Google+

lunes, 19 de diciembre de 2011

Estrenos 2011, seguimos viendo (III)

Habían quedado olvidadas en nuestras anteriores entradas al respecto pero seguimos viéndolas. En serio, no es que hayan pagado tarde el diezmo.


Esta serie me parece tirando a normalita, y en realidad tiene poca cosa. Es una sitcom graciosilla, con choque de personalidades discordantes y exageradas (como casi cualquier sitcom yanki, todo sea dicho), pero cuenta con la mirada de corderito de Zooey Deschanel como añadido, ¿y cómo resistirse? ¡Esta mujer es la adorabilidad en persona!

Imagen sacada de La palomita mecánica, un blog que acabo de descubrir y que ha pasado a mi carpeta de marcadores. ¡Anotadlo!


Me sorprendió descubrir lo graciosa que me parecía Zooey en pantalla, pero ha sido uno de mis grandes descubrimientos de esta temporada. La serie no es una maravilla, lo sé, es tópica y completamente normal, pero cuando toca un capítulo divertido, me lo paso como con pocas.

Si buscáis algo nuevo en el género de las comedias, no os toméis la molestia. En serio.


Personalmente, esta me pareció la mejor comedia de este año. George Altman encuentran un condón en la habitación de su hija Tessa, y entonces la saca de Nueva York (fuente de insidia y depravación, claro) y se la lleva a vivir a un barrio residencial. El suburgatorio.


Me gusta mucho la pareja de actores que conforman a la familia Altman, el serio, grande y rudo Jeremy Sisto (el hermano loco de Brenda en A 2 metros bajo tierra, y a cuadros me he quedado al descubrirlo, oigan) y la magnífica, convincente y realmente joven Jane Levy. Una crítica al mundo colorista y ornamentado de perfección de los barrios residenciales, llenos de flores e hipocresía (a partes iguales) y algunos momentos verdaderamente hilarantes consiguen una serie a la que deberíais, al menos, darle una oportunidad.

Si finalmente hago yo la reseña ya concretaré más cosas; si no le diré a Lau que les eche un ojo, porque tiene detalles que merecen mucho la pena destacar.


Esta serie empezó estando bastante bien, en mi opinión. El tema del bebé estaba muy de fondo, y era una sitcom sencilla y directa. No obstante, con el paso de los capítulos se ha ido desinflando y, a decir verdad, ya no sé si acabaré la temporada. A Laulau le sigue gustando, así que cuenta con opciones. En el peor de los casos, de todos modos, hemos llegado al capítulo 9; la mitad de las series de este año no pueden decir tal cosa.



Fue mi gran sorpresa de la temporada. No me esperaba nada y, de hecho, al principio no me encontré casi nada. Personajes normalitos, guión mediocre y serie, en conjunto, del montón; pero dentro de su tono, su estilo y su ambiente, ha sido una serie que se hizo un hueco en mis tardes de ver series tirado en el sofá o en la cama. Los personajes de Hart of Dixie, sin ser especialmente complejos, tienen puntos muy interesantes, recurriendo a fórmulas un poco manidas, es cierto; pero el conjunto acaba siendo apetecible con el paso de unos cuantos capítulos. Así, pronto, las intrigas cotidianas/costumbristas de Blue Bell, Alabama; pasarán a formar parte de vuestros días(o noches) televisivos.