Google+

martes, 20 de abril de 2010

El Padrino - Francis Ford Coppola

Tenía 13 años la primera vez que vi esta película y me pareció genial. El mundo de la mafia, a decir verdad, nunca me había interesado demasiado; no le veía esa mística atracción que parece que le ven todos los chavales; pero era un peliculón. Una de esas que son obligatorias para cualquier persona que se precie.

Y este fin de semana la volví a ver y la sensación ha sido tan buena como la primera vez. El Padrino es una perla del cine, Marlon Brando y Al Pacino llevan a cabo unos papales fantásticos y las casi tres horas de película son sumamente entretenidas y vivas; a pesar del detallismo de algunas escenas.



La historia se desarrolla en la Nueva York de los años 40. Don Vito Corleone es el líder de una de las cinco familias mafiosas que operan en la ciudad y tiene 4 hijos: una hija, Connie; y tres hijos: Santino, Freddie y Michael; así como un hijo adoptivo, Tom, que es el abogado de la familia. Tras que Don Vito rechace introducir el negocio de las drogas en la ciudad, otro de los líderes, el señor Sollozo, atentará contra la vida del padre de los Corleone y empezará la confrontación de verdad.


El Padrino tiene unos diálogos geniales (desde el mismo principio, con esa famosa entrada de Don Vito el día de la boda de su hija), un argumento que goza de ritmo y resolución y no se entretiene en zarandajas, unos personajes fantásticos: todos los Corleone, los Solloza y los apadrinados de Don Vito, incluyendo a un trasunto de Frank Sinatra (me pareció muy obvio cuando tenía 13 años, ahora me parece innegable).

El final de la película que nos muestra cómo se desarrollarán las cosas a partir de entonces, cómo se ha recrudecido la situación y como el nuevo jefe de los Corleone es un hombre más de armas y despiadado que su padre, presentando un escenario de lujo para la segunda película, otra increíble perla del séptimo arte.


Nota: 10. El Padrino lo tiene todo.
Mi primer 10 iba a ser adjudicado a otra obra, pero aún no tengo la reseña preparada. Y El Padrino no se merece otra nota.