Google+

viernes, 17 de febrero de 2012

Los descendientes - Alexander Payne

Elizabeth está en coma tras un accidente practicando deportes de alto riesgo. Su marido, Matt, debe dar un vuelco a su vida para empezar a hacerse cargo de sus dos hijas, que ahora dependen completamente de él.


Con esta temática, esta película podría haber salido mal, muy, muy mal. Por suerte, los guionistas, el director y los actores han hecho su trabajo lo mejor posible y han hecho que la obra trascienda de los límites del dramón que es para hacer de ella una gran película. Sin duda, una de las mejores del año.

Personajes:
Matt King (George Clooney): tras años volcado en sus negocios, Matt debe centrarse en sus dos hijas a las que, palabras textuales suyas, no logra entender.
Alexandra (Shailene Woodley): a sus diecisitete años, Alexandra vive en un internado debido a sus problemas con las drogas. Su padre y su hermana acuden a buscarla para que acuda al hospital a despedirse de su madre.
Scottie (Amara Miller): hija menor de los King, observa con cierto desconcierto como su mundo se derrumba poco a poco. Lo expresa con constantes cambios de humor que no hacen más que desconcertar a su padre.
Sid (Nick Krause): amigo de Alexandra, acompaña a la familia en su viaje.

Actores:
Sé que se ha alabado mucho la actuación de George Clooney, y es cierto, lo hace genial. Pero yo os voy a hablar de Nick Krause, que me parece el actor revelación de la película. No sólo tiene el papel más divertido, si no que lo borda. ¿Ves la cara de atontado que tiene en la imagen?


Destaco también a Amara y Shailene, que lo hacen genial. Otro actor a tener en cuenta es Robert Forster, que interpreta al padre de Elizabeth, es un secundario que reconocerás de muchas otras películas y series.



El guión:
— a esta película le ha pasado como a Juno, de la historia más sencillita consiguen sacar una gran película. La trama consigue mantenerte atento en cada momento a base de pequeñas incertidumbres: ¿venderá Matt la propiedad de su familia? ¿Con quién engañaba Elizabeth a su marido? ¿Cómo es el misterioso señor Speer? ¿Conseguirá Matt volver a unir a su maltrecha familia?
Además, consiguen aliviar una situación claramente dramática a base de pequeños momentos humorísticos. Momentazos:
— cualquiera en el que salga Sid, que es claramente idiota. O eso, o está drogado la mayor parte del tiempo.
— Matt acercándose por la noche al sofá donde duerme Sid, para ver si está con si hija o no.
— el padre de Elizabeth golpeando a Sid.
— la cara de Speer cuando Matt le comunica que Elizabeth va a morir.
— que Speer no amase a Elizabeth.
— Julie gritando a una mujer en coma.
— y el mejor, las palabras de despedida de Matt. Preciosas y emotivas sin caer en la cursilería.

Los escenarios:
— Hawái es fácil de lucir y la película lo explota todo lo que puede. Playas preciosas, montañas verdes y centros de la ciudad llenos de edificios y negocios. Me gustó especialmente que se esforzasen no sólo en mostrarnos la parte más conocida de las islas, si no también los colegios, ciudades, supermercados, oficinas...

La música:
— una de las partes más importantes de esta cinta. La música tradicional de las islas no está precisamente entre mis gustos musicales pero es perfecta para la película: encaja con las escenas tristes, con las alegres... perfecta.


Nota: un 8. Una buena muestra de cómo hacer un gran drama familiar. Dejo el trailer con su maravillosa música.




Otras películas de 2011:
— Caballo de batalla.
 La invención de Hugo.
— Los idus de Marzo
— Drive
— Criadas y señoras.