Google+

martes, 13 de diciembre de 2011

Shakespeare in love - John Madden

Vi esta película hace mucho tiempo y no la recordaba especialmente buena. Recientemente salió con el diario El País, como parte de su colección de 35 años de cine y aproveché para volver a echarle un vistazo.


Shakespeare in love nos presenta a un Shakespeare (Joseph Phiennes) enamoradizo e hiperactivo, siempre en busca de una musa que active su genio y le permita crear una obra a la altura de su rival Christopher Marlowe. Así, mientras pícaramente intenta conseguir crédito de los mecenas, sin comprometerse demasiado porque no tiene nada que ofrecer; se topa con la preciosa Viola de Lesseps (Gwyneth Paltrow). Y aprovechándose de su alocada historia de amor, el dramaturgo inglés escribe Romeo y Julieta. Y ya está.

Los personajes y sus actores.
—William Shakespeare es un hablador y un poco vive-la-vida, siempre en busca de un romance que le dé calor por las noches y avive el fuego de su pluma. Es un hombre de cariño rápido y de pronta fogosidad, de movimientos rápidos y actitud exagerada, como todo dramaturgo que se precie a ojos del cine.
El actor que le da vida es Joseph Fiennes, quien resulta tremendamente decepcionante y muy poco creíble. Así como en otros papeles, algo menos destacados y, desde luego, mucho menos histriónicos, el señor Fiennes me pareció una elección correcta, encarnando a este Shakespeare me pareció desagradable, aburrido y sin carisma. Una lástima, sobre todo si lo comparamos con el trabajo de Gwyneth Paltrow, que pocas veces, en mi opinión, volvió a lucirse tanto en un papel.
—Viola de Lesseps es una señorita en edad de contraer matrimonio. No es noble, sino acaudalada; lo que atrae las miradas de Lord Wessex (Colin Firth), lo que pondrá en peligro el affaire que mantiene con Shakespeare y su participación, haciéndose pasar por muchacho, como Romeo en la obra que se va a estrenar.
Gwyneth Paltrow, que a mí no me suele gustar especialmente, consigue un papel brillante. Sus sonrisas, su androginia cuando hace de muchacho, las miradas... magnífico, de lo mejor de la película.
—Lord Wessex es un noble que quiere desposar a Viola de Lesseps a cambio de una cuantiosa suma con la que subsistir mientras sus plantaciones de tabaco dan sus frutos. No es que el personaje tenga mucho más, aparte de una subtrama de celos que lo lleva a batirse a espadazos contra el petimetre de Chespir.
Colin Firth tampoco suele ser santo de mi devoción —aunque se ha ganado cierto respeto tras el papelón que interpretó en El discurso del rey—. En esta ocasión consigue un personaje bastante atractivo en su sencillez y con cierto carisma, pese a ser un malo que podría considerarse «del montón».


Por lo demás, la película luce, claramente y sin reparos, una serie de dones de los que abusa de forma magnífica. El vestuario y la música por ejemplo. El vestuario se amolda a todas las situaciones, a pesar de los momentos con multitud de actores en pantalla. Ropas de hombre y de mujer perfectamente elaboradas que dotan de un marcado estilo a muchos de los personajes y que contribuyen a la mascarada de Viola con gracia y elegancia. Y la música es, casi en todo momento, hermosa y apropiada; sin que reste atención a las escenas. Aquí una muestra:




En mi opinión, donde más falla la película —sobre todo contando que Madden logra grabar con destreza las escenas de baile y de lucha—, es en la absoluta mezcla de estilos que luce. Comedia, drama, tragedia, capa y espada, romanticismo... lo metemos todo en la batidora y voilà! La primera hora de película, de hecho, me pareció no ya aburrida, sino un poco desesperante, lo que se unía a la exasperación que por momentos me producía el exagerado Shakespeare que se quedaba en soso, en una espiral tediosa.

Fueron factores como el vestuario, la música, la dirección y la fantástica interpretación de Paltrow las que me animaron a no quitar la película y dedicar mi mañana a otra cosa, aunque finalmente, tras el constante bache de la primera mitad, el visionado se hizo más agradable y al final de la película incluso me quedé relativamente satisfecho con el resultado.


Premios
Oscar: Mejor película, Guión original, Canción original, Vestuario, Dirección artística, Actriz de reparto (Judi Dench) y Actriz protagonista (Gwyneth Paltrow).
Globos de oro: mejor película (comedia/musical), mejor guion, mejor actriz de comedia.


Nota: 6. No me parece una gran película y no la recomiendo, aunque creo que es un producto visible y con ciertos factores realmente cuidados. ¿Le habría dado el Oscar a Mejor Película? No... nunca. Jamás. Pensar que La vida es bella era una de las candidatas y que ganó ésta, me produce náuseas. Así de simple.


Por si a alguien le ha picado la curiosidad, dejo aquí el enlace de Wikipedia sobre Christopher Marlowe.