Google+

lunes, 31 de octubre de 2011

Estrenos 2011 que abandonamos (II)

Añado con casi enfermizo placer a esa infame lista las siguientes series: Los ángeles de Charlie, 2 broke girls, how to be a gentleman y whitney.


Podríamos decir que esperaba poco de todas ellas: How to be a gentleman ya había sido cancelada cuando me decidí a verla (por no marginarla, o algo), los ángeles de charlie y 2 broke girls tenían un título que anunciaba a gritos «hey, soy basura, ¡mírame!»... y solo Whitney se mantenía en ese desconocimiento absoluto del todo-puede-ser.



Los ángeles de Charlie, ABC.

De estas series, la primera a la que le di una oportunidad —así lo quiso la suerte— fue Los ángeles de Charlie. Enhorabuena, ángeles, habéis conseguido el dudoso honor de que no hayamos conseguido terminar de ver el primero de los capítulos. Esta dantesca oda al más terrible horror nos ¿embelesa? con una introducción cutre y popera. Adecuada, todo sea dicho. Se nos presenta a las mozas, a las ángeles, vaya, una de las cuales se puede decir que tiene una cara bonita... nada más positivo sobre el físico de ninguna. ¿De verdad son los ángeles de Charlie? Bueno, el caso es que la ladrona blanca—la guapa anoréxica—, la marine latina macholo y la detective de policía negra y corrupta. Y Charlie claro. Bueno, y otro tío que es el hacker y el todo-lo-que-necesitéis de las ángeles de turno.


El caso, sobre tráfico de menores, tenía un punto; así que no quisimos quitar la serie antes de tiempo, pero las interpretaciones súper exageradas, el pésimo montaje de las escenas de acción —se mueve más la cámara que los fulanos—, los horribles personajes y los diálogos producto de la mente más adolescente del mundo, unidos a una banda sonora que casi podría seleccionarse sola poniendo los 40 acabaron por minar absolutamente mi paciencia.

Puntos positivos de la serie: el caso inicial es de bastante actualidad y algo polémico, una de las ángeles vuela en pedacitos antes del minuto 10 (¡¡BIEN!!)... el resto es basura. Terrible. Aburrida. Lamentable.

«We're not (cops), we're angels».

Y esta frase queda para la posteridad casposa más flagrante.
Nota:1.


Whitney, NBC.

Lo cierto es que Whitney es tan mala como Los ángeles, pero en su propio rollo. ¿Casposa? No, casposo sería probablemente un halago para este... aborto de insulto al humor. Whitney es una excusa para el humor más cutre y chabacano.


La pareja protagonista tiene gracia... ¿0? ¿0 Kelvin? ¿Han encontrado la forma de medir el 0 humor en una escala absoluta? Las cutre-risas enlatadas suenan, como en muchas otras series, en momentos en los que, personalmente, me cuesta entender que nadie se ría, el problema es que en Whitney es difícil reírse, así que las risas enlatadas parecen un simple puteo al espectador. Y no, ese aviso de «Whitney se graba con público en directo» no lo arregla. Me niego a creer que haya humanos de verdad tras esas risas más falsas que los billetes de 3 euros.

Muy bien, Whitney Cummings, creadora, productora ejecutiva y guionista de esta terrible bazofia. Si pretendías crear un engendro que clama por su preferiblemente pronta muerte, lo has hecho de maravilla. Al menos podías haber contratado a alguien que supiese actuar, o algo. Salvo que, realmente, hayas hecho el mayor esfuerzo posible por engendrar un producto lamentable, claro.
Nota: 0. Sí, 0. Creo la nota para ti, W.C.


2 broke girls, CBS.

Lo cierto es que esta serie tenía el mismo humor facilón y un poco cutre, con tendencia a la situación sexualmente incómoda y medio violenta. Pero no se me ocurrió fijarme en quién andaba detrás hasta hace escasos 5 minutos. Whitney Cummings, ¿pero cómo es posible? ¿Cómo lo has hecho? ¿El mismo año perpetras estos dos crímenes contra el arte de las series de televisión? ¿En serio? Qué vida tan ajetreada la tuya, W.


Esta serie trata sobre un par de camareras muy distintas: una es una mujer dura, seca y hosca de clase baja, y la otra es una Paris Hilton de turno que se queda de repente sin un duro. Y ya está. Comedia cutre con un humor basado en el choque 'de culturas' de estos dos personajes, muchas referencias vacíamente sexuales, muchas risas enlatadas y poco más. Esta serie es mala, aunque es mejor que Whitney, todo sea dicho. Acabamos el primer capítulo e incluso le dimos una... breve oportunidad al segundo, que ya no lo terminamos.
Nota: 2.



How to be a gentleman, CBS.

Aunque ya estaba cancelada, me apetecía ver el nuevo papel de Kevin Dillon —Drama en Entourage— porque la verdad es que la sencillez del personaje y su pinta de baturro me cayó en gracia. Es cierto que en esta serie fallaban muchas cosas, era poco divertida, el protagonista resultaba excesivamente forzado y la verdad es que el resultado de los capítulos era ligeramente decepcionante.


Con todo, fue la menos horrible de este abanico de esperpentos.
Nota: 3.



Ya sabéis, otra tacada de series de las que debéis huir como si tuvieran la peste. Sobre todo de esas aberraciones firmadas por Whitney Cummings, que las otras dos, al menos, han tenido la decencia de cancelarlas.


Estrenos 2011 que abandonamos (I)