Google+

lunes, 11 de junio de 2012

Critters ¡ojo, muerden! - Stephen Herek

Ocho malvados critters se escapan de una cárcel espacial. El alcaide, preocupado por la peligrosidad de los fugitivos, envía a sus dos mejores caza-recompensas para traerlos de vuelta. Mientras se ponen en marcha, los terribles critters aterrizan en un tranquilo pueblecito de Kansas.


Tras reírme varias veces de que Carlos tuviese esta película, decidimos verla. No fue culpa nuestra, es que teníamos pocas ganas de ponernos a buscar pelis decentes y decidimos torturarnos con este bodrio de nuestra infancia. Al final, no era tan mala como parecía. De hecho, me ha gustado mucho más que los terribles e infames goonies. Ante todo, no te la tomes en serio y prepárate para reírte.


Los personajes:
- Helen (Dee Wallace): ama de casa de Kansas. Rubia, mona y asustadiza.
- Harv (M. Emmet Walsh): marido de Helen. Hombre duro de Kansas, protector con su hija, duro con su hijo y amante de las armas.
- Brad (Scott Grimes): el hijo pequeño de la pareja, es un niño revoltoso con la extraña costumbre de construir explosivos.
- April (Nadine Van Der Velve): la primogénida de la familia, es una adolescente con la cabeza puesta en su nuevo novio neoyorkino.
- Charlie (Don Keith Opper): el conspiranoico del pueblo, empeñado en que una invasión alienígena se acerca. Ya sabes, en todos los pueblos pequeños de Kansas hay uno.



Los actores:
- son todos tan sobreactuados como exige la película. De verdad, los caza-recompensas son demasiado inhumanos, la madre es muy gritona, el niño muy insoportable... esto no es culpa de los actores, que sólo hacen lo que les piden pero vamos, que más exagerados no podía ser.

El guión:
- lleno de momentazos terribles. Terriblemente divertidos, quiero decir. Critters se ríe de sí misma, y ese es su gran punto a favor. No intenta ser una película seria. Los diálogos son absurdos, los personajes caricaturescos, en el pueblo podría estar Dorothy con la bruja y Totó...
En resumen, es una película muy recomendable para ver en grupo y reírse mucho. No pretende ser otra cosa.


Los efectos especiales:
- fantásticos. Sin ironía, son fantásticos. La transformación de los caza-recompensas está muy conseguida, los critters son unas marionetas que no lo parecen en ningún momento, las explosiones están bien hechas, la carne mordisqueada es todo lo asquerosa que debe ser... y no han perdido con el tiempo.



El vestuarios:
- el de los caza-recompensas es super molón sin llegar a ser todo lo horteras que podrían ser en los 80.

Nota: un 5. Maliña es un rato largo. Pero lo que te ríes no tiene precio.