Google+

miércoles, 15 de febrero de 2012

La boda de mi mejor amiga, un pequeño apunte

Me parece injusto hablar de reseña para lo que voy a contar sobre La boda de mi mejor amiga, puesto que apenas aguanté 20 minutos de visionado. El principio es tan cutre, pobre, barriobajero, típico, previsible, aburrido y forzado que no aguanté más. Por las buenas críticas que había oído sobre ella aguanté un poco más, pero en torno al minuto 20 decidí que tenía formas mucho mejores de usar mi tiempo un domingo por la tarde.

«¿Quién dijo que las películas sobre tías apestan?» Creedme, es un mal lema para esta película.

Lo cierto es que el título en español capta a la perfección la caspa y el cutrerío del que hace gala la película, la original, por si a alguien le interesa, se llama «Bridesmaids», que es la palabra inglesa para «damas de honor». Se supone que La boda de mi mejor amiga intenta hablar del tópico pero rehuyéndolo, que intenta darle la vuelta a la tortilla (y quién sabe qué más). ¿Lo hace? Pues depende, lo cierto es que las mujeres de esta película ocupan el rol que generalmente se destina a los personajes masculinos de esta clase de peliculillas, si con eso consideráis que se ha cambiado algo, pues sí; lo han cambiado. Por lo demás... es más de lo mismo. De lo de siempre.

No me voy a extender porque no he visto suficiente. Los personajes, de entrada, eran horribles; las voces (la vi doblada) pobres, el argumento horrible y el humor me parecía carente del menor atisbo de gracia. Mi veredicto prejuicioso: mala con ganas. American Pie por y para mujeres, o algo así.


Otras películas de 2011:
— Caballo de batalla.
 La invención de Hugo.
— Los idus de Marzo
— Drive
— Criadas y señoras.