Google+

miércoles, 14 de abril de 2010

Supernatural, 2º temporada

La segunda temporada de Supernatural, serie de la que ya hablé cuando terminé de ver la primera temporada, sigue narrando las vivencias de los hermanos Winchester en su cruzada en busca del demonio que mató a su madre y, después, a la novia de Sam.



Lo cierto es que empieza bien. La primera temporada acababa con un cliffhanger brutal y la segunda empieza haciéndole justicia. Sí, en esta temporada abundan los pactos con diablos y el tema tiene su encanto. De hecho, uno de los mejores capítulos de la temporada va de eso, el magnífico Cruce de caminos.


Al igual que en la primera temporada, la calidad de los capítulos tiene bastantes altibajos aunque, en general, la segunda temporada es más entretenida que la primera y, al igual que en ésta, de vez en cuando, sobresalen capítulos muy buenos. En esta ocasión, personalmente, me quedo con el citado Cruce de caminos, Cuentos y con Lo que es y nunca debió ser. El primero, un capítulo sobre pactos con el diablo llevado; el segundo, una interesante historia sobre una criatura que se dedica a gastar bromas; y el último, sobre los deseos concedidos por un genio. Fantásticos y muy dramáticos. El resto de la temporada es entretenida, divertida y friki; y bastante más vistosa que la primera temporada.



Los intereses cruzados por el legendario revolver de Colt, todo el juego de pactos que se exprime en la temporada, la mayor definición que van teniendo los personajes, El Bromista, y Bobby me resultaron especialmente interesantes.

Nota: 8. La serie mejora, los capítulos genéricos son mucho más interesantes y divertidos que en la primera y, además, tiene más capítulos memorables. Y a Bobby. ¡Qué gran personaje!