Google+

martes, 19 de marzo de 2013

Jane Eyre - Robert Young

Jane ha tenido una infancia desgraciada. Abandonada por su tía y entregada a una institución, ha crecido pasando hambre y a merced de maestras y directores sin ningún tipo de compasión. Una vez adulta, Jane toma las riendas de su destino buscando un puesto como institutriz.



Llevaba meses y meses incordiando a Albos para poder ver la versión de 2011 de Jane Eyre. Mi insistencia venía de que no tenía un buen recuerdo del libro y esperaba que la película me diese una visión diferente de una obra tan famosa. Al final, esta versión de 1997 fue uno de mis regalos de cumpleaños y nos pudimos meter en el ajo. ¡Dentro reseña!

Los personajes:
— Jane Eyre (Samantha Morton): inteligente y capaz, Jane quiere ver qué más le puede ofrecer la vida aparte de un puesto como profesora.
— Señora Fairfax (Gemma Jones): la competente ama de llaves de Thornfield, recibe con los brazos abiertos a la nueva institutriz. Mujer recta y tranquila, lleva la mansión con mano firme y capaz.
— Señor Rochester (Ciarán Hinds): el dueño de Thornfield y jefe de Jane pasa muy poco tiempo en la mansión. Es un hombre misterioso y culto, con una interesante conversación.


Los actores:
— me ha gustado muchísimo Gemma Jones que por lo que puedes ver en su ficha de Imdb, tiene una dilatada carrera como actriz. Es fantástica. Por supuesto, Ciarán Hinds, al que ya conocíamos de Roma, es de lo mejor de la película. Desde que vi Roma, este hombre ha pasado a la lista de mis actores favoritos.
En cuanto a Samantha Morton me parece una elección perfecta. La actriz es guapa sin resultar despampanante, tiene ese aire desvalido que tan bien sienta al papel y hace un buena interpretación.
Resumiendo: un buen plantel.



El guión:
— en esta versión del clásico, la historia comienza pasando muy de puntillas por la vida de Jane Eyre antes de llegar a Thornfield. Nos dan un breve resumen y nos meten ya en harina. Desde mi punto de vista, todo un acierto. Es necesario conocer el pasado de Jane para entender las motivaciones del personaje pero tampoco veo necesario dedicar escenas y escenas a la terrible comida de la institución o las deplorables condiciones sanitarias.
En cuanto a la historia, se desenvuelven muy bien a la hora de desvelar poco a poco los misterios de la película. ¿Por qué Rochester pasa tanto tiempo fuera de casa? ¿Quién hace ruidos todas las noches?
Un guión que consigue mantenerte atenta toda la película.
¿De mis escenas favoritas? Todas en las que Rochester intenta poner celosa a Jane. Los sentimientos de Jane están tan bien plasmados que es obvio y evidente todo lo que pasa. Genial.
¿Lo peor? La insoportable rigidez moral de Jane. Demasiado encorsetada para mi gusto.

El vestuario:
— tan bueno que me resulta difícil creer que esto sea una película para televisión. ¡Cuánto tenemos que aprender de las producciones inglesas!

Nota: un 7. Pena de los medios porque del resto, es una gran película.