Google+

martes, 28 de diciembre de 2010

El hombre que pudo reinar - John Huston

John Huston nos sumerge en una divertida película de aventuras con un sinfín de toques humorísticos y con los grandiosos Michael Caine y Sean Connery, en los papeles  de Peacy Carnehan y Danny Dravot, dos soldados británicos que se meten en Kafiristán para probar suerte y hacerse reyes.



La película es grandiosa. Tiene el punto justo de ritmo, de aventura, de humor, de épica y de todo; no le veo nada de malo. Grandes personajes, gran historia, magnífico humor, magníficos escenarios, vestuario, actores... es un pequeña delicia que nadie debería perderse.

Carnehan y Dravot, dos miembros del ejército británico y de los masones, deciden irse  a Kafiristán a tomar parte de las disputas entre reyes para medrar y acabar ellos mismos como reyes. No obstante, ni siquiera ellos son tan optimistas como para imaginar la verdad, que Dravot será tomado por heredero de Alejandro Magno y que todos se pondrán a sus pies. A partir de ahí asistiremos al cambio de los personajes, a cómo encajan el poder, a cómo se intentan mantener firmes a sus principios, a seguir el pacto de caballeros que habían firmado antes de que todo comenzase.

Y sí, dentro del tono cómico de la película, nos encontramos con un retrato psicológico bastante duro de los protagonistas, con los que resulta increíblemente fácil empatizar; aparte de con el gracioso —aunque ese, en una película de estas característica lo daba casi por sentado— choque cultural entre los británicos y los kafiristanos.

La banda sonora épicamente exótica acompaña sus movimientos con estudiada perfección, un sonido extraño y a la par increíblemente cómodo y atractivo les sigue en su viaje en camello hasta la alegre tonadilla de cuando salen de las cumbres heladas. Increíble. Hasta la canción final, cantada a dúo por Connery y Caine, basada en The minstrel boy, una canción irlandesa, según he visto en internet.

Un final hermosamente épico pone el broche de oro a unas de las mejores películas de aventuras que he visto. Grandiosa de principio a fin.

Nota:  10. Una película magnífica en todos los aspectos. Absolutamente recomendada.