Google+

lunes, 11 de octubre de 2010

Dracula (1931)

Dado que no me gustaba la versión de Coppola, vi este fin de semana, aprovechando que Lau tenía la película a mano, este clásico del cine con la incombustible figura de Bela Lugosi en el papel de Drácula. Este comentario sería más gracioso si hubiese muerto en un incendio, pero me temo que no ha sido el caso.



Me esperaba más de la película. Es cierto. Los actores no me parecen nada del otro mundo (en la de Coppola sólo destaco al genial Hopkins), aquí sólo destaco al grandísimo Dracula. En la de Coppola es Oldman, que aunque no digo que haga mal el trabajo, sí he de decir que no me gusta cómo le queda su Drácula. En mi mente tiene quedar un mal rollo flipante, y el suyo me parece casi un colega. El caso, que me descentro: Dracula de Tod Browning no me ha parecido una gran película. Un visionado ligeramente aburrido, una puesta en escena interesante, un reparto aceptable, una música bien escogida (destacando, creo que Lau se ofende si no lo hago, El lago de los cisnes del principio) y una duración apta para casi cualquier público, incluso los que más protestan si la película supera las dos horas: sólo 75 minutos.

Nota: 6,5. La película cumple tanto como la archirreputada versión de Coppola, y aunque es algo más aburrida, me pareció mejor película. De todos modos, hay muchas cosas mejores que ver.