Google+

lunes, 7 de octubre de 2013

Estrenos que abandonamos, parte X

Seguimos nuestro repaso de series que dejamos atrás en los primeros episodios.

Hello ladies (HBO)

La verdad es que hay algo que no funciona en absoluto en esta serie. Tiene ese aspecto cuidadísimo, esa fotografía y dirección al que nos acostumbra la cadena, tiene un buen reparto, liderado por el mismo creador de la serie, Stephen Merchant, pero hay algo que no funciona: es imposible que Stuart, el personaje protagonista, caiga bien o que el espectador quiera empatizar con él. Es difícil, de hecho, que no genere una sonrojante vergüenza.

Goodbye, guys.

Nota: 4. Los aspectos técnicos de la serie están cuidados al milímetro, pero es aburrida y los personajes son a cada cual más odioso. Bueno, no... no compiten, Stuart es más odioso.

Lucky 7 (ABC)

Las series producidas por Steven Spielberg (y son un buen puñado) son completamente irregulares. Desde la maravillosa Hermanos de sangre a la infame Terranova, pasando por las puntualmente estelares como Smash y las decepcionantes como La cúpula. Spielberg produce mucho y parece que es un hombre al que le gusta arriesgar.

Dos martes aguantó, en realidad. Técnicamente es un plural bien utilizado.

Lucky 7, de Jason Richman y David Zabel, es una sencilla serie sobre un puñado de personas de una estación de servicio que ganan un cuantiosísimo premio en la lotería y sobre cómo encaran ese dineral llovido del cielo y combaten sus problemas internos.

A la serie le llovieron palos desde el episodio piloto, que si era poco sutil, que si los personajes no eran cercanos, creíbles o que resultaba difícil empatizar con ellos, que si eran planos o exagerados... Y la verdad es que me llamó mucho la atención porque, pese a que ciertamente el diseño de personajes es bastante tosco, bastante sencillo (decir que es pobre es un poco osado en un episodio de piloto de 40 minutos en el que se presenta a una decena de personajes, la verdad...), aprovechan esa presentación tópica (mil veces vista y, por tanto, asumida) para insinuar un poco más sobre cómo se va a enfocar la serie. El resultado era visible y relativamente prometedor.

¿Por qué la dejamos? Cancelada en el segundo episodio. Sin más.

Nota: 6. No creo que fuese, en absoluto, tan mala como parecía creerse. El piloto fue simple pero cumplidor. Una lástima, era una de las series a las que les íbamos a dar algo más de cancha a ver si nos la quedábamos.

Welcome to the family (NBC)

Esta serie es malísima. Peor. Me da cierta lástima ver a Ricardo Chavira y a Mike O'Malley añadiendo una nueva mancha a su carrera. ¿Qué les han ofrecido por participar en este bodrio? ¿Será simple dinero? ¿Habrán amenazado a sus familias? No lo sé, la verdad.

El intento de NBC de llegar al público latino. Fail.

Que una comedia no tenga pizca de gracia está claro que es un problema, pero si tiene la menor chispa de humor, aunque no llegue a hacer reír, puede ser aprovechable. Aun sin tener esa chispa, puede tener unos personajes que interesen, un diseño de personajes que acompañe, puede tener un toque crítico o estar bien grabada. Nada de eso pasa en Welcome to the family, una serie que nace de mezclar lo peor de Mujeres desesperadas (y no hablo de Ricardo Chavira, que era un puntazo en la dramedia-thriller de ABC) con un episodio de Embarazada a los 16 y una pizca de choque de culturas entre blancos y latinos.

Nota: 1. Con tantas cosas para ver, no hay nada en el piloto que me anime a ver Welcome to the family o a plantearme, siquiera, que pueda interesar a nadie.

The Millers (CBS)

Descubrir por sorpresa la presencia de Will Arnett en mitad de nuestra obsesión por Arrested Development dio a The Millers unos minutos de vida más de los que merecía. Esta sitcom mala, tópica, repetitiva y carente de gracia (con risas enlatadas, en plan guinda de este contundente pastel) nos planta ante la vida de un recién divorciado (Arnett) que cobija bajo su techo a sus padres... cuya relación no atraviesa un gran momento.

El cartel es tan divertido como la serie.

Nota: 2. Diálogos ocasionales, casi todos para Carol (Margo Martindale), apuntan pequeños indicios de humor que podrían, con otro guión, germinar en risa. Pero no lo hacen. ¿Mejorará? No lo creo. Puede que no sea del todo imposible... pero improbable sí, y con ganas.

Ironside (NBC)

Este remake de una serie también estadounidense de finales de los 60, vuelve a situarnos ante el duro y carismático detective Ironside, un policía que quedó en silla de ruedas tras un tiroteo, pero que gracias a su increíble talento, astucia (y al menos en la nueva serie) mordacidad, se hace un hueco; y con ayuda de un grupo de personas elegidas por él, mantiene un equipo de investigación de lo más potable.

Será el detective más duro... pero seguramente también sea el menos carismático.

Con todos los procedimentales policíacos que salen al año, está claro que hay que retorcerlos un pelín para darles algo que los diferencie de los demás. Como trabajarse un guión realmente soberbio exige mucho esfuerzo (y seguramente sea un proceso lento y costoso) en lo que se está incurriendo es en exagerar hasta el paroxismo un rasgo. Robert Ironside es muy duro y muy mordaz y muy enfrentado a su superior y está en silla de ruda pero deja claro en todo momento que no es ningún impedimento para él. Pues muy bien...

Nota: 3. La serie tiene una filmación aceptable y un reparto cumplidor, pero los personajes son terriblemente irritantes, el diseño de personajes es muy poco atractivo (esa exageración cae en un saco de manipulación terrible). Un peñazo.

Sean saves the world (NBC)

Sean (interpretado por Sean Hayes) es un hombre homosexual que tiene que aprender a lidiar con su hija adolescente y a sobrevivir en una oficina con un jefe terrible.

Si el proceso de salvar el mundo requiere de Sean... tal vez no merezca la pena.

Sean saves the world es una serie con un reparto que no encaja, con una dinámica que no cautiva ni hace gracia y con unos personajes por los que parece realmente difícil sentir emoción alguna. No hay razón para ver esta serie, salvo quizá... el ser fan a ultranza de Sean Hayes, quien interpretó a Jack McFarland en la extensa Will y Grace, (también de NBC).

Nota: 2. No hay nada realmente bueno en esta serie. Sin más. NBC, si Sean saves the world es vuestra apuesta tras cancelar The new normal... hay un problema de base.