Google+

miércoles, 20 de junio de 2012

Attack the block - Joe Cornish

Bienvenidos al mundo de la serie B setentera-ochentera, con sus luces y sus sombras. Attack the block es una película sencilla, con una idea sencilla y un presupuesto muy sencillo, pero el resultado juega en la primera categoría de su cine. Rollo serie B, insisto; que no tiene nada de malo pero se queda en lo que se queda.


Attack the block nos presenta a un grupo de malotes adolescentes de los suburbios londinenses que se dedican a hacer el cafre, atracar a la gente yendo de duros y rondar la casa de un camello. Pero entonces comienza una invasión alienígena y claro, por muy machotes que sean con navajas contra una mujer desarmada; esto de los gorilobos alienígenas se les escapa un poco.

La película combina acción, terror y comedia y, a grandes rasgos, los combina bien todos. Cornish y su equipo, ante todo, le echaron ganas. La película se nota hecha poniendo todo lo que tenían en la parrilla. Los actores son desconocidos (y muy pocos, el barrio debe de tener 7 habitantes, 8 máximo), las bestias son sombras negras con dientes fosforescentes (y son trajes llevados por actores, había 2 trajes para hacer los grandes y 1 para el pequeño) y la mayoría de las conversaciones tienen referencias a música, pelis o personajes de serie actuales entremetidas en los toques gamberros; pero se nota que quisieron hacer todo lo posible con lo que tenían.

¿Esos son los que nos van a salvar?

Attack the block tiene unos diálogos divertidos y unos personajes que parten de ser claros antihéroes, pasan por ser niños a los que el tema se les viene grande y acaban siendo, otra vez, algo parecido a los héroes de la película. Para la mayoría de los críos se trataba de su primera película, aunque Nick Frost y Jodie Whittaker (dos de los adultos de la película) son algo más conocidos; sobre todo el primero, claro, Sancho Panza de Simon Pegg.

Por supuesto, la película requiere una suspensión de la incredulidad notable. Los críos enfrentándose a los alienígenas, las armas, las motos, que la policía parezca ausente en todo momento... nada de ello parece demasiado creíble, aunque no creo que importe demasiado.

La dirección es eficaz. La cámara se mueve muy rápido y tanto los escenarios, como los gritos como el movimiento de los gorilobos alienígenas mantiene pefectamente la tensión. Es una película que no necesita subir el volumen para conseguir el efecto susto, tira más bien del movimiento rápido de las criaturas y de su aparición inesperada. Para mí, que odio especialmente los sonidos estridentes que buscan el susto fácil, fue un punto más a favor de Attack the block.


La música es muy moderna y muy juvenil, llena de hip hop y de música electrónica algo disonante. No fue muy de mi gusto, pero hay que admitir que es la que más se amolda al carácter de la película y al de sus protagonistas.
Sound of da police.
The end (tiene otro título, pero se mete en parte de la trama).


Nota: 6. Attack the block es una película recomendable para un domingo aburrido o para ver con colegas. No es una película que permita grandes reflexiones, pero en su desenfado y sencillez es cundente como pocas.