Google+

martes, 26 de junio de 2012

Taxi Driver - Martin Scorsese

Travis Bickle es un joven taxista neoyorkino, veterano de Vietnam. Como no puede dormir por las noches, coge todos los turnos que puede, sin importarle lo infame que sea la zona en la que da servicio. Obsesionado por la baja moralidad que observa en los habitantes de la gran manzana, su estado mental degenera cada vez más.


La verdad es que la primera vez que la vi no me gustó nada. Me pareció lenta y aburrida. Cuando invitamos a unos amigos a ver una peli en casa y escogieron Taxi Driver, hicimos de tripas corazón para ser unos buenos anfitriones tras cruzarnos una mirada resignada. Y a la media hora estábamos alucinados, ¡peliculón, Soñadores! No sé qué nos pasó la primera vez que la vimos pero Taxi Driver es una buena película. Aunque tengas que verla dos veces para darte cuenta.

Me voy a saltar un poco la estructura que he tomado para mis reseñas y sólo os hablaré de un personaje, de Travis. Travis está loco, completamente. No duerme, miente a sus padres, desprecia a la mayoría de mujeres, odia a los gays, las prostitutas, a los emigrantes, a los comunistas... Vive una fantasía en la que llega a ser agente del gobierno para, semanas después, programar un atentado. Sin duda, Travis es uno de los ejemplos más claros de síndrome del estrés post-traumático.

El guión:
- a pesar de que tienen fallos de ritmo es un gran guión que refleja la escalada de locura de Travis a la perfección. Y Travis es, desde muchos puntos de vista, despreciable. Pero no puedes evitar sentir compasión por él, por su locura, por lo solo y perdido que está.
Momentazos:
- taxistas que: piensan que es una gran idea llevar a una chica a ver porno en su segunda cita.
- La primera vez que Iris entra en el taxi.
- La escena íntima entre Iris y Sport. Es tan... chocante.
- Hablando con el guardia de seguridad de Palantine.
- La conversación con Iris en la cafetería.


La dirección:
- Scorsese prometiendo ser uno de los mejores directores del mundo. Me encanta este hombre y su trabajo. Los planos, la luz... todo es perfecto. Con ese toque de originalidad que siempre da a sus obras. Lo peor: la escena de la masacre. Demasiado caótica y errática. Me dio la impresión de que no acababa de encontrar la  forma en la que quería grabarla. 






Los actores:
- para mí, este es el mejor papel de Robert de Niro. Sé que mucha gente pensará que no es así pero creo que en ninguna otra tiene tanto registro y tan bien hecho. La verdad, impresionante.
Jodie Foster actúa con una naturalidad pasmosa, es Iris.



El vestuario:
- lleno de detallazos. La ropa perfecta de Betsy, lo desastrado que va Travis hasta que se pone su único (y hortera) traje, las gafas de sol de Iris... Y sobre todo, las botas de tacón de Sport. Increíbles.

Curiosidades:
- Robert de Niro condujo un taxi doce horas al día durante un mes para preparar el papel.
- Jodie Foster tenía sólo doce años cuando rodó la película.
- Se pensó en Jeff Bridges para el papel de Travis.
- el mohawk de Robert de Niro no es de verdad, es de piel de caballo.

Nota: un 8. Creo que ha duplicado su nota con el segundo visionado.

Otras obras de Scorsese:
— Uno de los nuestros
— El cabo de miedo.
— Gangs of New York.
— Shutter Island.
— Boardwalk Empire.
La invención de Hugo.