Google+

lunes, 5 de septiembre de 2011

Downton Abbey (1ª temporada) - ITV, Julian Fellowis

Hoy vamos a hablar de un dramón inglés de la Carnival Films para la cadena itv (independant television), una cadena inglesa que surgió en los años 50 dispuesta a librar batalla con la BBC.



Admito que hace dos años no sabía nada de esta cadena y que, pese a que Downton Abbey fue un éxito internacional del copón, creo que nunca habría sabido nada de ella si Antena 3 no se hubiera decidido a adquirirla para su emisión en España. Recuerdo haberme encontrado con el anuncio y que en conjunto con la música me hubiera interesado, pero lo cierto es que apenas veo la tele, y tanto menos Antena 3, conocida por su abusiva proporción de espacios publicitarios, así que me desentendí de la serie y, al final, me olvidé de ella. No obstante, terminada Big Love (60 capítulos de una hora) necesitaba algo que ver, y la casualidad quiso que el primer comentario en respuesta a mi petición en FB, fuese el de Bea: «Downton Abbey, en mi casa arrasó. Y son pocos capitulitos.» Y cayó (me suelen tentar las cosas de pocos capítulos, sobre todo con esta costumbre que hay ahora de hacer series eternas, que hace que cuando te recomiendan una, esta vaya ya por la cuarta o la quinta temporada).

El primer capítulo dura una hora, y el principio con el telégrafo, el tren a vapor, la música y el gran John Bates (Brendan Coyle), que es el protagonista de la serie, mientras la señal del telégrafo resuena y quien lo recibe dice «oh, dios mío» y otro responde «no es posible... lo llevaré ahora mismo». Y así empieza la serie, así empiezan las tramas en la Abadía Downton: el Titanic se ha hundido. Es Abril de 1912.

La serie tiene dos planos bastante bien diferenciados, el plano de las familias nobles, el marco de la familia Crawley (la propietaria de Downton), con una trama de familia, una trama señorial de cómo intentan encontrar un buen heredero (pues no han tenido ningún varón), encasquetar buenos matrimonios a sus hijas y examinar el devenir de los tiempos desde su distante óptica adinerada; y el plano del servicio, un verdadero coro de sirvientes, mayordomos, amas de llaves, doncellas... su día a día en Downton, así como sus anhelos y miserias.

«—Tengo entendido que a muchas damas las sacaron a tiempo.
—¿Se refiere a las de primera clase? Que Dios asista a los que iban bajo las cubiertas... buscando una vida mejor.»

Downton Abbey es la muestra de cómo con ingredientes verdaderamente anodinos —la serie es, en esencia, un simple dramón—,  pero con un buen presupuesto y ganas de hacer bien las cosas , se puede conseguir un producto magnífico. Una grandísima y evocadora ambientación, un vestuario magnífico, un perfecto reparto —todos cumplen sobradamente y no voy a comentarlos uno por uno porque son una horda—, unos personajes sólidos y mayoritariamente interesantes, un escenario de lujo y una historia llevada con mucha sencillez y pulcritud, y en castellano... un perfecto doblaje, absolutamente magnífico; consiguen que cada capítulo, de argumento completamente normalito, suceda de forma interesante, manteniendo al espectador —en nuestro caso, al menos— enganchado a la pantalla.

Música de la intro:

Versión de Every Breath you take:

Nota: 8,5. Downton Abbey parte de unas bases muy normalitas, pero consigue un producto extraordinario. Muy recomendable y hasta que estrenen la segunda temporada consta de solo 7 capítulos. ¡A por ella!


¿A vosotros qué os pareció? ¿Alguno la siguió en inglés? ¿Alguno la vio en A3 con TODA su publicidad?