Google+

lunes, 7 de enero de 2013

El Resplandor - Stanley Kubrick

Jack, un escritor en paro que acaba de superar sus problemas con el alcohol, encuentra el trabajo perfecto: será guarda de invierno del hotel Overlook. Allí, él podrá escribir y pasar tiempo con su mujer e hijo para cerrar viejas heridas. Todo parece perfecto.
Pero el hotel es un lugar que demasiados sucesos sangrientos han convertido en una gran ratonera.


Creo que todos hemos oído hablar de una película que, con el tiempo, se ha convertido en un clásico imprescindible. Me costó mucho verla por primera vez, por alguna extraña razón, en todos los videoclubs (sí, soy así de vieja) en los que la buscaba, sólo tenía otras versiones de la obra homónima de Stephen King. Por suerte, encontré una colección de Kubrick a buen precio y al fin pude verla. Y no me decepcionó. Años después, como Albos aún no la había visto nos pusimos a ello. ¡Dentro reseña!


Los personajes:
— Jack (Jack Nicholson): tras una época muy turbulenta, Jack quiere asentarse, recuperar a su familia y escribir un libro que espera que lo saque del hoyo en el que se ha metido.
— Wendy (Shelley Duvall): aunque está dispuesta a apoyar a su marido, su prioridad es cuidar de Danny, su único hijo.
— Danny (Danny Lloyd): el pequeño es especial. Danny ve y sabe cosas que nadie más puede. Pero no deja de ser un niño muy pequeño y el hotel es un lugar especialmente hostil para gente como él.


                                   Jack Torrance y su amigo invisible. 

Los actores:
— vale, Jack Nicholson está encasillado en este tipo de papeles. Pero es que los borda. No podría imaginar un actor mejor para el papel. Es siniestro incluso intentando no serlo. Maravilloso.
En cuando a Shelley Duvall es una justa compañera. Una fantástica actriz por la que ahora siento una gran curiosidad. Me animaré a ver más papeles suyos.
Con quien tengo más dudas es con Danny Lloyd. El personaje que interpreta es más niño en la película que en la obra original de Stephen King y no he podido evitar preguntarme si esto ha sido cosas del guión o por las limitaciones del actor. De todas formas, el pequeño cumple con el papel asignado.


El guión:
— bien pensado para crear tensión desde el primer minuto. Porque todos sabemos que es mala idea ir a ese lugar y quedarse encerrado durante tres meses, casi en completo aislamiento.
Los pasillos vacíos, las salas enormes en las que resuena un tétrico eco, el enorme laberinto... todo lo que rodea a los personajes es amenazador.
Uno de los factores que mejor aprovecha la película es la evolución de la locura de Jack. Al ser un hombre de carácter muy difícil, ni Wendy ni Danny aprecian sus repentinos ataques de ira como una señal de problemas. Hasta que es tarde para ello, por supuesto. 
En cuanto al ritmo, la alternancia de escenas rápidas con otras muy lentas, hace que nos encontremos con clara crisis de ritmo. Tampoco son tantas como para hacer que nos aburramos aunque claramente este es un punto mejorable del guión.


La dirección:
— nominada en los premios Razzie a la peor dirección de su año. Seguramente, la nominación más injusta que ha pasado por estos premios. Y no digo esto porque Kubrick sea uno de mis directores favoritos sino porque creo que la película tiene méritos de sobra para ser premiada por su calidad y no por todo lo contrario.
Como siempre, los cambios de plano, en una película de Kubrick, son escasos. Las carreras de Danny en triciclo, siguiendo los pasillos del hotel, parecen interminables. Además, aporta el añadido de ver todo desde la altura de un niño pequeño, haciendo todo el entorno mucho más intimidante de lo que ya es.
Otro aspecto que me encanta de la película son los larguísimos primeros plano y los primeros planos que se alejan a golpe de zoom, mostrando poco a poco el contenido de una enorme habitación. Sin duda, Kubrick nunca dejó del todo atrás su carrera como fotógrafo.



El doblaje:
— por favor, en versión original. Albos y yo tardamos unos cinco minutos escasos en cambiar las opciones del bluray para poder verla en versión original. El doblaje de El Resplandor se va al deshonroso saco de las pelis que deberías ver sin doblar.


El vestuario:
— creo que merece la pena destacar el vestuario en Shelley y en Danny. Toda la ropa que lleva el niño contribuye a hacerlo más pequeño, más infantil. Nunca lleva ropa que lo disfrace de "niño mayor". Petos azules, pantalones cómodos, jerseys con dibujos de cohetes, coches, personajes de Barrio Sésamo... adorable.
En cuando a Shelley, sin ser la actriz una belleza, toda la ropa que lleva destaca su frágil figura, haciéndola parecer más vulnerable y ligera.


Nota: un 9. Una de mis películas favoritas de todos los tiempos.

Otras películas de Kubrick:
Lolita.
La naranja mecánica.
2001: una odisea en el espacio.
La chaqueta metálica.
¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú.
Barry Lyndon.
Senderos de gloria.
Espartaco