Google+

lunes, 19 de septiembre de 2011

Jumanji - Joe Johnston

1960: Alan Parrish es hijo del dueño de una fábrica zapatillas que da empleo a casi todo el pueblo en el que vive. Un día, tras recibir una paliza de sus compañeros de clase, Alan escucha un extraño ruido de tambores. Siguiéndolo, llega hasta una caja de madera que contiene un juego llamado Jumanji. Esa misma noche, mientras juega con su amiga Sarah, desaparece absorbido por el tablero.
1995: Judy y Peter, tras la muerte de sus padres, se mudan con su tía a la antigua mansión Parrish. Antes de salir para su primer día de clase, los niños escuchan un sonido de tambores que viene del ático.





Cuando me planteo ver de nuevo una película que me gustó mucho en mi infancia, siempre me preparo para el desastre. No puedo evitar ese temor a que haya perdido con los años y que sea un bodrio como Los goonies.
Por suerte, Jumanji no fue una decepción. Preparaos para una gran película de aventuras.

Los personajes:
Alan (Adam Hann-Byrd y Robin Williams): tanto el Alan adulto como el niño son grandes personajes. El mayor es mucho más impresionante, claro, pero son geniales. El Alan de 1960 torturado por los niños de su pueblo, con un padre rígido e inflexible. El Alan adulto, asustado y fuera de lugar. Encantadores.
Sarah (Laura Bell Bundy y Bonnie Hunt): aquí sí que hay una gran diferencia entre la niña y la mujer. La niña es una sosa. La mujer es un gran personaje, lleno de neurosis, histerias y miedos. Lo que me he reído con Sarah no tiene nombre.
Judy (Kirsten Dunst): la gran gracia de Judy es su hábito de ir contando a desconocidos diferentes versiones sobre la muerte de sus padres, cada cual más rocambolesca.
Peter (Bradley Pierce): ha decidido no hablar desde la muerte de sus padres. La única persona con la que lo hace es con Judy.
Van Pelt (Jonathan Hyde): cazador incansable que se ha puesto como propósito principal matar a Alan.

Los actores son perfectos en sus papeles, tanto los niños como los adultos. No soy gran fan de Robin Williams pero cumple con creces con su personaje. Bonnie Hunt lo da todo con Sarah. Los niños son geniales, ¡qué decir de la maravillosa Kirsten Dunst! En resumen, esta película tiene un elenco envidiable.

Lo más destacable de la película es el maquillaje. Está logradísimo sobre todo cuando Peter intenta hacer trampas y acaba convertido en mono. 

Los efectos especiales han perdido con los años. Las estampidas son poco creíbles y es obvio que los monos están hechos por ordenador. Aún así no estropean la película ni llegan a ser ridículos.

El guión hace de esta una divertida película de acción y aventuras. El único problema que tiene es que a veces cae escenas tópicas y absurdas que desmerecen ligeramente el resto de la película. Sin embargo tiene momentazos como cuando Peter va corriendo a buscar un hacha que, según Alan están dentro del cobertizo. Las crisis de ritmo son inexistentes y os reiréis mucho con todos los personajes.

Curiosidades:
— el padre de Alan y Van Pelt están interpretados por el mismo actor.

Nota: un 8. Si hace mucho que no la veis, dadle un nuevo visionado. Pasaréis un buen rato y no os arrepentiréis.

PD: he tardado un poco pero como le había dicho al señor Grilo do Demo, aquí está la Reseña Prometida.