Google+

lunes, 11 de marzo de 2013

Buenos dias, tristeza - Francoise Sagan

Cécile, su padre y Elsa, la nueva amante de este, se retiran a pasar un relajado verano en la costa. Pero en mitad de las vacaciones, la sofisticada Anne, amiga de la familia, llega de visita.




Leí este libro porque se repetía en varias listas de imprecindibles. Además, está tremendamente reconocido. No me ha gustado especialmente aunque sé que lo hubiese adorado en mi adolescencia. Por desgracia, lo he leído a destiempo.

Personajes:
— Cécile: criada a medias entre colegios de alta sociedad y Anne, Cécile lleva ahora una relajada vida junto a su padre, un tipo de vida laxo moralmente, sin reproches, del que la adolescente disfruta.
— Raymond: tras la muerte de su esposa, Raymond se ha dedicado a una vida centrada en el trabajo y en las diversiones, una vida rodeada de amantes jóvenes, casinos y lujo. Un ambiente del que empieza a disfrutar su joven hija.
— Anne: educada, sofisticada y muy inteligente, el tipo de vida que lleva no tiene nada que ver con el de Raymond. Tal vez por ello se hizo cargo de Cécile hasta que esta llegó a una edad más madura.

La gracia de los personajes son sus múltiples defectos, más acuciados en la inmadura Cécile pero perfectamente visibles en los adultos. La indulgencia consigo mismo, la necesidad de control de Anne, la pasión... los defectos forman parte de un todo que hace a los personajes creíbles.

La historia:
— "Buenos dias, tristeza" es una historia de desencuentros, choques culturales y generacionales. La nota discordante en todo es Anne, que irrumpe en las tranquilas vacaciones de la familia para traer de nuevo las convenciones sociales en las que se siente cómoda. Cécile, que adora a su padre e idolatra a Anne, se siente dividida. Por una parte, Anne la obliga a estudiar y a comportase como una mujer de sociedad. Mientras tanto, su padre asegura que los libros son un esfuerzo innecesario y sigue prefiriendo una vida entregada a la diversión.
Con Anne en sus vidas, tanto Raymond como Cécile empiezan a cambiar. Raymond, a pesar de sus inseguridades y su miedo a envejecer, lo acepta de buen grado. Pero Cécile es una adolescente y tiene demasiados sentimientos encontrados: ¿vivir como su padre o escuchar a Anne? ¿Dejarse llevar por sus sentimientos o controlarlos? ¿Estudiar o conformarse con ser mantenida por hombre?
Al final, tanta indecisión, tanta incertidumbre y sentimientos encontrados, saca lo peor de Cécile y surgen los conflictos.
En cuanto al final de la obra...  la autora buscaba sorprender con un final inesperado que deja muchas dudas. ¿Anne se ha suicidado o ha sido un accidente? ¿Cómo van a vivir a partir de ahora Raymond y Cécile? Puede que el final de la obra sea lo mejor de la misma.

Nota: un 6,5. No me ha gustado especialmente pero está claro que es una obra bien escrita y muy bien pensada.