Google+

lunes, 28 de enero de 2013

La noche más oscura - Kathryn Bigelow

Llegué a La noche más oscura habiéndome encontrado ante el mar de halagos que la precedían. Que si era la película del año, que si Bigelow era la directora con más pelotas de Hollywood, que si la crudeza de la película era apabullante, que si su realismo era inquietante y descorazonador y un montón de palabrería que, en mi opinión, es toda mentira. Agua de borrajas.


La noche más oscura... con gafas de visión nocturna

Por un lado, eso es la película. Una especie de gran truco en la que parece que se intentan mostrar unos hechos terriblemente dramáticos pero desde un prisma artificial que lo deshumaniza todo. Por otra parte, la película consigue que resulte, casi, un poco frívola. Los personajes de La noche más oscura son peleles en manos de un guión que quiso resultar provocador y se quedó en mero intento tirando a pobre. Sí, es verdad, los 15 minutos de tortura en los primeros 20 minutos de película resultan muy impactantes y muy duros. Puede parecer, incluso, que la película conseguirá mantener al espectador asqueado e intrigado, enganchado morbosamente a la pantalla... pero es que ese es el mejor cartucho de la película. La historia, que peca de simple por no haber desarrollado nada a los personajes, autómatas cada uno con su objetivo, dispara su momento más provocador en los primeros minutos de metraje y se dedica a deambular algo a tumbos hasta los últimos minutos de película, una impresionante secuencia de asalto casi en tiempo real, el final de la caza al Adversario, al Diablo. La muerte de Osama Bin Laden alternando el blanco y negro y la escala de verdes. Muy épica, la verdad. Muy lo que la película decían que era.

Call of duty: Modern Warfare.

¿El problema? Que quedan dos horas más de película y, sinceramente, se hacen difíciles de digerir. Para ser un thriller de acción, esas dos horas resultan absurdamente paradas y tampoco lo complementa con un añadido interesante para el espectador. Maya está muy loca, sí, está muy obsesionada, sí; pero en 2 horas en las que se dedica a hablar no averiguamos nada sobre ella. Que sí, Bigelow, que está obsesionada, lo hemos entendido hace aproximadamente 90 minutos, podrías pasar la página del guión y seguir adelante. Pues no, soñadores, no puede. Porque el guión de esta película tiene 2 páginas. En la primera pone «Torturamos a un fulano durante 15 minutos» y luego pone «Maya está muy loca» muchas veces. En la segunda pone «Maya está muy loca» muchas muchas veces y «Gran asalto final, pum, pum».

Pero supongo que si eres yanki te molará mucho. Debe de ser catárquica.


Jessica Chastain, la mejor imitadora de Claire Danes

Aprended, Florentino Fernández y resto de imitadores profesionales. Jessica Chastain ha hecho una interpretación que le ha valido un Globo de oro, y que seguramente le valga el Oscar, de la Carrie de Homeland y lo ha bordado oigan. Es el mismo personaje obsesionado, gritón y frustrado. El mismo exactamente. Gesticula igual, grita igual, vive igual y está igual de deshumanizada. Bueno, en realidad está más deshumanizada, que a Carrie se molestaron en incrustarle un alma en el pecho.

Con todo, lo cierto es que la interpretación de Chastain es asombrosa. Es muy creíble y muy dura. Es una actriz que me encantó en Criadas y señoras y en El árbol de la vida y que, otra vez, ha vuelto a encandilarme. Jessica Chastain es gloria. Y han sabido rodearla de actores que se ajustan muy bien a sus papeles, y aunque en general tienen participaciones bastante breves, ayudan a dar solidez y brillo a la película.

¡Go, go, Carrie! ¡¡Digo... Maya!!

Pero lo cierto es que esa sensación de estar viendo Homeland no se pierde en ningún momento. No creo que la película llegue a ser más absorbente, más intrigante o más convincente que Homeland, y eso es un poco triste. No solo porque Homeland sea una especie de realidad paralela y esta Noche más oscura nos recalque que está basada «en testimonios de primera mano de hechos reales», sino porque la serie de Showtime consigue mayor cercanía con los personajes (también tiene más tiempo para hacerlo, claro), pero es que resulta demasiado difícil, demasiado árido acercarse a estos personajes de algún modo. Quizá se pueda entender hasta cierto punto la obsesión de Maya con cazar a Bin Laden, pero es tan extrema que llega a ser despersonificadora, como cuando en una obra hay un villano-villanísimo; Maya es, solo, una obsesiva obsesionada.


Los aciertos de Bigelow

Pero está claro que Kathryn Bigelow es una buena directora y, además, se ha rodeado de gente muy capaz. La fotografía sienta a la perfección a la película que logra mantener esa apariencia casi documentaloide, a la vez que demuestra unos planos que alternan planos cercanos y alejados sin romper la continuidad y sin parecer miserablemente forzados. Además, juegan muy bien con la luz y con su ausencia y regalan al espectador la brillante escena del asalto en visión nocturna.


La música, a cargo de un Alexandre Desplat bastante soso y poco perceptible, normalmente un rumor con unos cuantos golpes de bajo ensordecido y un mantenido grave de fondo, salvo en los cambios de capítulo y en los créditos, donde dejan que se note un poco más que sí, que hay música en la película. En cualquier caso, un apartado musical poco brillante, poco personal y no demasiado bien introducido en la película. Y, para más inri, suena todo muy parecido.

El guión, que a todo el mundo parece encantarle, como dije antes, a mí me resultó bastante plano. Los personajes son esbozos y sus intenciones son tan claras y, en general, desprovistas de matices que resultan cansinos y poco completos. No logré quitarme la sensación de que todas las alabanzas al guión eran de personas seducidas por la provocación inicial y por la apariencia de frío realismo que impregna el filme.


Nota: 6,5. Jessica Chastain, que seguramente ganará el Oscar por esta película da alas a una película que me cuesta aceptar que haya gustado tantísimo fuera de Estados Unidos. Me cuesta bastante. La película está técnicamente bien hecha y la actriz está inmensa. Y ya. ¿Creo que ganará el Oscar a la Mejor Película? Pues creo que tiene muchas opciones, pero por unas cualidades que, personalmente, me veo incapaz de apreciar.