Google+

lunes, 30 de septiembre de 2013

Estrenos 2013 que abandonamos, parte IX

La temporada de estrenos ha vuelto tan fuerte como esperábamos: el pelotón de nuevos reclutas carga contra las trincheras de los espectadores con todo lo que tiene. Algunas tienen en su arsenal armamento pesado, ya sea por calidad, por el renombre de los implicados o por las expectativas previas, pero la verdad es que la mayoría de las series parece que tienen episodios piloto de fogueo.

Chickens (SKY 1)

Esta es una sitcom británica sobre tres hombres que se quedan en un pueblo inglés mientras el resto se va a combatir valientemente en la Primera Guerra Mundial. Aunque ellos ven como una bendición la increíble tasa de mujeres que hay por cada hombre ahora mismo en el pueblo, lo cierto es que tienen algo de parias: los hombres están luchando en la guerra... y ellos están aquí. Pero claro, ¡ay, las hormonas!


Nota: 2. No fuimos capaces de acabar de ver el piloto (que, por cierto, lo emitió en 2011 Channel 4, tras lo que Sky 1 encargó la serie). Si encontrasen el punto de humor la serie funcionaría más o menos, pero a decir verdad... no tiene pinta de que eso vaya a pasar.

The goldbergs (ABC)

Comedia muy mala sobre una familia en los años 80. La historia la cuentan desde el momento actual y un personaje, el menor de los hermanos, se pregunta cómo pudo salir normal. La verdad es que en momento presente, la serie solo parece algo sosa, pero una vez que nos transportan a los 80 e intentan vendernos una nostalgia artificial y aburrida... se vuelve realmente insufrible.


Nota: 1. No hay nada de interés en este producto mal rematado que intenta compensar su indescriptible saco de carencias con un muy mal llevado toque de añoranza.

Dads (FOX)

Esta fue la primera serie de la nueva temporada que vimos. A priori, lo que más llama la atención es que esté guionizada por Seth MacFarlane (Padre de familia). A posteriori, de hecho, dudo que haya nada bueno que decir de la serie.


Nota: 0. De cabeza al saco de los horrores innombrables. Dads es un horror. Los personajes no tienen nada de gracia, los actores sobreactúan, los diálogos no encajan y las situaciones son basura. Es la heredera de Guys with kids: igual de estúpida, igual de infame. Mi consejo es que no toquéis esta serie ni con un palo. Aunque sea muy largo.

Mom (CBS)

Resulta curioso que tan próximas en el tiempo (separación de días) se haya estrenado una horrible serie llamada Dads y otra, no tan mala pero mala de todos modos, llamada Mom. Si Dads venía avalada por el renombre de Seth MacFarlane, esta viene avalada por el de Chuck Lorre (The big bang theory, Dos hombres y medio).


Mom es una serie infinitamente más cuidada que Dads, con un humor basada en respuestas breves, concisas y normalmente emponzoñadas. Los personajes se responden cuchilladas constantes los unos a los otros y tras cada línea de diálogo (casi) se cacarean risas enlatadas que resultan absolutamente insufribles pasados dos minutos. El humor es demasiado estándar (dentro del humor negro familiar) y lo cierto es que no consiguió hacerme reír en ningún momento, aunque el chef estuvo a punto en un par de ocasiones (bien por él).

Nota: 3. Si encuentran el punto de la serie, creo que Mom podría funcionar como una sitcom de humor rozando lo cáustico, con líneas muy breves y rápidas (entrecortadas eso sí por molestas risas enlatadas que pausan absurdamente la acción). De verdad, señor Lorre, las risas enlatadas ya no se llevan, ya no hacen falta... supérelas. Gracias.

Brooklyn nine-nine (FOX)

Esta serie la empecé a ver con ciertas esperanzas debido a que Andy Samberg me cae bien (conocerlo con cool guys don't look at explosions marcó probablemente mi opinión sobre él) y a que entre sus creadores estaba Michael Shur, conocido por Parks and recreations.


El caso es que los primeros minutos del piloto me pareció que dejaban claro que era una serie que no me iba a gustar: los gags tienen muy poca gracia y además se estiran indefinidamente en el tiempo. 6 minutos con chistes sin gracia sobre si llevar o no corbata es más de lo que le puedo perdonar a ninguna comedia con episodios de 20 minutos. Es lo que hay.

Nota: 3. Dudo que esta serie despegue realmente, pero creo que podrían sacar algo bueno de ello encontrando el punto en que un gag aceptable se convierte en insufrible sin alcanzar la gracia añadida del chiste recurrente. Seguiremos leyendo críticas a ver si remonta de algún modo. La verdad es que lo dudo mucho.

Hostages (CBS)

E inauguramos ya esta semana de estrenos, el primer abandono de drama. Con los dramas suelo tardar un poquito más en saber si me van a gustar o no, porque suelen ser un poco más pausados, un poco menos personales y dependen menos de encontrar-el-punto.


Hostages parecía tener cierto interés inicial en la presencia de Dylan McDermott, que lleva un tiempo teniendo un aspecto de lo más tétrico, y esa extraña historia de secuestro de una cirujana y su familia y planeo de asesinato del presidente de los Estados Unidos, pero la verdad es que todo se queda en ese parecido de interés inicial. A la hora de la verdad se queda más bien corta... de interés, de tensión y de todo.

Nota: 3. La serie podría estar más o menos bien, pero la verdad es que el piloto cae en una tensión completamente artificial creada con secuestradores que salen de esquinas en sombra, porque la serie deja bien clarito que no van a matar a nadie pronto. Y de paso van a ser majetes, que son buenos tíos. En resumen: piloto peñazo.

Back in the game (ABC)

Carece de gracia en todo momento, los personajes son exagerados y absurdos pero el humor no le sigue el juego. Intenta moderarse y ser absurda a la vez. Chavales, si se quiere jugar con el humor absurdo... es a doble o nada. Esto es nada.


Nota: 2. No tiene risas enlatadas. Gracias.

The wrong mans (HULU / BBC)

El nombre prometía un producto infame, aunque su hedor está ligeramente disimulado al principio tras una situación tan retorcida y un personaje tan pardillo que son motivo suficiente para darle una pequeña oportunidad en los minutos siguientes. Lamentablemente, el paso del tiempo y la presentación de nuevos personajes juega totalmente en contra de esta serie que peca de todos los vicios del humor inglés sin aportar ninguna de sus virtudes.


Nota: 3. La serie podría hacer las cosas bien: la historia rocambolesca, los personajes superados por la situación, el evidente talento del actor principal para hacer de ese sinsangre pagafantas... Sí, podría.

Atlantis (BBC)

El género fantástico suele tener un tratamiento un poco pobre, pero desde el Reino Unido nos llegan bastantes proyectos arriesgados e interesados y el creador de la serie era Howard Overman, que dio el campanazo hace unos años con Misfits; por lo que guardábamos ciertas esperanzas.


En vano. La serie tiene unos decorados bonitos, aunque algo toscos, un reparto sobreactuado en el que solo destaca (positivamente) Mark Addy, y una música bastante aceptable. La idea general es divertida y suficiente para una serie de estas características: un hombre de nuestra época se adentra en el seno oceánico en busca del submarino de su padre... y de repente está en la Atlántida, una provincia griega, donde acaba en casa de Pitágoras y Hércules y se encuentra con una sociedad de sacrificios a minotauros y mucha, mucha mitología hecha realidad.

Nota: 3. Mark Addy y la divertida, y absurda, premisa salvan el equipo de una serie que sería perfectamente olvidable por todo lo demás. Personalmente, no tenemos grandes esperanzas de que mejore, pero por la temática nos dignaríamos a echarle un vistazo si juraseis que mejora próximamente.