Google+

lunes, 19 de abril de 2010

Alicia en el País de las Maravillas - Tim Burton

Se comenta en muchos blogs que esta película es una lacra apestosa. Mienten. Muchos fans de Burton que dirían que su orina es un delicioso champagne, sostienen que es una película genial; con una original visión del hombre que lo gotifica todo. También mienten. Alicia es, fundamentalmente, una película mediocre. El aprobado raspado. No merece un dos, ni un ocho. Es el eterno cinco, el compañero vago que roza siempre el suspenso. Eso es.



La película cuenta con cosas para ser destacable como el propio Burton, sus incondicionales Helena y Johnny, la música de Danny Elfman. Pero no va más allá. Los escenarios llenos de color del País de las Maravillas mantienen esos colores pero ensombrecidos... con un toque triste y lúgubre son el decorado en que se mueven unos personajes que apenas tienen vida.

A grandes rasgos, la película trata de que Alicia es una joven en edad de casarse y le hacen una propuesta. Y dice que se lo tiene que pensar y echa a correr tras el conejo blanco y vuelve al País de las Maravillas que ya no recuerda. Allí se encuentra con un mundo bajo el yugo de la Reina Roja con una resistencia formada y resulta que los buenos y los malos se enfrentan. Así, muy resumidamente.

Me gustaría decir algo más de la película, pero es que no tiene más. A la película le falta algo, le falta la chispa en todo momento. Insinúa pero no llega a conseguir nada. Se queda en una promesa

Nota: 5. La película cumple, es bonita, pero no tiene mucho más y no creo que merezca la pena el pagar una carísima entrada de cine, todo sea dicho.