Google+

martes, 5 de marzo de 2013

Black Mirror (2ª temporada) - Channel 4

Tras la increíble primera temporada de Black Mirror admito que esperaba esta con muchas ganas. El hecho de que un par de semanas antes, si no recuerdo mal, la misma cadena empezase a emitir Utopia avivó mis ganas de que volviesen a retorcer el mundo de la tecnología. Y el día, finalmente, llegó.

Be right back

El primer episodio de la segunda temporada anticipó un cambio de estilo. Esta temporada de la serie ha sido algo menos... visceral que la primera. Mantiene la crítica a un uso alocado de la tecnología, mantiene las ideas de fondo, pero Charlie Brooker se ha moderado en sus formas.

Cada vez los chats y los mensajes de móvil son un recurso más habitual en las series.

Be right back es un capítulo intenso y muy bien construido sobre una joven pareja. Ash es un adicto a las redes sociales y muere repentinamente, desbaratando la vida de su novia, Martha. Pero esto es Black Mirror y la tecnología siempre abre puertas doradas... que nunca son lo que parecen.

Esta historia se articula en cuatro partes: vida de la pareja, duelo e IA, felicidad junto al tecnoclón y distinción del original en los detalles. Puede que a Be right back le falte el desagrado más vistoso de la primera temporada, pero a cambio todo parece mejor orquestado. La evolución psicológica de Martha, su cambio de perspectiva según se aleja del momento 0, según se aleja de los detalles y empieza a ver el todo. Genial. El regreso esperado.


White bear

Mi capítulo favorito de la temporada (en esta serie estoy afiliado al capítulo 2). Vistoso, un poco bruto y algo cruel. Quizá sin llegar a los límites de la primera, pero el más cercano. Quizá no tenga un desarrollo emocional tan meditado como el capítulo anterior, pero creo que encaja mejor en la tónica esperada de la serie.

Cuando te persigue alguien con un disfraz tan cutre... es mejor que corras. Las armas son secundarias.

Una mujer se despierta y no recuerda nada. El mundo tras la ventana está vacío, no hay nadie. Las pocas personas que hay están locas, van disfrazadas y se matan unos a otros, mientras unos terceros lo graban todo con el móvil sin acercarse demasiado a donde está la acción. Ahora ella es la presa, una presa temerosa y frágil.

Este capítulo combina por un lado ser el más directo de la serie, la trama es muy sencilla, aunque con un gancho final muy contundente, la fotografía es sencilla, como poco trabajada, manteniendo la idea de que se está viendo en directo, sin grandes filtros ni la búsqueda de la luz o el encuadre perfecto, la dirección es sobria, austera incluso... y le sienta de perlas al capítulo.

El gancho final, un momentazo excelente de esos «tan de Brooker».


The Waldo moment

El peor capítulo, de largo, de toda la serie. A pesar de la idea interesante y de momentos puntuales salvables, el capítulo es de una pesadez difícil de digerir. El personaje es cargante, los diálogos del personaje son dignos de los muñecos de El hormiguero y el final es de un predecible que espanta.

Humorista fracasado... y con razón. ¡¡Tedio de tío!!

Waldo es un osito azul que se dedica a fustigar a la casta política con humor basado en chistes de caca y pollas y ahora se ha presentado a las elecciones. Tras los bits de este oso azul se oculta un cómic fracasado jugando una liga que se le escapa, ¿o no?

Lo poco salvable del capítulo es la presencia de Tobias Menzies (Bruto, el infausto Bruto, en Roma) y la idea tras el capítulo. El desarrollo no está a la altura. Las formas no resultan creíbles ni siquiera en su contexto, y aunque los minutos de epílogo, mientras caen los créditos intercalándose con las imágenes, están muy bien y son bastante evocadores... la mayor parte del capítulo parece, casi, interminable.


Nota: 7. Los dos primeros capítulos me parecen muy buenos, aunque me gustó mucho el gancho final del segundo y su apariencia triste y poco maquillada. El tercero, sin ser horrible, es un lastre para la serie. Un capítulo que pierde el hilo y empaña un poco una temporada que, hasta el momento, y aun con el cambio de registro, había mantenido el tipo ante una primera temporada que fue, sin duda, de lo mejor del año pasado.

Otras temporadas de Black Mirror
Primera.

Si te gustó deberías dar oportunidad a:
Utopia.