Google+

viernes, 10 de diciembre de 2010

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, parte I - David Yates

He hecho un salto temporal. Vi la primera y la segunda (horribles las dos) y salté a ésta. Cosas de la vida. La verdad es que no me arrepiento, en esta ocasión —la verdad— es que no me quedé con la impresión de que se intentasen reír del público. La primera película me pareció mala, sí; la segunda me pareció muy mala. Ésta tuvo cuarenta minutos de hastío infinito, de pasaje reflexivo en el que parecen intentar decir algo pero al final no dice nada; pero sacando eso, la película estuvo bastante bien.



Para empezar, el ambiente ya no da asco. Tampoco es que sea un ambiente asombroso, místico y épico, pero bueno... se le acerca. Es un ambiente oscuro, casi tétrico; quieren a los personajes muertos. Un grupo de tíos que optan seriamente a sectarios de Cthulhu se reúnen para hablar de cómo acabar con la amenaza. Entre ellos está Helena Bonham Carter, con un personaje estridente y desagradable que me pareció lo más cargante de todo el grupo, junto a la voz elegida para Voldemort, que es un poco ridícula, así como la voz de Ron... que siempre me ha provocado sarpullidos timpánicos. ¿A nadie le pareció que la voz era de demasiado retrasado incluso para ese personaje? El ritmo es rápido, pasan cosas, ataques, defensas, conjuros... un espectáculo visual aceptable. Bien. Después, de repente, toda la acción argumental cae en un pozo oscuro, tenebroso y lleno de fango del que le cuesta un montón salir. La última hora de película, de hecho, sacando el final; es ese pozo de fango.

Las personas que conozco que han leído los libros, han insinuado que no hay ninguna razón para haber hecho dos películas con el último libro; que esos cuarenta minutos podían haberlos reducido a 5 y que el último libro, que resumieron como "hostias en Hogwarts" podían haberlo contado en los 35 minutos restantes  y que a nadie le habría parecido forzar demasiado. Me quedo con el resumen de Ryu: "35 minutos de hostias, son hostias más que suficientes para cualquier peli".

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, pt. 1, no me parece , en absoluto, una gran película; pero sí una buena película. Muy por encima, desde luego, de las dos que he visto de la serie. Al menos es una película pasable de acción, cuando el resto son malas y punto.

Nota: 7. La película está bien. Por momentos está muy bien, incluso, aunque el que casi 1/4 de la película sea hastío infinito, empaña un producto que habría podido pasar como una gran película de acción para todos los públicos.


Como añadido:
Lau dice que es una vergüenza que el único personaje masculino del que destacan su belleza en todos los libros, sea feo. Feo-feo.