Google+

martes, 14 de diciembre de 2010

Top Ten: más allá del último distrito - Di Filippo

Me ha costado horrores terminar con él. Me ha parecido aburrido, anodino y olvidable. Dinero tirado, dicho de otro modo.



El dibujo cumple, sin más. No es tan carismático como el del original y algunas viñetas parecen un poco cutres, no obstante; se defiende con soltura. Si no tuviese en mente el dibujo de Gene Ha, lo habría aceptado sin mayores problemas. El guión, en cambio es completamente olvidable. Es difícil, por no decir otra cosa, coger el mundo de Top Ten —que es apasionante, friki y adictivo a partes iguales— y hacer algo tan cutre. No se me ocurre nada bueno que decir de él. Así de simple. No es que Di Filippo no sea Moore, no; no es que lo esté comparando con el Top Ten original; es que es... horrible, aburrido, lleno de páginas cargadas de texto que no dicen nada y con unas resoluciones tópicas y pobremente contadas, con una tensión argumental que roza el 0 absoluto. Puede detectarse cierto énfasis en parecerse al original, en emular a Moore y seguir su estela de fórmula 1 a lomos de un caballo desnutrido. Del caballo desnutrido del malo, que, como todos sabemos, es más lento que el caballo desnutrido (o no) del bueno.
Los personajes carecen de cualquier tipo de carisma (los que ya estaban creados, sencillamente se enfangan en una poza putrefacta de anticarisma, que amenaza con chocar con el carisma del pasado y crear un agujero negro que devore el mundo antes de que lo haga el LHC) se enfrentan a un problema que no consiguió interesarme en  ningún momento. Una figura aparece en el cielo durante un periodo de tiempo y hay gente que se muere. La figura aparece de vez en cuando y la policía de Neópolis va a por ella, encontrándose con todo tipo de problemas.
Para intentar darle algo de gracia al asunto —supongo, lo cierto es que no se me ocurre otra explicación—, hay constantes cambios de pareja de trabajo, y distintos líos amorosos... para que pase algo, supongo. Mucho ruido intentando desviar la atención, me parece a mí, de una trama que parece consumida por completo desde antes de llegar a la mitad, con lo que la lectura se hace agónica.
Una secuela completamente prescindible y 12 euros que podéis/deberíais ahorraros. Ese es el resumen.

La edición está muy bien. Tapas, papel, color y tal. Debe de ser de lo poco intachable del tomo.

Nota: 2,5. El dibujo está bien y la historia empieza pareciendo normalita. Luego cae. Sigue cayendo... y no parece que tenga una red de seguridad para salvarle el pellejo. Decepcionante hasta la lamentación, resumidamente.