Google+

viernes, 7 de junio de 2013

¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú - Stanley Kubrick

El general Jack D. Ripper ha perdido la cabeza. Convencido de que los comunistas han contaminado los fluidos corporales de los estadounidenses a partir del flúor del agua, da la orden de comenzar un ataque nuclear contra la Unión Soviética.
En el Pentágono, la cúpula militar estadounidense, junto con el Presidente, se reúne en la Sala de Guerra para intentar solucionar la situación antes de que la humanidad resulte aniquilada.



Con lo mucho que me gusta Kubrick, es increíble la cantidad de obras importantes suyas que me quedaban por ver: "¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú" era una de ellas. La vimos en uno de nuestros ciclos cinéfilos y he de decir que es una película realmente divertida, gamberra y con gran crítica social de fondo. Si no es la mejor película de Kubrick, cerca le anda.


¿Quién es quién?

Peter Sellers es... tres de los personajes. Y los borda todos y cada uno de ellos. El científico nazi con el síndrome de la mano extraña, Merkin Muffley, presidente de los Estados Unidos y Lionel Mandrake, capitán de aviación. Tres personajes completamente distintos y que el actor plasma perfectamente. No sabía que era el mismo actor hasta que empecé a buscar información sobre la película.
 ¿Más personajes? Jack D. Ripper, interpretado por Sterling Hayden. Ver a un hombretón quejándose porque los comunistas habían contaminado "sus preciados fluídos" es todo un espectáculo. 
También tenemos en cuenta a Alexi de Sadesky, el embajador ruso, un personaje infantil y aún así más competente que su presidente, que cada vez que coge el teléfono parece estar en un orgía sin fin.

Lo que podemos deducir de los personajes principales de la película es que son una panda de incompetentes en su mayoría y por parte de ambos bandos. Tanto rusos como americanos son la dejadez y la irresponsabilidad en persona. Armas para destruir a el planeta entero, científicos nazis que desconocen el concepto de humanidad, jefes de estado que no paran una orgía caigan las bombas que caigan... y mucho más. Viendo la película, no pude evitar preguntarme cómo habían tardado tanto en tener una crisis dura de verdad.



¿Qué critica Kubrick?

— que dejamos códigos secretos que pueden desencadenar el apocalipsis nuclear en manos de un desequilibrado mental. Que no nos preocupamos del estado mental de nuestros altos mandos y que nuestro desequilibrado nos la lía. Porque hacer que un país entero viva en una completa paranoia, pensando que van a ser atacados en cualquier momento, no hace más que aumentar los trastornos mentales de la población. ¿Cómo puedes llevar una vida normal pensando que tu casa va a ser arrasada en cualquier momento?
También pasa que, como estamos en plena Guerra Fría, la Unión Soviética tiene un plan para contraatacar. Un plan super ingenioso que consiste en arrasar el planeta. Pero como el primer ministro está ocupado con el vodka y las lumis, este no es un tema que le preocupe demasiado.
Y así va todo en esta película. 
Personalmente, me gustaría pensar que nuestros dirigentes son mucho más responsables que los hombre de la película, al fin y al cabo el planeta no está arrasado... pero tengo tantas dudas. Y por desgracia, la película parece tan actual por momentos...


¿Por qué es una obra imprescindible?

— porque es una obra que ha sido referenciada una y mil veces. La más famosa seguramente será la de los Simpson. Como ya he escrito antes, posiblemente sea de las mejores obras de Kubrick.


Los científicos nazis son nuestros amigos...

Nota: un 9.  Cuando acabemos el ciclo Kubrick, ya os contaré si es la mejor o no. Pero seguramente lo sea. 

Otras películas de Kubrick:
Lolita.
El resplandor.
La naranja mecánica.