Google+

lunes, 23 de septiembre de 2013

Estrenos 2013 que abandonamos, parte VIII

Ahora que empieza la temporada fuerte de estrenos (aunque la del año pasado fue muy decepcionante...) os presentamos las series que hemos abandonado a lo largo de los últimos meses de la temporada veraniega. Son pocas, pero preferimos empezar el otoño sin comentarios pendientes. ¿Qué estrenos abandonamos entre finales de julio y agosto?

Salamander (één)

No sé, la verdad, cómo acabamos viendo esta serie belga, pero su historia (bastante recurrente en este tipo de series) cumplía sobradamente: la desaparición de 66 cajas de caudales y el posterior suicidio (o muerte) de varios de los dueños despiertan el interés del inspector Gerardi (Filip Peeters), que comienza a investigar el caso, lo que acabará poniéndolo, así como a sus seres queridos, en peligro cuando todos los datos empiecen a apuntar a miembros de Salamander, una oscura organización con individuos muy poderosos situados en las más altas esferas de Bruselas.

Peeters hace un gran trabajo, pero el rictus de su ceja izquierda llega a ser inquietante...

Salamander empieza bien. No es una serie rápida, pero no parece que deba serlo. Todo va a su ritmo y parece que está a punto de despegar, pero los capítulos se suceden sin grandes avances. Sí, la investigación avanza, pero la sensación es siempre la misma. Sabemos que Salamander es una organización temible y podrida desde los primeros compases de la serie, pero tras la mitad de los capítulos seguimos un poco atorados. No despega. No convence. Se atasca.

Nota: 5. La serie está bien dirigida y Filip Peeters es, en general, muy convincente. Lástima que el guión no esté a la altura de las circunstancias... ni siquiera de las mínimas exigibles.

The white queen (BBC One / Starz)

La producción de BBC, sobre todo en sus colaboraciones con canales estadounidenses, siempre es tentadora. Una serie ambientada en la Guerra de las Dos Rosas, el conflicto que enfrentó a los York y a los Lancaster, y a los aliados de ambos, en la carrera por el trono de Inglaterra y que nos presenta a Elizabeth (Rebecca Ferguson) y el romance que vive con Eduardo IV (Max Irons), que ha sido coronado rey gracias a la ayuda de su poderoso primo Lord Warwick (James Frain).

Si todo en la serie estuviese tan bien cosido como esas ropas...

La serie recrea una sucesión de intrigas de corte, de tensiones amorosas y... y poco más. La Guerra de las Dos Rosas está absolutamente de fondo y normalmente parece un tema olvidado, el drama entre la presencia de Elizabeth y los planes de Lord Warwick pronto cae en el olvido y uno se pregunta a qué se dedicó Emma Frost adaptando las novelas de Philippa Gregory... o si acaso tenían estas novelas algo interesante que contar.

Nota: 4. Los aspectos visuales de esta serie tienen la calidad que cabe esperar de una buena producción de BBC o de cualquier producción de Starz (buen vestuario y hermosas localizaciones belgas, por ejemplo), pero está claro que la serie se pierde en lo que quiere contar o que le sobra metraje. Quizá si pudiesen dejarlo en una miniserie de 5 o 6 episodios en lugar de los 10 que tuvo...

Low winter sun (AMC)

Low winter sun es la adaptación estadounidense a serie de una miniserie británica homónima. Dos detectives matan a un compañero y hacen que parezca un suicidio, sin saber que su víctima ya estaba siendo investigada por Asuntos Internos.

Habría que añadir «soso» a la lista.

Esta serie podría haber estado bien con relativa facilidad, pero la abandonamos tras un piloto sin alma. No sé si pretendían reflejar la tensión de haber matado a alguien, no sé si habían querido reflejar las dudas y los miedos... pero unos diálogos completamente inexpresivos hunden la credibilidad del conjunto. Puede que la serie no sea mala, pero desde luego, evitan concienzudamente que el piloto sea bueno.

Nota: 4. Los personajes no resulta interesantes de entrada, los diálogos manifiestan unos diseños muy planos y hacen que el piloto parezca ahogado. Potencialmente tiene interés, y el buen trabajo de los actores y esos oscuros escenarios tienen su punto.