Google+

viernes, 11 de noviembre de 2011

Un mundo perfecto - Clint Eastwood

En otras ocasiones he dicho que nunca sé qué esperarme del amigo Clint. Es cierto, aunque esta vez, en concreto, no era así.




Mi padre es un adorador del señor Eastwood. En algún momento fue un gran aficionado al cine, pero parece que esos intereses murieron con los años. El caso es que uno de aquellos sábados en familia, vimos Un mundo perfecto y, aunque la película me pareció aceptable —sin más— no marcó mi infancia, la verdad.


Muchos años después, hace unos meses, de hecho, Lau y yo la vimos de nuevo y, lo cierto, es que creo que el niño que fui tenía las ideas muy claras al respecto. Un mundo perfecto está bien, sin más. Clint Eastwood y Kevin Costner son carismáticos, claro; suelen serlo, y Laura Dern tiene quizá el personaje que más me gusta de la película. El niño, interpretado por T.J. Lowther, la verdad, es adorable y a pesar de mi niñofobia consigue que empatice bastante con él.




Supongo que muchos ya sabréis de qué va la historia, pero para los que no, ahí va:
En un momento temporal marcado y, en cierto modo, delimitado por la aparición de la máscara de Casper, Robert Haynes (Kevin Costner) es un criminal que ha tenido una infancia difícil y que acaba trabando amistad con el niño que tomó como rehén, 'Buzz' (T.J. Lowther).
Haynes está siendo perseguido por el jefe de policía Red Garnett (Clint Eastwood) que viaja junto a la psicóloga infantil Sally Gerber (Laura Dern).




La película es bastante amena, no aburre en ningún momento y combina a la perfección los momentos divertidos (como la salida de la tienda donde el niño se hace con el disfraz de Casper) o la búsqueda de comida; que llegan incluso a ser tiernos (como esa conversación casi paternal que Haynes tiene con el crío cuando descubre que este ha robado el disfraz) con los momentos más dramáticos, como el agónico paseo por el campo con Garnett y los suyos observando pacientemente.


Los personajes me parecen un poco blanquinegros: me gustan Robert Haynes y Sally Gerber, como ya he dicho. Son dos personajes inteligentes que se adaptan a los hechos. El niño es un encanto. Pero ¿qué pasa con Red Garnett? Pasa que es el típico personaje de Clint Eastwood, ese viejo resabido y machista, con un problema de respeto a la autoridad y una actitud de «soy más macho que nadie» que, personalmente, me aburre un poco.



Trailer de la película.


Admito que no es de las películas que más me gustan de Clint, quizá debido a la fuerte carga sentimental que lo tiñe todo en la película y que a veces parece ser el pilar central de la historia, que termina resultando bastante forzada y encarrilada. En cualquier caso, una buena dirección, unas fantásticas actuaciones y un ritmo aceptable consiguen, como mínimo, un producto más que visible. Y si además sois de lágrima fácil o de preferencia por las historias lacrimógenas por rebuscadas que sean, añadidle un punto más.




Nota 6. La película está bien, se deja ver; pero en mi opinión le falta algo. Las escenas divertidas y las más tiernas son muy completas, pero las demás me dejan una sensación de ligera carencia.





Otras películas del amigo Clint:
Million Dollar Baby (Nota: 9).
Gran Torino (Nota: 9).
Sin perdón (Nota: 7).