Google+

miércoles, 21 de septiembre de 2011

El misterio de Salem's Lot - Stephen King

Stephen King nos lleva a un pueblo ficticio, Salem's Lot (que es como los propios lugareños suelen referirse a Jerusalem's Lot), situado, por supuesto, en Maine; un pueblo que, como se nos informa en el prólogo, se convirtió en fantasma de la noche a la mañana.



El prólogo es increíblemente misterioso, dos personajes sin presentar, raros-raros, que deciden volver al pueblo con evidente miedo en el cuerpo.

El libro, aunque de Stephen King solo haya leído cuatro libros de La Torre y el aburrido y plomizo Los ojos del dragón, es precisamente lo que me esperaría de él si no hubiese leído nada antes. Es un libro de misterio, con un fuerte componente sobrenatural oscuro, lleno de muerte y casquería. Un libro de terror, supongo; en realidad creo que no tengo tanta visualización como para que un libro pueda asustarme o aterrorizarme. El caso es que Salem's Lot es un pueblo pequeño en el rural yanki y... están pasando cosas. Muchas cosas. Sobre todo desde la llegada de Ben, Straker y Barlow. Demasiada novedad.

El libro es una historia de personajes. Hay novelas en que el argumento guía a los personajes y novelas en las que funciona al revés. Aunque en esta ocasión, a priori todo parezca indicar que el argumento (poderoso y sobrenatural) será quien empuje a los personajes, Stephen King presenta una marea tal de nombres que son las relaciones entre ellos y sus pequeños detalles los que van empujando la narración a través de un argumento que la mayor parte de las veces parece un telón de fondo. Al menos... hasta que empiezan las hostias. Hostias puras.

Personajes principales:
Ben Mears es un escritor de cierto éxito que se crió en el pueblo y que aún hoy tiene pesadillas con una de las casas, a la que entró para quedar de guay con los chicos duros del pueblo y en donde vio colgado (en plan aparición fantasmagórica) a un hombre que se había suicidado allí. Viene a enfrentarse a sus demonios y, de paso, a llevarse una novela nueva. El personaje promete mucho, pero acaba un poco enfangado, se atasca y acaba siendo ampliamente superado por Callahan y Matt Burke. Y por Mark Petri, claro.
Susan Norton es una chica del pueblo que mantiene una medio relación con Floyd Tibbits pero que se enamora rápidamente de Ben. Su relación crece entre las miserias que empiezan a acontecer al pueblo y entre las pesadillas que aún pueblan, de tanto en vez, la mente del escritor.
Matt Burke es profesor y reside en el pueblo. Es el arquetipo estratega del grupo de dungeoneo que forman. Es un Van Helsing (el de la novela de Stoker, no el de la película inmunda) algo menos activo.
Jimmy Cody es médico y... siendo realistas, se la han liado. Él trabajaba tranquilamente cuando Ben y Matt lo metieron en mitad del asunto y al final, por unas o por otras, tuvo que tomar parte. Es un personaje analítico, inteligente y con valor.
Mark Petri es un niño molón y, de algún modo, empiezo a pensar que es el arquetipo de niño molón de King (a veces se gasta un aire muy parecido a Jake, de hecho). Alterna puntos de su edad, con una madurez fría y desapasionada. Este juego lo convierte en un personaje muy entretenido y polivalente para el escritor.
Donald Callahan es sacerdote y le da a la bebida, «como todo buen sacerdote irlandés». Es un hombre capaz, analítico, reflexivo; dispuesto a creer y a ayudar. Es un hombre con fe, en la humanidad y en Dios, pero no le gusta poner al Señor ni a la Iglesia que lo representa en juego, por una idea de que hay fuerzas demasiado poderosas como para tomar parte en naderías.



Además de estos, el escritor presenta con cierto detalle a muchos personajes, Parkins, la familia Norton, los McDoughall, Dud Rogers, Eva Miller y otros, quizá para causar un mayor efecto con las cosas que suceden en el pueblo. Muchos de los personajes que nos va presentando, mueren o pasan a servir a Barlow, que es  un trasunto del Conde Drácula, con su extraño acento de Europa oriental y todo, de algún modo.


Y eso es El misterio de Salem's Lot, una novela con un montón de personajes involucrados en una historia de sucesos paranormales y un terrible vampiro de fondo (o no tan de fondo), con bastantes sorpresas y, una vez acabada las presentaciones, un ritmo absolutamente trepidante. No obstante, he de recalcar que la presentación de personajes se hace un poco infernal, es demasiado-demasiado larga y parece que no pasa nada. El desarrollo posterior del libro lo compensa con creces y hace que haya tenido sentido presentarnos tan detalladamente a tanta gente, pero al principio, la verdad, tenía mis dudas. En ese principio, de hecho, lo que más me atraía del libro era la sordidez del ambiente; en cuanto empieza la acción, no obstante, no hay piedad. El libro arrasa con todo sin contemplaciones y ya no hay tiempo para fijarse en el fondo.


Nota: 8. El libro está mucho mejor de lo que yo esperaba, sin ninguna duda. Y volver a encontrarme con un personaje que me gusta tanto (el libro se iba a llamar Segunda venida, de hecho; por lo que dicen en Wikipedia), y si queréis leer una novela amena sin grandes reflexiones os la recomiendo. Y si queréis algo de terror y sordidez también.


Por si os interesa, existe una versión ilustrada y con material eliminado (que es la de la portada que he puesto porque me parece que tiene la más elegante).


Otras novelas de Stephen King:
El pistolero Nota: 4.
La llegada de los tres Nota: 7,5.
Las tierras baldías Nota: Nota: 10.
Mago y cristal Nota: 7.
It Nota: 8.