Google+

martes, 2 de marzo de 2010

Supernatural, 1ª temporada

Supernatural es una serie en la que dos jovenzuelos monos combaten sucesos paranormales. Sí, es una serie ligeramente adolescente y, diría yo, algo orientada a un público femenino, aunque, para todos aquellos varones que se dignen a verla, harán desfilar a una serie de mujercitas de buen ver, generalmente a ritmo de una por episodio, para que nos entrengamos en sus curvas mientras no sucede nada de interés.

 
De izquierda a derecha podemos ver a Sam - el hermano sosainas y carente de todo atractivo físico o psicológico - y a Dean - el guaperas rebelde y majo.


La temporada, no nos vamos a engañar, es mediocre. Divertidilla, amena, pero mediocre. Los primeros capítulos son, directamente, malos. La mayor parte de la temporada es entretenida sin más. Los capítulos 12 y 22 son claramente mejores que el resto, con una narración trepidante, una trama interesante y un muy buen desarrollo. Capítulos de 10 y 9, respectivamente, en su estilo aventurero y fantasioso. Ahora bien, son dos oasis en el desierto de "aceptables" que supone el grueso de la temporada.

Los personajes principales, dos teóricos guaperas - no entiendo como NADIE puede considerar que Sam sea tal cosa, lo siento mucho - son unos hermanos cazadores (cazadores de lo sobrenatural, como en el juego de rol Cazador) que buscan a su padre, quien a su vez busca al Demonio que mató a su mujer y madre de los protagonistas, claro. La estructura es la misma en cada capítulo: se presenta un caso paranormal y qué medidas toma el dúo fraterno para enfrentarse a él.

Cerca del final de la temporada se empieza a insinuar una trama continua que, supongo, se desarrollará de forma constante (o casi) en la siguiente - o siguientes, tal vez - temporada.

Sin ser una gran serie, el hecho de ser un caso por capítulo, el ser entretenida y el toque fantástico son razones suficientes para ir viéndola con cierta calma.

Nota: 6. Algún capítulo despunta mucho, otros son horribles, pero en general son bastante normalitos.