Google+

lunes, 13 de febrero de 2012

Sonic Generations - Sega

Creo que la última vez que un plataformas me enganchó... no sé, seguro que era en Play Station (a secas), tal vez el crash 3 o el Spyro, no lo sé. Por aquella época. Bueno, el primer Prince of Persia de 360 también lo jugué hasta el final, no enganchado pero sí entretenido hasta el final... y difícilmente puede ser llamado otra cosa que plataformas, ¿no?

Y creo que la última vez que jugué a un Sonic que me gustó tanto fue para Sega MegaDrive. Conceptualmente, Sonic me gusta mucho; pero creo que no se les daba bien hacer un producto actualizado y a la altura de sus brillantes y veloces inicios. La verdad es que probé muy pocos, pero todos me parecían algo incontrolables; tanto fue así que acabé condenando Sonic en 3D. No me gustaba. Era así de simple.


Y entonces agarré una gripe brutal, y un amigo (el que me indujo a leer la Torre Oscura y con el tengo una gran tasa de coincidencia en gustos) me trajo Sonic Generations. ¿Y qué puedo decir? Sonic Generations es todo lo que le pido a un plataformas actual... bueno, miento, es todo lo que le habría pedido a un plataformas actual si supiera que los plataformas habían seguido su camino desde PSX.

Sonic Generations es un paseo por la historia del erizo supersónico por su vigésimo cumpleaños. No, no nos devuelve a la dificultad de las consolas de principios de los 90, aquellos juegos de 40 minutos que duraban meses porque uno necesitaba saberse de memoria la fase para pasársela con cierta soltura. No, en ese aspecto Sonic Generations tira de actualidad: es un juego disfrutable y más o menos sencillo.

¡Allá van los rings!

Algo ha empezado a trastocar el espacio tiempo y los amigos de nuestro querido erizo han desaparecido (la verdad es que ser amigo de Sonic parece un peligro de la leche, pero mola tanto que claro... allí siguen todos con él). Así, portal por portal, los Sonics tendrán que ir a la busca de sus amigos y avanzar en el camino que lleve a explicarlo (y arreglarlo) todo. ¿Quién estará detrás de todo esto? ¿Acaso esto no es demasiado para el rollizo archienemigo de Sonic, el profesor Robotnik?


Está dividido en tres bloques, cada uno con tres mundos que se dividen en dos actos cada uno. El primer acto es para el Sonic 2D clásico; el segundo es para el Sonic 3D contemporáneo. Los bloques se separan por un portal de jefe final en el que tendremos que medir nuestras fuerzas contra el Eggman de turno. Tras el tercer bloque y, por tanto, el tercer Eggman (y siempre y cuando hayamos hecho los desafíos previos para conseguir las Esmeraldas del Caos) podremos enfrentarnos al jefe final final utilizando los dos Sonic a la vez.


Por si 22 fases (9 en 2D, 9 en 3D y 4 jefes) no fuesen suficiente, el juego añade tres rivales a los que enfrentarnos y 90 pedazo desafíos (45 en 2D y 45 en 3D). Muchos de estos desafíos son muy rápidos (de entre uno y tres minutos) y son la excusa perfecta para pasar diez o quince minutos muertos que nos hayan quedado a mano. Otros son algo más largos o requieren algo más de pericia, pero la mayoría son bastante asequibles sin dejar por ello de ser divertidos. Además, como la actuación del jugador es evaluada según el tiempo y otras circunstancias tanto en desafíos como en fases principales, lo cierto es que Sonic Generations crea una especie de competición visceral con uno mismo y las ganas de arañar esos segundillos de más que permitirían tener una puntuación superior y, quién sabe, tal vez un logro más.


El trabajo gráfico es excelente. El Sonic 2D se ve perfectamente y resulta actual pese a todo (gracias, Sega; quería ver exactamente lo que me encontré). El Sonic 3D, aparte de ser una pasada (pues desde luego es mucho más espectacular que el otro) es bastante manejable. Yo al menos tenía la sensación de estar controlando realmente al personaje, aunque a veces me podía el ímpetu y moría como una perrilla por activar el turbo. Nunca es demasiado rápido para el erizo azul, ¿verdad?

El trabajo de las fases es maravilloso. La actualización de Green Hill y de Chemical Plant (sin ninguna duda las dos fases que mejor conocía de los juegos de las que salieron) son muy buenas, y las versiones 3D de las mismas son una pequeña delicia. Los mismos elementos pero utilizados con elegancia y estilo para acomodarlos al estilo de juego del Sonic tridimensional, que es bastante distinto del otro en cuanto a su mecánica.

La música (que también han actualizado desde los originales anteriores) es una delicia, y algunas en concreto han mejorado lo indecible. Para muestra:
—La actualización de la música de Green Hill:

Aquí queda la original.

—Una canción con voz. Increíble...

Aquí queda la original.

—Caña y violines, señores. Magnífica.



Momentos:
—Me gusta especialmente la fase de City Scape: música, escenario, control y situaciones. La he vuelto a jugar varias veces y me sigue pareciendo tan excelente como la primera vez.
—Rooftop Run es otra maravilla. Increíblemente activa y veloz. Me encanta.
—El vídeo final entre los dos Robotniks. Genial, no pude evitar la sonrisilla.


Nota: 8,5. Si os gustan los juegos de plataformas, haceos con él. Si os gustan los juegos de Sonic... haceos con él. Si no, ahí podéis dudar, porque el juego es lo que es: un sencillo plataformas hiper-adictivo que pone otra vez en boga al genial erizo azul de Sega.

¡Muchas gracias, Sonic Team! Y feliz cumpleaños, Sonic ^^.