Google+

domingo, 13 de noviembre de 2011

Gente corriente - Robert Redford

Ayer por la tarde, después de una frugal pero deliciosa comida mexicana, Laulau y yo nos apoltronamos tranquilamente en el sofá delante de nuestro respetable y fiel televisor, dudamos un poco acerca de qué película ver y terminamos decidiéndonos por Gente corriente, de la colección de cine de El País, esa que ofrece las últimas 35 ganadoras del Oscar a la Mejor Película. ¿Y qué puedo decir?


¿Qué puedo decir aparte de que Gente corriente es un muermo incomparable? ¿Una película insulsa que intenta mostrar un drama cruel e hiper exagerado en el que queden soterradas todas las carencias de la película?

Esta no va a ser, y tampoco lo pretendo, una de mis reseñas más concienzudas, debido en gran parte al hecho de que ninguno de los dos acabó de ver este dvd relleno de hastío digital. Laura ya se había dormido 3 o 4 veces y se sorprendió cuando al preguntar: «¿Cuánto le queda a la película?», le respondí con absoluta seriedad que unos tres cuartos de hora. Y así era.

Gente corriente no es una película especialmente larga, y mucho menos para haber ganado el oscar a la Mejor Película, pero se hace interminable. Esos largos periodos en los que parece no pasar nada, esos personajes cansinos y exagerados y esa dirección aburrida y anodina. ¿Pero qué vieron en esta película? ¿Cómo nadie pudo siquiera reparar en ella frente a la colosal e increíble Toro salvaje y la magnífica, oscura, deprimente y perfecta El hombre elefante? ¿Qué trato con el gran Primigenio de R'Lyeh hizo Robert Redford? ¿Eh, señores; cuál fue?

La película trata de la familia, de las tensiones... intenta ser real, normal... cotidiana. Pero no lo es. La familia de Gente corriente no es una familia, las tensiones son extremas y lo cotidiano no existe. Los personajes están todos locos debido a la traumática experiencia de haber perdido al hijo mayor del matrimonio. Y quizá se suponga que el espectador deba empatizar con ellos, que deba... identificarse con ellos. Pero es que no puedo, y no puedo porque están hechos de forma demasiado exagerada.

Premios, sí, no me los invento:
- 4 Oscar: Mejor actor de reparto (Timothy Hutton; es cierto, es muy bueno), Mejor actor de reparto, Director y Mejor película.
- 5 globos de oro: Mejor película (drama), Mejor actriz de drama (Mary Tyler Moore),  Mejor director, Mejor actor de reparto (Timothy Hutton), Estrella revelación masculina (Timothy Hutton)

Nota: 2,5. La película no consiguió interesarme en ningún momento de los 80 minutos que vi, y tampoco pienso acabar de verla. Un producto para el olvido, aunque comentan por internet que la media hora final es mucho más interesante que los primeros 90 minutos. Pues qué bien...