Google+

lunes, 4 de junio de 2012

La gata sobre el tejado de zinc caliente - Tennesse Williams

Los Pollitt se reúne en su hacienda sureña para celebrar el cumpleaños del patriarca, al que llaman cariñosamente "Abuelo". Ha sido un año duro para la familia; Brick, el hijo menor, se ha roto una pierna intentando revivir sus años de gloria como deportista de élite, el Abuelo ha estado enfermo y ha tenido que someterse a largas pruebas. La fiesta reúne a la familia para intentar calmar los ánimos y recuperar el control.


                                                    

Como ya te conté en la reseña de "Un tranvía llamado Deseo", adoro a Tennesse Williams. Es uno de mis escritores favoritos y me encanta casi todo lo que hizo. Seguramente conocerás esta obra por su versión cinematográfica pero merece la pena que le eches un ojo al libro, porque si "Un tranvía llamado Deseo" fue ligeramente mutilado para su adaptación al cine, los cambios en "La gato sobre el tejado de zinc caliente" son mucho más significativos. Los iremos viendo poco a poco.

Los personajes:
- Maggie: o la desesperación en estado puro. Una mujer que lo tenía todo: posición social, seguridad económica, belleza, juventud y un marido a juego. Y su perfecto mundo se ha venido abajo. Brick se ha vuelto alcohólico, ha perdido su trabajo y actúa como si su sola presencia lo molestase.
- Brick: antaño brillante jugador de fútbol americano, la decadencia de su carrera empieza con el suicidio de su amigo Skipper. Aunque intenta trabajar como locutor de retransmisiones deportivas, en alcohol se interpone entre él y sus objetivos.
- Abuelo: un hombre brusco y de formas rudas, sólo muestra verdadero aprecio por Brick y por Maggie, ignorando o directamente despreciando al resto de miembros de su familia. Completamente convencido de que está curado, aprovecha su segunda oportunidad para decir todo lo que le viene en gana sin tener en cuenta los sentimientos ajenos.
- Mamá: se casó con el Abuelo porque se quedó embarazada de Gooper. Todos estos años ha amado incondicionalmente a su marido, haciendo ver que sus desplantes no son más que parte de su carácter, quitándoles importancia a pesar del daño que le hacen.
- Gooper: ha hecho siempre lo que se esperaba de él: estudió derecho, se hizo cargo de parte de los negocios familiares, se casó con la mujer apropiada y tuvo hijos. Y a pesar de ello no ha conseguido ganarse el favor de su padre.
- Edith: la ambiciosa mujer de Gooper parece dispuesta a hacer lo que sea para heredar la hacienda de los Pollitt. No escatima en pullas a Brick y Maggie, ni en publicitar a sus niños como si se tratasen de monos de feria andantes, ni en atenciones hacia Mamá y el Abuelo. Desde luego, es el personaje odiado de la obra.

El guión:
- como siempre en las historias de Tennesse Williams, hay varios misterios que nos van desvelando acto tras acto. ¿Está el abuelo curado? ¿Por qué bebe Brick? ¿Por qué rechaza a Maggie?
Poco a poco, vamos conociendo a los personajes, con sus virtudes y sus vilezas.
Mis pasajes favoritos:
- todas en las que Mamá oculta las lágrimas. ¡Qué entereza tiene esa mujer!
- el Abuelo desatado, diciendo lo que piensa, lo que ha pensado todos los años de su vida, ¿se puede ser más cruel?
- Gooper, herido, preguntándose por qué si todo lo ha hecho bien su padre no lo quiere.
- todas las apariciones de los monstruos sin cuello, que es como Maggie llama a los hijos de Gooper y Edith.
- Brick hablando sobre su alcoholismo, drama en estado puro.
- El Abuelo hablando de su vida con Brick.

Otro punto a favor del guión es como Tennesse trata diferentes relaciones homosexuales. La dulzura de los antiguos dueños de la hacienda de los Pollitt. Cómo acogieron al abuelo y lo trataron como a un hijo, cómo vivieron juntos hasta el final... Una historia que nos dejan conocer a través de pequeños comentarios pero que está llena de cariño y buenas intenciones. El contrapunto es la no relación de Skipper con Brick. Skipper, celoso de la carrera de Brick y de Maggie. Skipper, incapaz de reconocer que ama a Brick y que se suicida cuanto este se siente decepcionado. 


"La gata sobre el tejado de zinc" es, al igual que "Un tranvía llamado Deseo", una historia de sentimientos y reacciones humanas, las buenas y las malas. La gran diferencia es que esta obra es mucho más refinada, menos sucia y más cercana. Es mucho más fácil empatizar con la desesperación de Maggie que con la locura de Blanche.

Premios:
- premio Pulitzer en 1955 al Mejor Drama.

Nota: un 10. Adoro esta obra. No dejes pasar la oportunidad de leerla o pasarte por un teatro. No te decepcionará. Maravillosa como pocas.