Google+

lunes, 21 de mayo de 2012

Estrenos 2012 que abandonamos (I)

Hay series, de verdad os lo digo, que jamás deberían salir de la mente enferma de sus creadores. Recuerdo cuando en el pasado otoño le dimos una oportunidad a los nuevos estrenos de la televisión estadounidense y me topé con dos aberraciones especialmente lamentables obra y gracia de la misma persona, una tal Whitney Cummings. Una de las series se llamaba Whitney y fue, creo, la peor experiencia televisiva (reality shows aparte) que he tenido nunca. La otra, algo mejor, pero con un tono de ¿humor? similar era 2 broke girls, que, de una forma que se me antoja increíble, triunfó.

Cabe decir que, si no recuerdo mal, han renovado ambas; pero Whitney ya no importa. ¿Por qué saco este detalle a colación? Pues parece que 2 broke girls no solo ha triunfado, sino que ha creado una nueva tendencia (o algo así) y la primera serie que abandonamos de los estrenos de 2012 es una pobre imitadora de aquella. O lo intenta.


Are you there, Chelsea?

Es la hermana lenta de 2 broke girls. Sin más. El humor es, o intenta ser, el mismo; pero sin chistes de mierda de caballo. La protagonista intenta ser la morena de 2 broke girls pero en rubia, pero no consigue imprimirle ningún tipo de atractivo. Chelsea Newman es horrible. Su vida es horrible, su mente es horrible y las situaciones en que las planta el guión de esta aspirante a seriucha de serie B es horrible. No hay química entre los personajes, no hay interés alguno en la trama que intentan contarnos (si es que intentan contarnos algo, que tengo mis dudas al respecto) y los chistes no tienen gracia.


Se va al mismo saco que Whitney y que I hate my teenage daughter: el de los Horrores Innombrables.

Yo me creo que hacer reír sea más difícil que hacer llorar; sobre todo si intentan hacerme reír con este humor de colegio. En fin, por mi parte, serie a la basura.

La NBC, al menos, ha decidido cancelarla por su bajón de público (de seis millones y pico en el estreno a 3 en el capítulo final). Gracias, aunque me preocupa que hubiera tres millones de personas disfrutando de esta serie. Es triste. Snif.

Nota: 0.

¡Rob!

De verdad que la industria tiene un problema. Bueno, podríamos argumentar que ¡Rob! no es tan desagradablemente mala como la anterior (o como las otras del saco de los HHII), pero tampoco es que sea especialmente buena.


La serie es mala. Solo mala; no es horrible, ni candidata al saco de HHII ni nada. El humor es simplón, cutre, basado en desaguisados sexuales y comentarios directa o indirectamente basados en la situación de los mexicanos en EEUU. Ojo, no tengo nada contra ningún humor verbal... si consigue hacer gracia. La verdad es que le falta originalidad u osadía... o algo, y no termina de hacer gracia.

En cualquier caso, su estreno fue un éxito de público (13,5 millones de espectadores); aunque supongo que la clarísima orientación de la serie al público latino de Estados Unidos ha tenido mucho peso en estas cifras. Hay quien dice en internet que mejora con el paso de los capítulos, pero lo cierto es que con el piloto he tenido más que suficiente. Adiós, ¡Rob!.

Nota: 3.

The Finder

The Finder, del creador de Bones, no es una serie horrible. Quizá ni siquiera sea mala. A mí, de hecho, me pareció aceptabiloide. Sin más. El problema con el que me encontré con esta serie es la falta de razones que me motivaban a seguir con ella. Hay tantos, tantos, tantos procedimentales, que hacer uno mediocre es como no hacer nada. Se va al saco de Alcatraz y Unforgettable, el de series que sin ser malas, no creo que den razones suficientes para seguir viéndolas.


Parece que es más o menos sencillo hacer un procedimental correcto (viendo el número de ellos que salen a la palestra anualmente), pero lo cierto es que también parece más o menos sencillo que se vean perjudicados por la marea de producciones similares en la que flotan. Y The Finder, que al menos tenía el punto positivo de haber elegido una música muy molona para sus capítulos, se quedó en la estacada.

Nota: 6.


Entradas que podrían interesarte:
Estrenos 2011, seguimos viendo (III).
Estrenos 2011, seguimos viendo (II).
Estrenos 2011, seguimos viendo.
Estrenos 2011 que abandamos (III).
Estrenos 2011 que abandonamos (II).
Estrenos 2011 que abandonamos (I).