Google+

martes, 8 de mayo de 2012

Los Vengadores - Joss Whedon

Atraído por su taquillazo y por las buenas opiniones que ha suscitado a todo el mundo, me animé a ir al cine este fin de semana a ver la nueva película de Joss Whedon y la reunión de los súper héroes que Marvel Studios lleva un tiempo presentando. Y, la verdad, es que la película ha sido un espectáculo más que digno, y si os gustan las películas de súper héroes... de verdad, deberíais verla.


Quiero decir, no obstante, que no la vi tan perfecta como parece haberla considerado sus espectadores hasta ahora. En Los Vengadores, en sus dos horas y veinte minutos solo Hulk y Iron Man parecen ser seres humanos con una psicología y una vida propias anteriores al... digamos suceso. Del Capi nos enseñan que está muy traumatizo por la guerra (una sola escena), de Thor nos enseñan una foto de su novieta (una escena también), de Viuda Negra no nos enseñan nada que no sea el desempeño de su trabajo aunque hay un breve momento en que habla de su pasado y de Ojo de Halcón no nos dicen nada en absoluto. De Furia tampoco, por añadir un detallito; aunque al menos las decisiones que toma son muy grandes y ayudan a darle cierto volumen mental, a definir cómo es Furia de puertas adentro.



El caso es que no parece que Whedon y su equipo hayan tenido la intención de crear una historia especialmente intrigante, retorcida o sorprendente. La historia es la que es y se presente tal cual desde el principio. Tiene un argumento sencillo y muy directo en el que Loki, malo-maloso, quiere conquistar la Tierra gracias a su ejército de Chitauri (una especie alienígena), cuya ayuda pagará entregando el Teseracto, que es una increíble fuente de energía. Para evitarlo, y pese al cerril cierre en banda de los jefazos del gobierno, Furia, director de SHIELD reune a los Vengadores para que planten cara al malvado Loki y a sus fuerzas. Pero bueno, enfrentarse a un asgardiano, evidentemente, no será una tarea fácil ni siquiera para este selecto grupo de súper hombres.


Y ahí lo tenemos, la unión de todos estos súper héroes y de las virtudes (y un poco de los defectos) de cada una de sus películas, bien agitadas, bajo un ritmo muy rápido que no deja tiempo para el aburrimiento y movido todo mediante unos diálogos compuestos de agudas y rápidas réplicas y contrarréplicas que son lo mejor de la película y, probablemente, lo mejor que Marvel (o cualquiera que ha adaptado sus obras) ha llevado al cine.


Supongo que el límite de tiempo es la razón fundamental por la que se decantaron por hablar poco de las personas tras las máscaras, al fin y al cabo es algo que ya se hizo en sus películas individuales (las que las tuvieron, al menos); esta era «la hora de las tortas», y tortas ofrecieron. Toda la película es muy movida, hay grandes explosiones dignas de cualquier sueño de Michael Bay, hay escenas a cámara lenta de persecuciones, de golpes y piruetas; hay contrapuntos rápido-lento en muchas de las escenas de lucha más acrobática (como las de Viuda Negra en su presentación) y hay mucho fuego y escenario saltando en pedazos. Sí, toda esa parte, de película de acción, es irreprochable. El hecho de que, además, los diálogos consigan mantener el interés y hacer gracia todo a la vez, proporcionando un argumento justito pero suficiente, produce una sensación de película notable. Es lo que probablemente buscaban y es lo que obtuvieron. Perfecto. Nada que reprochar de esta parte que, ya por si sola, merece la pena.


Los personajes:
—Bruce Banner (Hulk) vivía una existencia reposada, lejos del mundanal ruido, ayudando a la gente. Pero la proximidad (y monstruosidad) del plan de Loki hace que SHIELD tenga que ir a buscarlo. ¿Compensarán los beneficios de su presencia los riesgos de la misma? Mark Ruffalo consigue un personaje bastante humano... cuando es humano. Las escenas de Hulk, en general, son todas muy movidas (no cabía esperar otra cosa) pero la verdad es que consigue ser un personaje más o menos interesante.
—Clint Barton (Ojo de Halcón) es un tirador de primera. Un tío especialmente entrenado y capaz. Al principio de la película es tocado por la varita mágica de Loki y puesto al servicio de este, pero como a la mitad de la película vuelve al redil y pone su arco y sus flechas a favor de SHIELD y de la la especie humana. Jeremy Renner proporciona una actuación sobria. Este Ojo de Halcón con su arco retractil y sus flechas explosivas revienta naves-espaciales-de-última-generación no me moló nada. He de admitirlo.
—Loki  se mantiene en sus trece. Es ruin, miserable, mentiroso y malvado. Es inteligente y carismático. El actor, Tom Hiddleston, ha envejecido un poco de más para los menos de dos años que han pasado desde que se estrenó Thor, o tal vez fuese cosa mía; en cualquier caso, una actuación bastante lucida solo empañada por su doblaje castellano, que sonaba excesivamente juvenil. Y algo cutre. Es lo que hay.
—Steve Rogers (Capitán América) empieza con una escena de trauma, machacando unos sacos de boxeo. La verdad es que durante la peli habla bastante pero dice poca cosa más que para picar a Tony a partirse la cara como camorristas de bar profesionales. Bueno, parece que el pasar 60 años congelado ha hecho que el personaje sea considerablemente menos ágil y resistente. El señor Evans que lo encarna sigue sin convencerme, y sin que exploten algo la psique del personaje, este se vuelve hastío infinito y vacía testosterona caprichosa.
—Natasha Romanoff (Viuda Negra) es una competente luchadora y muy ágil (de hecho, ahora que el Capi está un poco más rebajado que en la peli del año pasado, ella es la más ágil de todos. Su gran cualidad, en mi opinión, es su talento para conseguir información. Está interpretado por una arrebatadora Scarlett Johansson aunque no la lucen más que por lo ajustado del traje, que es mucho menos de lo que lucen al Capi, a Thor o los brazos de Ojo de Halcón.


—Tony Stark (Iron Man) es un millonario inteligentísimo que se comporta como un chavalín de instituto algo hormonado. Tiene unas réplicas mordaces y muy rápidas y una armadura que le da la posibilidad de volar, así como gran fuerza y resistencia. Se nota que los guionistas explotan especialmente a este personaje, que es el que más participa, el que más habla y el que más se sobra. Una lástima. A mí es el que más me aburre. Y eso que está interpretado por Robert Downey Jr., que me parece puro carisma.
—Thor , el dios asgardiano, con su mjolnir y su melena sigue muy en la línea de su película; aunque tampoco me parece tan carismático como en su propia película. El actor, Chris Hemsworth, lo hace bien, se defiende y el personaje es más o menos entretenido. La escena del Mjolnir sin pilas, eso sí, para el olvido.


Los efectos especiales están bastante bien. Lo que cabría esperar, por otra parte, en una película tan basada en ellos. No obstante, ciertas partes de la película, como los diálogos entre Loki y el líder de los Chitauri, se producen en unos escenarios algo pobres, que parecen de teleserie pura y dura. De verdad, hay ciertas partes que generan una sensación de... digitalización de segunda, y parece algo más evidente en contraste con otras escenas que se ven infinitamente más trabajadas.

La música, de Alan Silvester, cumple pero no es nada del otro mundo, o en el cine, al menos, no llamó especialmente mi atención. Suena épica, sí... pero sin más.


Cosas que no me gustaron:
—No me gusta demasiado lo poco que hablan de Thor y del Capi. Para quien no viese sus películas, sinceramente, son dos personajes desprovistos, casi, de todo. Son Terminators. Mal. Que el primer corte de la película durase media hora más y que el propio Whedon admitiese que eran en gran parte sobre el Capi me parece demasiado. Por suerte será parte del contenido extra en la edición en DVD y Blu-Ray, por si a alguien le interesa. A ver, que comprendo que Iron Man es el personaje que más ha calado y tiene sentido que le den más protagonismo... pero vamos, que casi era mejor meter un personaje menos y presentar bien a todos.
—No me gusta demasiado el tratamiento de Ojo de Halcón, la verdad. El que atine flechazos disparados hacia atrás y luego falle contra Viuda Negra en un tiro facilísimo... psché. Si no querían matar (o herir) a la Viuda, que el fulano no tuviera el arco a mano o que ella se lo quitase de un preciso golpetazo, pero hacerle fallar eso... en fin, menudo Ojo de Halcón más petardo, ¿no?
¡La súper nave increíble del copón es saboteada por un flechazo! Que sí, que lleva un explosivo (de hecho las flechas, normales unas veces, explosivas otras y hackeadoras de equipos informáticos otras se dibujan como el arma definitiva y más versátil del mundo), pero vamos, que más cutre no me pudo parecer.
—El doblaje de Thor y de Loki en castellano me parece bastante pobre. Una lástima.
—Los Chitauri pelean como monstruos de WoW, alocada y estúpidamente. ¿Ese es el gran ejército que consiguió Loki? Pues vaya, muchacho... tal vez no seas tan guay como crees. Seguro que le habría cundido más hacerse con un montón de «chochas» de agua.


Nota: 7. La película está bien, de lo mejorcito de un género generalmente maltratado de forma retorcida e insidiosa.; pero tiene muchos puntos negativos que, en mi opinión, resultan bastante cansinos. Con todo, de lo mejorcito de su género. Hasta tal punto es así que me planteo volver a ver Iron Man, a pesar de lo poco que me gusta el personaje. ¡Ya os contaré!


Otras obras de Whedon:
Dr. Horrible.

Otras películas de Los Vengadores:
Thor.
Capitán América: el primer vengador.