Google+

jueves, 28 de junio de 2012

The Newsroom, premiere

La mayoría de los que seguís el blog asiduamente sabréis que soy fan declarado de la HBO y de Aaron Sorkin. Juntar a los dos, sin duda, era algo que iba a llamar mi atención sin ninguna duda. El producto que unió ambos nombres se llama The newsroom (supongo que a España llegará como La redacción, porque suena mejor que La sala de redacción como título de una serie) y trata sobre el mundo del periodismo televisivo visto desde dentro.

Tal vez alguno haya visto, o le suene, una magnífica perla del mundo de las series de televisión llamada Studio 60, que giraba alrededor de un late night, aunque pocas veces llegábamos a ver gran cosa del mismo. Lo importante era lo que había detrás, los tiempos, los problemas de derechos, los dilemas morales... The newsroom hace algo parecido, pero esta vez desde el punto de vista, mucho más serio, de un telediario.


Will McAvoy (Jeff Daniels) es un presentador de telediario que se mantiene siempre en un gris claro entre todas las posturas, buscando contentar a republicanos, a demócratas y a independientes. Cuando le preguntan directamente, sale por la tangente y hace algún chascarrillo sobre deportes. Hasta que en una mesa redonda en la universidad responde muy duramente a la pregunta de una estudiante. Una estudiante que, por cierto, pregunta: "¿Por qué Estados Unidos es el mejor país del mundo?". Sí, sí, como lo leéis. Su respuesta, sincera y honrada (y discutible en algunos puntos), abre la polémica y lo pone en el punto de mira. Si a esto sumamos lo difícil que es trabajar con él... Bueno, si sumamos eso, tenemos The Newsroom.

El caso es que la serie persigue el ideal del periodismo. Estos señores ya están hartos de la imagen que, cada vez más, se está adueñando de esta profesión; de ser perros de uno u otro bando. Quieren alejarse en la medida de lo posible de todo eso y hacer un periodismo honrado, un periodismo lo más certero posible, de apelar al honor de la profesión e informar sin engañar a los espectadores. La idea, aparte de bonita, la verdad es que está más de actualidad que nunca, ¿no os parece?

El reparto es muy, muy bueno (en general es un aspecto muy cuidado en todas las series de HBO) y en él destacan algunos nombres como Emily Mortimer (es imposible resistirse a esta mujer y a su precioso acento británico) o el al alza Dev Patel.


Tenía cierta confianza depositada en el señor Sorkin (creo que Studio 60, La Red Social y Moneyball son avales más que suficientes), aunque me hizo temer ligeramente cuando la universitaria hizo su pregunta de marras. El caso es que la serie cobra fuerza y ritmo con cada minuto que pasa llegando a un momento climático a punto de terminar el capítulo (de 70 minutos), luciendo un ritmo bien medido y controlado hasta el último momento, las típicas conversaciones saturadas que caracterizan a Sorkin, algún walk and talk (que no falten) y la definición de unos personajes que pueden llegar a ser muy grandes si se les da el tiempo necesario.

La dirección de Greg Mottola mantiene el enfoque realista del guión de Sorkin, a la vez que añade un gran dramatismo. Se centra mucho en las expresiones de algunos personajes, en sus ojos y en sus labios, a la vez que hace algunos paseos algo apurados siguiendo un walk and talk especialmente veloz. La sensación, en cualquier caso, es de un juego de cámaras sólido y cumplidor, muy apropiado para la serie y para adaptarse al ritmo de la misma.

Nota: 9. The newsroom tiene uno de los mejores pilotos que he visto. Comprendo que en un episodio piloto hay que realizar ciertos sacrificios para presentar a los personajes, la idea central de la serie, el universo que lo rodea todo y demás; pero el resultado de este me parece, sencillamente, envidiable.