Puede, pero en CW dudo seriamente que lo haga. Tiene el toque algo repelente, algo inocente, algo absurdo (y no en el buen sentido) y algo insufrible del que la cadena se libra, más bien, en contadas excepciones.

Trophy wife (ABC)

Llegamos al tercer capítulo... aunque ese lo abandonamos a medias. El estreno de Trophy wife, aunque dejaba claro el carácter de serie sencilla y de personajes rondando el cliché constante, consiguió hacernos reír un par de veces, que era más de lo que podían decir la mayor parte de las comedias de estreno y decidimos tenerla en la cuerda floja un par de episodios más...


Kate, es la tercera esposa de Pete, que ha pasado ya por los brazos de una médico y de una naturista repelente. Kate es la tercera, es la más guapa y, con mucho, la más joven; y parece encuadrarse dentro de una crisis existencial de su marido, aunque en realidad hacen una buena pareja. Pete tiene ya tres hijos, una adolescente en edad de atemorizar a su padre por su interés en los chicos, un chaval insoportable y caballuno, y un niño bastante repelente y rarito.

Nota: 3. Le dimos unos cuantos capítulos porque pese a las trilladas fórmulas que utilizaba, la serie parecía tener cierto potencial de mejora. Lo cierto es que, si era así, no supieron aprovecharlo.



Ya quedan pocas series por estrenarse, así que el ritmo de los estrenos que abandonamos se suavizará mucho. Pero tranquilos, la semana que viene os dejaremos con un Estrenos 2013 que seguimos y, probablemente, con un Estrenos 2013 en la cuerda floja, y es que hay unas cuantas series que, pese a que las vamos siguiendo, no tengo la certeza de que vayamos a aguantar hasta fin de temporada.

Como siempre, si creéis que alguna de las series que hemos abandonado mejora mucho a lo largo de la primera temporada, dejadnos un comentario e intentaremos hacerle un hueco.


martes, 15 de octubre de 2013

Batman: La máscara del fantasma (1993) - Eric Radomski, Bruce W. Timm y otros

Un nuevo villano aparece en Gotham: el Fantasma. Su táctica para vencer a Batman es manipular a las fuerzas del orden de la ciudad para que culpen al Cruzado Enmascarado de los asesinatos de los jefes de la mafia.



Vimos esta peli porque tiene muy buena nota en imdb y en muchas reseñas decía que era una de las mejores películas de Batman. Como es muy cortita, nos animamos enseguida a verla. He de decir que nuestras expectativas eran demasiado altas. Cosas que pasan. ¡Dentro reseña!



Los personajes:
- Arthur Reaves: concejal de la ciudad, es un firme detractor de Batman al que le vienen especialmente bien las acusaciones de asesinato sobre el Murciélago.
-Andrea Beaumont: Bruce la conoció en su transición hacia Batman. A pesar de haber estado comprometidos, el enlace finalmente no se celebró. Ahora, ella ha vuelto a Gotham.



El guión:
Batman: La máscara del fantasma es, ante todo, una película de mafias. Y me ha gustado aunque el final es previsible. 
Recupera el espíritu de investigación que muchas veces se pierde en las películas de Batman para dar más brillo a escenas de acción. Personalmente lo agradezco mucho, estoy cansada de eternas escenas de peleas y cero inteligencia. Buenas escenas de interrogatorios y visitas a escenas del crimen.



¿Lo peor? Las escenas de amor. Vale, a Bruce le gustaba mucho Andrea, y sí, Andrea era una mujer 10. Pero todo eso ya pasó. Seamos sinceros, os aparece un ex de hace diez años y dejáis todo para correr a su lado. Si tenéis dos dedos de frente, no.
¿Sale el Joker? Sí, amantes de la pintura en la cara, tendréis al Joker.


¿La mejor escena? Con mi adorado Alfred, por supuesto. La gran gracia de esta película es mostrarnos lo fácil que hubiese sido para Batman entregarse a la venganza, sin luchar consigo mismo una y otra vez para no ser un asesino más en una ciudad de asesinos. Y Alfred lo explica tan bien, con tanta paciencia y tanto amor que es imposible no adorarlo.



El dibujo:
- en mi mente, las línea del dibujo eran muy parecidas a las de Batman, la serie animada (1992-1995). Era mentira. El dibujo tiene unas líneas mucho más duras y cuadradas. No es un dibujo preciosista pero tampoco tiende al realismo. Se permite licencias en los paisajes pero poco más. Los colores son oscuros, incluso de día y todo tiene cierto aire deslucido muy apropiado para Gotham.

Nota: un 7. Me esperaba bastante más viendo las notas que tenía, la verdad; pero para pasar un rato entretenido está muy bien.


viernes, 11 de octubre de 2013

Noticias 11 de octubre

—Harrison Ford está en conversaciones con Ridley Scott por una posible secuela de Blade Runner.

—A Tom Hanks le han diagnosticado diabetes tipo 2 lo que seguramente acabará con sus papeles con cambios de peso. A mantener la línea, Tom.

—Este es el cartel promocional de Oldboy de Spike Lee, la adaptación del cómic que ya pudisteis ver de la mano de Chan-wook Park.
Vía Entertainment Weekly.


—Os dejamos con un vídeo de Rick Baker, en colaboración con la empresa de maquillaje M·A·C, haciendo una calavera tradicional del Día de Muertos norteamericano.


—Un pequeño vídeo promocional de Toy story of Terror... ¡y es que se acerca Halloween!



—La semana pasada os comentábamos la primera renovación (la de Sleepy Hollow) y os traemos noticias de cancelación: Lucky 7 We are men han sido canceladas.

NBC prepara un reboot de Remington Steele... que se desarrollará como una comedia de 30 minutos. ¿Qué? Y aprovechamos para hablar una vez más de Ironside, el remake, que consiguió el peor registro de la historia de estreno de un drama en NBC, como podéis leer en el mismo enlace del reboot de Remington. Pues no creo que esas cifras mejoren mucho, la verdad.

Agentes de SHIELD obtiene temporada completa a pesar de la caída de espectadores desde el piloto. Con todo el dinero y la publicidad que hicieron los de Disney... es un buque que no pueden dejar arder. Aún.

martes, 8 de octubre de 2013

Veronica Mars (temporada 3) - CW

Veronica lo ha conseguido al fin. Tras años de espera, empieza la universidad. Por desgracia, no lo hace fuera de Neptune. Misma ciudad, mismos problemas.



Esperaba mucho de esta temporada, entre otras cosas porque ya no iba a tener que ver nunca más a Duncan, alias el Soso. Sin extenderme más en la entradilla, ¡dentro reseña!

¡Camino a la Universidad! Menos Weevil, claro. 

¿Cómo va todo por Neptune?

- la temporada pasada se cerraron muchas heridas en Neptune: Verónica descubrió quién la había violado y tuvo justicia, Duncan encontró su camino lejos de casa y de la influencia de sus padres y Aaron Echols fue liberado por la justicia pero condenado por los Kane.
Y la vida sigue. Verónica no ha conseguido su sueño de ir a la universidad lejos de Neptune pero mantiene una feliz y estable relación con Logan, que sigue viviendo a cuerpo de rey en el hotel.
Mac y Wallace van a la universidad de Neptune pero ellos, a diferencia de Verónica, cogen plaza en la residencia de la misma.
Weevil, tal y como se esperaba de él, acaba con problemas con la justicia y necesitando la ayuda de Verónica mucho más a menudo de lo que le gustaría.

Duelo de sosainas.

Así es como empiezan los personajes, ¿qué pasa a lo largo de la temporada?
- como siempre muchas cosas. Voy a empezar por la peor parte, que son las idas y venidas de Veronica y Logan. Veronica nunca ha actuado como una mujer en serie creada por la ESO, excepto en temas amorosos. ¿Sacar adelante el curso, el trabajo e investigaciones complejas? Sí. ¿Sacar adelante una relación sana y estable? No. Desde luego Logan maneja su situación sentimental con mucha más madurez que ella. Jamás hubiese sospechado tal cosa en la primera temporada.
¿Con quién acaba Veronica? Con Piz, al que apodamos cariñosamente Duncan II. La misma sangre de horchata.
Tal vez esta sea la temporada en la que Veronica tropieza más veces. La primera, con Logan. La segunda, con su padre. Veronica parece empeñada en hacer fracasar las relaciones de su padre y en que este jamás recupere el puesto de sheriff. Y aun así ambos hombres mantienen un amor incondicional hacia nuestra rubia favorita.
En cuando a los estudios, Veronica los lleva bien, es una chica brillante. Por eso mismo despierta envidias y suspicacias que hace que la acusen de plagiar trabajos. Finalmente su esfuerzo se ve recompensado y le dan plaza en el campamento del FBI.


¿Investigamos?

- parece que los guionistas de Veronica Mars tienen una morbosa obsesión por las violaciones y por eso esta nueva temporada tiene muchas. Hay un violador en serie en el campus y Veronica está dispuesta a todo por encontrarlo.
A diferencia de la segunda temporada, que tuvo un desarrollo de la investigación algo torpe, aquí sí lo han hecho bien. Añado que han conseguido el equilibrio perfecto entre el romance y el resto de las tramas. Era muy fácil que las idas y venidas de Veronica y Logan resultasen cansinas y repetitivas pero lo han hecho bien.

Sí, seguimos siendo "Team Logan".

Los mejores capítulos:

5_Resident Evil: tras un robo en el campus Weevil pide la ayuda de Veronica para demostrar su inocencia. Me gusta porque a pesar de que Weevil tiene un trabajo estable y se mantiene en el buen camino, siempre hay alguien más que dispuesto a juzgarlo antes de tener pruebas.
14_Mars entre rejas: muere el sheriff Lamb, el personaje más odiado tras Duncan, el Sosainas. Gracias, guionistas.

Nota: un 8. Una buena temporada y una gran serie detectivesca. Una pena que la cancelasen, la verdad.


lunes, 7 de octubre de 2013

Estrenos que abandonamos, parte X

Seguimos nuestro repaso de series que dejamos atrás en los primeros episodios.

Hello ladies (HBO)

La verdad es que hay algo que no funciona en absoluto en esta serie. Tiene ese aspecto cuidadísimo, esa fotografía y dirección al que nos acostumbra la cadena, tiene un buen reparto, liderado por el mismo creador de la serie, Stephen Merchant, pero hay algo que no funciona: es imposible que Stuart, el personaje protagonista, caiga bien o que el espectador quiera empatizar con él. Es difícil, de hecho, que no genere una sonrojante vergüenza.

Goodbye, guys.

Nota: 4. Los aspectos técnicos de la serie están cuidados al milímetro, pero es aburrida y los personajes son a cada cual más odioso. Bueno, no... no compiten, Stuart es más odioso.

Lucky 7 (ABC)

Las series producidas por Steven Spielberg (y son un buen puñado) son completamente irregulares. Desde la maravillosa Hermanos de sangre a la infame Terranova, pasando por las puntualmente estelares como Smash y las decepcionantes como La cúpula. Spielberg produce mucho y parece que es un hombre al que le gusta arriesgar.

Dos martes aguantó, en realidad. Técnicamente es un plural bien utilizado.

Lucky 7, de Jason Richman y David Zabel, es una sencilla serie sobre un puñado de personas de una estación de servicio que ganan un cuantiosísimo premio en la lotería y sobre cómo encaran ese dineral llovido del cielo y combaten sus problemas internos.

A la serie le llovieron palos desde el episodio piloto, que si era poco sutil, que si los personajes no eran cercanos, creíbles o que resultaba difícil empatizar con ellos, que si eran planos o exagerados... Y la verdad es que me llamó mucho la atención porque, pese a que ciertamente el diseño de personajes es bastante tosco, bastante sencillo (decir que es pobre es un poco osado en un episodio de piloto de 40 minutos en el que se presenta a una decena de personajes, la verdad...), aprovechan esa presentación tópica (mil veces vista y, por tanto, asumida) para insinuar un poco más sobre cómo se va a enfocar la serie. El resultado era visible y relativamente prometedor.

¿Por qué la dejamos? Cancelada en el segundo episodio. Sin más.

Nota: 6. No creo que fuese, en absoluto, tan mala como parecía creerse. El piloto fue simple pero cumplidor. Una lástima, era una de las series a las que les íbamos a dar algo más de cancha a ver si nos la quedábamos.

Welcome to the family (NBC)

Esta serie es malísima. Peor. Me da cierta lástima ver a Ricardo Chavira y a Mike O'Malley añadiendo una nueva mancha a su carrera. ¿Qué les han ofrecido por participar en este bodrio? ¿Será simple dinero? ¿Habrán amenazado a sus familias? No lo sé, la verdad.

El intento de NBC de llegar al público latino. Fail.

Que una comedia no tenga pizca de gracia está claro que es un problema, pero si tiene la menor chispa de humor, aunque no llegue a hacer reír, puede ser aprovechable. Aun sin tener esa chispa, puede tener unos personajes que interesen, un diseño de personajes que acompañe, puede tener un toque crítico o estar bien grabada. Nada de eso pasa en Welcome to the family, una serie que nace de mezclar lo peor de Mujeres desesperadas (y no hablo de Ricardo Chavira, que era un puntazo en la dramedia-thriller de ABC) con un episodio de Embarazada a los 16 y una pizca de choque de culturas entre blancos y latinos.

Nota: 1. Con tantas cosas para ver, no hay nada en el piloto que me anime a ver Welcome to the family o a plantearme, siquiera, que pueda interesar a nadie.

The Millers (CBS)

Descubrir por sorpresa la presencia de Will Arnett en mitad de nuestra obsesión por Arrested Development dio a The Millers unos minutos de vida más de los que merecía. Esta sitcom mala, tópica, repetitiva y carente de gracia (con risas enlatadas, en plan guinda de este contundente pastel) nos planta ante la vida de un recién divorciado (Arnett) que cobija bajo su techo a sus padres... cuya relación no atraviesa un gran momento.

El cartel es tan divertido como la serie.

Nota: 2. Diálogos ocasionales, casi todos para Carol (Margo Martindale), apuntan pequeños indicios de humor que podrían, con otro guión, germinar en risa. Pero no lo hacen. ¿Mejorará? No lo creo. Puede que no sea del todo imposible... pero improbable sí, y con ganas.

Ironside (NBC)

Este remake de una serie también estadounidense de finales de los 60, vuelve a situarnos ante el duro y carismático detective Ironside, un policía que quedó en silla de ruedas tras un tiroteo, pero que gracias a su increíble talento, astucia (y al menos en la nueva serie) mordacidad, se hace un hueco; y con ayuda de un grupo de personas elegidas por él, mantiene un equipo de investigación de lo más potable.

Será el detective más duro... pero seguramente también sea el menos carismático.

Con todos los procedimentales policíacos que salen al año, está claro que hay que retorcerlos un pelín para darles algo que los diferencie de los demás. Como trabajarse un guión realmente soberbio exige mucho esfuerzo (y seguramente sea un proceso lento y costoso) en lo que se está incurriendo es en exagerar hasta el paroxismo un rasgo. Robert Ironside es muy duro y muy mordaz y muy enfrentado a su superior y está en silla de ruda pero deja claro en todo momento que no es ningún impedimento para él. Pues muy bien...

Nota: 3. La serie tiene una filmación aceptable y un reparto cumplidor, pero los personajes son terriblemente irritantes, el diseño de personajes es muy poco atractivo (esa exageración cae en un saco de manipulación terrible). Un peñazo.

Sean saves the world (NBC)

Sean (interpretado por Sean Hayes) es un hombre homosexual que tiene que aprender a lidiar con su hija adolescente y a sobrevivir en una oficina con un jefe terrible.

Si el proceso de salvar el mundo requiere de Sean... tal vez no merezca la pena.

Sean saves the world es una serie con un reparto que no encaja, con una dinámica que no cautiva ni hace gracia y con unos personajes por los que parece realmente difícil sentir emoción alguna. No hay razón para ver esta serie, salvo quizá... el ser fan a ultranza de Sean Hayes, quien interpretó a Jack McFarland en la extensa Will y Grace, (también de NBC).

Nota: 2. No hay nada realmente bueno en esta serie. Sin más. NBC, si Sean saves the world es vuestra apuesta tras cancelar The new normal... hay un problema de base.